img
Categoría: actualidad
Dejen al jamón en paz

 

 

Dejen al jamón en paz

 JOSÉ BECERRA

Algunos de los fabricantes de chorizos, morcillas y salchichón se habrás removidos inquietos en sus asientos con la publicación reciente de un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que apunta hacia las carnes procesadas como latentemente causantes del cáncer de colorrectal. Y no solo los embutidos aparecen en esta lista negra que está levantando polvareda sino que ésta incluye, ¿quién habría de decirlo?, al jamón, producto estrella de este animal hozador como es el cerdo, del cual dicen en la Serranía de Ronda de mis entretelas, que hasta los andares gustan. Vamos, que equiparan al embuchado, para cuya fabricación en Benaoján y Montejaque se dan buenas mañas, tan dañino como el tabaco.

   Ganas de exagerar y de aguar la fiesta que es la que nos damos los nacidos en alguno de los pueblos que limitan con Ronda cuando nos engolfamos en un buen plato de morcilla frita o chorizo al vino blanco con patatas, que de seguro jamás habrán matado a nadie, eso sí, sin que el condumio de cada día, sino de vez en vez.   

   En el primero de los pueblos citados más arriba, que hizo de la matanza de cerdos el modo de vida de casi la totalidad de sus habitantes (que ahora estarán con razón despotricando contra esos pretendidos expertos que desaconsejan su consumo), conocí a jornaleros, arrieros y campesinos de poca monta, que se jactaban de comer la olla (garbanzos del terruño, tocino entreverado y  carnosos huesos de jamón) los 365 días del año, que daba mucho de sí las matanzas caseras anuales. Y todos llegaron, sanos y robustos, hasta la edad provecta. Mi abuelo fue uno de ellos y culminó su vida pasados los 80 años.

   Puede que la elaboración de salchichas de Fráncfort sean dañinas si se abusa de ellas, o de los hot-dogs, que nos vienen de allende frontera, pero no señalen los productos de cerdo, las carnes nuestras de toda la vida como perjudiciales, porque muchos de los que nos criamos en parajes de dehesas y consumimos lo que teníamos más a manos seguimos gozando de excelente salud.

    Estos “sabios” de la OMS seguro que son vegetarianos y a golpe de informe funesto tratan de meternos los demonios del temor en el cuerpo. Ganas de hacernos las pascuas antes que llegue su tiempo en el calendario. Quieren condenarnos a frutas y hortalizas tan insípidas como aburridas. No creo que lo logren. ¡Por Dios, meterse con el jamón! Una desfachatez, vamos. Recuerdo a un  viejo médico de mi pueblo serrano que recomendaba a los enfermos enclenques y anémicos “colgar un jamón en la cabecera de la cama”. Remedio de santo para su salud mortecina.

   Seamos comedidos, pero sería un disparate desterrar  la ingesta del jamón de toda la vida, además de otras viandas que constituyeron nuestro sustento y que nos alegraron la vida a la hora del condumio diario.

Ver Post >
La filosofía en horas bajas

La filosofía en horas bajas

JOSÉ BECERRA

Cogito, ergo sum”, es la sentencia que Descartes,el acrisolado pensador francés del XVII acuña para dar a entender la verdad de que el pensar equivale a existir, dicho sea de manera simplificada, ya que su famosa primera obra Discurso del método era de mucha mayor enjundia.

Exactamente la tituló “Je pense, donc je suis”,que traducido al romance paladino viene a decir algo así como:” Pienso, luego existo”, que viene a ratificar el principio de la certidumbre de todo saber.

Profesores de todos los tipos de aulas han dado la voz de alerta, vienen haciéndolo desde mucho tiempo atrás, pero se intensifican en los últimos años a la vista de que en los planes de enseñanza a cualquier nivel en España rebajan o eliminan todo lo que tiene que ver con la filosofía. Craso error, pensamos los que nos educaron con el despliegue de esta asignatura a medida que avanzábamos en edad y dábamos el salto de la enseñanza media a la universitaria. Venía renquando y el ex ministro Wert le dio la puntilla años atrás.

Los que fuimos educados cuando se concedía a la asignatura de Filosofía igual o parecida atención que al resto de las disciplinas que componían el conjunto curricular de grado superior nos afanábamos en penetrar en el entresijo del pensar y el saber que destilaban los escritos de Aristóteles, filósofo que no dejó rabo por desollar en la transformación del pensamiento; de Sócrates, si deseábamos aprehender la fuerza de la retórica y la dialéctica; o Platón, que nos alumbró el entendimiento con sus convincentes y esclarecedores diálogos. Y dando un paso de gigante en el tiempo llegamos hasta Descartes, padre de la filosofía moderna congruente con las matemáticas y la física, para llegar, dejándonos a otros eximios pensadores en el camino hasta Sartre, el cual dejó por sentado que el ser consciente nos hace a los hombres distintos a las cosas, sin olvidar a Rousseau, que incide igual que Locke en el “contrato social”, que sustenta el poder del pueblo soberano,o a Montesquieu, máximo teórico de la división de poderes, la cual muchos políticos de ahora mismo ponen en solfa, para acabar en Adam Smith, quien profundizó en la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones.

La vida feliz y dichosa es el objeto único de toda la filosofía”. No lo digo yo, pobre de mí, sino Cicerón, otro filósofo insigne. Y si traemos a colación la voz de los padres de la Iglesia, hay que escuchar las autorizadas palabras del papa Benedicto XVI: “ Loimportante en una Universidad no es que asegure la preparación para una cierta profesión. Una Universidad es algo más que una escuela profesional, en la que aprendo física, sociología, química, pedagogía…. Es muy importante una buena formación profesional, pero si fuera sólo esto la universidad no sería más que un techo de escuelas profesionales diferentes. Una Universidad tiene que tener como fundamento la construcción de una interpretación válida de la existencia humana”. No hace falta decir que de sus palabras se desprende una profunda aceptación del estudio de las Humanidades y que la Filosofía juega un papel esencial en la formación última de quienes aspiran a entender el leit motiv de su existencia y las respuestas de buena parte de lo que nos incumbe y preocupa y que fue determinado por el pensamiento esclarecedor de los filósofos que se sucedieron en nuestro mundo y que la historia recoge con pelos y señales.

Ver Post >
La Sanidad de Málaga en la UVI

La Sanidad de Málaga en la UVI

Si una enfermedad que puede abatirnos en cualquier momento resulta temible, ¿qué decir cuando se convierte en un lance poderle hacer frente con prontitud y eficacia? Es lo que viene ocurriendo en Málaga y es lo que nos llena de pavor al pensar que la salud es inestable y en cualquier momento se puede perturbar y los medios para combatir la afección escasean o no existen. Nos llena de pavor contraer una enfermedad de grave pronóstico porque sabemos el déficit de camas hospitalarias, ya crónico en la provincia, y la escasez de médicos y enfermeros que puedan echarnos una mano en tan difícil circunstancia.

Claro que no todos sufren esta desidia de quienes nos gobiernan en Andalucía en lo que respecta a la sanidad pública: hay quien puede permitirse el lujo de acudir a clínicas y hospitales privados donde les recibirán con los  brazos abiertos y mediante el generoso estipendio eliminar de una papirotazo las listas de esperas y el dictamen del galeno de turno. Pero que levante la mano quien se pueda permitir este trato de excepción. Desde luego que no la inmensa mayoría de quienes se las ven y desean para llegar a fin de mes con sueldos raquíticos- en el caso de que lo obtengan – y los que reciben ayuda social más que paupérrima. A estos les toca “pasar el quinario” como se dice en mi Serranía de Ronda cuando se trata de conseguir algo que se les niega sistemáticamente y de imposible  consecución.

Acaba de afirmar la presidenta de la Junta, Susana Díaz, aupada por Ciudadanos, que el presupuesto que se acaba de hacer público va a garantizar el dinamismo de la economía llegando el aumento de la inversión en Educación y Sanidad. Habrá que verlo, porque en lo que toca a ésta última  en Málaga las cosas van de mal en peor: hay que ser ciego para no ver la insuficiencia de la dotación hospitalaria estancada hace más de 20 años. Los Centros de Salud desperdigados entre la capital y los pueblos de la provincia languidecen por la falta de profesionales y sustituciones que vengan a remediar la insuficiencia, amén de los contratos a tiempo parcial y abultadas agendas de los facultativos con pacientes que alcanzan los 60 pacientes por día.

Y en resto de España más de lo mismo, prueba de ello es el comunicado del Foro de la Profesión Médica, conocido ahora, afirmando que rompe con los acuerdos suscritos hace nada menos que dos años con el Ministerio de Sanidad para dar solidez al Sistema Nacional de Salud) por la desidia del Gobierno para darle fiel cumplimiento.

Cicerón, escritor, orador y jurista romano de renombre en su tiempo y siglos después, acuñó esta sentencia que pidió mármol desde el primer momento:” El médico competente, antes de dar una medicina a su paciente, se familiariza no sólo con la enfermedad que desea curar, sino también con los hábitos y la constitución del paciente”. No pensamos que los clínicos de ahora, pese a su  buena voluntad y la responsabilidad de la que se hacen gala la mayoría puedan disponer de tiempo y recursos para hacer efectiva la sentencia.

Nuestra Sanidad, sobre todo la malagueña, se nos antoja que necesita los cuidados y el auxilio que se exigen para un enfermo en estado comatoso, o sea, en la UVI. Y así nos luce el pelo a los que nos vemos obligados que quieras que no a acudir a ella.

Ver Post >
El presidente Mas no da su brazo a torcer

El presidente Mas no da su brazo a torcer

 

Una obra del escritor colombiano Gabriel García Márquez, galardonado en su día con el Nobel de Literatura, recrea la vida del general Simón Bolívar en los años finales de su vida. Se titula El general en su laberinto, como saben los lectores. El que fuera líder de la independencia política en América del Sur es el protagonista de esta narración que bascula a partes iguales entre la novela y el relato histórico. Unos piensan que se ataca la trayectoria de un personaje histórico; para otros significó un remedio para la solvencia de la cultura latinoamericana y un desafío acuciante a la región para afrontar los problemas endémicos subyacentes.

En España y ahora quien está atrapado en el laberinto es el president catalán. Un laberinto que ya veremos cómo escapa de él, porque no atiende a razones y desoye todas las recomendaciones para que ceje en su empeño, ahora intensificado a un paso de las elecciones autonómicas con pronósticos de rozar la mayoría absoluta en brazos de una masa desaforada que no se para en mientes en abogar por el soberanismo de la región así caigan chuzos de punta. Porque van a caer y así lo afirman líderes políticos europeos desde Merkel y Cameron hasta el mismísimo Obama, allá en el imperio de los Estados Unidos.

Y es que como dice el dicho, sobrado de razón,como todo lo lo que sale del sentir del pueblo que lo viene comprobando una y mil veces “ no hay más sordo que quien no quiere oír”. Y Más, imperturbable, sigue haciendo oídos sordos a todo lo que no sea separatismo e independencia a ultranza. La cuestión es que puede salir trasquilado en el intento ya que en el seno de las catalanistas acérrimos se han levantado voces que propugnan el separatismo de la arpía España, pero sin Más en la jefatura de la Comunidad.

No retrocede un paso el president  de la Genaralitat, ahora en funciones hasta que no hable el pueblo catalán, en su disparatada idea del independentismo. Coreado por sus adeptos y conmilitones no da su brazo a torcer, ni aún cuando se han levantado voces de la Banca y el empresariado catalán alertando de que esta locura desatada no puede sino desembocar en un “corralito” como consecuencia de una región desprotegida por Europa con las consecuencias que no hace mucho contemplábamos con desazón en el caso de Gracia.

Han sido tajantes y las conclusiones son claras: la salida del euro no puede significar sino paro, huida de capitales hacia ámbitos más halagüeños, amén de ponerse en peligro los ahorros de los ciudadano y, para más inri, deterioro o desaparición de las pensiones. Esgrimen los separatistas a ultranza que esto es una exageración y que de lo que se trata es de sembrar el pánico en su contra. Puede ser, pero más vale que no lo pongamos a prueba en la duda. En España no está el horno para bollos(crisis económica que con mayor o menor virulencia subsiste, desempleo que decrece pero que sigue arrojando cifras horrísonas, corrupción política desbordada y un maremágnum de partidos de antigua y novísima cuño que van a hacer muy difícil el gobierno de las instituciones) y se miran con fundado temor las bravatas que día tras día viene haciendo ostensible el nacionalismo exacerbado.

No es lo mismo predicar que dar trigo” dice el refrán, sabio como todos y que mi paisanos lugareños de la Serranía de Ronda han hecho suyo, y Mas en su laberinto “no da su brazo a torcer” – otra expresión malagueña y serrana-, es lo que viene haciendo y nos va a meter a todos en un viaje a ninguna parte si la marea catalana hasta ahora silenciosa no lo evita esgrimiendo su voto de repulsa a su intento.

Ver Post >
La UNED de la provincia en la encrucijada

La UNED de la provincia en la encrucijada

 JOSÉ  BECERRA

La Universidad Nacional de Educación a Distancia, UNED para los amigos, se encuentra en la tesitura de desaparecer en la provincia de Málaga, si antes no se “ponen pies en pared”, que decimos en la Serranía, para evitar que esto ocurra, o sea que se muestre firmeza ante una decisión que afecta a quienes depositaron en esta institución la posibilidad de obtener un título universitario sin la necesidad de trasladarse a la capital para ello.

¿Se va cercenar los derechos de los más de 6.000 ciudadanos, alumnos de la UNED de acceder a los estudios y un título universitario por una decisión, que según el PSOE, en boca del presidente provincial del PSOE, Francisco Conejo, atañe a “la política de Reforma Local, propiciada por el Partido Popular”? Todo hace temer que si no se acierta con una medida providencial que lo evite los centros de Marbella, Mijas y Ronda desaparecerán más pronto que tarde, y de manera inmediata se restringirán las horas de tutorías reglamentadas, cuando el Partido Popular dio por sentado que esto no iba a ocurrir.

Tengo que decir en esta tesitura de la Universidad que nació con el propósito de llegar a todos los rincones del país,por muy recónditos que

éstos fuesen- y es mi caso – facilitando la igualdad de oportunidades en materia educativa, ha permitido que millares de españoles puedan entonar el Gaudeamus Igitur sin necesidad de pisar un claustro universitario. Lo que no conlleva que se regalen los títulos, sino que obtenerlos cuesta “sudor y lágrimas”, como no podía ser de potra manera. Puedo dar fiel testimonio de ello puesto que fui alumno de la UNED cuando ya era padre de familia y mi edad frisaban los 40 años. Era un sueño juvenil que al fin cristalizaba por lo que no puedo por menos a los políticos que entonces lo hicieron posible. Logré la licencia universitaria cuando el común de los estudiantes de las universidades tradicionales cuelgan sus libros, ya situados en la vida laboral,algo que me permitió dar el salto del pueblo a la capital y ejercer luengos años como bibliotecario en la Universidad de Málaga.

Defiendo así la permanencia de esta Universidad a Distancia que permite a jóvenes lugareños o de ciudades relevantes acceder a estudios superiores en igualdad de condiciones en idénticas probabilidades de que sus esfuerzos se vean coronados por el éxito.

El presidente de la Diputación, Elías Bendodo, que en ocasiones ha dado muestras de que se tiende la mano a los pueblos del interior, no debería dejar ahora la UNED en la estacada. Sin posibilidad de remontar por motivos pecuniarios, quienes cifraron sus esperanzas en romper el valladar que significaba emprender estudios en zonas en los que por razones obvias les estaba vedado, no tendrían por menos que expresar su agradecimiento cuando llegue la hora, esa hora en que los políticos esperan el beneplácito del pueblo para ostentar cargos o continuar en ellos.

Omnibus mobilibus mobilior sapientia”, reza en versalita romana en el escudo de la UNED. Lo que traducido al román paladino viene a decir algo así como “La sabiduría se mueve más que todas las cosas que se mueven”, que son los rasgos que definen a esta universidad quen puede llegar a todos los rincones de España por recónditos que se encuentren.

Ver Post >
Los andalucistas se baten en retirada

Los andalucistas en retirada

JOSÉ BECERRA

También es casualidad, o no, que a lo peor se tenía pensado de antemano: a punto de celebrarse el 50 cumpleaños de la formación que en su día naciera con el nombre de  Partido Socialista Andaluz en 1976 y al que tres años después (en un acto celebrado en Ronda – 21 de mayo – se uniera la Junta Liberalista que fundara Blas Infante, para responder definitivamente a las siglas de PA), se anuncia su final o por los menos sus funerales inminentes.

No se disuelve del todo, es lo que dice su secretario general Antonio Jesús Ruíz, pero se renuncia a  participar en confrontaciones electorales. Líderes carismáticos del partido como Rojas Marcos, Arredonda y Ortega, entre otros, preparan un “entierro digno” y apuestan por “algo nuevo” y más ambicioso. Atrás quedan los cinco diputados en el Congreso obtenidos en las elecciones de 1979 y las alcaldías que obtuvieron con casi 300.000 votos en Jerez, Pedro Pacheco y en Ronda, Juan Harillo, marcando un hito que se ha ido desmoronando con el tiempo.

¿Muerte prematura o muerte anunciada? Más bien la segunda que  la primera,  sobrevenida ésta por los fracasos electorales últimos, producidos, a tenor de las afirmaciones de su secretario general, por el “desapego de los andaluces con el partido”. Puede que no le falte razón, como lo es que difícilmente se podrá luchar por “la liberación del pueblo andaluz”, santo y seña del partido, si se está fuera de las instituciones, sobre todo del Parlamento andaluz.

No deben temer, empero, los más de 300 concejales que bajo el símbolo de la mano abierta obtuvieron en Andalucía el beneplácito de los más de 150.000 votantes que se inclinaron a favor de esta formación política. No caerán en el pozo de los no adscritos en los plenos consistoriales sino que seguirán esgrimiendo las siglas andalucistas y la defensa de los intereses de quienes le brindaron su confianza en los últimos comicios municipales, según acuerdo de la directiva que propugna disolución pero que no abdica de prestar el apoyo necesario a los concejales vinculados al partido durante toda le legislatura en una gestión que les honra. “Una estructura mínima de apoyo” que ratifica el estado moribundo del partido, pero no su entierro definitivo.

Es un hecho contrastado la fuga de militantes, algo que tiene mucho que ver la aparición de los partidos emergentes que han encandilados a los jóvenes andalucistas que ven una posibilidad de ver consolidadas sus aspiraciones políticas hasta ahora estancadas. Sin embargo esta deserción no inquieta, al parecer, a algunos líderes que se mantienen contra viento y marea en sus convicciones. Por ejemplo, para la portavoz del grupo municipal andalucista de Ronda, Isabel Barriga, la desbandada de militantes más que algo negativo puede considerarse positivo ya que salen de las filas personas no imbuidas del espíritu andalucista.

Curiosamente la entrada en barrena del PA ha coincidido con la celebración de la Diada en Cataluña. Los líderes andalucistas reconocen que ésta explosión de entusiasmo por las calles de la Ciudad Condal responde a una “conciencia de pueblo” firme y contumaz. Puede ser cierto, como lo es que esta reciedumbre ha     faltado en Andalucía, reconociendo que en el partido habían buscado refugio personas que carecían de la ideología nacionalista. Por esta razón, si hay quien abandona las filas  se podría pensar que ese sentimiento político no había hecho mella en su conciencia y si lo había hecho faltó la consistencia.

Sea como fuere y parangonando la cancioncilla popular “cuando un amigo se va algo se nos muere en el alma”, no se puede evitar el pesar que quienes se propusieron ser la voz del pueblo andaluz se vean obligados ahora a sumirse en el silencio.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.