img
Categoría: política
El cambio, también en Andalucía

El cambio, también en Andalucía

Cambio es la palabra mágica que machaconamente y hasta la saciedad repiten las formaciones políticas emergentes, santo y seña, por ejemplo, de Podemos y su desprecio a la “casta” entronizada en los poderes públicos y a la que anhela derrocar, sin mirar para adentro y considerar que algunos de sus más genuinos dirigentes hacen ostentación (cuando no procuran ocultarlos) de esos atributos de los que denigran y que achacan a los demás partidos que hasta hoy se repartieron el mandato del país en sus más altas instituciones. Puede que tengan parte de razón, pero no toda.

Se suspira por un cambio drástico y así lo afirman taxativamente las huestes no solo de Pablo Iglesias y Albert Rivera, sino también las de Pedro Sánchez. Todos contra el PP parece ser el lema preponderante, y las encuestas con las desbandada de votantes de anteriores comicios así lo refrendan.

Pero puestos a cambiar ¿porqué no se aspira a que tenga un nuevo inquilino el palacio sevillano de San Telmo, sede de la presidencia de la Junta? Hasta ahora y después de más de treinta años han pleno tenido derecho a ocuparlo los socialistas, un largo período de tiempo que puede parangonarse con el que estuvo en el candelero el franquismo. Entremedias apoteosis del clientelismo político, ya crepuscular, bien es cierto,pero que aún da sus últimos coletazos,parejos al escándalo de los EREs falsos y los fraudulentos cursos de formación. Una tara ésta que puede pasar factura a Susana Díaz y quebrar su intento de continuar en la presidencia de la Junta y que pesa como una losa sobre el PSOE andaluz que ostenta la supremacía desde que se iniciara la sacrosanta Transición en España, ¡ que ya a llovido desde entonces!

Profundas convulsiones se avecinan, a tenor de las encuestas existentes. Puede que el cambio se inicie en los comicios autonómicos de Andalucía, ya a pocas horas que se celebren y se intensifiquen en las elecciones municipales y del resto de la autonomías para llegar a las generales el año próximo.

Puede que se renueve de arriba abajo el Parlamento andaluz y que nuevas caras se nos aparezcan en las sesiones que se celebren en el antiguo Hospital de las Cinco Llagas. Puede que nuevos parlamentarios vengan a sentar sus reales en el hemiciclo. Es lo que las encuestas anuncias,que no siempre aciertan, bien es cierto,pero que se aproximan bastante a lo que puede ocurrir.

El cambio sustancial que se pronostica puede obedecer al ascenso de dos nuevas fuerzas políticas, que vienen pegando fuerte y con ánimos para batir a los contrarios que se les pongan al paso.

Cambio, sí, es necesario, para poner trabas a la corrupción imperante hasta ahora y frenar la postración de buena parte dela ciudad, esa que recibe el peor trato en los períodos de decadencia y crisis. Si el cambio anhelado es para proporcionar beneficios a la sufrida bienvenido sea, cualquiera que sea el color del partido político que lo haga posible.

Ver Post >
El bipartidismo imperfecto que se avecina

 

El bipartidismo imperfecto que se avecina

Empezó la lucha sin cuartel en Andalucía para ocupar los escaños del Parlamento en los próximos días. A ver quién sienta sus reales en el Palacio de San Telmo, sede la Presidencia de la Junta. ¿Volverá a hacerlo Susana Díaz? Es una incógnita a despejar, aunque es muy posible que lo logre pese a que las encuestas no le son favorables en cuanto que pueda conseguir mayoría absoluta, que todo parece indicar que el cuartel de invierno de los socialistas en la llamada tierra de María Santísima, se resquebraja y muestra numerosas grietas.

En definitiva, que se acercan días turbulentos en la política porque el bipartidismo arraigado en las instituciones punteras de España se ve seriamente amenazado y en peligro de extinción.

Sondeando en la historia de finales del siglo XIX nos topamos con los términos turnismo o bipartidismo, uno de los elementos cruciales del sistema de la Restauración borbónica en España. A raíz de su instauración se sucedieron en el gobierno liberales y conservadores liderados entonces batuta de sus respectivos líderes, a saber, el malagueño Cánovas del Castillo y Mateo Sagasta, respectivamente. El turnismo pacífico propició la ausencia de motines y sublevaciones y por ende años de relativa paz y prosperidad.

El turnismo o bipartidismo en nuestro país siguió derroteros contrapuestos y en la actualidad concita serias controversias y la necesidad de un cambio urgente en la política, sustentada por los partidos emergentes, Podemos y Ciudadanos sobre todo, quienes han sabido trasladar a la opinión pública los peligros que encierra aquel caduco sistema político que tuvo sus momentos de esplendor pero que ya se muestra en franca decadencia para la gobernabilidad del país y el fin último que no es sino servir fielmente a los intereses de la ciudadanía.

Los comicios andaluces serán decisivo para tomar el pulso a la política de España, que quieras que no conlleva la reciedumbre sobre el comportamiento económico y social de los tiempos venideros. El bipartidismo, en el caso de que las elecciones municipales, autónomas y generales repitan el esquema que muy probablemente se dará en Andalucía según las encuestas,acabarán con la sucesión de socialistas en el poder y el descalabro de populares y entrarán en juego partidos a los que se tendrá que recurrir para establecer pactos y componendas,sobre todo Podemos y Ciudadanos, nuevos en esta plaza.

Bien mirado, el bipartidismo que hasta ahora cerró sus tentáculos sobre la política del país ha sido imperfecto. Sin que esto quiera decir que tanto el PP como el PSOE lo sean, sino que que se vieron obligados recurrir al apuntalamiento de otros partidos para subsistir. Cosa que volverá a suceder tal y como los acontecimientos se desarrollan con lo que nos encontraremos otra vez con la pescadilla que se muerde la cola.

 

 

Ver Post >
Por prometer que no quede

 

Políticos de los más variados signos e ideologías, vislumbrando ya en lontananzas las elecciones en España, prometen a cual más, presume uno que sin tino ni mesura, y cual pescadores de caña enganchan la más apetitosa carnaza para deslumbrar y burlar la voracidad de los que deslumbrados se dejarán prender por el anzuelo.

Promete Susana Díaz en Andalucía con, entre otras ofertas, bajar los impuestos en Andalucía, y hace lo propio Juanma Moreno para no quedarse atrás. Guerra sin cuartel entre el PSOE y el PP para arañar votos en las elecciones que ya están a la vuelta de la esquina. Si hasta ahora lo que se arrojaban a la cara era en la corrupción y“el tú más” , ahora en el momento de las promesas es “el tú menos”.

Por su parte Podemos anuncia a bombo y platillo el “cheque bebé” ( en la formación que viene arrasando lo llaman “prestación universal por criatura”, ¡toma ya!, rescatándolo de las sombras impenetrables del olvido, entre otras promesas de interés social, además de otras propuestas de dudosa realización, amén de dejar bien sentado que lo que pretenden es “gobernar de otra manera” a como hasta ahora lo venía haciendo la malhadada “casta”,además de “democratizar la economía”, que ya me dirán cómo se come se eso y si será posible del todo. Me lo expliquen.

Prometer hasta el meter”, que dicen la gente de la Serranía d e Ronda, haciendo alusión con procacidad intencionada al acto sexual, aquí aplicado a la lista interminable de promesas que se vienen desgranando en estos días en las que los políticos de turno es muy de presumir que abandonen su trabajo diario para defender los derechos de los ciudadanos que cándidamente le votaron centrándose solo y exclusivamente en mantenerse en el poder ensayando todo tipo de estrategias para llevarse el gato al agua. Lo primero es lo primera, dirán, y el que venga atrás que arree. O sea que donde “dije digo, digo Diego”, que de esto ya sabemos muchos los votantes escarmentados.

¿No piensan que ya no les creemos ni poco ni mucho, y que gato escardado del agua fría huye? Pues ellos, erre que erre, prometiendo sin parar, tomándonos por lelos o gente poco avisada. Puede que ahora, en los comicios que están al caer, se lleven una resonante sorpresa. Y vendrá el crujir de dientes consecuente. Por prometer que no quede.¿Quién da más?

Ver Post >
¿ PP o Podemos?

¿ PP o Podemos?

Resultado de imagen de imagenes de podemos

Los populares, a tenor de cuanto viene sucediendo en la política, se nos antoja que lo tienen claro, y si no deberían tenerlo: el enemigo a batir en los comicios autonómicos, y sobre todo en los generales que ya se vislumbran no muy lejanos, no es el PSOE (como hasta ahora parecía cuando el bipartidismo era una constante) , en franco debacle,no digamos Izquierda Unida, que languidece a ojos vista. Ahora y a tenor del terremoto político organizado por “el Coleta” una amenaza se cierne sobre el PP y amenaza con socavar hasta sus cimientos.

La descomunal concentración en la madrileña Puerta del Sol deben de haber puesto los pelos de punta a Rajoy y sus conmilitones. Podemos ha querido evitar los signos exteriores que los asociaran con la proclamación de la II República, pero la asociación de ideas ha sido inevitable para llevar a pensar que ésta en cuanto a un cambio radical en la política española eran más que visible.

Viene pisando fuerte esta formación política nacida de la nada pero a la que hoy le auguran un aldabonazo en el sentir ciudadano como el logrado por Tsipras en Grecia barriendo a su oponente y a todos los que se le ponían al paso (el efecto Tsiglesias se reconoce ahora como el de la unión del líder de la antigua República Helénica y el de España.

Podemos no parece una formación política y fugaz, sino que ha venido para quedarse mal que les pese a muchos. La gente que ha padecido y sigue padeciendo la férula de un Gobierno que preconizó la sumisión a Bruselas, a Merkel, amén de a la Troika y al Banco Central Europeo, quiere sacudirse el yugo de esas imposiciones foráneas y caminar por otros derroteros distintos.

Se pìensa que para conseguirlo la llave la tiene Podemos. No lo sabe uno muy bien si contemplamos friamente y sin dejarnos llevar por un entusiasmo desmedido las proposiciones que un día sí y otro también lanzan sus cabezas visibles. Unas pueden que se nos antojen utópicas y descabelladas, pero otras como la reestructuración de la deuda ha recibido si no el beneplácito de no pocos economistas de europeos de prosapia.

Hay quien teme un riesgo para el país en el caso de aceptar todas sus propuestas. Pero otros no consideran tan descabellado el experimento y piensan arriesgar por el cambio y ya acarician la idea de darles su voto tan pronto como sean llamados a las urnas. Incluso en las pequeñas ciudades, caso de Ronda, que conozco de cerca, han surgido formaciones seguidoras de este movimiento (aunque hayan existidos desavenencias entre sus afiliados y supuestos dirigentes, que ya se están solucionando felizmente), en el que han desembocado los maltratados por la suerte y sufren la lacra del paro, además de sentirse soliviantados por las corruptelas que han emergido de los diferentes partidos que hasta ahora sirvieron de soporte al bipartidismo hasta ahora imperante.

Piensan los populares que las aguas volverán a su cauce de aquí a un año cuando le toque el turno a los comicios generales. La incipiente mejoría de la economía, como la desvaída disminución del paro, puede que sean factores que jueguen a su favor. Pero a ver quién convence al futuro elector que las cosas van a ir definitivamente mejor. Tendrán que afinar para el voto de confianza no vaya en dirección de Podemos confiando en sus buenas intenciones.

Tic-tac,tic-tac, ese onomatopéyico sonido que emiten sus seguidores anunciado la marcha atrás para llegar al final de la presidencia de Rajoy y la sucesión de los mismos partidos ostentando el poder puede ser presagio de que eso puede ocurrir.

Ver Post >
Presumible caos político

 

Presumible caos político

Nuevos y borrascosos vientos soplan sobre el ancho solar de la España maltrecha por los episodios de corrupciones que han venido acongojándola en los últimos tiempos. Negros y amenazadores nubarrones se ciernen sobre ella,con un horizonte político y económico,el cual deja mucho que desear y que resulta del todo impredecible.

Con el lastre del separatismo catalán (la Cataluña irredenta que pregonan los acérrimos defensores del secesionismo agitando banderas subversivas) , corruptelas políticas y descomunal paro (25 millones de españolitos al sol) que la azota inmisericorde, entre otros aconteceres de los que no están ausentes la desafección ciudadana generalizada por los políticos que nos rigen,se resquebraja el suelo patrio, removido hasta en sus cimientos.

La meteórica ascensión de Podemos, afianzada por días si hemos de creer las encuestas de uno u otro signo que se nos ofrecen cada día, está poniendo en un brete al bipartidismo que hasta ahora daba muestras de firme asentamiento en el país. Puede que las cosas cambien a lo largo del año que acaba de hacer de presencia, pero la fuerza que esgrime el partido emergente ni en sueños se podían creer que tanto el Partido Popular como el PSOE – ambos le están viendo los afilados dientes al lobo – puedan obtener una mayoría absoluta que les permita gobernar cómodamente y sin sobresaltos. Pablo Iglesias les hace sentir su aliento en el cogote.

Pisándole los talones parece que al menos y admitiendo que populares y socialistas consigan frenar la debacle que hoy por hoy les origina la sangría de votos no hace falta ser un gurú en demoscopia para saber que puede erigirse como tercera fuerza política a Podemos, a muy poca distancia de los que sus componentes denominan altivamente como la “casta”. Otra cosa es que aquéllos no caigan en la misma distinción dado el agiornamiento en que ellos mismos han incurrido retractándose de sus primitivas aseveraciones, entre ellas las de la reestructuración de la deuda pública o el salario social indiscriminado, el cual no deja de ser del todo inviable dado nuestra precaria situación económica. Veremos que pasa en la manifestación anunciada en la madrileña Puerta del Sol, un lugar de profunda significación histórica (acogió la proclama de la II República de abril de 1931) y fue lugar de concentración de los indignados del 15M de mayo de 2011.

Los partidos políticos ya consolidados y con experiencia de gobierno del país se van a enfrentar con otros que no tocaron poder pero que han experimentado transformaciones internas y que se disponen a dar guerra, caso de Ciudadanos de Rivera y la UPyD de Rosa Díez, los cuales están limando asperezas para concurrir juntos a las próximas elecciones municipales y autonómicas. No es el caso de IU que parece desmoronarse por momentos.

¿Quién nos gobernará en ese futuro inminente que parece llamar con insistencia a las puertas? Todo hace pensar que resquebrajará el mapa político actual tal como ahora está configurado. Se barrunta uno, y no cree desbarrar, que asistiremos a un panorama harto caótico de consecuencias impredecibles.

Ver Post >
“Podemos” sugestiona a los pueblos del interior

La formación política que dirige Pablo Iglesias, el cual es aclamado por sus hueste como líder indiscutible, está ejerciendo notable influencia en los pequeños pueblos del interior, entre ellos los que se alinean a lo largo y ancho de la provincia de Málaga. En un principio pareció que descartaban presentarse a las elecciones municipales de mayo del año que ya se estrena, pero el tirón de “Podemos” que no conoce líneas divisorias peninsulares y propicia que florezcan candidatos por doquier y como margaritas en mayo, da a entender que obvian esta pretensión inicial.

Tal vez persuadidos por quienes denostan a los partidos tradicionales, PP, PSOE e IU, entre otros de menor solvencia y predicamento y se sienten atraídos en las pequeñas demarcaciones territoriales por la política, juzgan necesario un cambio radical en los grupos que hasta ahora venían ostentado el poder en los consistorios, auspiciando nuevas caras y distintos idearios. Quizá sea eso lo que ha hecho que la directiva del partido emergente haya cambiado sus primigenias intenciones. Nació “Podemos” con las ganas de barrer en todas partes, arrinconando lo que ellos tildan con desprecio como la “casta” y no parece que vaya hacer oídos sordos a la demanda que como un clamor surge en buena parte de los territorios peninsulares.

Ya no se necesita acudir a denominaciones rimbonbantes (proguesistas y similares) para bautizar los grupos que vayan apareciendo. Se viene a dar por descontado que la designación de “Podemos” es suficiente para aglutinar las apetencias reivindicativas que se enarbolarán como respuesta quienes aspiren a ocupar el sillón de primer edil o el de sus acólitos en los salones de plenos municipales.

Grupos vecinales, hartos de los políticos de siempre a quienes dirigen su encono, seguramente abrazarán la novísima formación en pueblos de mayor o menor enjundia. Otra cosa es que logren desbancar a los partidos tradicionales que sentaron sus posaderas en los ayuntamientos hasta ahora. Pero existen claros indicios de que lo intentarán a toda costa.

Los de “Podemos” lo tienen fácil. Estamos ante un fenómeno nuevo que ha sabido atraer todas las miradas, sobre todo los de quienes no pueden ni quieren disimular la rabia hacia buena parte de los políticos hasta ahora encumbrados. Esa es su principal baza, y sin duda intentarán aprovecharla al máximo. Otra cosa es que su ideario prospere o sus propuestas sean realizables. Si gobiernan ya se verá. Por lo pronto no dejan de ser sugestivas.

Foto: Vox populi

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.