img
Categoría: política
Bendodo en la Serranía de Ronda

 

Jimera de Líbar

Elías Bendodo, presidente dela Diputación y máximo representante del Partido Popular en Málaga se vino días atrás a Jimera de Líbar, el caserío serrano que se alinea a pocos metros del río Guadiaro, para  reclamar ala Junta que ponga en marcha los proyectos que duermen el sueño de los justos en los  cajones de sus dependencias. Que los saque y los airee porque llevan camino de pudrirse. Otra cosa es que le escuchen.

   Muchas sonrisas  entre Susana Días y el flamante aspirante de los populares  a dirigir los destinos dela Juntaen su reciente encuentro en San Telmo,  pero que se sepa nada se ha tratado de las reivindicaciones hasta ahora desoídas sistemáticamente en lo que respecta a los problemas que aquejan con urgencia a la comarca de Ronda.

   Bendodo, no diremos con voz en grito, pero sin contundencia inusitada – hizo lo propio la alcaldesa de Ronda, Mari Paz Fernández, semanas atrás – exigió que se acometan las obras del hospital comarcal rondeño, en vía muerta años ha, y que abra sus puertas y preste sin más dilaciones sus servicios a una población, que no es solo la de la ciudad del Tajo sino la de los pueblos limítrofes serranos.

   Pero Bendodo puso en el alero otras cuestiones como la tardanza dela Junta  en  solventar acuciante problema de los accesos a Ronda y la carencia de autovías que vendrían a facilitar la conexión de Ronda con la costa malagueña, amén de con otras provincias, con lo que se facilitarían tanto la brevedad para llegar a otros destinos como hacerlo con seguridad y sin penosos rodeos.

   Sin embargo, era de esperar que en su alocución  se ocupara solo de las cuestiones que de verdad preocupan a la gente de la comarca rondeña y no se fuera por los ceros de Úbeda, hablando del trazado imposible  de la carretera de Campillos y Antequera, de la sanidad malagueña, de las desesperantes esperas en urgencias en los hospitales de la capital o de los, según él, “los colapsados juzgados andaluces”. Que están muy bien estas exigencias, pero se alejan un poco de lo que acontece en Ronda y de lo que solivianta a los rondeños.

   Hay elecciones en la  lontananza y el presidente de la entidad provincial no puso sustraerse a la perorata mitinera. Ensalzó la trayectoria del PP, ensalzó a los alcaldes y militantes de la comarca y vapuleó al bipartito dela Junta.Hubierasido deseable una dedicación más completa y cabal de todo lo que atañe a las vicisitudes por las que atraviesan este rincón al sur más al sur del país con  habitantes castigados por un  paro inclemente, con dificultades para subsistir y una  exclusión social latente  que provocan la reedición de la fatalidad dela emigración, y de rebote, una despoblación manifiesta.

Ver Post >
Cataratas de quejas a la Defensora del Pueblo

 

 

 

 

 

 A la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, de acrisolada trayectoria política desde los tiempos de Adolfo Suárez, artífice de la sacrosanta Transición política, llegan como oleadas de un mar revuelto de espumarajos las quejas de los ciudadanos de aquí y acullá: es la voz encargada de catapultar hasta allí  donde deben ser oídas (otra cosa es que lo hagan) las lamentaciones de quienes sufren los flagelos de la desgracia en sus más variadas forma e intensidad. Ahora acaba de hacer público su informa anual y si lo cotejamos con los ditirambos triunfalistas del presidente Rajoy se observan importantes discrepancias.

   El abanico de denuncias elevadas hasta la defensora es amplísimo. Desde la muerte inesperada y masiva de abejas en la región de las Alcarria, que sume a los productores en una situación ruinosa hasta la derogación de la doctrina Parot que sirvió para excarcelar a sanguinarios etarras,  pasando por la de orden de becas de excelencias que deja fuera a numerosos alumnos universitarios, la petición de las comunidades para que sea el Gobierno central el que devuelva el ·céntimo sanitario`, la denuncia por el  uso de pelotas de gomas contra los inmigrantes ilegales,  el alarmante aumento de los suicidios en prisiones, el clamor por el copago farmacéutico entre los que menos tienen,  las súplicas de familias menesterosas o la exigencia de mayor asistencia a los niños incapacitados o la reclamaciones a las comunidades de una política efectiva para erradicar el hambre infantil. Y en fin, el infausto engaño de las preferentes que sumieron a tantas familias en la desesperación…

  Tampoco pasa por alto el informe Becerril, es más incide explícitamente en ello, las quejas sobre la corrupción imperante en el país, las demandas para que cumplan sin paliativos  las penas los que incurrieron en fraudes, sin olvidar la deficiencias en Educación y Sanidad, las cuales están en el ánimo de todos y son el pan nuestro de cada día en los informativos o los recortes impuestos en aras de una austeridad que se ceba sobre todo en los más necesitados y sin olvidar las inicuas tasas de paro que nos subyugan.

   No, no responde ciertamente el informe al panorama idílico que nos recreó el presidente Rajoy en el reciente debate sobre Estado de la Nación; es más,  la realidad se aproxima   sin mabages a las apreciaciones que pormenorizó la oposición y el resto de diputados del hemiciclo.

Ver Post >
Pobreza infantil

 

 Detalló el presidente Rajoy en el Debate del Estado de la Nación, del cual todavía resuenan los ecos,  las medidas acordadas para atajar la dramática situación de la pobreza infantil en España. Lo hizo a rebufo de la interpelación de la presidenta de UPyD en el Congreso, Rosa Díez,  y enumeró una serie de iniciativas que a la diputada se le antojaron, posiblemente con mucha razón, vacías y opacas,  que del dicho al trecho va un gran trecho, que decimos popularmente cuando la realidad desmonta los artilugios de la verborrea.

  Porque lo cierto es que en la barahúnda de las informaciones que nos copan la atención cada día sobre corruptelas, trifulcas entre líderes políticos y manifestaciones exaltadas de algunos de que la economía se está encarrilando, no se ha prestado la debida atención a un dictamen de la ONG Save the children que para nuestro país resulta demoledor: casi tres millones de niños se ven sumidos en la pobreza y la exclusión social, o como es lo mismo casi un 40% de la población infantil.

   Rajoy en su exposición parlamentaria dejó claro su voluntad política de atajar este problema, faltaría más, que él sabe muy bien  que garantizar la protección de los niños es un derecho inalienable de este sector de la población y un deber ineludible del Estado, sin embargo en los presupuestos generales se detallan asignaciones a este menester muy por debajo de lo que dedican el resto de los países de las Unión Europea.

   Olvidan los políticos de nuestro país que además de un imperativo legal que no es posible eludir el gasto en este segmento de la población puede resultar económicamente  rentable  en el futuro puesto que en él recae en parte la continuidad de la sociedad si la atención que se les prestó en su día fue suficiente y satisfactoria. Los niños de hoy serán los hombres del mañana y sobre sus espaldas descansará el peso de la nación, algo que sería contraproducente conceder sólo a los descendientes de clases sociales elitistas o de alto rango sin problemas económicos familiares  en sus años de niñez.

  Importa mucho que la población infantil menesterosa sea atendida sin reservas tanto económica como formativamente. Urge una diagnosis concluyente de las circunstancias que concurren en la dejadez que en estos momentos padece y en implementar las medidas oportunas para remediarla. Para que pasado el tiempo no nos pidan cuentas.

Ver Post >
Pavor a enfermar

 

 

Los que ya no sólo peinamos canas someramente cubriéndonos de tinte plateado las sienes  sino que las lucimos dueñas y señoras de  la cocorota si es que  la alopecia nos dejó sin rastro de ellas, y al mismo tiempo contemplamos como nuestras vidas se deslizan peligrosamente por el declive que conducirá indefectiblemente al final, nos debatimos en un mar de preguntas que, o no podemos responder  o nos desasosiegan vivamente por mor de las circunstancias conexas.

   La incertidumbre ante el futuro se enseñorea de nuestro pensamiento y buena parte de ella obedece al temor de que, llegado el quebranto serio de la salud, no podamos contar con instalaciones hospitalarias y atención pronta y eficiente.

   Nos infunde pavor las declaraciones efectuadas muy recientemente por la Asociación de Consumidores de Málaga- UCE, contenidas en un informe en el que deja traslucir que “el lamentable estado en que se encuentran los hospitales y los centros de salud de Málaga y la provincia”.

  Es  a lo que iba: se  nos ponen los pelos de punta a los que nos veremos abocados, más temprano que tarde, a  acudir a estas instalaciones de las que no hablan  malhadadas complicaciones anejas. Por ejemplo,  para que nos socorran en las  urgencias,  por una gestión que, al parecer, deja mucho que desear y que se teme sea producto del prurito de las autoridades sanitarias de ahorrar gastos con recortes en un sistema cuya defensa debería ser sagrado para quienes políticamente nos rigen.

   No hace mucho un alcalde de la Serranía de Ronda, el alcalde de Benaoján, Paco Gómez (sí, hombre, el de los cigarros en los plenos) tras una experiencia personal en el Hospital Comarcal de Ronda,  calificó a éste  de tercermundista. No le faltaba razón, y es el sentir del grado de impotencia ante estos hechos que hacen mella en el españolito de a pie.

   La consejera de Salud, María José Sánchez Rubio,  por su parte, se muestra enérgica en  defensa de la sanidad pública malagueña. Le asiste la razón cuando haca hincapié en los profesionales que nos atienden, algo que compartimos plenamente.

   Reconoce, no obstante, los problemas suscitados en las urgencias y habló de urgentes mejoras y aumento de las contrataciones. Pero si una imagen vale más que mil palabras nos quedamos con las que se han difundido de enfermos en pasillos o  las deplorables que hablan por sí solas de la lamentable situación de salas y estancias del Carlos Haya. Dan que pensar, y no para bien. Pavor nos provocan.

Ver Post >
Repulsa de alcaldes serranos a la denominación Parque Natural de Grazalema

 

 Di

El alcalde de Montejaque,Diego Sánchez, apuesta con firmeza por el cambio de denominación

No transigen los alcaldes de los cuatro pueblos que se alinean a lo largo y ancho del Parque Natural Sierra de Grazalema con que no se modifique una  denominación que no responde a la realidad. De Grazalema, sí, pero también de las sierras de Ronda, en  cuya proximidad se erigen los municipios de Montejaque, Benaoján, Jimera de Líbar y  Cortes de la Frontera.  

   Es lo que reclaman los primeros ediles y  lo hacen de voz en grito, o sea, que alto y claro. Lástima que a la reclamación se le hagan oídos sordos por el momento el  Consejo de Gobierno de la Junta, el cual  es el organismo que un última instancia debiera dictar el  plácet para que la pretensión cobrara visos de realidad. En la reclamación llevan la batuta del litigio , por lo que les incumben,   los regidores de los tres pueblos que comparten además de la circunscripción geográfica del espacio protegido, las riberas del río Guadiaro, otro elemento físico que delinea este  singular escenario serrano.

   No parece que la reivindicación de los alcaldes para una nueva designación del paraje natural haya hecho mella en la delegación provincial de Medio Ambiente. El alcalde de Montejaque, Diego Sánchez, dejó claro ante la Junta Rectora reunida para dilucidar si era o no conveniente el cambio de designación que consideraba improcedente la ausencia del delegado de Medio Ambiente, algo que fue refrendado por la alcaldesa de Jimera y por el regidor de Benaoján, Francisco Gómez; los tres, al parecer, abandonaron la mesa de  negociación, en una señal de clara protesta por, además de las reticencias para cambiar el nombre del espacio protegido esgrimidas por el delegado de Cádiz, por las postergación a la que se someten sus pueblos.

Porque bien mirado, la Serranía de Ronda, que sólo se puede equiparar con la sierra de Grazalema (ámbito de valor paisajístico y geográfico propio, que nadie discute) en la escabrosidad de su entorno, pero sus características son propias y su paisaje diferente, por muchas similitudes que se traten de encontrar.

   La comarca de la Serranía de Ronda es singular, primero por lo complejo de su relieve  (sierras que convergen en una meseta central en la que se emplaza la ciudad del Tajo),  y  luego por el emplazamiento de sus valles que orientados en dirección NE-SE y paralelos entre sí,  facilitan el discurrir de  los ríos Guadiaro y Genal, que buscan tierras abajo el litoral mediterráneo en el que culmina el Campo de Gibraltar.

   Posee además personalidad propia, desvinculada de manera incontestable de la población de Grazalema y su influencia. La Serranía de Ronda (y la historia lo ratifica) ha sido origen de un fenómeno que sentó sus reales en la zona en el siglo XIX y que ha perdurado hasta nuestros días: no es otro que la atracción que ejerció en los viajeros románticos de la época.

   Si bien  es cierto que éstos escogieron Andalucía para sus merodeos en España, no es menos cierto que fue Ronda y los pueblos que la circundan los parajes predilectos donde se asentaron, enamorados del exotismo que buscaban, ajeno a la moderna sociedad industrial de la que procedían.

   Fijémonos en lo que nos relata una viajera romántica, Juliette de Robersart, que llegó a Ronda a caballo, en mayo de 1863:  “ Haber venido a Ronda, a esta ciudad de moros, poética e inaccesible…¡sólo esta basta para colmar la gloria de una vida entera!” Y añade, a continuación, las impresiones de las sierras que servían de antesala a la ciudad, o sea la Serranía de hoy que la cautivaron: “ Cabalgaba alegremente por senderos imposibles, por escalas de piedras resquebrajadizas y suspendidas  sobre precipicios tan pavorosos como bellos, pues en los flancos se asientan pueblos, naranjos, almendros y cultivos bien cuidados… Todo esta verde, fresco, embalsamado…”.

  Comentarios como éste se pueden encontrar a centenares en la historiografía de la región, pero valga como botón de muestra, sin entrar de lleno en las descripciones de bandoleros y contrabandistas, dos ramas de un mismo tronco, cuyas leyendas ahora se reverdecen por el acierto del Ayuntamiento de Ronda, empeñado en buena lid en hacer el valer el romanticismo decimonónico que impregnó estas tierras con la pátina de la leyenda y lo arcano  más  inmarcesible.

  Por estas y otras razones más concretas y administrativas, la denominación del Parque Natural no estará completa sin la agregación de Ronda y su Serranía, que es por lo que los alcaldes pleitean con ardor y presentan batalla sin pelos en la lengua, porque además se reivindican inversiones y aportaciones pecuniarias, de las cuales se llevan la parte del león pueblos de la provincia de Cádiz que ostentan hasta ahora la denominación del Parque.

 Foto: montejaque.es

 

Ver Post >
El nuevo Hospital de Ronda, ¿más cerca?

 

La casta de los políticos, dicho sea sin ánimo peyorativo,que ya olfatean la proximidad de las elecciones – europeas, autonómicas, municipales y generales -, en una sucesión de fechas con relativa corta  distancia entre sí, se aprestan a vender al electorado su mercadería. Se agita el mercado de los votos y vocean sus productos intentado en puja desigual vender más y mejor y encandilar al que, en última instancia,  va a depositar el sufragio en la urna con más o menos convencimiento de que su decisión sea la más acertada.

   Bien mirado, se pregunta uno, cuándo renuncian nuestros políticos a esa tarea de contentarnos para mantenerse aupados al poder y disfrutar de las prebendas concernientes al oficio. Porque no sería un desatino pensar que a esta tarea dedican buena parte de su mandato – y sálvese el que pueda, que los hay, y muchos, que se toman en serio su misión y la ejercen  con honradez-, en detrimento de aquellas otras que por obligación deberían ocuparles  la mayor parte del tiempo en el que la desempeñan, a saber, arreglar al españolito de a pie sus problemas más acuciantes y que le desazonan a más no poder.

   La cuestión estriba en que vamos a llegar al período electoral con más de 5 millones de parados y disuadidos  de que en los dos grandes partidos, PP y PSOE, se instaló la corrupción, ya de una forma, ya  de otra, enfangando a un buen número de sus figuras señeras. La desafección  del ciudadano por estos motivos, y otros que están en la mente de todos, hacia los políticos es manifiesta, y el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIC) la muestra de manera palmaria en sus encuestas.

   Van a afanarse los políticos en permanecer a toda costa en la cúspide del poder en su parcela correspondiente. Tanto es así, que cuando los comicios se olfateen por su proximidad nos anuncien con desparpajo actuaciones que durmieron el sueño de los justos hasta ayer mismo. Infraestructuras y construcciones de toda índole se anuncian olvidadas en el tiempo para desesperación de de los afectados por su tardanza.

  Es el caso del Nuevo Hospital de Ronda, una realización aparcada sine die y que ahora resucita. La consejera de Salud, María José Sánchez Rubio ,  viene a decirnos que se reanudarán las obras de forma ininterrumpida de forma tal que abrirá sus puertas en 2015 para que a él vayamos a remediar nuestras dolencias y achaques, en lugar del antiguo Hospital Comarcal, ya con deficiencias notorias, o sea, poco menos que a caerse de puro viejo.

   Tendremos que darle un voto de confianza a la consejera y pensar que se cumplirán sus promesas. Con todo no nos entrará el “cuerpo en caja” que solemos decir los serranos, hasta que los trabadores y maquinarias irrumpan en el lugar, como muestra evidente de que el discurso no fueron palabras huecas y vender humo sin consistencia.

  

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.