img
Campillos en pié de guerra
img
José Becerra | 30-10-2018 | 12:32

 Foto: Salvador Salas
Campillos en pié de guerra 

JOSÉ BECERRA

En el pueblo de Campillos muestra su descontento a viva voz y en concentraciones multitudinarias contra las autoridades provinciales, autonómicas y estatales que, hasta ahora, parecen hacer oídos sordos a sus reclamaciones después de que fuera abatido por las torrenciales lluvias que días atrás sufrieron sus habitantes. Viviendas destruidas o desmanteladas han sumido en la desgracia a una  localidad predominantemente agrícola y asentada sobre una llanura, motivo éste último por cual las aguas desatadas del reciente y fatídico temporal vino a sumirla en la desgracia.

   Como no podía ser de otro modo, la vecindad con su alcalde, Francisco Guerrero, a la cabeza, viene reclamando de las autoridades competentes la ayuda necesaria para hacer frente al caos en el que se ve sumido el pueblo. Las movilizaciones no se han hecho esperar – a las que se unieron las procedentes de las vecina poblaciones de Teba y Ardales, sumidas también en el caos por el mismo inclemente temporal – y la voz de los damnificados ha sido una y estentórea, pero que pese a ello de momento no han tenido respuestas por partes de las distintas administraciones.

   Comenta a quien quiere oírle el alcalde de Campillos que la presidenta de la Comunidad, Esperanza Díaz, les aconseja “tranquilidad”, como si esta disposición anímica fuese posible ante tamaña desventura acaecida. Lo que la vecindad reclama a voz en grito es que la zona sea declarada como catastrófica y para conseguirlo se mantenga en pie la solicitud para lograrlo, y que con esta reivindicación necesaria no se descarten movilizaciones y cortes de carreteras, amén del encierro en la sede municipal hasta lograr los objetivos demandados.

   Con predominio de la agricultura –  olivar, cereales y cultivos de hortalizas y frutales – Campillos cuenta además con una importante cabaña porcina, y derivadas de ésta industrias como la de la fabricación de embutidos de excelente calidad. Se descubrieron en sus alrededores importantes yacimientos arqueológicos (Castillones, La Mezquita, Moralejo, entre otros) en donde se encontraron diversos vestigios neolíticos e ibéricos, así como cerámicas y monedas de la época romana. La fisonomía de la localidad actual muestra una fisonomía moderna y atrayente con pujanza económica que mantuvo su atracción por parte de poblaciones vecinas que hasta ella emigraron en diferentes épocas históricas.

   Las inundaciones de días atrás que arruinaron campos y viviendas ha hecho que el pueblo hagan piña con su primer edil en la certeza de que, como sentencia el dicho sabio que se dice por estos lares “la unión hace la fuerza”, se logren los objetivos que hoy por hoy son ineludibles para sacarlo del actual infortunio provocado por las inclemencias atmosféricas. En pie de guerra contra la adversidad y el primer edil  a la cabeza, como debe ser, ya que como la sabia sentencia lo ratifica “la proximidad al ciudadano es el principal sustento de todo buen alcalde”.

Al cierre de este escrito sabemos que se ha activado un Plan de Asistencia Municipal por parte de la Diputación para hacer frente en lo posible la devastación ocasionada por las riadas en los diferentes pueblos afectados. Se destinarán 14 millones para paliar los daños ocasionados. Más vale tarde que nunca.

Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.