img
Autor: PepeBecerraGómez
Pensionistas cabizbajos
img
José Becerra | 17-06-2019 | 12:07| 0

Pensionistas cabizbajos

JOSÉ BECERRA

¿Son conscientes nuestros políticos, ahora en refriegas poco menos que sangrientas para perpetuarse en el poder adquirido o para lograrlo desbancando a su oponente  de turno, en que están en juego el futuro de nuestras pensiones? ¿Se muestran sabedores de que el sistema  navega el el mar de los sargazos en donde el final de lo que lo transitan son más que propicio  a una naufragio irremediable?¿Son conscientes quienes rigen nuestros destinos  de que el sistema de pensiones está condenando a sufrir serios quebrantos cuando quienes pueden tener acceso a un trabajo están muy por debajo de quienes llegan al final de su vida laboral y por ende aspirar a una ansiada pensión? Son estas  premisas elementales, pero se nos antoja que no siempre quienes nos gobiernan y de rechazo, los sindicatos, se muestran lúcidos que el sistema de pensiones, en la que tanto ciframos nuestras esperanzas, puede sufrir un colapso cuando ese temido receso de trabajo se produzca por mor que la economía que lo sustenta sufra decaimiento y setambalee, Dios no lo quiera, y entre en franca quiebra. Si se llega a una situación de merma en el empleo y se muestra un déficit en los que cotizan, apaga y vámonos, que se dice ante los estropicios de cualquiera naturaleza. Con el postureo latente de nuestros políticos, de los que se nos ha servido una evidente panoplia en sus actuaciones y componendas a raíz de las últimas elecciones municipales y autonómicas, el sistema de pensiones  se desliza por una superficie tan resbaladiza como peligrosa. La “hucha” languidece a ojos vista  y es el crédito el que  permitirá que, una vez más, que la extra del verano que ya está en ciernes se pueda hacer efectiva, a causa de una quiebra técnica de la Seguridad Social por mor de perdidas que ha venido acrecentándose desde casi una década atrás, por lo que el sistema, tan quebradizo, no tienen por menos que resentirse. Es el Tribunal de Cuentas quien lo predice y nefasto será hacer caso omiso a sus reiteradas advertencias. Conviene estar en guardia por el devenir que puede ser no muy halagÜeño, no ya para quienes goza de la pensión ganada a pulso, sino para quienes aspiran a conseguirla en el futuro. El Pacto de Toledo tiene que ponerse las pilas y a remolque del órgano fiscalizador que se ocupa del dinero de todos, actúe más pronto que tarde para solventar la inestabilidad del sistema y llevarla a buen y seguro puerto. Para que los pensionistas de ahora y lo del futuro puedan respirar tranquilo. Porque las perspectivas no son nada optimistas, ya digo. Si los populistas por prestar su apoyo a Sánchez obtienen el mando en la Seguridad Social, en lo que toca a los pensionistas se habrá hecho un pan como unas tortas. Cabizbajos andamos.

Ver Post >
img
José Becerra | 17-06-2019 | 11:55| 0

 Pensionistas cabizbajos

JOSÉ BECERRA

¿Son conscientes nuestros políticos, ahora en refriegas poco menos que sangrientas para perpetuarse en el poder adquirido o para lograrlo desbancando a su oponente  de turno, en que están en juego el futuro de nuestras pensiones? ¿Se muestran sabedores de que el sistema  navega el el mar de los sargazos en donde el final de lo que lo transitan son más que propicio  a una naufragio irremediable?¿Son conscientes quienes rigen nuestros destinos  de que el sistema de pensiones está condenando a sufrir serios quebrantos cuando quienes pueden tener acceso a un trabajo están muy por debajo de quienes llegan al final de su vida laboral y por ende aspirar a una ansiada pensión? Son estas  premisas elementales, pero se nos antoja que no siempre quienes nos gobiernan y de rechazo, los sindicatos, se muestran lúcidos que el sistema de pensiones, en la que tanto ciframos nuestras esperanzas, puede sufrir un colapso cuando ese temido receso de trabajo se produzca por mor que la economía que lo sustenta sufra decaimiento y se tambalee, Dios no lo quiera, y entre en franca quiebra. Si se llega a una situación de merma en el empleo y se muestra un déficit en los que cotizan, apaga y vámonos, que se dice ante los estropicios de cualquiera naturaleza. Con el postureo latente de nuestros políticos, de los que se nos ha servido una evidente panoplia en sus actuaciones y componendas a raíz de las últimas elecciones municipales y autonómicas, el sistema de pensiones  se desliza por una superficie tan resbaladiza como peligrosa. La “hucha” languidece a ojos vista y es el  crédito el que  permitirá que, una vez más, que la extra del verano que ya está en ciernes se pueda hacer efectiva, a causa de una quiebra técnica de la Seguridad Social por mor de  perdidas que ha venido acrecentándose desde casi una década atrás, por lo que el sistema, tan quebradizo, no tienen por menos que resentirse. Es el Tribunal de Cuentas quien lo predice y nefasto será hacer caso omiso a sus reiteradas advertencias. Conviene estar en guardia por el devenir que puede ser no muy halagÜeño, no ya para quienes goza de la pensión ganada a pulso, sino para quienes aspiran a conseguirla en el futuro. El Pacto de Toledo tiene que ponerse las pilas y a remolque del órgano fiscalizador que se ocupa del dinero de todos, actúe más pronto que tarde para solventar la inestabilidad del sistema y llevarla a buen y seguro puerto. Para que los pensionistas de ahora y lo del futuro puedan respirar tranquilo. Porque las perspectivas no son nada optimistas, ya digo. Si los populistas por prestar su apoyo a Sánchez obtienen el mando en la Seguridad Social, en lo que toca a los pensionistas se habrá hecho un pan como unas tortas. Cabizbajos andamos.

Ver Post >
El espeto malagueño reclama ratificación universal
img
José Becerra | 13-06-2019 | 11:05| 0

Resultado de imagen de fotos de espetos malagueños

 

El espeto malagueño reclama ratificación universal

JOSÉ BECERRA

¿Quién disfrutando de un día de asueto en las innumerable playas de la costa malagueña no se ha sentido atraído y caer en la tentación de degustar un plato de sardinas previamente sometidas a las brasas? El espeto malagueño es todo un arraigado símbolo malagueño de nuestras tradicionales culinarias que ha venido cautivando a quienes investigan todo aquello que resulta medular con una región o comarca de nuestra ancha y prolífica España en las que tantos usos y costumbres arraigaron desde la noche obscura de los tiempos.

La Comisión Cultural del Senado aprobó días atrás una propuesta que no podía ser más bien recibida de cuantos conceden capital importancia a las costumbres y tradiciones inveteradas en el suelo patrio mantenidas a capa y espada por quienes forman parte sustancial de ellas. Es el caso de los espeteros malagueños, que mantienen el oficio contra viento y marea (nunca mejor empleada la expresión ya que su razón de ser es allí donde las aguas tranquilas o revueltas del piélago vienen a morir desde la creación del mundo), y que la susodicha comisión senatorial pretende lanzar a los cuatro vientos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, en espera de que la UNESCO acoja la propuesta como es de esperar por quienes la han promovido.

Bienvenida sea esta propuesta que no hace sino lanzar al mundo algo que puede catalogarse como cultura viva que es necesario preservar contra viento y marea, expresión esta que viene como anillo al dedo ya que se trata de proteger algo que se lleva a cabo precisamente en aquellos lugares en donde vienen a morir olas y mareas, o se la tierra firme más  cercana.

Fue la UNESCO el organismo que en 2003 sentó las bases de lo que sería la Convención para la salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, luego reconocido como organismo erigido como baluarte de la exhibición y puesta en valor de cuantas tradiciones han venido pasando de padres  a hijos en cualquier sociedad humana como legado transmitido a las generaciones que se sucedieron a través de los tiempo sin distinción de ámbitos. Los objetivos de la organización supranacional se muestran evidentes: mantener incólumes las manifestaciones y creaciones inveteradas que tienen sus fundamentos en la tradición salvaguardando las costumbres heredadas  nuestros mayores y mantenerlas incólumes para las generaciones venideras.

Nuestras comunidades, esas que florecieron merced a la proximidad del mar, es necesario que reconozcan el valor de la expresión que exalta el valor de los espeteros. Nos importa a los malagueños en concreto salvaguardar y proteger estas mañas de la gente ribereña para garantizar su existencia en el futuro. El espeto malagueño merece ser ensalzado como una joya culinaria de nuestra tierra, que ahora en los veranos, como el que ahora ha comenzado, se nos ofrecerá por doquiera en  nuestras costas  para alegrarnos la vista y reconfortar nuestro estómago entre chapuzones y momentos placenteros al sol que más calienta.

Ver Post >
Un Mediterráneo decadente
img
José Becerra | 09-06-2019 | 10:52| 0

Mar una playa y las montañas de altura Foto de archivo - 38791773

Un  Mediterráneo decadente

Se escogió el 8 de junio para celebrar el Día Mundial de los Océanos. A tenor de esta efemérides que nos lleva a concienciarnos de la salubridad que deben ostentar estos espacios nos preguntamos si se toma conciencia de que arrojamos al mar algo así como 8 millones de toneladas de plásticos al año. Horripila el dato, pero es rigurosamente cierto: maltratamos las aguas que nos concuerdan con absoluta impunidad, y por ende atetamos contra la vida de la fauna que en  los piélagos habita. Los desechos que vienen a buscar acomodo en el mar inciden en la supervivencia de la fauna que en él mora: se exponen a convivir con la ponzoña que  a la larga la quebrantan.

No era necesario que los científicos lo señalaran, que ya se intuía antes de  sus estudios pertinentes. El mar que baña nuestras costas orientales, el piélago que fuera testigo de la aparición y evolución de civilizaciones antiguas, tales las de Egipto, Fenicia, Grecia o Roma, entre otros pueblos ensalzados por los historiadores de todos los tiempos, presenta hoy fondos que son un pudridero con tal acumulación de basuras en aguas profundas que clama al cielo: jamás se había avizorado tal cantidad de inmundicias. Todos los desechos humanos van a parar a sus profundidades en donde son refugio y alimentación de la fauna marina, la que se ve obligada mal que le pese a moverse arrastrando tras de sí los jirones de plásticos que se enredan entre sus aletas y zarpas o convivir con toneladas de desechos. La fauna  marina se resiente y su procreación languidece habida cuenta  que los plásticos perduran en el fondo del mar la friolera de más 500 años. Obscuro se ve su futuro.

Las actividades humanas incrementan de manera notable la salubridad de sus aguas. Destacan en este aspecto, según apunta el estudio científico recientemente realizado, el incremento sin tasa de la pesca en sus aguas, a lo que se une la eclosión del urbanismo sin mesura en sus riberas con la consiguiente degeneración, a lo que pone la guinda el fenómeno del calentamiento global. El turismo nos proporciona grandes dividendos, es cierto, pero conlleva, con la la eclosión de construcciones en su órbita unas exigencia severas  mal que nos pese, por mor de disminuir vertidos sin el tratamiento debido a las aguas, y no es otra como que se limiten   las construcciones en su litoral, esas que sin la menor cortapisa por parte de quienes deberían poner coto al desafuero, florecieron por doquiera en su ámbito. La creciente ponzoña del Mediterráneo por mor  desechos acumulados se agrava a causa de la proliferación de industrias en su torno y un  cambio de corrientes que aminora    o dificulta el estrecho de Gibraltar. Otro enemigo no menos pavoroso para sus aguas radica en el cambio climático que ya resulta incuestionable y que  aumentó de manera exponencial su temperatura. Elemento discordante este último del que está detrás  tanto el aumento de la salinidad, parejo a la disminución de lluvias, como el decreciente aporte  de aguas de los ríos causados por las obras hidráulicas que jalonan sus cauces.

El litoral de Málaga, sin ir más  lejos, está en riesgo. Es lo que apuntan sesudos informes a tenor de la observancia de una concentración desmedida de materias no inocuas en la arena y en sus fondos. Los plásticos arrojados a sus aguas sin contemplación constituyen ya u serio riesgo para la integridad y salubridad  de las aguas ribereñas.

Ecologistas en acción apuntan datos que no dejan de ser impactante: la “urbanización sin trabas de  contención “es un mal que se hace ostensible en  las costas andaluzas. En lo que se refiere al litoral malagueño dan por sentado que se encuentra” completamente urbanizado”, lo que ha incidido negativamente en la salvaguarda de “sus valores naturales”-

A la vista de este mar maltratado me vienen a la mente los versos  que al majestuoso piélago le dedicara Rafael Alberti: El mar. ¡Sólo la mar!/ ¿Porqué me trajiste, padre/, a la ciudad/ ¿Por qué me desterraste/ del mar? Es sueños la marejada/ me tira del corazón;/ se lo quisiera llevar.  No imaginaba el celebrado poeta andaluz que su anhelado mar habría a de ser tan maltratado y, por ende, que entraría en tan penosa decadencia.

Ver Post >
José Manuel Dorado, editor (y agricultor) de raza
img
José Becerra | 05-06-2019 | 10:29| 0

 Foto:serranía.org

José Manuel Dorado,   editor (y agricultor) de raza

JOSÉ BECERRA

Tal vez no lo pueda explicar él mismo. Quizás porque ambas ocupaciones se funden entre sí: ¿Agricultor o editor? ¿Qué fue lo primero que le atrajo? ¿Las faenas y la contemplación de los campos? ¿O fue esa vena que le movió a dar forma a ese montón de páginas que forman un libro para presentarlo con satisfacción a ese publico ansioso de saber más sobre los senderos que siluetean las sierras y las alturas pétreas que los vieron nacer? Simultaneó  la edición de libros con las faenas de campo sin aparentes concomitancias de una cosa con otra, pero que delata su pasión por publicar tratados  que enaltecen la fisonomía, costumbres, senderos e historia de los pueblos de su entorno y los productos de las tierras que lo vieron nacer, lo que habla a la claras de su temprana dedicación a esas dos facetas que han sido una constante en su vida. Hizo posible la conjunción en un carismático pueblo de la provincia de Cádiz, Alcalá del Valle, en donde simultanea ahora ambas tendencias que han venido marcando su vida: el cultivo del pistacho y dar a luz libros de las mas variadas temáticas, todas abordando las características del entono que lo viera nacer  y crecer.

Casi dos décadas atrás in inició su andadura como editor de obras que exaltan los entresijos de los parajes naturales de su entorno: desde la Sierra de las Nieves hasta la de Mijas, que se asoman al mar. Por medio vieron la luz merced a su tenacidad y entrega al oficio las que describen mediante un panel de escritores que pusieron negro sobre blanco-nunca mejor empleada la expresión  habida cuenta que hablamos de la  impresión de libros – parajes únicos y relieves insólitos: Valles del Genal y Guadiaro, sierras de Cazorla, Mágina y Grazalema… Y, en su conjunto, la Serranía de Ronda, por la que jamás ocultó su predilección y concedió supremacía a los autores que con sus obras quisieron enaltecerla. Un mundo desconocido, unos relieves que sobrecogen el ánimo y que son un canto vivo al Sumo Hacedor.

Ha sabido este edito nato simultanear sus dos pasiones que han venido marcando su vida: agricultor de vocación y editor de raza. Ente una y otra actividad bascula su vida en los últimos años, a ambas, abrazadas desde tiempo atrás dedica sus esfuerzos y da cuenta de su entrega a las dos vocaciones al unísono  que han venido marcando su vida de forma imperecedera como se deduce de los logros obtenidos.

José Manuel, para cualquiera que contemple su trayectoria empresarial, ligada siempre a los libros, y ahora a la agricultura es el ejemplo vivo de alguien  que se hizo a sí mismo y tiene clara las metas que pretende alcanzar en su vida. Pundonoroso con el agro (no maltratar el terruño) y exigente con  las publicaciones a las que da a luz.Un  ejemplo vivo para quienes ambicionan sobresalir en su entorno en cualesquiera de las facetas de la vida poniendo a prueba su fe en el futuro y concienciado en que ha de derribar barreras para llegar a lo  que ambiciona. Él ha sabido hacerlo y no parece que el destino le haya hecho desistir de sus propósitos. Sigue en la briega y confía en su futuro.

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.