img
Fecha: January, 2019
Adiós al impuesto de sucesiones
José Becerra 31-01-2019 | 11:14 | 0

Adiós al impuesto de sucesiones

JOSÉ BECERRA

Tal vez habría que cambiar algo en el encabezado de este escrito y ponerlo entre sendos signos de interrogación. Pero es algo tan esperado por los españoles que preferimos dejarlo tal cual – optimista que es uno – aunque todavía no se pueda afirmar la anulación de la gabela porque su anuncio no va más allá de una proposición de Ley que el Grupo Parlamentario Popular acaba de presentar en el Senado con el ánimo de que se  apruebe más temprano que tarde.

Lo que nos hace abrigar esperanzas es que este malhadado impuesto ya ha sido derogado en Andalucía mostrando el camino al resto de España que aún lo soporta y gime por su desaparición. En algo teníamos que adelantarnos los andaluces, muchas veces en la cola de que nuestros próceres políticos nos dispensen de agravios. Lo que esgrimen los populares para que tal imposición llegue a un feliz  final es que supone una doble imposición para quienes ya han visto grabadas sus rentas  y bienes desde que pudieron presumir de su patrimonio. Venía a desmantelar algo que ha estado pesando como una losa, de manera y forma que movía a los sufridos cotizantes a mudar de residencia y trasladarse a otros lugares más propicios para sus intereses.

Si buena parte de las imposiciones estatales que padecemos no dejan de ser injustas, ésta lo era por partida doble ya que venía a gravar rentas y propiedades que ya gemían sobre la obligada tributación a la que se había de hacer frente de manera ineludible. El fantasma confiscatorio planeaba sobre muchas familias que recurrían para evitarlo renunciar a sus herencias cuando por motivos familiares o laborales les impedían poner pies en polvorosa ante un afán arbitrario y confiscatorio que les era imposible eludir.

El Partido Popular en un gesto que  les honra trata de suprimir esta exigencia del fisco que venía motivando que muchas familias renunciasen a herencias legítimas porque, como decimos los andaluces,  más vale pájaro en mano que ciento volando. Aparte de que como aseguran las mesnadas del partido que ahora lidera Pablo Casado este impuesto no llega ni al 1% de los ingresos tributarios del Estado. ¿Vale la pena exprimir por tan menguada exigencia a la ciudadanía que con más razón que un santo la rechaza de plano si  no supone para las arcas sino un ínfimo perjuicio?

Bienvenida sea la proposición del PP, que con el aliento en el cogote de Cs por tan noble causa, trata de eliminarlo del país, siguiendo las huellas de una Andalucía que en su día optó por arrinconarlo en buena medida.

 

Ver Post >
Julen
José Becerra 27-01-2019 | 10:31 | 0

Julen

JOSÉ BECERRA

Hay muertes que entendemos y aceptamos sin tapujos. Es el final de un ciclo de la existencia humana. Nacimos y vivimos con la certidumbre de que nuestra vida está condenada a extinguirse con el paso del tiempo. Lo que nos pasma y llena de zozobra e incomprensión es que la muerte venga a cegar la vida de alguien que apenas se había asomado a ella. Y si esto ocurre con las circunstancias que han golpeado al pequeño Julen más nos hace pensar en lo enigmático e incomprensible del hecho de abandonar este mundo de manera y forma que han venido a concurrir para segarle la vida. Hemos asistido para asombro del mundo a la desigual lucha del hombre con armas que la modernidad de las técnicas ponía en sus manos contra la montaña, animal maléfico, que se resistía a soltar su presa. Y si lo hizo al fin fue para dejar constancia de su victoria final   cebándose en la vida de un inocente niño que apenas había hecho sino asomarse al mundo. No lo entenderemos jamás por muchas vueltas que demos en nuestro cerebro. Vivimos días de incertidumbre en el de las horas contemplando la singular batalla de quienes eran avezados en soliviantar las asperezas del risco. Con tenacidad y sin descanso lucharon hasta el final para arrebatarle su inocente presa sana y salva. Merced a sus denodados esfuerzos  consiguieron doblegar su pétrea resistencia, pero desgraciadamente cuando ya era demasiado tarde. Nos estrujamos el  cerebro tratando de encontrar una respuesta a este desgraciado acontecer que se ha cebado con la familia de Juven, que ya pasaron, y en época reciente por el amargo trance de perder otro hijo por una muerte súbita en una playa del litoral malagueño. Y ahora la tragedia de otro hijo que encontró la muerte cuando todavía no se habían rehecho de la otra dolorosa pérdida. Quienes contemplamos estas vicisitudes de la familia nos preguntamos la razón para que ella se cebe el infortunio y la desgracia procurándoles sendos desgarros en el alma. Quienes somos padres y abuelos de niños de la edad de Julen nos ponemos en su piel y no podemos evitar que los ojos se nos nublen. Y de que clamemos al cielo preguntando el porqué de estos sucesos que laceran el alma. No hay respuestas. Y nos comemos las lágrimas ante la impotencia de encontrar una razón racional ante tamaña desgracia que no tiene por menos que acongojarnos a todos.

Ver Post >
Julen: dia D, hora H
José Becerra 24-01-2019 | 12:04 | 0

Julen: dia D, hora H

Este que campea más arriba es un término usado genéricamente, como saben,  por  militares anglosajones para señalar el día justo y la hora en que se ha iniciar la ofensiva contra el enemigo, en este caso la montaña que se tragó a Julen. Aquí y ahora, la operación no es otra que poder llegar hasta las inmediaciones en que se supone que el pequeño  permanece enterrado, un suceso dramático que ha conmocionado a España por entero y buena parte de países de otras latitudes terrestres, como no podía ser de otra forma. La que ya se conoce como una “obra de ingeniería humanitaria” acaba de dar las últimas acometidas a una mole de tierra y rocas que propició ímprobos trabajos y actuaciones contra reloj que venían impidiendo la aproximación a Julen. Salvadas estas barreras que han mantenido en suspenso a propio y extraños con el entubado o “encamisado”  de los 60 metros del túnel vertical perforado se inicia este jueves el último intento en este caso para llegar hasta el pequeño.

Toca ahora  llevar a cabo su labor los miembros de la Brigada de  Salvamento Minero de Asturias. En ella se han depositado las esperanzas de los padres y de quienes siguen con el corazón encogido desde que el pequeño cayó, el pasado día 13, en un angosto pozo de búsqueda de agua  abandonado. Son ocho los mineros que voluntariamente van a poner en riesgo sus vidas excavando una galería horizontal de 4 metros de largo afrontado dificultades sin cuento, pero animados por el deseo de llegar a un final feliz, que no es otro sino el milagro de encontrar al pequeño con vida. Son conscientes de que se juegan la suya propia en el intento. De ahí su desafío a la adversidad de una arisca montaña que venía impidiendo el proceso de salvamento del menor con la celeridad que exigía el desgraciado suceso que ha puesto en vilo a tantos corazones.

Es seguro que en estos momentos se elevan preces al Cielo para que este fatídico suceso tenga un final feliz, que no es otro que el otero devuelva sano y salvo a Julen.   A ellas nos unimos sin reservas. Que el día D, hora H se haya resuelto felizmente.

Ver Post >
Descalabro de las izquierdas
José Becerra 22-01-2019 | 10:38 | 0

Descalabro de las izquierdas

JOSÉ BECERRA

Primero fue la hecatombe producida en Andalucía: mordieron el polvo Susana Díaz y los suyos ante las huestes  del centro-derecha que inauguran nuevo tiempos en la región, no exentos de problemas, bien es cierto, pero que importa darles un voto de confianza para el el más inmediato futuro. Sin apenas transición, las luchas internas de Podemos, más arriba del mapa andaluz, acaban de alumbrar enconadas diferencias de sus cabezas más visibles:  Íñigo Errejón, en un quiebro impensable hasta ahora, se alía en Madrid con Manuela Carmena para los comicios que están al caer. Se patentiza así  su ruptura con Pablo Iglesias e inicia su caminar independiente de Podemos y su jerarca indiscutible. Algo que no retrotrae a la izquierda cainita española, siempre atenta al zarpazo entre  sus oponentes, y que de paso muestra la fragilidad de un partido y su inesperada decadencia, hoy observable, precisamente coincidiendo con el auge de otro de extrema derecha que viene, al parecer, pisando fuerte. Lo que no deja de ser sorprendente por lo novedoso en el panorama de la política de aquí y ahora.

Con la ruptura entre ambos líderes  se evidencia si no la ruptura definitiva entre ellos, que también, la debacle que se vaticina para  el partido morado, de quienes han seguido su trayectoria  desde Vistalegre  II hasta ahora. Cuando empezó su andadura nadie pronosticaba  que sus días de apogeo tocaran a un debilitamiento pertinaz como el que ahora se acaba de hacer ostensible transcurridos solo cinco años de su andadura. Precisamente  cuando un partido visceralmente opuesto como es el que preside Santiago Abascal consigue altas cotas de adeptos. Basculó la balanza de arriba abajo para la izquierda y al contrario para la derecha, como acabamos de ver. Paradojas de la política que no dejan de sorprender a quienes escudriñan sus derroteros.

¿Es un epitafio para Podemos la tocata y fuga de Errejón? Si no lo es, mucho se le parece. Ocurre este evento al mismo tiempo que se produce la derrota apoteósica del PSOE en Andalucía, auspiciada en parte por el ascenso de la derecha al poder. Se origina una conmoción que no deja de ser sorprendente: los andaluces hemos visto caer un régimen que para quienes cuentan no más allá de cuatro décadas de sus vidas ha sido en único conocido en nuestra tierra. Paralelo a este evento  presenciamos, si no la agonía de Podemos, sí su postración más que evidente. La “espantá” de Errejón confirma la desunión con Iglesias, algo que mucho nos tememos que obre en detrimento de la continuidad del partido, por lo menos con la potencia que había venido ostentado,  una vez superados sus cinco años de existencia.

Lo que se barrunta es que el nuevo escenario que ahora emerge motivado por la lasitud de Podemos conceda nuevas y renovadas ínfulas a Izquierda Unida hasta ahora sometida para subsistir a los designios de Iglesias y los suyos. De consumarse la fractura y el decaimiento de la formación  de Iglesias no sería raro que Alberto Garzón reuniera fuerzas para llevar a buen término su proyecto propio hasta ahorro arrinconado por mor de las circunstancias adversas hasta el momento, que le obligaron a arrimarse, que quieras que no, a otras mesnadas de izquierda entonces en ascenso vertiginoso.Las mismas que ahora se encuentran en claro declive.

Ver Post >
Cambio
José Becerra 18-01-2019 | 10:07 | 0

Cambio

JOSÉ BECERRA

 

No creo que se haya repetido cualquier otro vocablo con mayor intensidad en los últimos días. La consigna parece haber sido corearlo  hasta la saciedad en todos y casa uno de los discursos pronunciados por quienes ansiaban que soplasen nuevos vientos sobre esta Andalucía nuestra no pocas veces vejada. Esos que esperaban diferente acontecer en el proceso político imperante hasta hoy  en sus tierras y vecindades. “Cambio” ha sido la palabra insistente y mágica usada una y mil veces por quienes deseaban desalojar al PSOE del poder en el que se instaló más de tres décadas atrás. Expresión que presumimos  alentaba a aquellos que  se acercaron el pasado 2 de diciembre a las urnas y en ella depositaron su voto con ánimo de lograrlo. Y así ocurrió finalmente. “Cambio”, palabra emitida insistentemente y que tomó cuerpo sirviendo para desterrar a quienes tanto tiempo llevaron las riendas de Andalucía dejando un reguero de trapìsondas  e intrigas, que ahora se aspira a que sean historias funestas, cegando propósitos de continuación de desmanes para que éstos no se vuelvan a repetir.

   El mensaje de Moreno Bonilla tras la victoria conseguida,  además de hacer ver la satisfacción de la aspiración cumplida y el reto de poder ofrecer a sus electores el corolario de haber vencido en buena lid, ha venido acompañado de unas explicitas intenciones de gobierno que no deberían echarse en saco roto. Sus buenas intenciones merecen que se le otorgue un voto de confianza. Ha tenido que lidiar para obtener la victoria final ante una situación peliaguda como fue tratar de mediar entre las enconadas posiciones de quienes han acabado por darle la victoria. No habrá sido fácil  aunar voluntades y determinaciones enquistadas, y lo seguirá siendo si no hay voluntad por parte de los protagonistas de este cacareado cambio, si a lo largo de la legislatura no ceden en  sus convicciones enroscadas y siguen despreciando a quienes les dieron la mano para el triunfo final.

   Y cuantos miramos desde la sombra o la distancia la ejecutoria del novísimo gobierno emergido de las urnas parece obligado que demos un tiempo prudencial para calibrar el alcance de sus direcciones y trayectoria. Lo que conlleva no hacer demasiado caso a las incendiarias proposiciones de quienes perdieron el ordeno y mando durante tan dilatado tiempo sin que jamás nadie se haya atrevido a eso que ahora se ha dado en llamar con razón “remover las alfombras” (por mucho repetido no menos concluyente) para extraer y limpiar el polvo acumulado por tan largo período socialista.Los mismos que,  por supuesto, no han de parar de poner impedimentos para que los que ahora toman el mando trastabillen y caigan sin remisión sobre ellas sin obtener su aspiración de limpiar y dar brillo a lo que hasta ahora sido poco menos que un cenagal.

   Hay quienes ya apuestan porque lo que acaba de ocurrir en Andalucía sea una antesala de lo que el futuro próximo nos va a deparar en las consultas electorales municipales y autonómicas, amén de las generales, que están al doblar de la esquina. Ha sonado una melodía que no deja de ser grata. Son sus sones los de reforma, diálogo, distensión, compresión y deferencia a quienes no comulguen sin fisuras ante las propias convicciones. Por lo pronto, esperemos el desarrollo de los acontecimientos cimentados sobre ese cambio que contemplamos con no poco contento y mucha esperanza en lo porvenir.

  

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.