img
Categoría: Juegos
Galácticos

 

Agárrense al sillón que vienen curvas, sobre todo los que contemplamos estupefactos las mareantes cantidades que reciben los galácticos del fútbol cuando un club se empeña en traerlo a sus filas o se empecina en que siga formando parte de un once titular.

   Por una u otra razón Gareth Bale y Cristiano Ronaldo se van a embolsar nada menos que 200 millones entre los dos. Y lo que nos hace llegar al paroxismo del estupor es que el primero acaba de declarar algo así como que si fuera por él vendría al Madrid “sin cobrar nada”, y al otro galáctico afirmar que lo que importa no es el dinero contante y sonante sino “ el cariño del que carece su club cuando pide más dinero” por prestar sus impagables servicios. Con la llegada de Bale al Real Madrid Florentino Pérez ya tendría su once de gala. El presidente ha fichado a 11 galácticos en sus dos etapas como máximo mandatario blanco, por un montante que alcanza los 572 millones de euros.

Recuerdo cuándo asistí por última vez a un partido de fútbol. Creo recordar que cuando contaba algo así como 10 años. Ya ha llovido desde entonces. Peino canas, no muchas porque el cabello por mor de mi edad o ha desaparecido de buena parte de mi camocha o se muestra ralo con un colorcillo indefinido. Quiero decir que entre mis afecciones no figura este deporte considerado como nacional en muchos países, entre ellos España. Jugaba al fútbol con esa misma edad, año más,año menos, y solo en el “recreo” de la escuela infantil de los años 40,pomposamente llamada “Grupo Escolar”. Dejó pronto de interesarme y jamás me llamóla atención como espectáculo que suscita pasiones y diatribas en todas las capas de la sociedad.  

   Se trata de uno de los deportes de masas que entraña más riesgos: lo experimenté cuando me saltaron un diente de un balonazo en la “camocha”, que decimos los serranos rondeños refiriéndonos a la cabeza, en mi edad anterior a la pubertad. Desde entonces, como hizo Aníbal con Roma, “juré odio eterno al fútbol”. La natación, el esgrima, el ciclismo, la equitación,las carreras pedestres y la mayor parte de los deportes incluidos en Olimpiadas, me parecen nobles, diría que señoriales.

   Se constata el pundonor, la nobleza de llegar hasta donde otros no pueden sin atentar contra la integridad física del oponente. En el fútbol se propinan cabezazos, zancadillas, trompicones y una desbocada intención de anular al contrario recurriendo a prácticas que dejan mucho de desear y que guardan reminiscencias de las empleadas por nuestros antepasados arborícolas en su lucha despiadada por la vida.

En fin, produce vergüenza ajena que haya quien se embolse 100 millones de euros por dar patadas con habilidad a la pelota mientras millones de familias sufren privaciones sin cuentos y 3 de cada diez niños españoles se van a la cama cada noche con hambre. Algo está funcionando mal en esta sociedad que da pie a semejantes y contradictorias situaciones.

Con categoría

Ver Post >
Juegos

 

Javtokas se pierde los Juegos Olímpicos

   

 

Decepción, pesadumbre, rabia difícilmente contenida. Los Juegos Olímpicos 2020 volvieron a darnos esquinazo. Se irán a Tokio pese a las muy fundadas razones que nos hacían presumir que se quedarían en Madrid.

  El Gobierno español presidido por Rajoy puso toda la carne en el asador para conseguirlo(en teoría) argumentándose que se podía transformar en un acicate para el desarrollo económico de alcance para la capital de España y un proyecto ilusionante para el país.

  Pero no olvidemos que éste se debate en una crisis económica y política de alcance , a la que habría que añadir la corrupción imperante y a flor de piel en las administraciones públicas. Sin embargo,estos eventos por la enorme inversión dineraria que exigen demuestra la historia que también podrían resultar un lastre para el país organizador, y mucho es de temer que lo sería para el nuestro aunque sea haya puesto especial empeño en que estos serían los Juegos de la austeridad.       

Nada menos que una inversión de 1.500 millones de euros se exigirían para completar el resto de las infraestructuras existentes, según informes de la organización. El total del presupuesto que se maneja es de 4.000 millones del ala, cantidad que no es moco de pavo para los procelosos tiempos que corren.

 

   Se ha querido poner énfasis en que estos juegos serían de low cost en un intento de convencer a la población de que habrían de ser las ganancias inmensamente superiores a las pérdidas, pero esto esto se nos antojaba misión imposible teniéndose en cuenta al malestar ciudadano por el paro que no cesa y las dificultades de millones de familias en el territorio español para llegar a fin de mes, amén de la incertidumbre de las pensiones que empiezan a erosionar las raquíticas mensualidades de nuestros mayores, a lo que habría que sumar, en el caso de Madrid,la abultada deuda del Ayuntamiento.

   Así que para muchos supondrá un crujir de dientes el fracaso, eso es seguro. Para otros,los que sufren la desgracia de estos tiempo que corren, les traerá al pairo. Eso también se podría asegurar, por mucho que les hayan cantado lo del “espíritu olímpico”. Después de todo, a lo peor es que buscamos consolarnos por el revés sufrido. “No hay mal que por bien no venga”, que decimos los serranos para sacarnos las espinas de la desilusión.

Foto: diario SUR.

Categoría: Juegos

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.