img
Carrera ostensible hacia Ferraz
img
José Becerra | 20-02-2017 | 09:29

 

Carrera ostensible hacia Ferraz

Bien mirado, los aspirantes a ocupar el cargo de secretario general del PSOE, los cuales ya velan armas para lograrlo, no parece que generen mucho entusiasmo en el partido que ahora parece navegar en el Mar de los Sargazos, ubicado éste en el temible triángulo de las Bermudas, que se tragaba a barcos y navegantes, según la leyenda.  Debidos a las quiebras que en el seno de esta formación política se  vienen produciendo   desde luengo tiempo atrás no sabe uno bien si logrará sacudir el marasmo que lo abate. Viene dando palos de ciego a raíz de sus repetidos descalabros electorales y si no hay un mentor nuevo y decidido que enderece su declive mucho es de temer que su travesía futura entrañe peligros serios para su regeneración y supervivencia.

   En la ´parrilla de salida´ hacia Ferraz calientan motores Pedro Sánchez, quien después de su ´espantá´ tras ser destronado del cargo como secretario general y constitución subsiguiente de la gestora dirigida por Javier Fernández, figura ésta del PSOE  que brilla por su  talante moderado y ecuánime, todo hay que decirlo, inició un periplo a medias por el suelo patrio proclamando las virtudes de su oferta para captar votos entre los militantes que sabía les eran incondicionales para auparle de nuevo al cargo y optar a presentarse de nuevo a las elecciones. Por lo menos hay que reconocer el carácter indomable de míster NO ES NO, quien a buen seguro volvería a la varga contra el Partido Popular al que le tiene jurado odio eterno´, emulando al joven Ánibal, quien hizo este juramento (“odio eterno a Roma, hasta su decadencia”) como acontecimiento histórico del pasado. Nada parece indicar, que Sánchez  no vuelva a las andadas sin tener en cuenta el desastre en el que se sumió su partido tras su paso como cabeza visible en él.

   Tampoco parece que tenga muchas opciones de llegar a Ferraz coronado como secretario general Patxi López, lastrado por su trayectoria anodina en el País Vasco( donde fue lendakari merced al apoyo del Partido Popular, algo que no habría que echar en saco roto) y su paso efímero y de escaso lustre en el Congreso de los Diputados.

   Nos queda la cuestión de Susana Díaz que apunta y no dispara, presumiblemente porque es  mucho de temer que no las tenga todas consigo para ser considerada por  Madrid, rompeolas de todas las Españas, como lideresa indiscutible del partido. En su lastre cuenta y mucho ganar las elecciones pero gobernar en coalición en Andalucía y la sombra alargada sobre el territorio, secularmente socialista, de dos expresidentes socialistas enjuiciados.

   Malos tiempos corren para el PSOE, una deducción ostensible alimentada por los sucesivos fracasos electorales que ha venido cosechando últimamente: los que aún no llegaron a la cincuentena de años le vuelven la espalda y apuntan en sus preferencia a partidos de nuevo cuño, tales Podemos y Ciudadanos; y los que remontaron esa edad muestran en buena medida su predilección por el Partido Popular.

    La carrera, cruenta a todas luces, hacia Ferraz ha comenzado. Contemplaremos cómo sus tres principales protagonistas se dejarán la piel para llegar el primero. Lucharán con uñas y dientes para lograrlo aunque disimulen el encono entre sí.

 

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.