img
Categoría: política
Rajoy y Sánchez, ¿un paso atrás?

Rajoy y Sánchez, ¿un paso atrás?

No hay acuerdo entre los partidos políticos. Los enfrentamientos disputas entre ellos son el pan nuestro de cada día: los contemplamos no sin estupor y ya, por la insistencia, con resentimiento. Ausencia clamorosa de consenso para conseguir un Gobierno estable y duradero que nos saque de una vez de este impasse desalentador en el que nos encontramos muy a nuestro pesar.

Fracasó estrepitosamente Pedro Sánchez. No logró la investidura en el plazo que señala la Constitución, algo que aboca indefectiblemente a recorrer un camino incierto para la política del país, cuyos dirigentes seguirán a buen seguro sin dar su brazo a torcer, y no cambiarán un ápice las cosas, mucho es de temer, en los dos meses siguientes. Es presumible que cada partido seguirá haciendo valer prerrogativas diametralmente opuestas a las de sus contrincantes en lisa.

Sí parece que existe un acuerdo común y no es otro que defenestrar a a Rajoy y desalojarlo de la Mocloa a toda costa. Es el objetivo. Sánchez y Rivera le han declarado la guerra. Admiten al Partido Popular “a las trágalas” , que decimos los serranos rondeños, pero si su presidente en funciones hace mutis por el foro. De Podemos y restos de partidos anticonstitucionalistas que persiguen su exoneración sin el menor recato, qué podemos decir: es su mayor anhelo.

¿Tan mal lo hizo Rajoy? Con sus luces y sombras hay que reconocer a fuer de sinceros, que fue el adalid de la recuperación económica y que el desaforado desempleo se contuvo volviéndose a la senda de la ocupación. Hoy crecemos más que la media de los países europeos de nuestro entorno y si no se puede hablar, ni por asomo del “milagro español”, sí de su remontada económica. Situación boyante que ahora se ve amenazada por los enquistados desencuentros y enfrentamientos de nuestros políticos con muy escasa conciencia en lo que toca al bien común. Con todo,¿debería admitir Rajoy que su tiempo ha pasado? Se lo tendría que pensar.

La pregunta es si esta tesitura no tendrían que dar un paso atrás no solo Rajoy sino también Sánchez. Con sus ausencias sería un hecho el acercamiento de los tres partidos-PP, PSOE y Ciudadanos-, que a buen seguro vendrían a sacarnos las castañas del fuego.

Ver Post >
La Diputación de Málaga dando ejemplo

Resultado de imagen de imágenes de la diputación de Málaga

La Diputación de Málaga dando ejemplo

Encallados en disputas bizantinas, cada uno arrimando con denuedo el ascua a su sardina, los partido políticos a nivel nacional nos muestran sin sonrojo una actitud que deja mucho que desear. Se arrojan los trapos sucios unos a otros con marcada virulencia y no hay forma que den de lados el recuento de las trapisondas de cada cual y se pongan de una vez por todas en defensa de los intereses del pueblo,que ya habló en su día, y mucho es de temer que vuelva hacerlo de continuar esos desencuentros y luchas intestinas en las que se debaten sin posibilidad alguna de acuerdos.

   Poniéndose en evidencia el talante irresoluto de los jerarcas y diputados en las más altas esferas de la política nacional causa al menos complacencia que partidos como PP, PSOE, Ciudadanos, IU y la versión malagueña de Podemos se pongan de acuerdo en la Diputación de Málaga en asuntos tan cruciales como la aprobación de un plan de inversiones de más de 24 millones, ahí es nada, para seguir apoyando deficiencias manifiestas en los municipios de la provincia. O sea, que aquí no ha habido predicar y no dar trigo, sino todo lo contrario para el contento general.

   El papel jugado por las diputaciones es crucial para el desarrollo de las poblaciones, sobre todos los de escasa entidad, y ha venido demostrándose después de sus 200 años de existencia. Que se trata de órganos de elección indirecta, bien, pues háganse las reformas precisas para encausar sus trayectoria futura, pero de ahí a tacharlas de un plumazo como pretende Ciudadanos y de rebote el PSOE para hacerle el juego hay,debería haber, un gran trecho.

    Se dice que serían sustituidas por un Consejo Provincial de Alcaldes, que vendría a ser lo mismo solo que con el nombre cambiado, y está por ver la eficacia que podría reportar, aparte que cada uno de los primeros ediles vendrían a arrimar el ascua a su sardina y “el que venga atrás que arree”, que dicen con propiedad por estos lares. Los más espabilados podrían llevarse el bocado más sustancioso de los caudales que se otorguen desde instancias superiores del Estado.

Los miembros de la Diputación de Málaga, al contrario de lo que viene ocurriendo en el panorama político nacional, han sabido actuar con cordura, apeándose de sus desavenencias. Aparcaron sus rencillas y se vuelcan en beneficio de la ciudadanía. Que cunda el ejemplo.


Ver Post >
Rajoy y Sánchez como el agua y el aceite

 

Rajoy y Sánchez como el agua y el aceite
No hace falta incidir en ello por ser de sobras conocido. Actitudes encontradas y adversas disposiciones los retratan fielmente en esta peliaguda tesitura en la que nos encontramos y que deparó la consulta electoral del pasado diciembre. No son diferencias en cuanto a lo personal y al talante lo que se constata, que en eso no entramos, sino a sus posturas irreconciliables en lo que respecta a esta nave española, a la cual le viene pintiparada los versos de Lope de Vega, en cuanto a los pasos perdidos que se están dando respecto a su salida borrascosa de este impasse en el que se encuentra en la búsqueda de un gobierno estable: “Pobre barquilla mía/ entre peñascos rota, /sin velas desveladas/ y entre las olas sola: /¿Adónde vas perdida?/ ¿Adónde, di, te engolfas? Que no hay deseos cuerdos/ con esperanzas locas”.
Puede ser esa la canción que entonemos con no poco asombro y mucha consternación quienes seguimos los comportamientos de los líderes políticos más significativos del momento que vivimos ensalzados en ofuscaciones y diatribas y sin recalar en acuerdos que vendrían a solucionar los males que aquejan al país yyvv que amenazan con enquistarse si las cosas continúan de esta jaez acabando por llevarnos a la deriva.
Preocupa la parsimonia de Rajoy esperando acontecimientos,algo que resulta connatural en él pues es notoria su pachorra,esperando acontecimientos o, como decimos por estos lares malagueños”viéndolas venir”. Pero igualmente desazona, en el otro polo, la actitud de Sánchez dando a entender un desmedido afán por encumbrarse políticamente diciendo ahora lo que siempre negó sistemáticamente, algo así como “pactos con todos menos con el PP y Bildu”,emparentando dos formaciones políticas diametralmente opuesta entre sí.Se lo oímos decir mil veces, remachados por contundentes “noes” a la posibilidad de entrevistarse con el presidente en funciones y a la propuesta de éste de un gran pacto entre PP,PSOE y Ciudadanos.Como le oímos negar con contundencia un pacto con los populistas y reafirmase en “las mentiras de Pablo Iglesias, al cual ahora no duda en tenderle la mano sin cortapisas.
Mal se va a resolver la cuestión de la gobernabilidad de España si no hay quien de su brazo a torcer en beneficio de la ciudadanía que debiera ser lo que de verdad les preocupara a nuestros políticos si tuvieran altura de miras y sentido de Estado.

Ver Post >
El dilema de Pedro Sánchez

 

Resultado de imagen de imágenes de pedro sanchez

Ya lo consiguió. El Rey le autoriza a formar Gobierno, accede a su investidura, que es lo qu estaba esperando con ansiedad, y ahora, los españolitos de calle nos preguntamos qué puede hacer para llevar a buen puerto la nave que se le ha puesto en sus manos. No puede contar ni por activa ni por pasiva con el apoyo del PP, el cual muy sensatamente le devuelve la pelota a sus continuas provocaciones y le niega el pan y la sal en el caso de que le pase por las mientes recurrir a Mariano Rajoy y su partido. Donde las dan las toman… Se ve obligado a recurrir a Ciudadanos, cuyo líder, Albert Rivera ya ha dejado por sentado que no cuente con ellos si al unísono tiene los brazos a Podemos.

¿A qué juega Pedro Sánchez en esa su situación desesperada? ¿Qué hilos intenta mover para procurarse a toda costa la presidencia del Gobierno de España y pese a quién pese? Nunca hasta ahora en nuestra democracia reciente se había visto tan descomunal despropósito saltándose todos los escalones de la prudencia y el sentido de Estado para conseguir unos fines de encumbramiento político por muy legítimos que sean, que eso, vaya por delante, nadie lo duda, pero que no parece a todas luces que se den las circunstancias para lograrlo. Dice a viva voz que no está dispuesto a ser presidente a cualquier precio, pero sus acciones le contradicen abiertamente. Rechazaba de plano los opciones populistas y ahora las abraza sin mover una ceja.

Su cortedad de miras es ostensible: no ve en Podemos un enemigo a batir por su posición escorada al independentismo catalán condición sine qua non para que Iglesias le tienda la mano. El órdago de éste repartiendo ministerios en un posible Gobierno no parece que le haya afectado lo más mínimo. Quizás lo rechaza pero es de presumir que Sánchez aceptaría su propuesta mal que le pese al Comité Federal del PSOE y a los jerifaltes territoriales y barones del partido, los cuales ven un peligro inminente en lontananza.

No se puede pasar por alto las consecuencias que para nuestra economía, tan maltrecha ella, podrían tener el aterrizaje al poder de un grupo “antisistema”; la primera, las posibles retiradas de las inversiones extranjeras y las reticencias de Europa por la inseguridad que esta circunstancia generaría.

Veremos cómo soluciona Sánchez su papeleta y cuál serán sus pasos,aparte de dar a entender su negación visceral a la derecha. En su balanza está ahora el todo o la nada: conseguir la presidencia del Gobierno o su desaparición de la primera línea del partido. Como decimos los rondeños: ” Tanto va el cántaro a la fuente…”

Ver Post >
Situación política errática

 

 

JOSÉ BECERRA

 

La situación política del país va de mal en peor. Es algo que se masculla en la calle, también en las de los pueblos de  la provincia malagueña, como no podía ser de otra manera.Una evidencia que no necesita demostración: el enfado con los que deberían preocuparse del bienestar del ciudadano y salvaguardar sus derechos y prerrogativas crece por momentos; no hacen sino tirarse los trastos a la cabeza o protagonizar acciones vergonzantes. Una lucha despiadada para conseguir el poder a toda costa es lo que subleva al españolito de calle que muy para sus adentros o viva voz clama inútilmente aquello de “qué hemos hecho para merecer esto”.

    Rajoy se aferra al poder desesperadamente pese a que sus ofertas a Pedro Sánchez no consiguen sino un “no” rotundo y continuado. No hay manera de conseguir el beneplácito del socialista, pese a las reiteradas amonestaciones de los barones del partido que abogan por un entendimiento. Mucho es de temer que ante esta situación  el presidente en funciones tenga que hacer mutis por el foro. Y otro tanto podría ocurrir con el líder socialista si se mantiene en sus treces de tender los  brazos a Podemos y, por lo mismo a   los independentistas catalanes. Nadie da su brazo a torcer, y mucho menos las huestes de Podemos, ahora encolerizados por su colocación en el “gallinero” del Congreso.

   Lo cierto es que a los populares las cosas no le están viniendo bien. En un momento tan  álgido para el partido  se destapa la pestilente trama de  corrupción descubierta ahora en la Comunidad valenciana y que les salpica, ¡y de qué manera! Si  difícil lo tenía Rajoy más lo va a tener por los últimas circunstancias acaecidas. Se sabe que incluso en su ámbito familiar ha tenido que escuchar recomendaciones de que tire la toalla y dé un paso atrás sabedores de ha cumplido con creces su misión y que, con muy buen tino, deja una España muy diferente a la que  en su día encontró en lo económico y en lo social por mucho que se aferren en afirmar lo contrario sus detractores.

   Señores políticos, tienen que saber que la ciudadanía se impacienta, que es perentorio que se forma ya un Gobierno estable, que no valen más componendas ni subterfugios porque nos estamos jugando el futuro. Allende fronteras nos miran con recelos porque los titubeos que experimentan nuestros políticos no son los más adecuados para que las inversiones  sigan fluyendo. Y en interior, las empresas generadoras de puestos de trabajo, dudan a la hora de emprender nuevas transacciones que pongan en riesgo su dinero, lo que inevitablemente juega en nuestra contra.

 

Ver Post >
Osadía de Iglesias y sensatez de Rajoy

 

Osadía de Iglesias y sensatez de Rajoy

¡Acabáramos! Ya sabemos las intenciones de Pablo Iglesias, el indiscutible de Podemos. El mismo que declaraba en voz en grito que su partido solo buscaba el cambio y el bienestar de los desheredados de la fortuna y que no entraba en sus planes pelearse por ocupar sillones o pisar moqueta. Por la boca muere el pez, que dicen los sapientes y pacientes lugareños del lugar, del mío (la Serranía) y el de ustedes, presumo.  Tras la visita al rey Felipe VI, sin guardar las formas elementales de cortesía y respeto a la primera autoridad del país –camisa remangada y pantalones tejanos – y  tras un saludo en un tono coloquial inadmisible – lo que vino a decir es que aboga por la presidencia del Gobierno para Pedro Sánchez, pero que deberá contar con él para ostentar la vicepresidencia; eso, y la concesión de no menos ¡ 6 ministerios, 6 ¡, de las más variadas índoles. Por pedir que no quede… Al fin se quitó la careta, y el que despotricaba de la “casta” quiere entrar en ella con todos los honores, acatando el procedimiento que parecía aborrecer.

    Difícil lo van a tener los socialistas si acceden a las peticiones de Iglesias para que puedan desalojar a Rajoy de la Moncloa y que pueda Sánchez instalarse en la sede presidencial. Ya se oyen voces de los barones, los cuales se están llevando las manos a la cabeza considerando tamaña insensatez, que habría de redundar nefastamente en el partido.

   Ya era hora de que se supiera de qué pie cojea cada uno de los que ahora pululan por la política española y el enrevesado panorama que nos dejó la última consulta electoral, la cual parece haber iniciado un camino insospechado hasta ahora con la negativa de Rajoy de presentarse a la investidura con una sensatez que no deja de ser meritoria.

Rajoy no ve probable su investidura en primera instancia y pospone su aspiración. ¡ A ver cómo te las arreglas!,parece decir a su contrincante.No está mal recordar que, en vista de lo sucedido, Pedro Sánchez advirtió sin tapujos que jamás aceptaría el apoyo de los populistas y causa ahora estupor que le haya abierto los brazos a Podemos. Ahí están las hemerotecas para comprobarlo. Ahora la pelota está en el tejado de los socialistas, ya veremos  si se quiere  estabilidad  y alejar la incertidumbre que a muchos nos desasosiega   o entregarse en los brazos de quienes nos conducirían a una situación muy difícil de prever. Estamos ante una contingencia histórica que es de esperar no nos explote en las manos.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.