img
Susana Díaz aprieta el acelerador
img
José Becerra | 12-10-2018 | 08:48

 

Susana Díaz, en una foto reciente./EP

Susana Díaz aprieta el acelerador

JOSÉ BECERRA

No hay que ser un lince en la política actual en el suelo andaluz para calibrar algo que se muestra con toda nitidez. Aun siéndose cauto tras la observancia del acontecer político  se vislumbra que los últimos acontecimientos vividos en Cataluña han colocado a Susana Díaz en el punto de partida para emprender su particular batalla para seguir siendo entronizada en el suelo andaluz como presidenta. Le empujan a velar armas para emprender la batalla que se vaticina campal. No se había  pronunciado al respecto pero es de sobras conocido por los que siguen con imparcialidad el momento político dentro y fuera de la región que habría de tener en mente el momento que considere idóneo para dar el paso de convocatoria de elecciones antes de que venga a enturbiar su decisión la sentencia de los ERE que están al caer. Y ahora, sin tapujos, ha dado el primer paso en esa dirección convocando elecciones para el 2 de diciembre venidero.

Es consciente la  presidenta andaluza que su fuerza se debilitó considerablemente al sufrir la derrota en el seno del partido por Pedro Sánchez meses atrás del 2017. Quizás por esta razón y ante el temor de que este acontecer le reste votos si se simultánea con las generales no ha dudo en convocar el plebiscito en Andalucía poniendo terreno de por medio, invocando, eso sí, que tengas tintes propios, o sea andaluz, sin máculas del  general que ya se otea en un horizonte cercano, y en el que el Gobierno de la nación, podría acusar un desgaste que ya es claro y notorio tras los acontecimientos que diezmaron sus filas y que obligaron a Sánchez a nombrar nuevos ministros tras la defenestración de varios cuando apenas sus nombramientos no iban más allá de un par de meses.

Existen escasas dudas de que se produzca una derrota de Díaz en esos comicios que ya están a la vuelta de la esquina. Los casi 40 años de gobierno socialista en Andalucía todo hace pensar que se prolongarían en el tiempo; eso sí, puede que necesite apoyos para hacerlo, porque no sería descabellado del todo que Partido Popular  y Ciudadanos (éste último rompió amarras con los socialistas recientemente tras años de mutuo consenso ahora frustrados) unan sus fuerzas para desalojarla del poder. En efecto, las huestes de Rivera tienen en mente  descabalgar al PSOE de Andalucía y acarician hasta ahora la quimera de que la jerezana Inés Arrimada repita en el sur su hazaña en Cataluña, invocándose esta vez su ascendencia andaluza, e incluso la del líder  Albert Rivera, cuya raíces familiares de hunden en el andaluz pueblo de Cútar, en pleno corazón de la Axarquía malagueña. De ambos es de suponer que  plantarán batalla a Díaz con toda la fuerza que les presta ser oriundo de estas tierras del sur  y la fortaleza que asiste a un partido político plenamente consolidado en el resto del territorio español.

¿Sacudirán los andaluces la apatía que durante décadas les amilanó para sacudirse el marasmo monocolor político hasta ahora mantenido contra viento y marea? Es lo que ahora toca dilucidar mediante las urnas, una vez que Díaz apretó el acelerador para inminentes comicios.

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.