Acinipo, un monumento injustamente olvidado

 

Resultado de imagen de FOTOS DEE ACINIPO

 

Acinipo, un monumento injustamente olvidado

JOSÉ BECERRA

No es la primera vez que el grupo Ciudadanos de Ronda levanta la voz reclamando para que a este monumento histórico indiscutible las autoridades andaluzas le tiendan la mano. La necesidad de poner en valor el yacimiento de Acinipo, que no hay que olvidarlo, coadyuva a engrandecimiento de las señas de identidad de la Ronda milenaria, ha sido una reivindicación constante de la agrupación naranja, al que la Comunidad Autónoma ha venido haciendo oídos sordos con desfachatez.

   El más claro exponente del asentamiento de Roma en el territorio que hoy responde al nombre de Ronda fuer la ciudad de Arunda, a cuya muy poca distancia se levantó Acinipo, cuyo teatro nos retrotrae a la brillante época de máxima expansión del Imperio nacido en las orillas del Tíber. Antes, en el mismo lugar o en sus cercanías sentaron sus reales los celtíberos y el legendario pueblo de Tartessos, un pueblo a caballo entre la historia y la leyenda que basó su economía en la agricultura del olivo y la vid, de la que Roma obtuvo tanto provecho. El aceite y el vino hispano se los disputaban las familias nobiliarias en la metrópoli, según nos relatan cronicones de la época.

   Roma aprovechó las calzadas que cruzaban la Península Ibérica de norte a sur y se hizo con los poblados que florecían a su paso. Es el caso de Acinipo, al que le cupo el honor de recibir el espaldarazo del emperador Vespasiano, quien le otorgó el derecho latino, emparejándole así con ciudades como las ahora Córdoba y Sevilla. Fue, pues, una floreciente población de cuya importancia habla la construcción del teatro, cuyos restos ha llegado hasta nuestros días. Lo hacen en muy lamentable estado como alta a la vista debido a la desidia de políticos locales que no movieron un dedo para prestarle la atención debida dado su indudable significado histórico.

   Las huestes de Albert Rivera en el Parlamento Andaluz han vuelto con buen criterio a hostigar al Gobierno autonómico para que lleguen a Ronda más pronto que tarde los 150.000 euros que en su día comprometió adjuntándolos en los presupuestos de 2017. Pero si te vi no me acuerdo. Brillas por su ausencia cuando ya lo que se tramitan son los del año siguiente. La voz cantante de la reivindicación la lleva el coordinador del Grupo de Ciudadanos rondeño Francisco Orozco, de la que se ha hecho eco el diputado Carlos Hernández, quien reclama una solución para el conjunto arqueológico largamente abandonado a su suerte.

   La puesta en valor de Acinipo no admite espera, cuanto más que se puso negro sobre blanco la cantidad que en su día se dispuso para ese fin. Se necesita una mayor aportación, como han señalado sus defensores a ultranza, y que atañen “a su conservación y mantenimiento”, pero por algo se empieza. Lo que no parece razonable es la desidia mantenida hasta hora al respecto y que obra en detrimento de la estampa ofrecida al mundo a través de un monumento que en gran manera debería ser uno de los símbolos, cuando no el primero, de un acervo histórico y cultural que adorna a la Ciudad del Tajo desde la antigüedad. El turismo local debería contar con Acinipo como una de sus principales bazas de atracción de cara al turismo que visita Andalucía, y por ende, a Málaga y su provincia. Así, que importa, y mucho, no echar en saco roto las justas reivindicaciones de Ciudadanos, que se apunta un tanto en su papel de sostenedor del PSOE en la Comunidad, pero que exige un trato favorable a sus exigencias; de equidad, por otra parte, como lo es el de substraer Acinipo de un abandono inadmisible.

 

 

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More