img
Fecha: August, 2019
Vergonzoso rechazo a inmigrantes
José Becerra 21-08-2019 | 11:05 | 0

Vergonzoso  rechazo   a inmigrantes

JOSÉ BECERRA

Los terribles acontecimientos que han vivido, y continúan haciéndolo, las personas hacinadas en la embarcación  de la ONG Open Armas,  no pueden por menos de entristecer a los bien nacidos a los que se les ha dado   contemplar en estos días tan terrible drama, que ya roza la tragedia. La dotación del barco con bandera de la ONG se han encontrado con una situación limite ante la imposibilidad de que los inmigrantes a bordo transportados fuesen acogido allende sus fronteras tras un periplo por el mar desde tierras ignotas en las que la supervivencia de quienes las habitan sufren quebrantos sin paliativos y, por ende, confiaron en poder arriba a otro mundo en el que sobrevivir. Las televisiones nos han ofrecidos días sí y otros también escenas de seres humanos apilados de manera inicua a bordo de un barco contra el que  se erigía el veto de que tocase tierra para el desembarco de su carga de desheredados no solo de la fortuna sino de la vida. Huían el infierno del hambre y las enfermedades sempiternas y se encontraron con el valladar de las naciones satisfechas y poderosas que los trataron como apestados.

Vergüenza ajena nos han provocado la diaria contemplación de seres humanos, cuyo delito ha sido confiar en una mano tendida de los pueblos económicamente poderosos que ahora ha brillado por su ausencia. El Derecho Internacional flagelado cuando lo que se aspira es  “a una convivencia pacifica entre naciones” y, por ende, en  el caso que hoy está en  el candelero, con  la irresoluta intolerancia del populista italiano Salvani. Se impone hacer caso omiso a su férrea negativa ante lo que es ni más ni menos que una “dramática situación humanitaria” que roza sin ambages la tragedia, como acaba de ratificar la Justicia italiana, suscrita por buena parte de las naciones de su entorno. Entre éstas últimas, España, que ha ofrecido el puerto de Algeciras para el desembarco de los 147 inmigrantes que soportan condiciones inhumanas inadmisibles.

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, acaba de dar un volantazo en su posición preliminar ante su posición inicial sobre tan  acuciante problema humanitario suscitado por la situación de quienes no anhelan sino superar condiciones de vida deplorables en sus países de origen. Loables intenciones, pese a que se ponga y con razón en duda su proceder haciendo caso omiso de lo que hubiese sido obligado, a saber, consultar con las respectivas autoridades autonómicas antes de su ofrecimiento del desembarco en las tierras que comandan. Unos por otros, y la casa por barrer, que decimos por los pagos malagueños y andaluces.

Parias de la vida abandonados a su suerte. Esa es la realidad que debería sonrojar a quienes tienen en sus manos hacer frente con efectividad a una situación de flagrante desprecio hacia la vida humana de los más desamparados por la suerte, solo por razón de la parte del mundo en que habitan. Carentes de lo más esencial, que no es otra cosa que sobrevivir cuando en  el lugar en  que vieron la primera luz se les muestra inhóspito,   ansían otros horizontes más halagüeños que los que les vieron nacer. Un derecho que debería ser inalienable.

Se ha visto que, en este caso, prevalecen la soberanía de los Estados y se menosprecian preceptos que no admiten discusión, tales la ayuda humanitaria y la solidaridad entre los pueblos. Contemplamos, y de manera flagrante, cómo se han pisoteado derechos humanos, esos  que son los que deberían primar en defensa de los habitantes de pueblos desheredados y sometidos a hambrunas sempiternas.

Ver Post >
“La Serranía”: sin pausa en su brillante trayectoria
José Becerra 17-08-2019 | 12:51 | 0

Resultado de imagen de fotos de la editorial serrania de Ronda

Foto:Diario SUR

 “La Serranía”: sin pausa en su brillante trayectoria

Después de algunos meses en los que la editorial “La Serranía” ralentizó su quehacer por motivos que no vienen al caso, lo cierto es que hoy por hoy recobró la plena actividad de antaño. No se arredró José Manuel Dorado por los inconvenientes surgidos en los últimos años y sin pausa alguna volvió a la actividad con mayor celeridad y ahínco. Siguen funcionando las cizallas de papel, las plegadoras y las encuadernadoras,  si no al mismo ritmo que años atrás, sí con asiduidad y sin desmayos. El editor viene dando buenas muestras de su buen hacer y los libros sin tregua siguen volviendo a los escaparates y stands de librerías.Sin pausa ni  tregua la impresión de ejemplares continúa, lo que es una buena noticia que es un deber resaltar. La constancia y bien hacer de este editor, que ha sabido crecerse ante las dificultades es un ejemplo a seguir por todo aquel que se empeña en llevar a cabo una difícil tarea – “escribr un libro en España es llorar” se dice con razón, pero también lo es imprimir poniendo a prueba tanta tenacidad y empeño- algo de lo que puede ser gala José Manuel.

Ronda, alta y señorial, no se concibe sin algunos de los aspectos que fueron labrando  su  trayectoria histórica, social, política y económica. Sin sus palacetes linajudos, conventos recatados, vetustas iglesias y edificios solariegos no sería Ronda,  si no otra ciudad ilustre de las muchas que se levantan en el viejo  solar de la Andalucía antigua y moderna, pero no Ronda.

   Tampoco sería la Ciudad del Tajo, ni la del Puente Nuevo, ni la de la Puerta de Almocabar, ni la de los Baños Árabes si algunos de estos monumentos le faltaran o no se hubiese recogidos por panegiristas ilustres  y avezados relatores de tanta belleza encerrada entre sus murallas o en el largo recorrido de  calles y avenidas históricas.

   Y por supuesto sería otra sin el Templete de la Virgen de los Dolores, la Posada de las Ánimas, la Fuente de los Ocho Caños o el Palacio del Rey Moro y la Mina…,  por no mencionar sino de pasada todo aquello que la impregna y da sentido a su genuina apariencia. De toda esta riqueza monumental y entrañable  la editorial La Serranía se hizo eco facilitando la publicación de obras cuyo contenido respondía a ese ideario variopinto de dar a conocer a los cuatro vientos cuanto de magnificente se encerraba en la Ciudad Soñada del poeta Rainers María Rilque, inmortalizada expresión que de  tan de manera cierta evoca sus encantos imperecederos.

   Otro tanto se podría decir de las verdades y leyendas que se tejieron en torno a sus caminos transitados por avezados contrabandistas y bandoleros célebres, y que hoy componen el caudal mundialmente reconocido que alimenta el  conjuro de la Ronda romántica. De todo ello se hizo puntualmente  eco la editorial La Serranía dando cabida a los manuscritos de  una pléyade de autores  oriundos de la Serranía o avecindados en ella,  que recalaron en la realidad cambiante e insólita de la ciudad y su entorno.

Historiografía, pues, y  personajes célebres, gastronomía, costumbres, arte,  tradiciones y, sobre todo la descripción de paisajes, senderos, vericuetos  y caminos laberínticos e imposibles fueron perfilando  el catálogo de una editorial, paradigma de empresa familiar, que trató con la mano de sus autores,  de ahondar- y lo logró con creces – en el meollo de la Ronda eterna impasible al paso de los siglos en estos aspectos, pero cambiante en cuanto lo  imponía el desarrollo vivido  en los últimos tiempos sin anclajes en el pasado.

Decía más arriba que existen razones en Ronda para diferenciarse de cualesquiera otras de las ciudades andaluzas. Si careciera de alguno de los aspectos que la hacen única habría que hablar de otro espacio distinto. La Serranía,  como editorial pujante,  forma  parte ya de esa tablazón que labró la peculiaridad de la ciudad del Tajo y la catapultó al resto de España y me atrevería a decir que a medio mundo.

En otras palabras, sin La Serranía  y su colaboración a dar a conocer lo intrínseco de la ciudad y su zona de influencia la ciudad rondeña perdería una de sus señas de identidad más conspicuas. Algo de lo que todos deberíamos estar agradecidos.  La Serranía pisa firme antes como ahora en el terreno de la impresión de libros, algo de lo que puede hacer gala su editor que sigue mostrando su labor con honradez, ahínco y una  entereza profesional digna de encomio.

Ver Post >
Corchero, un oficio imperecedero en la Serranía
José Becerra 13-08-2019 | 12:03 | 0

Resultado de imagen de fotos de corcheros de la serrania

 

Foto: Diario SUR

 

Corchero, un oficio imperecedero en la Serranía

Se renueva la tradición por estas fechas. Pasan años y siglos y los corcheros de Ronda y la Serranía, sobre todo en Cortes de la Frontera, continúan  subiendo al monte  bien entrado el verano y sin temor a los días de rigurosa canícula, dispuestos para llevar a cabo  la saca del corcho antes  que transcurra  el tiempo propicio para esta penosa labor.

Ascienden las reatas de animales de carga por senderos casi imposibles, arreados por quienes tienen como misión desnudar el alcornoque de su coraza de corcho, algo que  hacen  con el pundonor y ritual  de quien arrebata su vestimenta a una vestal que gana gracilidad y gentileza expuesta al deleite del  airecillo de la sierra.
Oficio antiguo donde los haya, el corchero de Ronda o de los pueblos limítrofes en este quehacer atávico cuya enseñanza se transmite de padres a hijos y se aprende allí donde el monte – destellos  de sol atravesando la floresta y creando reflejos  antes de acariciar el erial montuoso – se despuebla de presencia humana y el silencio reinante no se quiebra sino es por el trino suave de un estornino atrevido o el graznar bronco de un aguilucho que atraviesa el aire con la rapidez de una flecha, espantado quizás por la intromisión de desconocidos en su predio montaraz y que fugazmente busca la salvación en el cielo que cubre la foresta.

Pero el corcho rondeño y serrano, más allá de la sublimación de un oficio  ancestral con toda la carga romántica que conlleva lo antiguo e imperecedero posee una vertiente económica nada despreciable. Que se lo digan si no a los ayuntamientos de Ronda, Montejaque y Cortes de la Frontera y el importante arrimo que significa para sus arcas no siempre boyantes.

Substanciales sumas de euros vendrán a engrosar el Consistorio de Ronda en concreto con la “saca del corcho” de los Montes de  Propio, que en la temporadas actual ha resultado ser de excelente calidad como puede verse en los “patios” donde se exhiben más que se amontonan para que se pueda apreciar lo especial de su textura.
Hachas al hombro, única herramienta empleada hasta hora por mucho que la mecanización trate de imponerse, los corcheros otean en las madrugadas el tajo que les ocupará durante buena parte del día. Los pasos cansinos de los jumentos que luego transportarán la carga siguen a los suyos no menos decaídos, monte arriba, hasta llegar al lugar propicio para la labor. Luego rucios y dueños bajarán más apesadumbrados por la carga pero barruntando quizás el descanso y el renuevo de fuerzas para el día siguiente.

¿Serán conscientes de que brindan  cada año por estas fechas una de las estampas más sugerentes de una perdurable  tradición y cimientan la continuidad de un duro oficio que se mantiene desde siempre con pocos cambios y sin solución de continuidad?

Ver Post >
Ronda y sus modélicas residencias de mayores
José Becerra 08-08-2019 | 11:05 | 0

Cuánto cuesta poner en marcha un geriátrico en España: siete millones de euros para un mínimo de 120 plazas

Foto_ Ejeprime

Ronda y sus modélicas residencias  de mayores

JOSÉ BECERRA

La esperanza de vida de los hombres españoles  se sitúa ahora, según apreciaciones de sesudos analistas de la demografía, en los 78 años; vamos a la cola del sexo femenino, para quienes esa esperanza puede llegar a los 84. En eso nos aventajan, entre otras cuestiones, que ahora no vienen a cuento. Sin embargo, como ocurre casi siempre, la frialdad de las estadísticas no se corresponde con la realidad y no en pocos casos los términos se invierten: superamos a las mujeres en años de existencia en este mundo de nuestras entretelas.

Se nos ha alargado nuestra estancia  de manera considerable y la pirámide de edad de la población española así lo demuestra de  manera fehaciente. Lo que no dice estos estudios es en qué situación, a tenor de los achaques que nos vienen emparejados con los años, y el que esté libre de alguno de ellos que levante la mano.

Lo cierto es que al compás de esta población envejecida han proliferado las residencias para quienes anhelan que sus días postreros transcurran lo más bonancibles  posible, y Ronda es un claro ejemplo de esta demanda. Hasta cuatro establecimientos de esta índole abren sus puertas, ya de carácter privado, ya religioso, como es el caso de las Hermanitas de los Pobres, muy arraigada en esta ciudad nuestra del Tajo fabuloso, y que viene dando muestras de su buen hacer entre las clases menesterosas; las tres restantes son de índole privado y su antigüedad de mayor a menor figuran tres residencias: Parra Grossi, fundada por la Caja de Ronda, en los años en que era comandada por don Juan de la Rosa, de recuerdo imborrable para los rondeños (ahora en manos de la firma Aura); Geroclinic, desde hace un par de años, que junto a las estancias gratas ofrece un abanico de posibilidades para cuidar la salud de sus moradores;  y Seniors, que abrió  sus puertas un par de año atrás, una edificación con aires de finca campestre haciendo honor a la naturaleza bucólica que la rodea y que ofrece una estancia grata a residentes que buscan un remanso de paz para sus postreros días. Sin pasar por alto la residencia regentada por monjas que dan muestra cada día de su buen hacer en beneficio de los desheredados de la fortuna.

Tienen  donde escoger los que por múltiples razones se ven obligados a dejar atrás el núcleo familiar y adentrarse en un nuevo y común hogar mediante el estipendio correspondiente que le va permitir pasar el resto de su vida en unas condiciones más o menos halagüeñas.

Las administraciones públicas – ayuntamientos y Junta de Andalucía -, esperemos que  conscientes de la problemática de este segmento de la ciudadanía, cumplan con la obligación de prestarles apoyo y llegar allí donde los exiguos medios de nuestros mayores no les permitan satisfacer el costo exigido por las residencias.

Los que paso a paso llegamos a  la edad provecta confiamos en que se nos tienda la mano para que se haga posible iniciarnos en este arte de envejecer, el cual, según   André Maurois “es el que nos hace concebir alguna esperanza en un futuro próximo e incierto”. Las residencias rondeñas, sin excepción, están en ello con admirable dedicación.

Ver Post >
Las Damas Goyescas deslumbran en Ronda
José Becerra 04-08-2019 | 10:24 | 0

 

         Las Damas Goyescas deslumbran en Ronda

JOSÉ BECERRA

Se otea  ya la feria por excelencia en Ronda y con ella en un horizonte cercano lucirán su palmito las damas, que con los atavíos femeninos propios de los tiempos del inmortal Goya,  pondrán la nota alegre y vistosa en las calles rondeñas. “¡Soy dama goyesca!”, es un grito que presumiblemente lanzarían estas jóvenes beldades cuando en su día se les comunicó que  merced a sus galanuras propias eran acreedoras de   tan anhelado  honor.

      En pleno ardor del verano, cuando transitar por la calle de La Bola es una delicia por las mañanitas frescas pero un suplicio cuando el sol está en todo lo alto y pega de firme, irrumpe un airecillo refrescante y juguetón que alivia los rigores de la estación y predispone el ánimo para la principal festividad local.

Me refiero, metafóricamente, a la presentación en plena canícula del ramillete de bellezas que para la feria septembrina de Pedro Romero representarán como damas goyescas a la galanura de la mujer local. Díganme, si no, si ese evento no pone frescura al ambiente: lo suaviza y atempera como una brisilla que de pronto se descolgara de las sierras próximas poniendo lenitivo a la aspereza natural del estío.

    A principios del pasado siglo, las jóvenes de las clases pudientes soñaban con su ` puesta de largo `, un acto social que les servía de presentación oficial en el círculo de la sociedad de su tiempo. Era un evento que anunciaba el paso de niña a  mujer, adiós a la edad de la pubertad y bienvenida a la edad  adulta, capaz ya de merecer galán y familia independiente. Las niñas de Ronda, creo que en cualquier época, lo que han soñado siempre es con vestir las galas de Dama Goyesca una vez alcanzada la edad conveniente. “¡Mi reino, mi reino por subir a la calesa que presidirá  la Gran Cabalgata por las calles de Ronda!” Es lo que pensarán las quinceañeras rondeñas, puesta ya las mientes en el acontecimiento que cuando apunta el mes de septiembre de cada año revoluciona la ciudad.

     ¿Pues y el honor de aparecer en un parco principal del famoso coso taurino ante el enfervorizado público que jalea las faenas de los diestros de turno, entre los que no jamás falta alguno de la zaga de los Ordóñez?  Sol a raudales, lujuriosas tonalidades cromáticas, sonrisas de famosos acodados en las barreras. Nunca una plaza de toros ofreció tamaña magnitud de elementos capaces de suspender el ánimo y encender la emoción. Tarde espléndida es la que se conjugan dos de los pilares más firmes por los que la Ronda, siempre monumental, es admirada: el arte de la tauromaquia quintaesenciada en la escuela rondeña y la belleza de su mujerío. Rivalizan estas mozas en atractivo y simpatía. Ya han sido elegidas y presentadas. Subieron al carro del Olimpo y tendrán ocasión de mostrar su palmito en la Semana Grande. Admiradas, agasajadas, las componentes del ramillete de beldades rondeñas vivirán sus días de gloria de aquí a pocos días. Fausto suceso es este, cuyo recuerdo guardarán de forma indeleble.

    A los demás  nos quedará el gozo de contemplarlas en el esplendor de su lozanía y siempre asociándolas al más valiente espectáculo español. Mujeres bellas y toros. Feminidad y fiereza. “Una humedad de femenino oro / que olió puso en su sangre resplandores /, y refugió  un bramido entra las flores / como un huracanado y vasto lloro / De amorosas y cálidas cornadas / cubriendo están los trebolares tiernos / con el dolor de mil enamorados “, dicen los versos vehementes de Miguel Hernández. Un canto de poderosa sugestión sensorial que es el que nos brinda las imágenes de las damas y la fiesta brava rondeña que tanta atención suscita en propios y extraños.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.