img
Fecha: December, 2018
Reyes Magos en apuros
José Becerra 31-12-2018 | 1:54 | 0

FIN RUTA ESTACION TREN DE BENAOJAN

 

Reyes Magos en apuros

JOSÉ BECERRA

Sus Majestades de Oriente se encuentran este año que está a punto de comenzar en una tesitura que les impide arribar con la parafernalia obligada en la estación de RENFE de Benaoján ese día, el 6 de Enero, consagrado para el regocijo de menores y en contento de los padres. Venían haciéndolo en tren desde diez años atrás, cada mañana, en ese día mágico que esperan alborozados los “peques” del lugar. En otros parajes de la provincia, Málaga ciudad incluida,  la algazara infantil estalla en las calles de  esa jornada  de inquietudes y sueños infantiles al paso de las carrozas engalanadas con los Reyes a bordo; aquí, en este pueblo serrano, emporio del chorizo y el “pata negra”, venía efectuándose  su bullanguera arribada a bordo del tren que cada día venía cubriendo la distancia entre Algeciras, Ronda y Bobadilla.

Pero he aquí que esa línea ferroviaria sufre un corte en el normal discurrir de los convoyes a causa de una gran avenida de aguas desatadas producto de un temporal lluvioso que asoló la provincia y en particular a este pueblo señero del Valle del Guadiaro. Un  intenso temporal que asoló la zona en el pasado mes de octubre. El fallo de la infraestructura férrea se localizó en un lugar anterior a la estación de Ronda por lo que las vías entre la Ciudad del Tajo y Algeciras no sufrieron daños irreparables: la circulación podría reanudarse sin peligro patente por estos tramos. Es lo que no acaban de entender, según informan fuentes del Ayuntamiento benaojano, la vecindad. La propia alcaldesa, Soraya García, no ha tenido por menos que expresar su descontento haciéndose eco del malestar generalizado en la población, habida cuenta de que ésta era una tradición que ya contaba con arraigo y que los menores del municipio esperan con  la natural algazara e ilusión.

Se barajan varias posibilidades que vengan a solventar y faciliten la llegada de sus Majestades de Oriente.  Van desde  que arriben en un helicóptero a que lo hagan en un globo, con tal de que el encanto del día no sufre merma en esa población infantil que lo espera con la natural complacencia.

Sus Majestades de Oriente tienen un problema para su arribada a Benaoján y es de esperar que se resuelva sin quebranto para mantener la ilusión quienes  esperan el día con el consabido entusiasmo. Las autoridades tratan de solventar el problema con ahínco; otra cosa es que lo logren. Como asimismo el acuciante problema de incomunicación que sufren, además de este pueblo, los aledaños  de Jimera de Líbar y Cortes de la Frontera, cuyos primeros ediles no ocultan su malestar por el corte de la vía férrea, que sin motivo  fundado les aíslan. Motivo por el cual no se descartan protestas que habrían de desembocar en la creación de una plataforma conjunta  reivindicativa hasta que el atasco que sufren sus municipios respectivos no se resuelva satisfactoriamente.

Hasta entonces, por lo pronto, cabe esperar la probable llegada de los Reyes aunque sea utilizando  tirolinas; ya saben, esa polea suspendida por un cable con inclinación y que puede salvar distancias desde lo más alto a lo más bajo. No sería mala idea, pero que exigiría más que Reyes bondadosos, bien adiestrados y valerosos, dicho sea de paso y no sin cierta sorna.

 

Ver Post >
No es un cuento de Navidad (aunque lo parezca)
José Becerra 27-12-2018 | 11:52 | 0

No es un cuento de Navidad (aunque lo parezca)

JOSÉ BECERRA

Tiene todos los ingredientes para ser tomado como un cuento de Navidad. Una historia ficticia para contar en estos días en los que la buena gente se estrecha  las manos y se desea felicidad. Pero no es así; sino que lo acaecido no es ficción sino  pura realidad. Un vagabundo ha saltado a la actualidad por una acción insólita, si no fuera porque por fortuna todavía existen almas nobles que llevan a cabo gestos que no deberían pasar desapercibidos para ser considerados por esta sociedad nuestra como un ejemplo de que aún existen almas nobles, que se contentan con el estado que la vida les deparó sin protestas y sin inquina hacia a los demás, ni desear el bien ajeno.

   Un errabundo personaje ha tenido a bien devolver en el municipio tarraconense de Amposta una cartera extraviada con nada menos que 1.000 euros en su interior. Cabe suponer que al indigente se le habrían puesto los ojos como platos al tener tamaña cantidad entre sus manos. Por unos minutos imagina uno lo que pasaría por la mente del mendigo que arrastraba su vida de  hambriento depauperado por las calles de la ciudad. Una fortuna caída del cielo, un regalo de Navidad que vendría a proporcionarle comida suficiente y albergue cálido para pasar estos carismáticos días, que lo son sin duda,  para el resto de los mortales sin apreturas económicas.

   Pero no lo pensó dos veces: se dirigió a un hotel cercano y entregó el hallazgo, lo que para él supondría a todas luces un tesoro, al encargado para que éste devolviera la cartera a la Policía Local para que, a su vez la devolviera a su legítimo propietario. Luego, su figura se desvaneció sin más en las penumbras de la noche, seguramente paran buscar un portal de cualquier casa deshabitada y entregarse al sueño, quizás en un lecho de cartones y una raída manta por encima de un cuerpo que cabe imaginar aterido.

  ¿Un cuento de Nochebuena ? Pues no, aunque lo parezca. Ha ocurrido ciertamente, y tanto los agentes de policía locales y el legítimo dueño de la cartera extraviada se afanan en localizar al”sintecho”para agradecerle como merece su honrada acción. Lo encontrarán seguramente en cualquier descampado en el que intente buscar alivio para su mísera existencia y mitigar el hambre que podría acosarle cada día. O, si la búsqueda es nocturna, allí en donde es posible que concilie el sueño en paz y con la tranquilidad del deber cumplido, pese a la inclemencia del tiempo.

 

Ver Post >
Apogeo del “pata negra” benaojano
José Becerra 23-12-2018 | 11:08 | 0

 

Resultado de imagen de FOTOS DE ICARBEN

Apogeo del “pata negra” benaojano

JOSÉ BECERRA

A este pueblo enclavado en plena Serranía de Ronda se puede venir por innumerables razones. Paisajes de montaña y encrespadas crestas calizas jalonan su entorno. En él se abren para asombro del visitante dos cuevas que concitan la admiración de propios y extraños. La del Gato es propicia durante los meses de estío para refrescarse en limpias y frías aguas: vomitadas por las fauces siempre abiertas de un  pétreo felino vienen a remansarse en un charco que ofrece baños placenteros a quienes se sumergen en el frío elemento como elemento principal de un paraje que se diría idílico. La otra espelunca, La Pileta, abre sus fauces unos escasos 3 kilómetros del pueblo. Resulta placentero y  obligado sumirse en un universo de piedras y sombras, lagunas insondables entre un laberinto de estalactitas y estalagmitas, que desembocan en suntuosas y lóbregas salas en cuyas paredes nuestros antecesores prehistóricos nos dejaron pruebas fehaciente de su arte. Dibujos geométricos y figurativos se suceden – capra hispánica, bisonte, yegua preñada – para  suspendernos en el ánimo en muda contemplación. Ambas grutas ofrecen un tirón imparable para quienes desea regodearse con vestigios del pasado o vivir atmósferas que desde la más remota antigüedad han venido regodeando la estancia del hombre que vivió sus inmediaciones.

Pero además del contemplativo  como carácter que define al hombre y que es inherente a todos los que se dejan caer por estos andurriales de montaña, existen otros que asimismo les son propios. Caso de la manduca o el buen comer, placeres  que también ofrece  Benaoján a lo largo del año. Fábricas de embutidos jalonaron sus calles o se elevaron en  ensanches próximos  y fueron siempre  pura tentación para los amantes del buen comer. Desde tiempo inmemorial aquí se fabrican productos para deleitar los paladares más exigentes a partir de las carnes sabiamente condimentadas de ese animal orondo y gruñón  sempiterno que es el cerdo.

De estas estos productos del cerdo  destaca la paleta del cerdo asada de una factoría puntera – ICARBEN –, un bocado singular y reputado que hoy por hoy se distribuye en los mercados de Andalucía y el resto del país con plena aceptación de los sibaritas que entienden del buen yantar. Algo que ofrece este mamífero de cuatro patas sempiterno bobalicón y gruñón, pero que hace las delicias de todos cuando sus jamones, después de la reglamentaria curación merced a los aíres saludables  de la montaña, lo ponen a punto y dispuesto para hincar el diente.

Para impulsar este yantar de dioses y ofrecer un plato que refleja la sabiduría benaojana en lo que toca a los productos del cerdo, la Diputación de Málaga acaba de publicar un recetario – “Cocina como chef “ – que recoge hasta una docena platos típicos de la zona serrana y rondeña que tienen como principal componente la paleta de cerdo asada. Un acierto indudable de una empresa chacinera que vio la luz alrededor de decenas de años atrás, y que hoy es puntera en la provincia. Algo que ratifica director comercial de ICARBEN, José Manuel Castaño, quien no duda en afirmar que desde que figuran como  integrantes de este movimiento a favor de la producción chacinera a escala nacional, y que responde al epígrafe de “Sabor a  Málaga”,  la firma benaojana ha escalado un puesto notable,  fruto de su  impacto en el mercado nacional. Asistimos al apogeo de un producto chacinero que ha puesto la pica de la fama en lugares muy elevados de la gastronomía nacional.

Resultado de imagen de FOTOS DE ICARBEN

Ver Post >
Un aniversario para festejar
José Becerra 20-12-2018 | 12:20 | 0

Un aniversario para festejar

JOSÉ BECERRA

La Constitución que nos dimos los españoles hace la friolera de 40 años sigue, impertérrita, mostrando su vigencia, pese a los agoreros que aluden al desfase de su  vigor y la ningunean  clamando  por una remodelación. Craso error el de quienes tratan de ponerla en cuestión. Es lo que intentan, como no podía  ser de otra manera, aquellos  que conjuran  por  hacerla saltar en pedazos, caso de los antisistemas con resabios independentistas que no la toleran. Dejando a un lado los ya cansinos soniquetes  catalanes en perenne diatriba y considerando los logros obtenidos tanto en lo económico como en lo social durante el transcurso de las últimas cuatro décadas en nuestro país, obligado es reconocer, y así se admite incluso más allá de nuestras fronteras, que el balance no deja de ser inequívocamente positivo.

Irrefutable ha sido el marco de sosiego y paz en el que se han movido tanto la derecha como la izquierda para transmitir sus respectivos postulados en uno u otro momento del derrotero de estos últimos años. España, merced a ese tránsito de progreso en todos los órdenes no le va a la zaga a los más señeros países del mundo en esta cuestión: se puede codear con los más avanzados en no importa que cuestión de concordia o progreso, sin desmerecer un ápice.

A quienes de manera subversiva quieren romper España, la existencia de la Monarquía les estorba, cuando es un  hecho irrefutable que la nuestra no le va a la saga a las existentes en el Reino Unido o en Noruega, entre otros países europeos en donde la aceptan y  abrazan desde tiempo inmemorial y nadie osa  estorbarlas o aniquilarlas. Hoy por hoy, la Monarquía de la que responde Felipe VI responde sin tapujos a las exigencias de ejemplaridad y eficacia que se exigen para la validez plena de la que se conoce como monarquía parlamentaria, una de las formas de gobierno democráticas predominante en los países occidentales actuales, y que responde a las exigencias de que el rey ejerza la función de jefe del Estado dependiendo del control de los poderes legislativos y ejecutivos, por ende, del parlamento y del gobierno de rigor. Parámetros que de manera incontestable personifica nuestro rey, quien de manera ejemplar cumple el papel constitucional exigido por nuestra Carta Magna.

A la pregunta que hoy por hoy se eleva clamando por una reforma constitucional habría que responder que no es absolutamente necesaria: se puede avanzar sin merma en el progreso del país. La clase política actual, por otra parte, es posible que no responda a los retos actuales  exigidos para tamaña  consumación. Ni el consenso ni la clarividencia de ideas parecen responder  a las que coadyuvaron  para su elaboración en el período histórico de la Transición española. En aquel entonces España abordó una serie de transformaciones con el fin último de democratizar “la  vida política, económica y social del país” tras el fallecimiento del dictador Franco. Hoy por hoy se nos antoja que no se dan las mismas circunstancias para llevar a cabo su enmienda urgente. Sí importa, empero, festejar los 40 años de democracia y libertad obtenidos como homenaje a nuestra Constitución y al espíritu de concordia que la asiste.

Ver Post >
Promesas, promesas…
José Becerra 16-12-2018 | 12:24 | 0

Prometiendo, que es gerundio

JOSÉ BECERRA

Dicen quienes siguen de cerca los artificios de los políticos cuando prometen el oro y el moro ante cualquier confrontación electoral con las intenciones legítimas de sobreponerse a  las promesas que otros manifiestan con las mismas dudosas intenciones, que, una vez concluida la trifulca, lo más que puede suceder es que de aquel “puedo prometer y prometo”  solo quede humo volátil, vaporoso  empeño. Nada. La cuestión es que se ponen magníficos a la hora de las promesas para conseguir el voto que les aúpe al poder, y, luego, una vez  obtenido el pedestal sobre el que erigen orgullosos, pocas veces se acuerdan de lo prometido. Dan pie, con esa actitud, a que quienes le auparon con su papeleta se reafirmen en la  certidumbre de  que los compromisos  de los  políticos, las más de las vecen, se hacen para no cumplirse. Vamos, que se disuelven en la nada. Como en el agua, el azucarillo…

   Juanma Moreno se vino a Ronda días atrás en plena campaña electoral andaluza para captar voluntades hacia su causa. Arengó a la concurrencia con ardor, arropado por la candidata popular a la Alcaldía, Mari Paz Fernández, amén de otros componentes del PP aspirantes a sentar sus reales en el Parlamento andaluz. No anduvo el líder popular parco en sus promesas a los rondeños si obtenía el triunfo en la contienda electoral que se avecinaba. Cortó por derecho en su soflama y prometió que se iniciaran de inmediato los  precisos para la conexión de Ronda y la Serranía mediante la autovía que una a la ciudad con Málaga y Sevilla, una cuestión latente y candente, que tanto preocupa a los que aquí viven y que se ven disminuidos  en el disfrute de una conexión viaria que se considera fundamental para el progreso de sus territorios. Igualmente, y sin pelillos en la lengua, dio por seguro que tendería la mano al Hospital de Ronda, dotándolo de personal sanitario suficiente y dotándolo de  recursos específicos para el cumplimiento de sus funciones.

   Así mismo, entre otros buenos propósitos, dio por sentado la puesta en marcha de un Plan de Infraestructuras de la Comunicación para Ronda y la Serranía, y mejoras en la carretera que une a la Ciudad del Tajo con San Pedro de Alcántara: un clamor de quienes se ven a diario obligados a transitar por ella, con nos pocos temores y cautelas por su trazado, entre otras vías comarcales que, así mismo, reclaman urgente asistencia. Y terminó  dando  por sentado la puesta a punta del Gran Corredor Verde de Andalucía, una plataforma ferroviaria que une Antequera con Marchena, que, por dejadez de la Junta de Andalucía, duerme el sueño de los justos desde décadas atrás. Ahí es nada. Un alentador panorama para ¿encandilar? Era su obligación en la tesitura electoralista. Y su boca sea meía, como se dice en el diccionario caló. Otra cosa es la realidad palmaria y cruda que luego acontece.

Promesas y promesas… Como las del PSOE  afirmando apostar por cortar de un tajo la despoblación de la Serranía de Ronda recurriendo a los medios necesarios, hasta ahora brillando por ausencia, para que los pueblos no sigan perdiendo habitantes por la forzosa marcha hacia regiones más prosperas garantes de un trabajo seguro y digno. Para acabar con las promesas de Adelante Andalucía que da por hecho la asistencia económica para hacer realidad una antigua demanda: dotar de depuradoras a ríos como el Guadalhorce, y en lo que toca a los pueblos malagueños y serranos, la que venga a solventar un arduo problema medioambiental que desluce ríos como el Guadiaro o el Genal, antes impolutos y que ofrecían el placer de baños placenteros, pero que ahora arrastran su decaimiento a ojos vista.

   ¿Se cumplirán los alegatos y promesa  una vez sorteados los escollos de la confrontación electoral? “El pez por la boca muere”, dice una sentencia  popular. ¿Habrá que refrescar  la memoria a quienes prometieron el oro y el moro para cosechar adeptos a su causa? Casi siempre resulta obligado hacerlo para desdicha del sufrido elector. Prometiendo, que es gerundio.

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.