img
Fecha: December, 2016
Mano tendida al yacimiento de Acinipo
José Becerra 31-12-2016 | 11:07 | 0

 

Mano tendida al yacimiento de Acinipo

El pacto entre el Partido Popular y Ciudadanos está arrojando mejoras que los ciudadanos no tenemos por menos que agradecer. Los socios del partido que lidera Albert Rivera no se conforman, empero, con este entendimiento con los populares y van más allá seguros como están que las huestes que comanda Rajoy le echarán una mano cuando ello sea preciso: van por su cuenta en el reclamo de acciones que, por ejemplo, tratan de impulsar antiguas reivindicaciones a las  que el POSE venía haciendo oídos sordos. Po ejemplo, la de la necesidad de poner en valor el yacimiento de Acinipo, que de manera evidente coadyuva al engrandecimiento de las señas de identidad de la Ronda milenaria.

El más claro exponente del asentamiento de Roma en el territorio que hoy responde al nombre de Ronda, fue la ciudad de Arunda, y a muy escasa distancia la de Acinipo, cuyo teatro nos retrotrae a la época de máxima expansión del imperio nacido en las orillas del Tiber.
Antes, en el mismo lugar o en las cercanías donde la ciudad se abre a la curiosidad de propios y extraños sentaron sus reales los celtíberos, una conjunción de pueblos celtas e íberos. También Tartessos tuvo sus ramificaciones en el lugar, un pueblo a caballo entre la historia y la leyenda que basó su economía en la agricultura del olivo y la vid, por lo que los historiadores que discrepan en cuanto si hollaron o no las tierras rondeñas – su asentimiento principal fueron las actuales provincias de Huelva y Cádiz, pero que extendieron hasta el sur peninsular, llegando hasta en norte de África, por lo que no hay que desdeñar su paso por las que sería el ámbito geográfico rondeño – sí están de acuerdo en que fueron los que impulsaron el desarrollo de este tipo de plantaciones, a las que Roma sacó tanto provecho. El vino y el aceite hispano que las familias nobiliarias se disputaban en la metrópolis.
Roma aprovechó calzadas que cruzaban la península de norte a sur, y que han servido para el trazado de las carreteras actuales, y lo mismo hizo con los poblados que encontró a su paso. Es el caso de Acinipo, al que le cupo el honor de recibir el espaldarazo de Vespasiano, el cual le otorgó el derecho latino, emparejándola así con poblaciones como Córdoba y Sevilla. Una floreciente población de cuya importancia habla elocuentemente la construcción del teatro, cuyos restos han llegado hasta nuestros días. En muy lamentable estado, hay que reconocerlo, a causa de la desidia de políticos locales que no movieron un dedo para prestarle la atención debida dado su indudable significado histórico.

Ahora, el parlamentario malagueño de la formación naranja Carlos Hernández, acaba de anunciar una enmienda aprobada por la Junta de Andalucía en sus presupuestos para el año que acaba de asomar sus barbas, mediante la cual se destinarán 150.000 euros para poner en valor tan legendarios restos, de manera y forma que sean accesibles al turismo sin las  trabas que hasta ahora sufrían. Tales medidas “redundarán en bien de Ronda, Málaga y la comunidad autónoma andaluza”.

Llega tarde el reconocimiento, pero como dice el refranero popular, siempre tan sabio, “ más vale tarde que nunca”.

 

 

 

Ver Post >
Autopistas cuestionadas
José Becerra 28-12-2016 | 9:52 | 0

Autopistas cuestionadas

JOSÉ BECERRA

El caso clama al cielo, que decimos cuando algo nos desborda por lo inimaginable de su intríngulis. Que sea el erario público, o sea el bolsillo de ustedes y el mío, el que tenga que pagar las ansias de grandeza de políticos que no se pararon en mientes en su día para propiciar la construcción de autopistas asegurando y magnificando un uso que jamás llegó a verificarse, es algo que nos desborda como ciudadanos de calle, pasmados ahora en tamaño traspiés.

   El flamante ministro de Fomento acaba de poner el dedo en la llaga: hasta ocho autopistas de peaje que culebrean a lo largo y ancho del país se muestran soberanamente ruinosas y los concesionarios viene dando muestras de que les llega el agua al cuello. Son contados los automóviles que circulan por ellas con lo que la quiebra se muestra evidente. Pero no tienen por qué preocuparse: ahí está el papá Estado, que con su magnanimidad les sacará del atolladero, a resultas de la condición en su día circunscripta de que aquél se haría cargo de la pérdidas ocasionados si las travesías resultaban a la larga ruinosas. Y es lo que ha sucedido: más de 5.000 millones de euros están en juego y en vez de aplicarse a otras necesidades ineludibles, léase educación, sanidad, pensiones y un muy largo etcétera, se destinarán  para satisfacer las deudas de los promotores del que parecía un negocio prometedor y ha resultado un pavoroso fiasco. Otra cuestión sería la de que las autopistas  hubiesen resultados beneficiosas en grado sumo, las ganancias no habrían de revertir no en las arcas estatales sino en las empresas que las promovieron. En definitiva, la ley del embudo, lo ancho para mí y lo estrecho para el otro.

   La determinación del Ministerio de Fomento, en palabras de su más alto dignatario, Iñigo de la Serna, de entrar el trapo para paliar el costo de las autopistas y rescatarlas obedece, pues, a un pacto determinado del Estado para salvaguardar los intereses de quienes tiraban de su capital para desarrollar acciones que correspondían a aquél y del exigían  responsabilidad patrimonial.

  No caben así  las quejas de los ciudadanos ni que se desgarren  las vestiduras los opositores políticos que no tomaron parte de las decisiones estatales en su momento. Se impone cumplir con lo pactado y el crujir de dientes es tan improcedente como inútil.

Ver Post >
Apuros económicos del municipio de Cortes de la Frontera
José Becerra 25-12-2016 | 10:51 | 0

Resultado de imágenes de imagenes de cortes de la frontera

 

Apuros económicos del municipio de Cortes de la Frontera

José Becerra

Es este, Cortes de la Frontera, un municipio que siempre gozó de fama por su boyante situación económica, algo que fue envidiado por  los pueblos limítrofes situados como éste en las estribaciones de la Serranía de Ronda y regados por el río Guadiaro. Es el municipio más extenso de la zona merced a las más de 17.000 hectáreas (11.000 de ellas de propiedad municipal) que conforman su territorio, un término extremadamente montuoso y que alberga una muy significativa población de venados y corzos favorecedores de una actividad cinegética de la que presume la vecindad siendo motivo de envidia de las demarcaciones cercanas. Pero aquí no acaban las  notoriedades del pueblo; otra muy significativa es la extracción de corcho, actividad que proporciona una muy beneficiosa situación económica, la cual en épocas de penurias sirvió de sostén al municipio y a las familias en él afincadas.

Esta última actividad, empero, no parece ser suficiente para sacar al municipio  del atasco económico en el que se encuentra y que se hace evidente, según informes de la Central Sindical Independiente en la casi menesterosa situación de buen parte de los trabajadores del Consistorio que se las ven y desean para llegar a final de mes, incluso para adquirir los más elementales recursos de subsistencia a causa de los nóminas pendientes de cobro acumuladas ms tras mes.

La Diputación de Málaga, a la que se acudió en  reiteradas ocasiones para solucionar el arduo problema que no parece sino que da largas al asunto y no concreta llevar a la práctica una moción aprobada de una ayuda extraordinaria y la creación de una urgente mesa de trabajo hasta el presente sin resultados tangibles. Razón por la cual los trabajadores se han puesto  en pie de guerra y anuncian una movilización de protesta para el próximo día 28 de diciembre para denunciar la difícil situación por la que atraviesan ante los oídos sordos de las administraciones que no parecen encarar el problema y darle rápida solución.

Dijo Pedro Calderón de la Barca, eximio dramaturgo del Siglo de Oro, que “la voz del pueblo es la más sonora salva”. Es lo que toca presenciar en Cortes  de la Frontera el 28 de este mes y año que agoniza. ¿Es casualidad que sea ese día  el de los Santos Inocentes?

Ver Post >
Actos vandálicos en Ronda
José Becerra 19-12-2016 | 9:45 | 0

Las manadas de indeseables que atentan contra los elementos arquitectónicos y de recreo y que son objetos de admiración por la gente de conducta normal y honesta vuelven a hacer acto de presencia en Ronda.

Esas fieras abyectas que pululan por las ciudades a su libre albedrío vienen dejando para nuestra rabia y consternación muestras de sus fechorías en parques y jardines. Con nocturnidad y alevosía quizás, pero en cualquier caso aprovechando la ausencia de testigos que podrían evitar sus desmanes o denunciar su proceder ignominioso, vienen dejando en la ciudad su impronta de desalmados con harta frecuencia.

Lo último, el destrozo de la figura escultórica levantada en una de las fuentes que vienen a regocijar el paso y la vista de transeúntes que buscan en la Alameda del Tajo un lugar de remanso y paz. El ángel que se erigía sobre la fontana apareció días atrás a sus pies y demolido. Una inicua acción que viene a demostrar el talante de estos libertinos enemigos a ultranza del mobiliario urbano que no se detienen y hacen objetos de sus fechorías todo aquello cuya presencia puede resultar agradable a ojos de personas de talante correcto y enemigo de fechorías felonas; éstas últimas como santo y seña de desalmados iconoclastas.

Harían muy bien las autoridades municipales en extremar la vigilancia de la Alameda, la cual es admiración de propios y extraños. Un recinto que hace las delicias de unos y otros por ser un retiro carismático para el paseo distendido merced al jardín botánico que encierra, amén de sus vistosas avenidas ajardinadas, y las colosales vistas que ofrece, bien acodado en sus balcones, como  gran atalaya sobre la Hoya del Tajo. En  vemos cómo discurre apaciblemente el río Guadalevín entre farallones imponentes, y en la lejanía la estampa evanescentes y brumosas de las crestas de la  Serranía de Ronda.

Paseando entre acacias y cedros podríamos murmurar entre diente aquello de  “doscientos años os contemplan”, y que resulta improcedente que las autoridades rondeñas no extremen las medidas para salvaguardar tamaña reliquia de los execrables  enemigos de turno que la rondan con impunidad.

 

Ver Post >
Demoras del nuevo Hospital de Ronda y deficiencias en la sanidad malagueña
José Becerra 12-12-2016 | 11:44 | 0

Demoras en el nuevo Hospital de Ronda y deficiencias en  la  sanidad malagueña

JOSÉ BECERRA

Lo del nombre es lo de menos. Se ha venido discutiendo estos días sobre si hemos de nombrarle como Hospital de la Serranía de Málaga- totalmente impropio – o de la Serranía de Ronda. La disyuntiva tiene su intríngulis pero resulta un mal menor. Ahora lo que importa a los rondeños y los serranos del entorno es que el nuevo Hospital abra sus puertas de una puñetera vez- perdonen el exabrupto – y satisfaga el anhelo de alrededor de 85.000 personas de contar con un centro sanitario capaz de atender sus posibles dolencias.

Ahora se nos dice que no será hasta el primer trimestre de 2017 cuando el Hospital entrará en pleno servicio, una vez finalice el tiempo acordado solo para las consultas externas. “¡Cuan largo me lo fiais, amigo Sancho”!, que dijo el Ingenioso Hidalgo, dando a entender que algo se dilata en el tiempo y no presenta signos de  que se vaya a realizar con premura. Es lo que se barrunta de las declaraciones por parte de responsables de Sanidad de la Junta de Andalucía y que señalan que se avanzará “progresivamente”, de lo que se deduce que están en al aire- ¿hasta cuándo?- el traslado de enfermos.

Elías Bendodo,  ínclito presidente de la Diputación de Málaga, vino a decir días atrás en una visita  a la celebérrima Ciudad del Tajo que el Gobierno  socialista de Susana Díaz” cuando dice que la sanidad (y la educación) son sus prioridades, lo cierto es que desde 2009 se han despedido 7.500  profesionales sanitarios en Andalucía”. No tenemos por qué desmentir al dirigente popular ya que es archisabido que  se han cerrado centenares de camas hospitalarias pese a que la población de la región pese  se ha incrementado de manera exponencial.

Lo que viene sucediendo con el nuevo Hospital rondeño puede ser fiel reflejo del momento que vive la sanidad andaluza en los últimos tiempos. Para desmentir las presuntuosas afirmaciones de la presidenta de la Junta de Andalucía, la socialista Susana Díaz, nos salen al paso críticas severas que atañen a las listas de espera, las cuales sitúan a la región a la cola en el gasto sanitario por habitante. Es lo que ratifica la Memoria hecha pública recientemente por el Consejo Económico y Social (CES, para los amigos), el  cual  sitúa a la comunidad andaluza a la cola del país en gasto sanitario por habitante. Demoledor, ¡vive Dios!, que haya pacientes que esperen medio año para lograr un diagnóstico. Tardanza que no puede por menos de poner en el disparadero la salud del enfermo. Como es el caso flagrante de un enfermo que lleva esperando siete meses para que se le haya una colonoscopia y del que hemos tenido noticias en los últimos días.

Por fortuna, las  denominadas “mareas blancas” están tomando cartas de naturaleza, entre otras provincias de la comunidad autónoma, en Málaga. Ciudadanos y médicos del propio Sistema Andaluz de Salud, a remolque de pacientes que reivindican una más pronta atención en lo tocante a consultas especializadas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas. No es de recibo, según comentan los facultativos, que se dictamine una dolencia, pero que se tenga que esperar meses para las pruebas precisas que autentifiquen un diagnóstico veraz, o se proceda a la operación pertinente. Y es que lo que se conoce en el argot médico como `alta resolución`, a saber, que al enfermo se le someta a las pruebas precisas para que sea factible un diagnóstico en el  mismo día se ha convertido en pura entelequia. De lo dicho al hecho un gran trecho.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.