¡Chapó, Don Manuel!

Resultado de imagen de imagenes de manuel alcantara, diariosur

 

¡Chapó,  Don Manuel!

 

En la tierra de los galos se diría “chapeau”, como saben,  pero por estos lares acostumbramos a desembarazarnos de letras que nos parece superfluas y nos sale el ¡chapó! sin que se cambie un ápice el significado del vocablo con el que acompañamos el gesto  de quitamos el sombrero en señal de respeto y admiración por una personalidad que, en este caso, brilla con luz propia en el firmamento de las letras españolas. Ahora el poeta y articulista Manuel Alcántara, ese cuyo rostro (y lo que sigue) buscamos cada día en la última página de SUR antes de adentrarnos en la barahúnda de noticias consiguientes, acaba de recibir una distinción más, ahora  de la mano de una institución extranjera – «First Amendment Awards»- que desde Nueva York esta vez, trata de hacer brillar en el universo mundo el periodismo “libre y riguroso”, bajo la premisa de la libertad de expresión y el buen hacer de quienes dedican buena parte de  su vida a verter en diarios de manera genuinamente ingeniosa las impresiones que los acontecimientos de toda índole que el día a día de la actualidad  ofrecen a su atención.

Queden para los analistas las referencias a su vida en Madrid y su paso por las redacciones de los diarios Arriba, Pueblo o Ya y la simultánea actividad periodística con maestros columnitas de la talla, por ejemplo, de Cesar Ruano, Camba y otros de parecida alcurnia, o su maestría como poeta siguiendo de cerca los pasos de alguien que muchos consideran como su mentor, a saber Antonio Machado, pese  que a sus versos siguieron distintos derroteros.

Confluyen en Alcántara las dotes del escritor nato en el que  la poesía y el artículo van cogidos de la mano. Para la composición encuentra siempre la palabra exacta y la expresión certera e incisiva revestidas de fina ironía, idóneas para transmitir su pensamiento mostrándonos un compendio  de sutilezas que el lector no tiene por menos que celebrar. La belleza de las palabras y el perfecto dominio de la morfosintaxis les son propios, como así mismo hace gala de perfecta armonía en la composición poética y en la creación y el justo empleo de imágenes literarias y la transmisión de su pensamiento y posición ante el acontecer cotidiano de la vida, a veces de la suya propia, como estos decidores versos suyos: “Manuel, junto a la mar, desentendido; hubo una vez un niño en la bahía…”

Retoma cada día la palabra el maestro del buen decir, de las ocurrencias felices, de los conceptos precisos y de la ironía y la crítica que abjuraron de la acritud y el encono. ”Bastante amargura hay en el mundo para que se incida sobre ella en los escritos”, me dijo un día, la primera vez que mantuve una conversación con él, en un paseo inesperado que me deparó y dispensó en un encuentro fortuito, camino de su casa. (Luego, en otra ocasión, me abrió las puertas de su hogar – un santuario para mí dado mi admiración por el maestro, que no vacilo en confesar -, había ido yo a llevarle tres o cuatro cintas para su Olivetti, resto de una antigua papelería de mi propiedad, sabedor de su necesidad imperiosa de ellas).

Ese es su estilo: lo más grave, lo que puede causar dolor, iracundia o incitar a un agrio ataque se diluye en su lenguaje, y el tono escogido en pirueta que la desposee de acritud. Sin merma en su entendimiento y en la consecución de su último objetivo hace que con sus palabras cambiemos el desabrimiento por una sonrisa. Milagro del buen hacer de un articulista “amanuense de sí mismo”, como alguien dijo de él con justicia.

Más de cincuenta años dando la esencia de su ser a golpe de Olivetti, tras la leve neblina de su sempiterno cigarrillo, y las más de las veces tras las cristaleras de su despacho que da al mar (“Bajamar de la desgana: las olas cerca de mí, yo lejos del agua clara”), y la presencia impávida de sus búhos, mudos, ojiabiertos, enigmáticos.

En mis paseos por las cercanías de los túneles de Rincón de la Victoria, cerca de los cuales tiene su morada el articulista y poeta, cuando veo iluminado su despacho me lo imagino así en su quehacer diario (“a las siete sale cada tarde mi artículo a su destino “, me confesó el día de mi feliz tropiezo con él); y, en ocasiones, me paro para contemplar la difusa luz de su lugar de trabajo. “¿Habrá puesto ya el maestro el punto final en su artículo de cada día? ¿De qué tratará? ¿Con qué ocurrencia nos sorprenderá mañana? ¿Con qué chispa o agudeza nos hará pensar?”, me pregunto.

Mi felicitación, don Manuel, y mi deseo que ver durante muchos años más la luz de su despacho iluminada. Hoy, esta tarde, mientras paseo, me vienen a la memoria otros versos suyos. Los voy musitando mientras me alejo: “NO pensar nunca en la muerte / y dejar irse las tardes / mirando como atardece. / Ver toda la mar enfrente / y no estar triste por nada / mientras el sol se arrepiente. / Y morirme de repente / el día menos pensado. / Ése en el que pienso siempre”.

¡Chapó, Don Manuel! Y que ese día menos pensado le llegue lo más tarde posible, para su bien y el contento de la infinidad de sus lectores.

–Foto_ Absotumálaga)———-

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More