img
img
José Becerra | 09-10-2018 | 10:14

 

Decae el turismo

 

Se dice, con más razón que un santo, que “el que avisa no es traidor”. Por esta certeza manifiesta hemos de entender que cuando proliferan las apreciaciones sobre el retraimiento del turismo en España no cabe otra que, haciendo de tripas corazón, admitirla y darla por buena. Sus razones tendrán quienes dan por hecho que en el año presente, y sobre todo, en la temporada alta del sector, a saber, entre junio y septiembre, el turismo ha sufrido una merma considerable. Una certeza que debería preocupar y mucho a quienes viven de una industria puntera en cuanto incide en buen parte de la geografía hispana, y por lo que  nos toca de cerca, en la provincia malagueña y su rutilante Costa del  Sol, meollo, por su tirón, de quienes tienen a bien visitarnos para bien pasar sus días de asueto y cuchipanda.

     Han sido tiempos de esplendor para el turismo en España durante los cinco años que antecedieron a este 2018 en el que nos encontramos, en parte debido a las turbulencias políticas que acusaron  países como Egipto y Turquía, destinos que por su situación geográfica y hábitat tradicionalmente compitieron en este  menester en igualdad de condiciones con el que protagonizó nuestra península y sus ínsulas adyacentes.

   Hasta el año 2017 que ya es historia creció exponencialmente la llegada de turistas a la península ibérica. Se superaron con creces los 80 millones de habitantes que aquí arribaron, algo que catapultó a España a ocupar el segundo puesto (detrás de EE.UU) en la lista escala mundial  de países por el número de turistas que aquí sentaron sus reales para gozar de su sol, playas y monumentos naturales y debidos a la mano del hombre durante siglos. Es lo que acaba de apuntar con pelos y señales la Organización Mundial del Turismo( la OMT para los amigos) conjugando los países del mundo  que rivalizan entre sí  para recibir el mayor número de visitantes cada año, sabedores de la palanca que para estimular  e impeler  sus respectivas economías significan.

   Fue a partir del año 2011 cuando el boom del turismo español cobró inusitado auge. ¿Causas? Países del norte de África, que hasta entonces habían rivalizado con España por ofertar la misma atracción de sol y playas, se debatían en luchas intestinas: dejaron de ser codiciados por turistas de medio mundo que buscaban en ansiado relax y no querían verse inmersos en un clima hostil. Las costas españolas les ofrecían las mismas condiciones para su descanso en un clima de paz y tranquilidad manifiesto. Los visitantes crecieron como la espuma pasando de los 50 millones en el inicio de la década actual hasta los ms de 82 millones que se contabilizaron en 2017.

   Pero ese apogeo manifiesto parece haberse truncado. Se evidencia, y así se constata,  que los países beligerantes del Mediterráneo que antes, muy a su pesar, hicieron que se desviara el turismo hacia nuestras costas, vuelven a ofrecer las mismas ventajas que antaño, algo que puso de relieve recientemente Exeltur (Alianza para la excelencia turística). Nuestros principales clientes – británicos y alemanes-    optaron en buena medida por volver a Turquía, Túnez y Egipto en detrimento de las costas españolas, según apuntan desde el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), que no suele ser desacertado en sus metódicas apreciaciones. Lindando está el cómputo de  500.000 los turistas  que dentro de los seis primeros meses del año se decantaron por esos destinos, mientras se daba de lado al nuestro.

   El turismo, protagonista indiscutible de nuestra economía, sigue siendo floreciente, pero presenta vestigios de desaceleración que importaría mucho atajar más pronto que tarde. Nos jugamos no poco en el empeño.

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.