img
Categoría: política

Rajoy y su aluvión de promesas

JOSÉ BECERRA

El presidente del PP no se ha parado en mientes para anunciar a bombo y platillo en su discurso que clausuraba la Conferencia Política de su partido un sinfín de promesas que ha dejado a más de uno, dentro y fuera del partido, boquiabierto. “ Has echado la casa por la ventana”,que es lo que se suele decir en mi pueblo serrano y rondeño, cuando algo se muestra dadivoso y manirroto en un acontecimiento familiar de cara a sus invitados.

Pródigo se ha mostrado en afirmaciones rotundas tales como la bajada sustancial del IRPF, amén de otras cargas impositivas que nos traían al común de la ciudadanía más que pesarosos y angustiados. “Los impuestos van a seguir bajando en el futuro”, ha remachado, para que no quede resquicio de duda en la percepción de los oyentes. Pero resulta que esta canción machacona ya la habíamos oído antes y que, como sabemos, quedó en agua de borrajas.

Hubo una afirmación rotunda del presidente: “ La próxima legislatura alcanzaremos los 20 millones de personas con empleo”. Ahí es nada. Eso sí, si los los votos les son favorables a su partido y pueden continuar la senda de la recuperación económica ya iniciada. No duda Rajoy en afirmar que España ( se sobreentiende que si su formación política rige nuestros destinos en el futuro más inmediato ) alcanzará en crecimiento a Alemania, Francia, Reino Unido ¡y a los mismos Estados Unidos! No se corta un pelo el presidente en recalcar tamaña afirmación.

¿Hay mimbres en nuestra economía, que hasta ahora ha caminado cojitranca, para que esto suceda o no son sino promesas vanas sin fundamento al albur de lo que puede suceder en las elecciones generales cuya cercanía ya se atisba en el horizonte? ¿ Son promesas electoralistas formulada para atraer al redil del partido las ovejas descarriadas? Es lo que nos parece, porque promesas ya las hubo antes y todo sabemos en qué acabaron.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, por su parte. no se ha cortado un pelo en afirmar que de ganar las próximas elecciones generales, creará lo que él llama “ un ingreso mínimo vital” destinado a las personas sin recursos, y que se dotará con una cantidad ingente de millones que los analistas económicos no saben muy bien de dónde van a salir.

La recuperación está en marcha”, fue ésta una de las conclusiones finales de la perorata de Rajoy. Quiere que los ciudadanos sigamos apostando por el partido que rige, pero no lo tenemos del todo claro. Lo mismo se podría decir del resto de partidos que ya están en la raya de salida para competir muchos los que pensamos que estas promesas formuladas al hilo delas circunstancias de no cumplirse llegado su momento deberían tipificarse como delitos por ley. Pero eso sería pedir demasiado a nuestra clase política y a los altos estamentos judiciales.” La guerra es el arte de destruir al hombre, la política es el arte de engañarlos”, frase de Alembert, cofundador de la Enciclopedia, y que damos por buena sin reservas.

Ver Post >
Pedro Sánchez y la bandera

Pedro Sánchez y la bandera

No estamos muy acostumbrados a verlo en los últimos tiempos. Primaron en éstos más bien el envolverse en la bandera republicana, sobre todo en lo que toca a los novísimos partidos emergentes que, como gritan desde Podemos, es la que correspondería a la pretensión de la izquierda más radical. No se puede incluir en esta distinción al PSOE, el cual presume de ejercer una política de centro-derecha sin caer en extremismos,pese a que presta su apoyo a aquéllos que se muestran visiblemente más exaltados.

La cuestión es que en un acto en el madrileño circo Price, siguiendo los pasos de las convenciones americanas de demócratas y republicanos americanos, el recién proclamado candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha mostrado con orgullo ante una enseña constitucional de, para más señas, grandes proporciones. Y aquí, no hay que ser muy avispado para palpar la inconsecuencia.

Y es que su actitud no casa y provoca asombro que quien repitió hasta la saciedad su repulsa hacia los populismos, o sea, a quienes rechazan los partidos políticos tradicionales, abrazara a renglón seguido a uno proclamado como anticonstitucional y republicano,prestándose a sus requerimientos para ir de la mano con pactos de dudosa viabilidad.

Bienvenida su proclama teniendo como fondo a la bandera nacional; la aplaudimos, sino se pensara que es pura compostura electoralista. ¿Intentó aparentar su vuelta al centro político después de las veleidades con la izquierda más radical, la de Pablo Iglesias? Es lo que produce incertidumbre y, desde luego, no poca confusión no solo en la ciudadanía sino en parte del partido del que es cabeza más visible. Y es que como dicen los más viejos del interior de Málaga, siempre con facundia y oportunos es que” en política como en la aritmética todo lo que no es totalmente correcto está mal”.

Ver Post >
Pablo Iglesias saca los pies del tiesto

Pablo Iglesias saca los pies del tiesto

Dicen mis viejos convecinos de la Serranía de Ronda con la facundia que les he proverbial y siempre dispuestos a remarcar con una frase rotunda y acertada que quien no sigue las normas comúnmente establecidas en el comportamiento “ sacan los pies del tiesto o de la cazoleta”. Y lo sacan para salpicar y molestar al vecino.

Pablo Iglesias, el líder indiscutible de Podemos, viene sacando ( y esto le secundan sus adláteres y correligionarios) los pies del tiesto desde que fundó su formación política, eso sí atemperando sus invectivas a medida que se fue acrisolando su alza en las intenciones de votos. Es lo que ahora los politólogos de turno que examinan y sacan deducciones de las encuestas para dar y tomar que nos vienen asaltando a la vista de los sufragios municipales y autonómicos, nos advierten que el globo henchido del partido emergente se desinfla a ojos vista. Y el dirigente se atrinchera en posiciones menos agresivas.

Con todo Iglesias, aún suavizando el tono hasta ahora virulento de sus encendidas peroratas con el fin de atraer a las ovejas descarriadas a su redil. Pidió como antimonárquico (de lo que presumía hasta hace poco) que se llevara a cabo un referéndum sobre monarquía y república y ya vimos como allende fronteras saludaba al rey Felipe VI y le obsequiaba con una copia de las cuatro temporadas de la serie Juego de Tronos, incluyendo poco menos que una genuflexión ante tan regia persona.

En un programa de la Sexta, la cual viene haciendo todo lo posible por encumbrarlo, todo hay que decirlo, uno de los invitados ocasionales para interrogar a los diferentes líderes políticos inquirió si llevaría coletas si alguna vez lograba la presidencia del gobierno. Esta fue su respuesta, firme y lacónica: “ Iré al Congreso con coleta,en camisa y con las mangas remangadas”. Ya veremos, porque lo de llegar a gobernarnos lo tiene más que peliagudo.

Otros líderes de izquierda, caso de Felipe González y Alfonso Guerra, hicieron de la vestimenta de pana un distintivo,y luego acudían en sede parlamentaria con corbata y respetuosamente atildados como los que más.

Y es que existen normas para los diputados que son de obligado cumplimiento para dar lustre a las altas instituciones del Estado. Y no es más que una boutade al viento decir que se se asistirá a las sesiones parlamentarias con el atuendo que a cada uno le venga en gana. Sacar los pies del tiesto según para qué, que no todo está permitido.

Ver Post >
Voto de castigo

Voto de castigo

Tanto el Partido Popular como el PSOE tienen mucho que temer en las elecciones que ya son inminentes. Los sufridos españolitos de calle que hasta ahora entregaron alegremente a esas dos formaciones políticas sus votos van a pensárselo y mucho antes que decantarse por ellas a la hora de depositar su papeleta reglamentaria en la urna. Esa repulsa se la han ganado a pulso ambos partidos a lo largo del período en el que se sucedieron en el poder dando pie a un bipartidismo monolítico que ahora parece hacer aguas por todos lados.

Entre todos la mataron y ella sola se murió”, dicen en mi añorada Serranía de Ronda los más viejos del lugar, cuando diversas circunstancias se aúnan para acabar en un final triste y demoledor. Este bipartidismo a ultranza que puede que nos haya proporcionado días de gloria en nuestra historia no muy lejana – el turnismo del siglo XIX, por ejemplo – y que rindió progresos a la España de finales de este siglo y principios del que ahora transitamos a duras penas y que se resquebraja a ojos vista.

La puntilla despiadada y no sé si merecida que vendrá a restar votos a ambos partidos que no la desaparición total,que esa es otra cosa: tendrán su sitio preeminente en el Congreso y el Senado pero estarán muy lejos de presumir de las prerrogativas que otrora ostentaron.

Rodrigo Rato ahora y sus presuntas trapisondas fiscales y antes los casos Gürtel y Bárcenas han minado la credibilidad del PP, como ahora lo han han hecho con el PSOE las imputaciones contra Chaves y Griñán, en casos como los ERES y el atraco a los fondos del paro de la Junta de Andalucía. Algo huele a podrido y el hedor parece llegar a quienes esperan las nuevas citas con las urnas a la vuelta de la esquina,que obrarán en consecuencia.

Es presumible que los resultados que arrojen los próximos comicios vengan a depararnos una inestabilidad política- las encuestas últimas equiparan en resultados a los dos grandes partidos y a los emergentes y cada vez más consolidados Podemos (con ambigüedades que delatan a sus dirigentes) y Ciudadanos (más sereno y firme en sus pretensiones), que parecen tener sujeta la sartén por el mango en el caso más que probable de que se solicite y pacte su contribución a la gobernabilidad de cualesquiera de las instancias políticas del país -,una inestabilidad,digo, que puede obrar en contra de esta incipiente mejoría económica que, sin apasionamientos desbordados se puede palpar en el seno de la sociedad.

Sociedad que toda hace conjeturar proporcionará al bipartidismo imperante un serio varapalo como castigo a una trayectoria política de algunos de sus protagonistas que ha ocasionado la rabia e indignación consecuentes. Sentimientos ambos que se pueden palpar en la calle y que pueden desembocar en un panorama político desolador.

Ver Post >
Impertérrito Rajoy

Mariano Rajoy
  • Impetérrito Rajoy

Como buen gallego que es, Rajoy no da su brazo a torcer, por muy adversas que le vengan las cosas“. ¡Los gallegos somos los seres más testarudos del mundo!”, solía decir el escritor García Márquez, y a fe que tenía razón, que la terquedad es proverbial en el territorio.

  Los miles de candidatos populares que ya esperan el pistoletazo de salida para entrar de llena en las elecciones municipales que están al caer y en la que se juegan tanto no dan créditos a sus oídos al saber de boca de su presidente en una entrevista televisada hace dos días que nada nuevo se va a fundamentar en la tan cacareada reunión de la Junta Directiva del Partido del martes pasado en Madrid, en la que todo hace pensar que no habrá cambios de estrategias ni rectificaciones esenciales que vengan a paliar el fiasco de los pasados comicios en Andalucía.

No las hubo, efectivamente. “Habrá que corregir lo que haya que corregir”. Fueron estas las primeras palabras de su esperado discurso de hace pocos días; una alocución, la de Génova, que todos esperaban con expectación, desde los altos jerarcas del partido hasta los últimos aspirantes populares a las alcaldías de los más perdidos pueblos de la ancha y en estros días de elecciones sucesivas desconcertada ciudadanía de España. Pero para el descontento de muchos no hubo aclaraciones y las autocríticas brillaron por su ausencia: como si nada hubiera ocurrido y el trance de la descomunal pérdidas de votos en los comicios últimos europeos y en Andalucía no contaran para nada, pero que provocó profunda insatisfacción, con el corolario de primeras espadas del partido- Cospedal, Arenas, Sáenz de Santa María… – tirándose los trastos a la cabeza, bajo la sombra alargada del asesor Arriola, que no parece estar muy acertado en sus decisiones en los últimos tiempos.

Se empeña Rajoy en incidir en los logros económicos, que si bien son irrefutables, no parece que contenten al grueso de la ciudadanía, que esgrimen la corrupción, el trabajo precario y mal remunerado y la pobreza, sobre todo haciéndose hincapié en la infantil, una lacra, que nos coloca en cabeza de la Unión Europea.

Por otra parte, está la poca credulidad que a los ciudadanos de calle le merecen las promesas del PP, ya más de una vez convertidas en aguas de borrajas. Se escudan los barones populares en que ha faltado la comunicación y en que no se han explicado los logros obtenidos. A buenas horas…

   Algo ha fallado en el partido hasta ahora con mayoría absoluta y la prueba de ello son los desastrozos resultados obtenidos en las las dos últimas consultas electorales celebradas. Tendrán que “apretarse los machos”, que decimos los nacidos en Ronda y sus cercanías cuando algo parece de insoluble consecución, si quieren obtener rentas favorables en los comicios municipales que están al caer y los que seguirán de inmediato.

Ver Post >
Año de vaivenes

Año de vaivenes

Dice el refranero castellano,siempre sabio y certero,que “año de nieves, año de vienes”, lo que provoca la satisfacción de los pocos que aún viven de los productos del campo. Ahora se podría decir, con no menos enjundia, que “año de elecciones,año de vaivanes”,algo que tengo para mí van a producir las sucesivas consultas electorales a las que estamos llamados en este 2015 (y en principio del siguiente); año,que ya se afianza con vigor en el calendario y que con esas circunstancias en el horizonte promete ser particularmente intenso.

Ya tuvo lugar la primera,ésta en la Comunidad andaluza, con el resultado que viene a confirmar estas previsiones poco optimistas. Llevó Susana Díaz, el gato al agua, pero no con la contundencia necesaria para ahogarlo. En otras palabras, que su triunfo resulta relativo porque, si no quiere convocar de nuevo elecciones, tendrá que tragarse el sapo de que, según dijo, gobernaría en solitario y buscar alianzas donde sea para mantenerse en la presidencia de la Junta.

Podemos y Ciudadanos, fuerzas políticas que han mostrado un tirón indiscutible – resultados al canto -por su parte, han exigido a Díaz la dimisión los expresidentes Chaves y Griñán, antes de sentarse a negociar cen cualquier tipo de pacto,por lo que todas las espadas están en alto de momento y la propia investidura se columpia en el aire. Aunque todo da a entender que se limarán asperezas y que, cada partido,salvando ambivalencias, daría su brazo a torcer llegado el momento.

Se pregunta uno, absorto en los dimes y diretes que se lanzan los políticos entre sí, multiplicados por mil en época de elecciones, no digamos ahora que se van a suceder en poco tiempo no menos de cinco, se inquiere uno, digo, que si cuando no hay comicios cercanos se desentienden de sus obligaciones – aunque hay a quienes cumplen con su deber haya o no consulta electoral en el horizonte, todo hay que decirlo- qué puede ocurrir cuando se otea tal cúmulo de consultas, de las que cabe prever serán a cual más agresiva.

Las flaquezas humanas son imponderables y no será desatinado afirmar que aquí y ahora cada uno va a barrer para su casa y dejará de lado el quehacer en favor de la ciudadanía que ya antes le entregó su voto. Ahora, tras devanarse la sesera para encontrar ofertas a cual más atractiva para deslumbrar al españolito de calle, aunque para sus adentros reconozca que son inviables. Mucho tendrá que trabajar el PP, por ejemplo, a este respecto, ahora en horas bajas y en franco declive. Poco se espera de su apremiante convocatoria de la Junta Directiva Nacional. Rajoy no cambiará el Gobierno ni someterá a cambios la cúpula del partido. Al tiempo.

La cuestión es que la dedicación a propalar las excelencias de sus programas, para conseguir escaño y lugar preeminente ya sea en el Parlamento andaluz, ya en ayuntamiento respectivo, o en el Congreso de los Diputados, llevará a los partidos a no parar en barras a la hora de conseguir adeptos a su causa.

Por nuestra parte nos toca afinar en la elección que hagamos,algo que no debería ser muy difícil porque a estas alturas no se nos escapa de qué pie cojea cada aspirante a conquistar un lugar preeminente en la vida pública y que es más que probable que haga de su capa un sayo después de conseguir sus propósitos.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.