img
Categoría: política
“Madiba” marcó la distancia

 

 

 “Madiba”

 
 

Murió Nelson Mandela y el mundo, como cabía esperar, se conmocionó. No era un líder político radicado sólo en Sudáfrica, lo era de los dos hemisferios dela Tierra, y en ambos su partida definitiva no ha dejado de producir consternación. No pienso entrar en los atributos que como persona y gobernante adornaban su persona, de sobras conocidos y que hoy se ponen en candelero con toda justicia. Ni en el clamor mundial  que su muerte ha provocado,  ni en el gemido unánime de un pueblo que lo ensalza y originó unos actos  funerarios que han asombrado al mundo y que son pruebas evidentes de la entrega total y absoluta a una figura política, y sobre todo humana, irrepetible.

  Sí quería hacer hincapié, con mis torpes palabras,  en el sentido de la democracia que propugnó su persona egregia y la lucha mantenida para erradicar el racismo que corroía  al país que lo vio nacer. En su decisiva acción para liderar una transición modélica de la dictadura infausta- ¿cuál no lo es? – hasta la democracia más esperanzadora.

  Y llegado a este punto no se puede por menos que resaltar las diferencias en cómo se llevó a cabo nuestra propia transición, nacida tras la muerte de Franco y el advenimiento de la democracia a renglón seguido. Y no encuentro punto de comparación: “Madiba” marcó en su día la gran distancia que convirtió su obra en un referente al que pocos países, por no decir ninguno, llegaron al resultado esplendente que él logró, tendiendo la mano a unos y a otros enfrentado entre sí. Ni, por supuesto, España.

   Con la razón por delante, sin el menor desvío y de forma férrea, supo imponer sus criterios, lo que le ocasionó años de cárcel y acendrado y profundo dolor. Pero no dio su mano a torcer. Reconciliación y autoridad, amén de acendrada defensa a la libertad, fueron las armas  esgrimidas ante imposiciones de reformas que rechazó de plano.

   Algo que no ocurrió precisamente en España donde se abrazaron las que, en mayor o menor medida, subyacían y que se sometieron a meros retoques. De aquellos polvos estos lodos. ¿Y qué decir de nuestros líderes y políticos de antes y ahora? ¿Resisten el parangón con el gran “Madiba”? Dado la corrupción imperante en unas y otras filas y el consecuente desafecto que provocan en el ciudadano, pensamos que no.  La distancia marcada es infinita.

Foto: diario SUR

 

Ver Post >
Bipartidismo tenaz

Haciendo abstracción de los males inherentes al bipartidismo que protagonizaron Antonio Cánovas del Castillo, artífice de la Restauración y padre del Partido Liberal Conservador, malagueño por más señas,  y  Mateo Sagasta del Partido Liberal Fusionista)– elecciones amañadas, diputados elegidos  a dedo desde las cúpulas dirigentes, caciquismo y pucherazos a ultranza – lo cierto es que la estabilidad fue la mayor conquista del régimen, edificado con el patrocinio de Alfonso XII, cuya figura se trataba de fortalecer, a finales del siglo XIX.

   El bipartidismo con todos sus defectos patentes  hizo posible el desarrollo industrial, la mejora de los intercambios con otros países europeos, al mismo tiempo que impulsó significativos  cambios en la cultura española. El partido en el poder de forma alternante incluso cooperaba para que el  que habría de sucederle llegara sin quiebras a regir los destinos de los españoles. Un  “turnismo ”, en fin, que logró efectos positivos para los gobernados.

  El bipartidismo que hoy por hoy soportamos poco puede ofrecer en las mejoras que los españolitos de a pie esperamos. Mirándose su propio ombligo, no parece que se gobierne para el pueblo, por lo menos para los más afligidos por el paro  y la rémora de la crisis,  sino para afianzarse en el poder y allí atrincherados moverse a sus anchas.

   Tirándose los trastos a la cabeza un  día sí y otro también y ofreciendo episodios de corruptelas  tanto en uno como en otro bando el panorama se ennegrece por días, y gane quien gane en las próximas elecciones  europeas y las generales de 2015 no parece que las cosas  vayan a cambiar substancialmente.

  De ahí la necesidad de que este bipartidismo enquistado y poco edificante se sustituya por otra deriva  política que, pienso,  pueden venir de la mano del ascenso de la UPyD de Rosa Díez y de Ciudadanos de Albert Rivera. Ambos han empezado a inquietar a los dos  grandes partidos que ven cómo  se afianzan por días en el sentir ciudadano.

Foto: Albert Rivera, líder de Ciutadans

Ver Post >
Cuchillas siniestras

 

 Desde el monte Gurugú se domina casi a vista de pájaro la ciudad de Melilla. Desde sus faldas y a medida que se asciende por el otero observamos cómo la población se desparrama en los aledaños del mar Mediterráneo y se hacen visibles en la lejanía sus edificios de mayor relieve. Paseando por sus  calles nos gana la percepción de una población animada por la belleza de su entorno, la peculiaridad de su emplazamiento y la notoriedad de su historia, confirmada ésta por la abundancia   monumentos debidos a la mano del hombre. Fue escenario en el siglo XX  enfrentamientos entre los ejércitos españoles y los rebeldes  sublevados rifeños   de Abd el-Krim: se escribieron entonces páginas sangrientas para el recuerdo.        

   Ahora, en nuestros días, el Gurugú, en sus laderas atormentadas por la orografía tienen cabida otros relatos no menos crueles: allí esperan como bestias agazapadas, acosadas por el hambre y la desesperación los inmigrantes que esperan el momento propicio  para dar el peligroso salto hacia  la península.  Y lo de salto arriesgado no es un énfasis expresivo sino una realidad candente.

   Cuchilla,  concertinas, para suavizar el vocablo, pero que nada tienen que ver con el instrumento musical del mismo nombre. Son las que se han instalados en las vallas  que separan Marruecos de España para “disuadir”, se dice, a   los subsaharianos de que no intenten el paso ilegal (¿ilegal?) a la que para ellos es poco menos que la tierra prometida. Y lo intentarán, qué duda cabe,  que la penuria atosiga y el deseo de otra vida mejor no les arredrará.

   Hay un sacerdote, Ángel García (no hay un nombre más apropiado para la misión que él mismo se ha impuesto), fundador y presidente de la ONG Mensajeros de la Paz, que ha visitado in situ la valla siniestra y no ha dudado en calificar la instalación de las lengüetas asesinas como  “una vergüenza”. Es la misma calificación que le mereció al Papa Francisco la muerte de centenares de emigrantes en Lampedusa.

   El Gobierno español, por su parte, se muestra renuente por lo pronto a prescindir de ese valladar que destroza brazos y entrañas. Un claro atropello de derechos humanos ya formulados por Naciones Unidas a través de las oficinas del Alto Comisionado:“sin distinción de nacionalidad, residencia, sexo u origen étnico”. A ver si se enteran que tienen que abstenerse de tomar medidas en contra de estos derechos universales e inalienables.

Foto diario SUR

 

Ver Post >
Incumplimientos de Rajoy

 

Cuando se coronaron los dos años de legislatura con el PP con mayoría abrumadora en el Parlamento de la Carrera de San Jerónimo, el Gobierno con su presidente a la cabeza están tratando de vendernos la convicción de que las cosas empiezan a ir bien en la economía.

  Rehúyen la expresión de los “brotes verdes” que ya está gafado, pero inciden en que todo va sobre ruedas después del descarrilamiento ocasionado por la crisis. Lo que ocurre es que viendo las vicisitudes desgraciadas por las que transcurren buena parte de la población española – paro desaforado, pobreza in crescendo, penuria de los pensionistas… – mucho me temo que serán contados quienes ensalcen las buenas  nuevas que quieren transmitir desde la cúpula del partido.

   Si Rajoy y su Gobierno hacen recapitulación de los logros alcanzados que, hay que decirlo, atañen a la macroeconomía pero no a la microeconomía, que es la que ve y siente el españolito de a pie, también éste se ve en la necesidad de recurrir a un prontuario de las promesas incumplidas en ese lapso de tiempo (hemerotecas, al canto).

   Y vemos, cariacontecidos que antes de tocar poder prometió por activas y pasivas que no subiría los impuestos, ni que tocaría las pensiones o la Sanidad y la Educación. “Le voy a meter la tijera a todo, salvo a las pensiones públicas y, aunque sea competencia de las Comunidades Autónomas, a la sanidad y la educación, donde no quiero recortar los derechos de los ciudadanos”, es lo que dijo a voz en grito. “Ni copago sanitario, ni disminuir la teleasistencia”, afirmó, pero hizo lo contrario para desgracia de los millones de afectados.

“Del dicho al hecho un gran trecho”, que decimos en Málaga sin temor equivocarnos que ya lo refrendó  Fernando Savater, escritor y filósofo, en una de sus reflexiones sobre la ética.

   Prometió una lucha denodada contra la corrupción, pero el caso Bárcenas la destapó en sus filas. Abogó por la independencia judicial y hoy vemos como el CGPJ  en su renovación elude esa determinación: sigue politizado y la imparcialidad de los miembros que lo componen está por ver  (se reparten la Justicia).

  ¿Y qué decir de la derogación de la Doctrina Parot? Una decisión que muy bien podría haber ido por otros derroteros (se logró en otros países en iguales o parecidas circunstancias) con la presión del Gobierno y que no hubiese permito la salida masiva de la excarcelación de etarras y malhechores.

  Suma y sigue…Miramos desconcertados los incumplimientos que no dejan de desazonarnos.

 Foto:  Los jubilados han visto congeladas sus pensiones( Hoy,es)

Ver Post >
Espectáculo vergonzoso

 

 

Luego dirán que la tenemos tomada con ellos. A los políticos me refiero. Argumentan que las altas cotas de desconfianza cuando no de clara animosidad que contra ellos muestra una muy buena parte de la ciudadanía no tiene razón de ser,que ellos se devanan la sesera y se esfuerzan sin límites en beneficio del bienestar de todos. Haberlos, haylos, pero algunosno cejan en su empeño en ofrecer la peor imagen de cara a este sufridor pueblo que en su día tuvo a bien darle el voto.

   Pruebas al canto. Con la vista puesta en los tres días de vacaciones – que para algunos serán más- en el puente de Todos los Santos, la mayor parte del hemiciclo abandonó el Parlamento en desbanda sin esperar el resultado de una votación que habría de dilucidar sobre algo que preocupa a millones de españoles: la reforma de las pensiones. Para ellos era un asunto menor,claro. Dejaron al presidente de la Cámara, Jesús Posada, poco menos que con la palabra en la boca, sin tiempo para levantar la sesión.

 Un ejemplo edificante, sí señor, lo primero es lo primero. Se dirían: ¿ pies para qué os quiero?, y acto seguido con la prole camino del a rincón acogedor en la montaña o en la costa para disfrutar que son tres días,y uno lloviendo,como suele decir el maestro Manuel Alcántara.

   Andamos los jubilados que no nos llega la camisa al cuello con las restricciones a que se van a someter nuestras entecas prestaciones, definitivamente desvinculadas del IPC: un recorte encubierto que obrará en detrimento del poder adquisitivo, por mucho que diga lo contrario la ministra de Empleo, Fátima Báñez, agarrándose como a un clavo ardiendo al Pacto de Toledo, que solicitaba “estudiar otros índices de revalorización”.

  La `desbandá´ de sus señorías es harto elocuente. Muestra muy a las claras la preocupación que sienten por los que ya dependemos de papá Estado para subsistir más mal que bien, o sea, nula. Allá se las compongan,pensarían. Pero olvidan que somos millones y contamos con el arma poderosa del voto para,llegada la ocasión, mover el fiel de la balanza al lado que más convenga. ”Arrieritos somos y en el camino nos ncontraremos”, que decimos en la serranía de Ronda cuando alguien nos tiende una celada o nos amenaza poco menos que con una navaja trapera por un quítame allá esas pajas.

 

Ver Post >
“Los muertos no se tocan, nene”

Seguramente recordarán los lectores la película que con este título el cineasta José Luis García Sánchez realizó basada en la obra homónima de Rafael  Azcona. El argumento relata con fina ironía lo absurdo de las cuestiones sociales y las fórmulas depravadas que se ponen en planta para conseguir fines abyectos, pero recurriendo al humor para lograr la carcajada del espectador. Escatología y sátira se dan la mano para conseguir una obra  muy aceptable de nuestro cine de  hace algunos años: completó una trilogía feliz  con “El pisito” y “El cochecito”. Viene este exordio a cuento a raíz de una noticia, que lo menos que puede parecer es chocante o tan absurda como la idea que recorre el guión de la película que mencionamos.
El PSOE quiere que aquí y ahora se exhumen los restos de Franco y José Antonio Primo de Rivera de la Basílica  del Valle de los Caídos y vayan a parar a donde sus familias o simpatizantes vean conveniente. Osea, una vuelta más de tuerca  a una actitud  trasnochada que muy pocos ven con buenos ojos y que no es sino fruto del encono de guerracivilistas sin cuartel  que no parecen tener presente que a la Transición si algo hay que agradecerle es el devenir de una época de paz y tranquilidad como pocas vividas en la Historia de España.
Nos parece absurdo que  todavía, ¡ y ha llovido!, haya quien se se instale  en un “No pasarán” que ya no tiene razón de ser. ¿Para qué hurgar más en nuestra Guerra Civil?Como Ortega y Gasset clamaba contra el radicalismo de la República, tendremos que convenir en que “No es eso,no es eso”. Porque aquí lo que de verdad preocupa son los casi seis millones de parados, o la corrupción instalada en los partidos políticos – y sálvese el que pueda- o  las miles  de familias que se las ven y desean para llegar a fin de mes, o  las empresas  con el agua hasta el cuello con problemas serios para subsistir.
Y es que seguimos dando palos de ciego y damos de lado a las prioridades que vale la pena afrontar. ¿Es que no ven nuestros políticos en qué asuntos deben remar en la misma dirección? ¿No entienden que se pierden en enfrentamientos inútiles y discusiones baldías y olvidan lo primordial, que es sacarnos del atolladero en el que nos sumergimos ya hace años y que no se ve la salida por mucho que el ministro Montoro diga lo contrario?
” Necesitamos políticos, sindicalistas, jueces, rectores de universidades e intelectuales fundidos en un ideal común”, como ha dicho un pensador de nuestrois días. O sea,  pensar más en lo que nos une que en lo que nos divide. Y una forma de profundizar en la herida es ahora remover fosas en una cuestión que en nada va favorecer el bienestar del pueblo.¡ Los muertos no se tocan,leñe! Que duerman el sueño eterno mientras nos ocupamos de las cosas que de verdad interesan.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.