img
Alcaldes comprometidos por una justa causa
img
José Becerra | 01-06-2018 | 08:56

Alcaldes comprometidos por una justa causa

En un pueblo o ciudad cualesquiera si existe un líder absoluto este atributo recae en la figura de su alcalde (o alcaldesa). Es a quien se le encomienda los destinos del conjunto de los habitantes de cualquier demarcación geográfica  que en su día lo auparon al cargo mediante el sufragio colectivo. Procede la expresión alcalde de la francesa maire, que en el país contiguo de siglos atrás se podría traducir como “cabeza de la ciudad o gobierno de un pueblo”. Como tales les corresponde la defensa a ultranza de la hacienda y vida de sus conciudadanos.

Es el caso de los regidores que nos ocupa, comprometidos por una causa común con el conjunto de pueblos que se alinean a lo largo y ancho de Ronda y su Serranía. Es lo que pide la ´Plataforma Autovía  Ya’  a los primeros ediles de la comarca para que todos a una reclamen a los organismos superiores que se conceda la atención que merecen las comunicaciones, esas que dejan mucho que desear en el conglomerado de pueblos que la conforman. Situación ésta que si no cercena del todo sí dificulta por su lamentable estado la conexión con la capital malagueña, su costa, y el resto de las provincias andaluzas, con lo que ello conlleva para el desarrollo económico y vecinal  de los núcleos de población afectados. La despoblación comarcal ha comenzado a ser alarmante y todo apunta a que carreteras descuidadas y peligrosas tienen mucho que ver con este fenómeno adverso ya claramente constatado.

Relegar la asistencia a los viales que circundan la zona rondeña se ha convertido en un mal endémico que repercute ¡y de qué manera! en la población. Consciente de ello, los alcaldes, figuras autorizadas y representativas de los pueblos afectados por esta dejadez de las instituciones superiores ante el acuciante problema, no deberían pasar por alto la petición de la Plataforma reivindicativa y hacer llegar de manera conjunta sus peticiones y quejas al Parlamento de Andalucía. Objetivo inaplazable: que desde esta alta instancia se tomen cartas tendentes a la solución de tan ostensible como preocupante cuestión. Se insta así a los primeros ediles de cada pueblo a que convoquen sesiones plenarias que tengan como objetivo último la promoción de mociones con el fin de hacer llegar sus conclusiones a las altas esferas políticas y administrativas de la región para que ésta obre sin dilación en la pronta solución de las carencias viarias que adolece la comarca y que frena su desarrollo en todos los sentidos.

Carreteras deficientes e imperiosa necesidad de una autovía que la comunique con Málaga, este es la demanda que casi a voz en grito  se repite en la vecindad de todas y cada una de las localidades afectadas por la dejadez de las administraciones públicas. Ya es hora de que se reconozcan estas carencias, que vienen desde mucho tiempo atrás, pero que  parece que hasta ahora no se hace otra cosa que oídos sordos a tan justa pretensión. Veremos si todos los regidores, unidos por una sola voz, esta vez no claman en el desierto.

Como líderes de pueblos o ciudades, a los alcaldes les compete no solo su gobierno, sino litigar allí en donde haga falta para las mejoras de las condiciones de vida de todos y cada uno de la demarcación que rige. Horacio Amezúa, pensador argentino, nos dejó esta sabia sentencia al respecto: “Dejad a los gobiernos central y regional que administren la política abstracta de las grandes palabras, y dejad a los Ayuntamientos que nos ocupemos de la vida diaria y concreta, porque jamás aspiramos a más alto honor”. Esta vida concreta en torno a unas comunicaciones del todo deplorables es lo que se pide ahora a los regidores de Ronda y su Serranía para que intercedan allá en donde corresponda: su compromiso en la defensa de una justa causa puede ser decisivo para alcanzarla.

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.