img
Categoría: Cáritas
EL controvertido cambio de hora

EL controvertido cambio de hora

JOSÉ BECERRA

Parece ser que el cambio de hora, ese que nos hace trastabillar cada año por estas fechas y que parece que tiene los días contados, acaba de instalarse de nuevo en el país con todos los honores. Unos lo reciben alborozados y agradecen que les proporcione una hora de vida más; otros reniegan de él y disienten de su implantación porque viene a poner confusión aunque sea pasajera en sus días.

  Puede parecer un regalo del cielo esa hora de más que se nos otorga por parte de las altas esferas administrativas del país; eso para unos, porque para otros no significa sino una sumisión que debemos a quienes nos rigen, los cuales pueden disponer a su antojo de algo que intrínsecamente nos pertenece, a saber, el tiempo. Ahora se nos hace un gratuito obsequio en forma de esos 60 minutos que vienen a alegrarnos la asistencia; pero nuestra dicha en un pozo porque que se nos ha de arrebatar el don en la próxima primavera, si es que no se decide dejar correr las cosas por su cauce natural y, de una vez por todas, se nos permite no tener que manejar las manecillas del reloj para nunca jamás.

Pero aquí y ahora el cambio de hora que se nos acaba de imponer vendrá como siempre a trastocar por unos días nuestras costumbres habituales. Se altera la hora de nuestras comidas y ocurre lo propio con el obligado sueño que viene a recobrarnos las fuerzas perdidas. Hasta que nos habituemos al cambio sometemos nuestras vidas a un tránsito que nos trastoca y que, quieras que no, interrumpe costumbres mantenidas incólumes durante los últimos seis meses.

Aluden los “cabezas cuadradas” de Bruselas, apegados siempre al más riguroso logaritmo, y que en su día propugnaron ambos  horarios, el de verano y el de invierno, que el fin del cambio de no perseguía otros fines que los económicos. Daban por seguro que con la mutación de la hora se ahorraría energía, lo que redundaría en un generalizado beneficio. Menos horas de lámparas encendidas, más ahorro para los hogares. Luego, al correr de los años, se ha visto que aquella proposición carecía de base científica: no había tal ahorro, según se ha venido demostrando por estudios sesudos de estudiosos de la cuestión, y si lo había era por un porcentaje ridículo que no valía la pena por las perturbaciones que producía en el discurrir de la vida de la gente afectada.

Ocurre además que la discusión se acentúa en el caso de países asentados en distintas latitudes que preferirían la fijación para todo el año el horario de verano o el de invierno, según su conveniencia. Y, por supuesto, hay quienes prefieren que no haya mutación alguna y se mantenga igual durante todo el año. Cada uno arrimando el ascua a su sardina, como es público y notorio. Tampoco hay que descartar que, llevando a extremos grotescos esta cuestión, y en una exaltación de lo propio y el desprecio a lo ajeno haya quienes dentro de un mismo país pretenda un horario distinto a tenor del territorio en el que habitan. Algo que no sería de extrañar en la situación del exacerbado amor patriotero mantenido en las distintas comunidades españolas. Puede ocurrir que, en definitiva, como sentenciaba un dicho antiguo en mi tierra más al sur del sur peninsular “Nosotros matamos el tiempo, pero él nos entierra”.

Ver Post >
Tajante informe de Cáritas Europa

Tajante informe de Cáritas Europa

Además del debate sobre el estado de la nación que ciertamente mueve pasiones en España , coincido con estas fechas otra noticia inquietante para las conciencias, se difundía a todo trapo. Se trata del último informe de Cáritas sobre la deplorable situación de millones de familia en diversos países europeos y , desde luego, en el nuestro.

Mientras los respectivos líderes de las dos partidos principales de los que ocupan al arco parlamentario se tiraban los platos a la cabeza y entraban a degüello del contrario en cada una de sus intervenciones en enfrentamientos particularmente ásperos que deslucieron lo que muchos pensamos que debería ser un debate limpio y sin provocaciones zafias sobre el estado de la nación y relataban con pelos pero sin señales logros y expectativas para ganarse el beneplácito de los españoles que esperan expectante los días en los que esperan conceder su voto al partido que mejor recoja sus inquietudes y congojas, (que no son pocas dado la que está cayendo según su leal saber y entender), coincidiendo con esta confrontación en el hemiciclo del Congreso, se hacía público un informe de Cáritas Europa que pone los pelos de punta al más pintado.

Apunta esta organización, con el aval de de preclaros economistas de dentro y fuera de nuestras fronteras, que la tan cacareada austeridad que nos impusieron va ya para seis años a raíz de la malhadada crisis económica no solo no ha dado los frutos que nos prometieron sino que ha aumentado los efectos perniciosos,sobre todo en los que menos tienen.

La afirmación que se hace en el informe es tajante y encoge el corazón del más pintado: “los desheredados de la fortuna siguen pagando por una crisis que no provocaron”. Han crecido alarmantemente los niveles de pobreza en los países de la UE,entre ellos España, y no hay visos de que esta situación cambie en breve plazo de tiempo, por mucho que Rajoy en el bronco cara a cara con su oponente Pedro Sánchez se desgañitara anunciado la creación de un millón neto de puestos trabajos en este año que hace poco empezó su andadura. Algo que parece bastante improbable y que huele a electoralismo flagrante.

Lo cierto es es que, como puntualiza el último informe de Cáritas Europa en España uno de cada cinco ciudadanos vive en el umbral de la pobreza y que continúa la lacra de la indigencia infantil, aunque las cotas se hayan aminorado levemente en los últimos meses, (rondamos ahora el 30%). Un mal enraizado que mucho importa por su crueldad erradicar de una vez por todas.

Sorprende que de esta candente cuestión nadie hiciese la menor mención, al hilo de una confrontación dialéctica que, visto lo visto, tuvo mucho que desear y que no creo que moviera a nadie a cambiar su intención de voto hacia una u otra dirección, si no es que apunte a la cosecha que viene haciendo Podemos.

Hemiciclo Congreso de los Diputados

Ver Post >
El grito de Cáritas

Pobreza Mundial

El grito de Cáritas

La exclusión social es una lacra que corree a infinidad de familias en Andalucía. Parece que vino a esta tierra popularmente conocida como de María Santísima con ánimo9s de quedarse para mucho tiempo en ella. Aquí se afincó enseñoreándose de hogares que ya eran menesterosos antes que abocara la malhadada crisis en el país,pero también, cuando a remolque de ella, los formados por la clases de la sociedad considerada como de un modesto pasar o incluso por grupos que se alineaban en lo que conocemos como clase media: unos y otros desembocaron en la más absoluta indigencia.

Cáritas, entre otras organizaciones benefactoras, denuncia que, en números redondoss, existe en Andalucía un millón de personas con el marchamo sobres sus cabezas de la exclusión social severa, o en otras palabras, que sufren de pobreza extrema. Andalucía por estas razones se encuentra al margen de los países desarrollados al encabezar un registro de regiones donde la indigencia “campa por sus respetos”, por emplear una expresión popular.

Y otro dato demoledor que causa vergüenza ajena, ahora más que nunca, cuando la corrupción imperante en la clase política está dinamitando los cimientos del bipartidismo en España a causa de unos golfos que se han dado vida principesca sin el menor miramiento: es de temer que en la mitad de hogares de exclusión habitan menores.

Pero no acaba ahí la cosa. Sobre los hogares bajo las zarpas de la depauperación otro signo de penuria acecha: la “sanitaria”: se abandonan tratamientos médicos porno tener medios para adquirir medicamentos. A lo que hay que sumar los cortes de luz,agua y teléfono.amén de los desahucios por impagos.

Un lóbrego panorama familiar contra el que Cáritas ha levantado la voz para concienciar a la sociedad pudiente del grave problema. Más nos vale no hacerle oídos sordos que la desesperación y el desarraigo en lo laboral y social tiene sus límites.

Ver Post >
Save the Children apunta a España

 

Save the Children apunta a España

El informe de la ONG es demoledor en lo que se refiere a España. Nada menos que uno de cada tres niños de nuestro país permanece en  estos tiempos borrascosos que  nos ha tocado vivir en riesgo de  pobreza. Constata  el alegato Pobreza infantil y Exclusión Social en Europa’, hecho público días atrás, el cual  no  puede por menos que remover las conciencias,  un dato alarmante: alrededor de 3 millones de niños “con nombres y apellidos” padecen esta situación,  casi el 33% de la población infantil española; un testimonio   terrible que no deja de sobrecoger.

   Hace hincapié la organización que defiende a ultranza los derechos del niño que esta calamitosa situación infantil tiene sus fundamentos en el bajo nivel de empleo de los progenitores y la consecuente merma de los recursos  de los más elementales medios materiales de subsistencia: la exclusión social de este segmento de la población nos coloca en una situación reprobable, tal es que España sea el segundo país de la UE =Grecia es el primero = donde para erradicar la pobreza infantil, esa lacra, las políticas sociales  son las menos eficaces. Las ayudas a este tenor están a la cola  de Europa, lo que  no deja de ser una  ruindad cuando se despilfarran desde las administraciones públicas ingentes cantidades de dinero con fines inconfesables, realidad ésta que a pocos escapa.

   De esta cruel evidencia se hizo eco semanas atrás Cáritas Española, pero el ministro Montoro, tan locuaz él, pretendió desmontar esta afirmación alegando que no se ajusta a la realidad y que serán solo las políticas económicas que defiende el Gobierno las que facilitarán la mejora de la población infantil, ampliada hasta los 18 años, la que logrará contrarrestar el problema. Evidentemente, el ministro de Economía pare estar en otro mundo y niega la realidad  que vivimos aquí y ahora.

   “Lo que se des dé a los niños, los niños darán a la sociedad”. Así de tajante se mostró el psiquiatra y escritor estadounidense Karl A. Menninger, quien de estas cuestiones debía saber lo suyo. Mucho antes,  William Shakespeare, profundo conocedor del alma humana, puso el dedo en la llaga: “Lloramos al nacer porque venimos a este inmenso escenario de dementes”. Juicios, uno como otro, incontestables. 

Ver Post >
Pero ¿no era una niña?

 

Se puede uno imaginar la cara de estupefacción  que pusieron los padres de una niña recién nacida cuando momentos después del parto en el Materno le pusieron en los brazos a un niño con todos sus atributos bien visibles.¿ Cómo era posible la metamorfosis en tan breve espacio de tiempo? Podemos imaginar la mueca del rostro de la madre,  pero no los pensamientos que en esos momentos la embargaron. Había visto una niña apenas salir de sus entrañas y le presentaban a un niño como su descendiente natural. Aunque parece que fue la abuela del neonato la que al abrir el pañal para limpiar su caquita se percató del cambio. Esta no es mi nieta, que me la han cambiado.

  El suceso, que  profujo un chasco fenomenal,  ha quedado como un susto no menos impresionante que difícilmente olvidarán los padres. Porque cabe preguntarse si esta pifia hospitalaria hubiese ido por otros derroteros; por ejemplo, si a la familia en lugar de una niña le entregan otro niño, que hubiese sido aceptado sin rechistar a causa de las de diferencias  nimias de los rasgos físicos  de los infantes en los primeros momentos de vida.

   El suceso, que tiene mucho de chusco si no fuese por la gravedad que encierra, da que pensar. Si existen elementos de identificación de los que se presumen han de ser infalibles –  la pulsera, el más inmediato -, ¿cómo ha sido posible el cambio en un pispás? ¿Tendrá esto que ver con las deficiencias que presentas los centros sanitarios sometidos a recortes sin cuentos y el agobio de los sanitarios que se las ven y desean para atender a todos con prontitud pese a las  carencias de medios?

   Si como afirman desde la delegación de Salud se tomarán más medidas y se extremará la vigilancia para que casos como éste no vuelvan a ocurrir puede que las futuras madres entren en el paritorio más tranquilas al respecto. Sea como fuera, la pequeña Naia ha nacido con historia. El relato parte de los primeros instantes de su venida a este mundo, que ya es decir.

Categoría: superior

 

Ver Post >
Informes lacerantes

 

 

 

Lo sospechábamos porque quien más o quien menos se ha sobrecogido en la calle viendo a  niños de corta edad o mozalbetes hurgar en los contenedores de basura  en busca del mendrugo de pan desechado o la conserva caducada de algún “super” cercano.

   Pero para quienes este sangrante drama les pase desapercibido ahí está el informe de UNICEF que ha visto la luz con ocasión de celebrarse el pasado jueves  el Día Universal del Niño y al que no se le deberían poner oídos sordos: en España superan los dos millones los niños que se mantienen por debajo del umbral de la pobreza. Otra terrible secuela de la crisis económica que nos agobia y que no se le ve el final por mucho que Rajoy y sus conmilitones afirmen que se está saliendo del lóbrego túnel. No mientras estas escenas callejeras de chavales  mendicantes no desaparezcan, las cuales también se observan en Málaga y la provincia.

    Estos niños, que en su mayoría corresponden a familias monoparentales o desestructuradas o no van al colegio o van sin desayunar y sin los más  elementales hábitos de aseo, lo que no deja de comportar repercusiones tanto psicológicas como sociales.

   Este mal, endémico ya,  está llamando la atención de organismos que se ocupan de la defensa de los más desfavorecidos, como el Tribunal  de Derechos Humanos del Consejo de Europa, máxima autoridad judicial para la garantía de los derechos humanos y libertades fundamentales en toda Europa, (el mismo que se ha mostrados inflexible en la derogación de la “Doctrina Parot”, pero esa es otra cuestión). “Los recortes efectuados en presupuestos sociales, educativos y de alud han conducido al preocupante incremento de la pobreza de las familias en España”, eso es lo que ha dicho sin pelos en la lengua Nils Muiznieks,el comisario que nos visitó días atrás.

Por otro lado, Cáritas acaba de a nunciar en otro informe demoledor que  en España alrededor de 40.000 personas viven en la calle, si a eso se le puede llamar vivir, y que tres millones de familias viven en situaciones lastimosas “en hogar, pero sin techo”, a saber, que poseen una infravivienda o una vivienda infamante.

 Sombrío panorama los que no dibujan  estos informes lacerantes que habría que tener muy presentes en los  días bullangueros y de felicidad próximos de los hogares confortables  y mesas bien abastecidas, sin ánimo de amargárselos a nadie, dicho sea de paso.

 

Fotos: elmudogirado.es

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.