Arrieros rondeños (un pasado sugestivo)

Resultado de imagen de imagenes de arrieros andaluces

 

Arrieros rondeños (un pasado sugestivo)

José BECERRA

Desaparecieron los arrieros de los senderos y trochas aptas solo para cascos de acémilas en la Serranía de Ronda. Años ha, arreados por sus dueños a través de caminos imposibles fueron aquéllos artífices de estampas bucólicas ahora desaparecidas. Resultan ineludibles las imágenes ya trasnochadas para recrear escenas adscritas con propiedad al movimiento romántico, que como tal nos transporta a épocas pasadas capaces de remover sentimientos y emociones pretéritas. Se reverdecen fragmentos históricos de una época rondeña y serrana que no conviene olvidar, por cuento habla de un pasado y unos usos que fueron, si no decisivos, sí substanciales para el desarrollo de la comarca hasta mediado el pasado siglo.

Se celebró días atrás la V edición de la Ruta Arriera “Serranía Romántica” en Ronda, la cual nos dejó ese regusto por lo que antaño fueron caminos transitados por reatas de burros cargados con las más heterogéneas mercancías –trigo, garbanzos, mosto, harina… -, conducidos por muleros – que también así se les conoció- habituados a caminos imposibles. Un oficio éste que data de tiempos tan remotos como la Edad Media, época en la que el oficio era cultivado por moriscos, y que luego, fueron reconocidos, según apuntan los cronicones antiguos, por las reglamentaciones de los Reyes Católicos, como servidores de la intendencia en las campañas bélicas del momento.

¿De dónde procede el nombre de arriero? Si ojeamos el diccionario de la Real Academia comprobamos que el término se acuñó a partir de la interjección “¡arre!” que fue el empleado hasta nuestros días para estimular el paso del cuadrúpedo cuando se muestra cansino. Ya en pleno tránsito por senderos enriscados de montañas la reata de bestias marcha en cordón, siguiendo dócilmente a la que va en cabeza, la más avezada en caminos.

El arriero que se precie de tal ha de ser entendido en albardas (manta que cubre el lomo del jumento), atajarres (correa para uncir la cola), cinchas, jáquimas o boqueras, entre otros arreos que facilitan el soporte de la carga y aligeran su paso. Hasta incluso puede ser un acicate para alegrar la marcha que el arriero de turno entone alguna cancioncilla alegre que haga despabilar de momentáneos letargos a la caballería y retome su andar gozoso.

Los arrieros rondeños reverdecen ahora, cada año, un trozo de la historia de Ronda, que fue sustancial y que nos devuelve escenas finiquitadas para alborozo de quienes las vivieron y contento de quienes ahora la contemplan como retazos de escenas añejas pero que hablan de un pasado altamente sugestivo y evocador.

(No soy autor de la foto. Es de “moriscos”

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More