img
Categoría: Ronda
Repulsa de alcaldes serranos a la denominación Parque Natural de Grazalema

 

 Di

El alcalde de Montejaque,Diego Sánchez, apuesta con firmeza por el cambio de denominación

No transigen los alcaldes de los cuatro pueblos que se alinean a lo largo y ancho del Parque Natural Sierra de Grazalema con que no se modifique una  denominación que no responde a la realidad. De Grazalema, sí, pero también de las sierras de Ronda, en  cuya proximidad se erigen los municipios de Montejaque, Benaoján, Jimera de Líbar y  Cortes de la Frontera.  

   Es lo que reclaman los primeros ediles y  lo hacen de voz en grito, o sea, que alto y claro. Lástima que a la reclamación se le hagan oídos sordos por el momento el  Consejo de Gobierno de la Junta, el cual  es el organismo que un última instancia debiera dictar el  plácet para que la pretensión cobrara visos de realidad. En la reclamación llevan la batuta del litigio , por lo que les incumben,   los regidores de los tres pueblos que comparten además de la circunscripción geográfica del espacio protegido, las riberas del río Guadiaro, otro elemento físico que delinea este  singular escenario serrano.

   No parece que la reivindicación de los alcaldes para una nueva designación del paraje natural haya hecho mella en la delegación provincial de Medio Ambiente. El alcalde de Montejaque, Diego Sánchez, dejó claro ante la Junta Rectora reunida para dilucidar si era o no conveniente el cambio de designación que consideraba improcedente la ausencia del delegado de Medio Ambiente, algo que fue refrendado por la alcaldesa de Jimera y por el regidor de Benaoján, Francisco Gómez; los tres, al parecer, abandonaron la mesa de  negociación, en una señal de clara protesta por, además de las reticencias para cambiar el nombre del espacio protegido esgrimidas por el delegado de Cádiz, por las postergación a la que se someten sus pueblos.

Porque bien mirado, la Serranía de Ronda, que sólo se puede equiparar con la sierra de Grazalema (ámbito de valor paisajístico y geográfico propio, que nadie discute) en la escabrosidad de su entorno, pero sus características son propias y su paisaje diferente, por muchas similitudes que se traten de encontrar.

   La comarca de la Serranía de Ronda es singular, primero por lo complejo de su relieve  (sierras que convergen en una meseta central en la que se emplaza la ciudad del Tajo),  y  luego por el emplazamiento de sus valles que orientados en dirección NE-SE y paralelos entre sí,  facilitan el discurrir de  los ríos Guadiaro y Genal, que buscan tierras abajo el litoral mediterráneo en el que culmina el Campo de Gibraltar.

   Posee además personalidad propia, desvinculada de manera incontestable de la población de Grazalema y su influencia. La Serranía de Ronda (y la historia lo ratifica) ha sido origen de un fenómeno que sentó sus reales en la zona en el siglo XIX y que ha perdurado hasta nuestros días: no es otro que la atracción que ejerció en los viajeros románticos de la época.

   Si bien  es cierto que éstos escogieron Andalucía para sus merodeos en España, no es menos cierto que fue Ronda y los pueblos que la circundan los parajes predilectos donde se asentaron, enamorados del exotismo que buscaban, ajeno a la moderna sociedad industrial de la que procedían.

   Fijémonos en lo que nos relata una viajera romántica, Juliette de Robersart, que llegó a Ronda a caballo, en mayo de 1863:  “ Haber venido a Ronda, a esta ciudad de moros, poética e inaccesible…¡sólo esta basta para colmar la gloria de una vida entera!” Y añade, a continuación, las impresiones de las sierras que servían de antesala a la ciudad, o sea la Serranía de hoy que la cautivaron: “ Cabalgaba alegremente por senderos imposibles, por escalas de piedras resquebrajadizas y suspendidas  sobre precipicios tan pavorosos como bellos, pues en los flancos se asientan pueblos, naranjos, almendros y cultivos bien cuidados… Todo esta verde, fresco, embalsamado…”.

  Comentarios como éste se pueden encontrar a centenares en la historiografía de la región, pero valga como botón de muestra, sin entrar de lleno en las descripciones de bandoleros y contrabandistas, dos ramas de un mismo tronco, cuyas leyendas ahora se reverdecen por el acierto del Ayuntamiento de Ronda, empeñado en buena lid en hacer el valer el romanticismo decimonónico que impregnó estas tierras con la pátina de la leyenda y lo arcano  más  inmarcesible.

  Por estas y otras razones más concretas y administrativas, la denominación del Parque Natural no estará completa sin la agregación de Ronda y su Serranía, que es por lo que los alcaldes pleitean con ardor y presentan batalla sin pelos en la lengua, porque además se reivindican inversiones y aportaciones pecuniarias, de las cuales se llevan la parte del león pueblos de la provincia de Cádiz que ostentan hasta ahora la denominación del Parque.

 Foto: montejaque.es

 

Ver Post >
El nuevo Hospital de Ronda, ¿más cerca?

 

La casta de los políticos, dicho sea sin ánimo peyorativo,que ya olfatean la proximidad de las elecciones – europeas, autonómicas, municipales y generales -, en una sucesión de fechas con relativa corta  distancia entre sí, se aprestan a vender al electorado su mercadería. Se agita el mercado de los votos y vocean sus productos intentado en puja desigual vender más y mejor y encandilar al que, en última instancia,  va a depositar el sufragio en la urna con más o menos convencimiento de que su decisión sea la más acertada.

   Bien mirado, se pregunta uno, cuándo renuncian nuestros políticos a esa tarea de contentarnos para mantenerse aupados al poder y disfrutar de las prebendas concernientes al oficio. Porque no sería un desatino pensar que a esta tarea dedican buena parte de su mandato – y sálvese el que pueda, que los hay, y muchos, que se toman en serio su misión y la ejercen  con honradez-, en detrimento de aquellas otras que por obligación deberían ocuparles  la mayor parte del tiempo en el que la desempeñan, a saber, arreglar al españolito de a pie sus problemas más acuciantes y que le desazonan a más no poder.

   La cuestión estriba en que vamos a llegar al período electoral con más de 5 millones de parados y disuadidos  de que en los dos grandes partidos, PP y PSOE, se instaló la corrupción, ya de una forma, ya  de otra, enfangando a un buen número de sus figuras señeras. La desafección  del ciudadano por estos motivos, y otros que están en la mente de todos, hacia los políticos es manifiesta, y el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIC) la muestra de manera palmaria en sus encuestas.

   Van a afanarse los políticos en permanecer a toda costa en la cúspide del poder en su parcela correspondiente. Tanto es así, que cuando los comicios se olfateen por su proximidad nos anuncien con desparpajo actuaciones que durmieron el sueño de los justos hasta ayer mismo. Infraestructuras y construcciones de toda índole se anuncian olvidadas en el tiempo para desesperación de de los afectados por su tardanza.

  Es el caso del Nuevo Hospital de Ronda, una realización aparcada sine die y que ahora resucita. La consejera de Salud, María José Sánchez Rubio ,  viene a decirnos que se reanudarán las obras de forma ininterrumpida de forma tal que abrirá sus puertas en 2015 para que a él vayamos a remediar nuestras dolencias y achaques, en lugar del antiguo Hospital Comarcal, ya con deficiencias notorias, o sea, poco menos que a caerse de puro viejo.

   Tendremos que darle un voto de confianza a la consejera y pensar que se cumplirán sus promesas. Con todo no nos entrará el “cuerpo en caja” que solemos decir los serranos, hasta que los trabadores y maquinarias irrumpan en el lugar, como muestra evidente de que el discurso no fueron palabras huecas y vender humo sin consistencia.

  

Ver Post >
Analistas Económicos de Andalucía y el paro en Ronda

 

 Espera uno que estos analistas, que uno pienso son sesudos y meticulosos, añadan algo nuevo a la situación económica que vivimos, que sigue siendo desastrosa para nuestra desgracia. Sin embargo, y si cotejamos sus informes con los que facilitan el Gobierno central y la Comunidad Autónoma no difieren casa nada entre sí.

   Lanzan los  analistas a los cuatro vientos un mensaje alentador que ya sabíamos: evoluciona favorablemente la economía andaluza y más todavía la de la provincia malagueña merced al excelente comportamiento del turismo en la región. A nadie se le oculta  a estas alturas de la película  que el turismo es nuestra tabla de salvación parea salir airoso del proceloso mar de los sargazos en que  nos debatimos para mantenernos a flote y no sucumbir a la deriva. Es algo, of course,  de sobras conocido.

   El presidente Rajoy dijo días atrás que en 2014 se crearía en España empleo neto, pero que ni mucho menos se podían lanzar las campanas al vuelo. Tendremos un respiro pero difícilmente bajaremos de la cota trágica del 25 % del paro. En Andalucía la tasa  como sabemos todos ronda casi el 37% y  nada hace pensar que bajemos de ese fatídico porcentaje, salvo en la provincia malagueña que rondará el 35%. La cota del desempleo en Málaga rozó una cifra récord en 2013: rondaron los 300.000 las personas que anhelan un trabajo, sin que  pongan muchas trabas para obtenerla, que esa es otra, la precariedad del empleo.Esta situación pavorosa la confirman los analistas y se hace patente  en Ronda y su área de influencia.

  Descendiendo así a un ámbito más localista hay que admitir que  desempleo sigue gravitando en la zona de Ronda  como una pesada losa, a la que la Junta no hace mucho caso, por no decir ninguno, empezando por los despidos que se han producido en el Organismo Local de Empleo: despido de técnicos en la materia, los cuales prestaban un valioso servicio de asesoramiento y apoyo a la inserción laboral. Algo por los que miembros del Partido Popular en la zona acaban de poner el grito en cielo.

   No parece consecuente con la calamitosa situación del paro que se postergue la colaboración para combatirlo con las medidas de inversión necesarias y en cambio, como se apostilla desde la concejalía de Empleo del Ayuntamiento de Ronda, se dilapidan capitales exorbitantes que “ van a parar a sindicatos y fundaciones” no se sabe bien con qué procedencia o destino.

   Analistas Económicos cumplen su misión con auscultar el momento de la economía regional y malagueña. Prevén buenos tiempos para el futuro, pero desde Ronda, el PP no parecen muy convencido de ello. Es más, auguran  continuidad en la lamentable situación laboral de muchos conciudadanos y tachan a la Junta de “olvido” para con la ciudad del Tajo. Algo que corroe el sentir de los rondeños que también tienen en cuanta la preocupante situación de los accesos a la ciudad, las comunicaciones con carreteras deterioradas que unen a otras poblaciones y  la construcción del nuevo hospital que se dilata para desazón de quienes tienen que soportar las vetustas instalaciones del antiguo centro para contrarrestar las inevitables dolencias que les afligen.

Ver Post >
La alcaldesa de Ronda lanza afilados dardos contra la Junta

 Se podía decir más alto pero no más claro. La alcaldesa de Ronda, María Paz Fernández, poniendo por delante que no desea mostrarse beligerante  con la Junta de Andalucía ni contra  el PSOE, acaba de traer a colación  las obras de nunca acabar de los accesos a Ronda. Suspendidos sine die hace ya la friolera de dos años, o sea que tamaño despropósito no viene de ayer precisamente, ha querido poner los puntos sobre  las ies en un asunto que para la población no deja de ser  tan embarazoso como problemático.

   Sale, of course,  en defensa de la vecindad que no acaba de ver con buenos ojos cómo se dilata en el tiempo un despecho de la Administración Autónoma de Andalucía, el cual  obra en detrimento del aspecto de Ronda, algo en lo que se cifra la atracción de la ciudad para la ingente cantidad de turistas que la visitan  y de rebote se dejan caer  en la Serranía de Ronda y los caseríos que le dan forma y cartas de naturaleza.

   Pero no es solamente la deplorable imagen que puede presentar a quienes se acerquen por primera vez a la ciudad del Tajo,  sino que no se puede pasar por alto el riesgo potencial que representan unas comunicaciones altamente deficientes, como muy razonablemente ha denunciado la primera edil sin que le tiemble el pulso a la Junta, la cual hasta ahora no ha prestado sino oídos sordos a las reclamaciones insistentes del Ayuntamiento a este tenor.

   Ronda viene luchando denodadamente por conseguir de la UNESCO el título de  Patrimonio de la Humanidad.  Días atrás, Antonio Garrido, nombrado con todo merecimiento Hijo Adoptivo de la Ciudad, dejó caer en su discurso que, ajena al espaldarazo del Organismo Internacional, “esta ciudad ya es patrimonio de la humanidad”. Y lo es, y esto lo decimos nosotros, por el prestigio que gozan en medio mundo los monumentos debidos a la Naturaleza y a la mano del hombre que encierra, amén de su  vasto patrimonio histórico y cultural.

    Pero no estaría de más que cada uno siguiera aportando su granito de arena para que el reconocimiento mundial se hiciera patente oficialmente más temprano que tarde. La alcaldesa llama a los diferentes colectivos rondeños a la acción y no se tendrá por menos secundar su requerimiento, empezando por apremiar a la Junta que cumpla con sus competencias encomendadas. Los dardos incisivos de la regidora  parecen justificados.

Ver Post >
Pachorra rondeña

 

 El secretario general del Partido Andalucista de Ronda no se anda con chiquitas, como decimos en la Serranía, a la hora de criticar a las administraciones públicas que, a su parecer, dan de lado a Ronda a la hora de realizar inversiones en Andalucía. Acaba de mostrarse contundente contra la Junta al observar que en los presupuestos para el 2014 no aparecen por ningún lado ni la más mínima partida destinada a cambiar el cariz de las comunicaciones que circunvalan a la ciudad del Tajo o que pueden permitir un más atractivo y seguro acercamiento a ella, así como facilitar un nexo de unión con el resto de la red vial que la une con otras ciudades, sobre todo con la capital malagueña.

   Sergio Flores no solo se ha mostrado enérgicamente crítico con los mandamases de la Comunidad Autónoma, quienes al obviar inversiones en infraestructuras viarias en la zona rondeña crean un agravio comparativo con otras demarcaciones provinciales ahondando en un secular deterioro vial que viene perjudicando su desarrollo económico y social. También lo ha hecho sin pelos en la lengua para poner de relieve la pasividad de los rondeños que ven cómo se les priva de algo tan crucial como la mejora de las carreteras, cuyo estado, en buena medida, dejan mucho que desear.

  Reclama la participación activa ciudadana  en el empeño  de optimizar las vías maltrechas reclamando   una atención propicia para que Ronda pueda optar a títulos honoríficos y legados como, por ejemplo, los concedidos por la UNESCO como Bien declarado de Patrimonio de la Humanidad,  para lo cual se exige al país y a la ciudad en cuestión “un incremento de imaginación, preocupaciones y gastos para conseguir su protección y defensa” (Convención de Paris, 1972). O sea, que las maravillas monumentales que encierra constituyan el punto final de un periplo por calzadas decorosas y suficientes.

 Ser quiere encauzar la opinión pública a requerir este Bien que la ciudad del Tajo necesita imperiosamente y se impone la necesidad de que se alcen cuantas más voces mejor; pero quizás la apatía proceda de  tenerse poca fe en que los políticos  aúnen esfuerzos pare encauzar el clamor popular para lograr el fin. Puede que por ello se muestren impasibles y no haya nada que objetar a la pachorra rondeña.

Foto:esp.andalucia.com

Ver Post >
¿Por fin el nuevo Hospital de Ronda?

 

¡Albricias, lo conseguimos! No digo yo que salten de júbilo de sus asientos los rondeños y serranos,pero sí que la noticia les habrá alegrado el día al recibirla, y más de uno habrá lanzado la exclamación de júbilo.  ¡ Había creado tantas expectativas! ¡Se había aventurado tanto sobre la fecha de su terminación! Porque  el anhelado centro sanitario, si se lleva a cabo el proyecto inicial contemplará 186 habitaciones, todas individuales, en uso exclusivo para el paciente. Todo un lujo. “No se llegará a tanto”, por quienes tenían el mente el antiguo hospìtal,que un alcalde, el de Benaoján, calificó meses atrás, a raíz de su experiencia en él, como de “tercermundista”. Sus razones tendría.
Pero he aquí, que de “fuentes fidedignas”, como se dice ramplonamente,  nos llegó la noticia de que el nuevo Hospital abrirá sus puertas el año 2015. A  la vuelta de la esquina, hay que admitirlo, después de tanto esperar y tantas réplicas y contraréplicas sobre el asunto.
Sin ir más lejos, las afirmaciones de semanas atrás del delegado territorial, Daniel Pérez, quien admitiendo con una mano  las prioridad para Málaga del nuevo Hospital, con la otra señalaba, en el colmo de la incoherencia, nuevos plazos y dilaciones. Como era de esperar, la alcaldesa de Ronda,Mari Paz Fernández, le saltó a la yugular, argumentando que la primacía del hospital debía ser no de la provincia sino del territorio andaluz.
Y en esa estábamos, cuando, no hace más de una semana, el delegado del Gobierno de la Junta, José Luis Espejo, acompañado del flamante consejero  de Economía, José Sánchez Maldonado, quien ratificó sus declaraciones al respecto, anunció que el centro sanitario sería una realidad de aquí a poco más de un año: obra terminada y equipada con todo lo necesario para atender al personal paciente que, pacientemente,valga la redundancia, ha esperado que el proyecto fuese una realidad palpable   y verificable.
Las obras del ansiado Hospital ha sido una cuestión tan controvertida como las del metro de Málaga y como éste ha sufrido los parones impuestos por los recortes presupuestarios de la Junta, pero ahora, limadas las asperezas entre unos y otros, parece que irán unas tras otras en cuanto a la puesta en marcha para su realización. Más dinero para el metro, por supuesto,pero le sigue de cerca el Hospital rondeño ( algo que los socialistas han querido dejar muy claro, arrimando el ascua a su sardina),  lo  cual es una satisfacción para la ciudad del Tajo y su agreste entorno.
La cuestión ahora estriba en que si lo que dicen  los políticos nos ofrece o no seguridad, que ya nos tienen acostumbrados a sus rectificaciones escudándose en “ hay que seguir el hilo de los acontecimientos” por donde encuentran siempre salida. Ya saben, eso tan manido de “donde dije digo…”. Y es que,  como arguyó Jardiel Poncela con su gracejo habitual: “  Los políticos son como los cines de barrio; primero te hacen entrar y después  te cambian el programa”.
Foto: El nuevo Hospital de Ronda en obras (siderronda.com)

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.