img
Categoría: política
¿Peligran las pensiones?

 

¿Peligran las pensiones?

José Becerra

 

“Oído al parche”, que dicen en mi tierra allá en  donde la Serranía de Ronda muestra su cariz áspero de cumbres fragosas a cuyos pies o en sus faldas de montaña se asientan pueblecitos de apretadas casas e impolutas fachadas. La expresión, sin embargo, es netamente castellana, y tiene un origen bélico ya que se usaba en la antigüedad para designar un peligro latente originado por la invasión de un ejército anunciado por el batir de los tambores (parches) de las mesnadas enemigas.

Lo dicen cuando es obligado prestar atención a algo que hace peligrar el sosiego de los habitantes y que no hay que echar en saco roto. También se dice, y este es un dicho de alcance universal, que “no es traidor el que avisa”. Y ahora se no está avisando desde fuentes autorizadas que a la “hucha” de las pensiones se le está viendo el fondo.

Rajoy y su fiel acólito Montoro, quienes mantuvieron meses atrás cuando se jugaban – y estuvieron en un tris de perderlo – la permanencia del gobierno, que no se iban a subir los impuestos. Se conjuraron para dejar por sentado que era una atrocidad para el buen ritmo de la economía. Del dicho al hecho un grandísimo trecho. Tampoco se barruntaba     que se seguiría escarbando en la `hucha de las pensiones´ hasta dejarla en mínimos históricos, exhausta, como acaba de ocurrir por mal que nos pese a los sufridos pensionistas.

Nada menos que 9.500 millones de euros acaban de extraerse de la alcancía estatal para atender la paga extra de diciembre, la cual va quedando en cruz y en cuadro, por lo que  más que tiritar se muestra exhausta y con necesidad urgente de respiración asistida, muy lejos de las millonadas de las que podía presumir solo cuatro o cinco años atrás.

Por mucho que el ministro de Economía, Luis de Guindos, afirme  alardeando del buen hacer del PP,  que el futuro de las pensiones está garantizado en España, los pensionistas que por lo edad somos perros viejos y nos lanzan piedras de todas partes, estamos con la mosca detrás de la oreja.

Se nos antoja, muy a nuestro pesar, que las cosas tal como van no pintan del todo bien para nuestros intereses, que son los de quienes han trabajado toda la vida con la esperanza de un mediano pesar llegado el momento que ya ve la senda del ocaso vital. El panorama que se brinda a nuestros ya cansados ojos – iba a decir lacrimosos, pero no quiero pecar de demasiado derrotismo – es que el alargamiento de la esperanza de vida obra en detrimento de la viabilidad del sistema. Que nos empeñamos en no abandonar este mundo por muy ingrato y cruel que se nos antoje, aunque haya quien a la chita callando quiera darnos el pasaporte para el más allá más temprano que tarde.

Que se apeen las dos formaciones políticas de sus diferencias y que se pongan a trabajar codo con codo en ese tan cacareado Pacto de Toledo para dar cumplida solución a lo que amenaza, de no atajarse a tiempo, con un quebrantamiento social de imprevisibles consecuencias. En caso contrario, no se sorprendan por el distanciamiento y la inquina  que buena parte de la ciudadanía  manifiestan sobre los políticos. Seguirán ocupando un puesto señero, en todo lo alto de la lista, de sus desafectos.

Ver Post >
El amargo adiós de Rita Barberá

 

Un infarto acabó con la vida de Rita Barberá, posiblemente en la soledad de una fría habitación de hotel. No sería arriesgado pensar que  este repentino óbito tenga mucho que ver la feroz caza y captura que ha sufrido la senadora y exalcaldesa de Valencia en los últimos meses. Un brutal acoso que se supone ha tenido que soportar por parte de quienes se erigían como insensibles e implacables jueces de su conducta y que no han tenido por menos de atosigarla hasta consumar la quiebra definitiva de su vida. También hay que decir el vacío que se instaló en su alrededor por parte de su propio partido, el Popular, en el que militó y mantuvo un papel preponderante durante los últimos treinta años. Fueron contados lo que le tendieron la mano en los momentos difíciles vividos; la mayoría de sus conmilitones optaron por ignorarla y el desamparo ha sido manifiesto. Acoso y derribo ha sido la actitud de unos y otros.

   La presión mediática que ha sufrido esta mujer, de la que no entro ni salgo en cuanto a lo que se refiere a su honorabilidad o culpabilidad, es producto de ese linchamiento a que, a veces, se someten los políticos por parte de sus adversarios sean del color que sean. Una forma recóndita y no pocas veces perversa de socavar la existencia del contrario y que estamos viendo como cobra virulencia en los últimos tiempos, sin que tenga  en cuenta que poseemos un sistema legal a quien corresponder enjuiciar y castigar al que delinque. Las conjeturas de culpabilidad no tienen razón de ser si no se han demostrado fehacientemente en los tribunales públicos de Justicia.

   No pertenezco al Partido Popular – tampoco a cualquiera de los de la izquierda política – y no me erijo en paladín de nadie. Solo que como españolito de calle reconozco, absorto, que se está yendo muy lejos en este afán desmedido de desprestigiar al oponente antes de que por sus actos sea juzgado según los cánones legalmente establecidos que a todos nos asisten.

 

Ver Post >
¡`Habemus ´Gobierno!

Resultado de imágenes de imagenes de rajoy, diariosur

 

¡`Habemus ´Gobierno!

José Becerra-Gómez

Javier Fernández, el rostro amable del PSOE, ha conseguido encausar la alborotada corriente del PSOE actual hacia los cauces de la abstención para facilitar, ¡por fin!, un Gobierno, el de Rajoy, no sin hacer de tripas corazón.

Los socialistas se han declarado una feroz guerra entre sí. Causó vergüenza ajena lo sucedido el pasado 1 de octubre en la que unos y otros se tiraron los tiestos a la cabeza y que acabó con la dimisión del hasta entonces obcecado secretario general, Pedro Sánchez, que por sus trazas y afirmaciones posteriores a nadie se le escapa que lo que desea es morir matando. Ya veremos, tras sus minis vacaciones en Los Ángeles, cuáles son intenciones tras conocerse que su aliado  Miquel Iceta ha revalorizado su liderazgo en el ámbito de su partido en Cataluña. Este personaje un tanto estrambótico y bailarín acaba de endilgar el epíteto de “símbolo” a la figura de Sánchez por su enconada animadversión a Rajoy y el PP, que él secunda sin la menor vacilación, hasta el punto de que se nos antoja que seguiría apostando por aquél para regir los destinos del PSOE.  Entregó su acta de diputado en la sesión que dio la presidencia a Rajoy, pero ahí no quedará la cosa. Seguro que se revolverá en su tumba política y estrenará nuevos bríos en un futuro inmediato. Está cantado.

   Fernández, presidente de la gestora del partido que ahora se remueve desde sus cimientos, admitió  que buena parte de los militantes socialistas se oponen a la investidura. Entiende la posición de sus correligionarios  en su animadversión hacia Rajoy; sin embargo, como explicó días atrás, “la política exige convivir con la decepción”. Advirtió que se abrían dos posibilidades, ambas perniciosas para el partido: unas elecciones que serían funestas si se atiende a lo que apuntan las encuestas y en las que el PP saldría fortalecido; la otra, investir al presidente en funciones con una abstención generalizada en la segunda vuelta, que no habría de significar dar carta blanca a los populares y sus propuestas, y sí rendirse en la disyuntiva hacia la opción que a su juicio es la mejor para España y el  propio PSOE.

   Fernández ha dado muestras de saber estar en el ámbito ahora revuelto de la política obrando con sensatez y demostrando la posesión de un temple que los que contemplamos los sucesos que se han desarrollado en los últimos tiempos quisiéramos para  buena parte del resto de los políticos que no le secundan o se oponen visceralmente a sus postulados expuestos en las últimas semanas.

   Si al fin se consiguió que el PSOE se abstuviera en  segunda votación para facilitar un Gobierno de Rajoy mucho tendrá el partido que agradecer a Fernández por no haberse despeñado con el “no” obstinado de muchos gerifaltes, con Iceta a la cabeza. Porque el derrumbe del partido estaba cantado, y con la propuesta que aquél ha defendido a capa y espada, pero con la actitud dialogante de la que ha venido haciendo gala en este casi un annus horribilis, acentuado en los últimos meses, para los socialistas, ha evitado el mal mayor, o sea,  la hecatombe irremediable del partido.

    El viraje se ha producido a trancas y barrancas, pero lo suficiente palmario como para poder decir adiós a una insostenible situación de bloqueo que no auguraba nada halagüeño para la situación álgida en la que el país se encontraba.

   Las cosas no serán nada fáciles para el PP, porque ahora se entrevé una feroz oposición de los socialistas hasta el punto de que habrá investidura, sí, pero también se va a impedir que gobierne a placer. El “rodillo” de los populares toca a su fin, y esa es la misión de quienes se han visto abocados a transigir; lo que de alguna forma compensará este ineludible apoyo al que es por naturaleza su contrincante. Esta actitud, que es de esperar, puede redimir las huestes del puño y la rosa  a la concesión que ahora acaban de formalizar a sus adversarios políticos. Animado ha de estar el hemiciclo en el que sus señorías sentarán sus reales.

  Por lo pronto, `habemus` Gobierno y en el lontananza de la política se vislumbran nuevos horizontes más halagüeños  para todos.

 

Ver Post >
Rajoy se muestra condescendiente

 Resultado de imágenes de imagenes de Rajoy en diario Sur de malaga

Rajoy se muestra condescendiente

El presidente en funciones se ha apresurado a enmendar la plana a sus subalternos más directos que habían empezado por exigir al PSOE algo más que la simple abstención. Se envalentonaron éstos al ver cómo los socialistas  en una desigual lucha interna, atrincherados, irrumpían cada cual en posiciones propias e irreductibles, tras los sucesos que acabaron con el destronamiento del obseso Pedro Sánchez. Se mostraron ufanos y presumieron de tener bien sujeto el rábano por las hojas. Pero he aquí que Rajoy, con muy buen criterio (eso es lo que se nos antoja), puso fin a los cabildeos de sus subordinados, dando por seguro que no iba a exigir nada al PSOE más allá de apoyar con la abstención su investidura.

   No entraba en sus cálculos machacar a los oponentes en nuevas elecciones que, seguramente, se llevaría de calle, ni hacer leña del árbol caído. Sí,  hablar con Javier Fernández, cabeza visible de los socialistas en estos momentos, y consensuar la formación de un nuevo gobierno que el país necesita como agua de mayo en tiempos de sequeral.  Los presupuestos de 2017 pueden esperar algo más y lo urgente es la constitución de ese gobierno que todos anhelan y todo lo demás vendrá por añadidura, incluido la feroz oposición que sin duda enarbolarán los adversarios como bandera de un anunciado acoso y derribo de su persona.

   Por otra parte, Rajoy, que lleva meses insistiendo en la necesidad de que España tenga gobierno sin más aplazamientos, no sería coherente con sus convicciones si de entrada pone trabas que vayan más allá de la consecución de la investidura. Por lo que se tiene por menos pensar que está obrando con cordura. Sensatez,  o sea, que es lo que se espera de quienes tienen en sus manos los hilos del poder, para sacarnos de esta aberrante situación política e institucional en la que nos encontramos. La condescendencia del presidente en funciones hace abrigar esperanzas de que se  obre el milagro y  todos, tirios y troyanos,  se avengan a razones.

Ver Post >
El PSOE a la deriva

Resultado de imágenes de fotos de pedro sanchez

El PSOE a la deriva

JOSÉ BECERRA

Los resultados obtenidos en los comicios gallegos y vascos de la formación política que comanda Pedro Sánchez  no podían ser más catastróficos. Ha sido vapuleada a ojos vista y es algo que el secretario general del partido tendría que hacérselo mirar antes de proseguir en su enquistada actitud del “no es no” a Rajoy y al partido que, por el contrario del suyo, ha obtenido el beneplácito de los votantes en ambas circunscripciones respectivas. Era de suponer que el quebranto le haría bajar la cerviz y dejaría de poner piedras en el camino del PSOE, un partido constitucionalista con muchos años honrosos – más de  130- a sus espaldas, que gobernó España durante muchos años, que trajo igualdad, bienestar y nos metió de lleno en la Unión Europea, entre otras contribuciones políticas, económicas y sociales que están en la mente de todos, y que con luces y sombras, nadie discute. Pero no ha ocurrido así, como vemos

He  aquí que Sánchez, sin amilanarse, no es que no dimita sino que sigue impertérrito en su idea de formar gobierno acudiendo a Podemos y los independentistas catalanes. Mientras tanto crujen las arboladuras de la nave socialista a punto de naufragar en el mar de los Sargazos en el que se encuentra, sumida en el marasmo que le impide avanzar o retroceder en el trance.

No solo no se desalienta Sánchez ante el batacazo electoral  sino que arremete contra la vieja guardia socialista que de forma clara o sotto voce le vienen indicando un día sí y otro también la salida como secretario general. Pide que el Comité Federal del partido, el órgano no va más entre congresos, se celebre el primer día del próximo octubre y reclama la celebración de unas primarias para elegir secretario general, a las cuales él se presentaría, con el convencimiento que el grueso de la militancia seguiría prorrogándole el mandato sine die.

El enfrentamiento de Sánchez con los barones de su partido se intensificará sin la menor duda. Temen  que su  intransigencia no haga sino acelerar la descomposición del PSOE promovida por sus ambiciones personales y narcisismo a ultranza.

Se necesita la remontada del socialismo, ahora en horas bajas, para retomar la firme oposición a Rajoy y los populares en el todavía hipotético Gobierno que éstos puedan constituir, subvirtiendo así las ambiciones de otros partidos extravagantes que no harían sino sumirnos en la desazón. Y Sánchez no debería poner trabas para su consecución, permitiendo que vengan otros miembros autorizados del partido para enderezar la deriva a ninguna parte de su partido.

Ver Post >
El insondable empecinamiento de Sánchez

 

Resultado de imágenes de fotos de pedro sanchez, diario sur

El insondable empecinamiento de Sánchez

No se entiende bien el comportamiento de Pedro Sánchez y su ofuscación permanente contra Rajoy y el Partido Popular, que mire por donde se mire, le superó y con creces –nada menos que con 50 escaños de diferencia- en las últimas elecciones de las del rosario de ellas que, si alguien no lo remedia, estaremos obligados a soportar hasta el logro de resultados que no admitan dudas sobre sobre una victoria clara de alguno de los partidos que concurrentes. Algo, que según van las cosas en el panorama político actual es una realidad harto difícil de conseguir. Al tiempo.

La contumacia de Sánchez no parece tener límites. Oye como quien oye llover las voces de los barones de su partido, que algo deberán saber sobre los entresijos de la política y  trayectoria del PSOE a lo largo de la historia reciente, con sus luces y sombras, para tratar de encauzar los derroteros del partido que la petulancia del actual secretario general mucho es de temer que lleva si no al despeñadero, sí a sufrir serias derrotas en los distintos comicios generales y autonómicos, como se viene constatando en los últimos tiempos. Se escuda en las bases del partido que en su día le dieron manga ancha para hacer y deshacer y hace oídos sordos a experimentados jerarcas socialistas, muchos de los cuales ya han anunciado su salida del partido de proseguir su actitud inmutable y ajena a toda advertencia de cordura y sentido común. Sigue erre que erre empeñado ahora -¡otra vez!- en una alucinante tentativa de sumar fuerzas con partidos diametralmente opuestos al ideario socialista para  subyugar a Rajoy y los suyos o resistir numantinamente como secretario general. Más que nunca se evidencia que solo piensa en sí mismo y su prevalencia en el partido, importándole un ardite que estemos todos peligrosamente asomados al precipicio. Aboga por una consulta a la militancia o un congreso exprés a celebrar el próximo día 1 de octubre, confiado en que se llevará al huerto a los principales oponentes a su rocambolesca pretensión.

Las elecciones de Galicia y País Vasco, a tenor de las encuestas, no parece que Sánchez obtenga precisamente un respaldo clamoroso; es por lo que adelanta, en un su ir y venir constante a donde dije digo, digo Diego, la peligrosa mano tendida de Podemos, buscando un pacto a la desesperada. Ya ven ustedes, un partido éste que es ahora un corral de gallitos encrespados que no van a  ceder en sus pretensiones de acorralar al PSOE o arrancarles dádivas como la obtención de cargos alto rango ministerial, entre otras sinecuras, en el hipotético caso de formar Gobierno. Algo impensable, pero que Sánchez acaricia como el más feliz de los sueños, importándole un ardite lo que venga detrás. Obcecación total.  Ya veremos a lo que nos lleva a quienes contemplamos atónitos su envite, tras una retahíla de derrotas electorales.

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.