img
Categoría: Ronda
La Serranía, una editorial de Ronda imprescindible

José Manuel Dorado recibió la pasada semana la medalla de la Real Maestranza de Caballería de manos del Rey

 José Manuel  Dorado, fundador de `La Serrania´

 

Ronda, alta y señorial, no se concibe sin algunos de los aspectos que fueron labrando  su  trayectoria histórica, social, política y económica. Sin sus palacetes linajudos, conventos recatados, vetustas iglesias y edificios solariegos no sería Ronda,  si no otra ciudad ilustre de las muchas que se levantan en el viejo  solar de la Andalucía antigua y moderna, pero no Ronda.

   Tampoco sería la Ciudad del Tajo, ni la del Puente Nuevo, ni la de la Puerta de Almocábar, ni la de los Baños Árabes si algunos de estos monumentos le faltaran o no se hubiese recogidos por panegiristas ilustres  y avezados relatores de tanta belleza encerrada entre sus murallas o en el largo recorrido de  calles y avenidas históricas.

   Y por supuesto sería otra sin el Templete de la Virgen de los Dolores, la Posada de las Ánimas, la Fuente de los Ocho Caños o el Palacio del Rey Moro y la Mina…,  por no mencionar sino de pasada todo aquello que la impregna y da sentido a su genuina apariencia. De toda esta riqueza monumental y entrañable  la editorial La Serranía se hizo eco facilitando la publicación de obras cuyo contenido respondía a ese ideario variopinto y fructífero en sus resultados  de dar a conocer a los cuatro vientos cuanto de magnificente se encerraba en la Ciudad Soñada del poeta Rainer  María Rilque, inmortalizada expresión que de  tan de manera cierta evoca sus encantos imperecederos.

   Otro tanto se podría decir de las verdades y leyendas que se tejieron en torno a sus caminos transitados por avezados contrabandistas y bandoleros célebres, y que hoy componen el caudal mundialmente reconocido que alimenta el  conjuro de la Ronda romántica. De todo ello  se hizo puntualmente  eco la editorial La Serranía dando cabida a los manuscritos de  una pléyade de autores  oriundos de la Serranía o avecindados en ella,  que recalaron en la realidad cambiante e insólita de la ciudad y su entorno.

   Historiografía, pues, y  personajes célebres, gastronomía, costumbres, arte,  tradiciones y, sobre todo la descripción de paisajes, senderos, vericuetos  y caminos laberínticos e imposibles fueron perfilando  el catálogo de una editorial, paradigma de empresa familiar, que trató con la mano de sus autores,  de ahondar- y lo logró con creces – en el meollo dela Rondaeterna impasible al paso de los siglos en estos aspectos, pero cambiante en cuanto lo  imponía el desarrollo vivido  en los últimos tiempos sin anclajes en el pasado.

  Desconozco los motivos que han llevado a José Manuel  e Isabel, fundadores años ha de la editorial, a hacer un alto en el camino de la edición. Desea uno pensar que  la maquinaría de La Serranía sólo se ha detenido momentáneamente, que no se enmohecerá,   y que más pronto que tarde los editores vuelvan a trabajar juntos – como venían haciéndolo desde décadas atrás – o coja el timón uno de ellos y haciéndose cargo de todo el proceso de producción se continúe  la preparación, corrección de originales, diseño, técnicas de impresión y encuadernación, amén de la presentación y distribución de libros a escala nacional, mano sobre mano, que tanto monta, monta tanto… Una labor ímproba que puso a prueba  talento y plena dedicación en tamaña empresa.

   Ronda no puede permitirse el lujo de que pierda fuelle una editorial que alcanzó tan altos vuelos y que fue paradigma en el ámbito de la letra impresa  en Andalucía y el resto del territorio español, y además por sus propios medios y esfuerzos. Se caracterizó por el buen hacer y sin ayudas de las administraciones públicas, algo que aumenta si cabe su mérito.

   Si el freno, que repito, espero que sea circunstancial, es producto de  las adversas condiciones económicas en las que nos movemos, las instituciones rondeñas harían muy bien en arrimar el hombre para que La Serranía continuase su labor con el mismo ímpetu que la animó siempre  en su ya larga y fecunda trayectoria, que tanto redundó en beneficio de Ronda y su comarca.

   Decía más arriba que existen razones en Ronda para diferenciarse de cualesquiera otras de las ciudades andaluzas. Si careciera de alguno de los aspectos que la hacen única habría que hablar de otro espacio distinto. La Serranía,  como editorial pujante,  forma  parte ya de esa tablazón que labró la peculiaridad de la ciudad del Tajo y la catapultó al resto de España y me atrevería a decir que a medio mundo.

   En otras palabras, sin La Serranía  y su colaboración a dar a conocer lo más genuino de la ciudad y su zona de influencia, la ciudad rondeña perdería una de sus señas de identidad más conspicuas. Es imprescindible  y urge el  esfuerzo de todos, incluidas las enconadas posturas  de las partes de la que hasta ahora ha sido una empresa familiar hoy lamentablemente abocada a la ruptura,  que  deberían  llevar a recobrar el denuedo del que siempre hizo gala: redundó  hasta el presente en  el prestigio de la ciudad, de su gente y de las rutas añosas que las circundan. Algo de lo que todos deberíamos estar agradecidos. Este impasse de la editorial perjudica a Ronda y a todos los pueblos de su área de  influencia.

José Manuel Dorado recibe la distinción de manos del Rey. En primer plano, Manuel Chaves, Presidente de la Junta de Andalucía, y Magdalena Álvarez, Ministra de Fomento.

  El Rey premia la labor de José Manuel Dorado

 

 

Ver Post >
Venga a Ronda para probar fortuna

 

Un multimillonario tranquilo. El rondeño de la barriada de San Rafael,  según parece, la lotera ha dado fe de ello, recibió la buena nueva de la lluvia de millones (16, sin contar la parte proporcional que se llevará el ministro Montoro) como si con él no fuera la cosa. Sangre gorda se llama a eso y también perfecto dominio de las emociones. El afortunado ganador del colosal premio de la Primitiva  no pareció que hiciera saltar  de júbilo al comprobar la mareante cifra que le había llegado del cielo.

    En el punto de venta donde lo adquirió fue comprobando sin palidecer ni quedarse mudo por el asombro que los aleatorios números que él fue poniendo en el boleto y que su pensamiento le iba dictando habían sido los que coincidían con los que salieron, uno por uno, en el transcurso del sorteo en cuestión. El mismo, junto a otros, que cuenta cada vez con más adeptos, quizás porque en los juegos de azar como éste hay infinidad de gente que deposita la ilusión de salir de tantas dificultades económicas como las que nos abaten a diario. La lotera, que no sabe en sí de gozo, constató la impasibilidad del afortunado cliente, desde ahora un “solterón de oro” (cuenta poco más de 45 años) al que se lo disputarán las novias.

   Ronda, desde tiempos atrás, ha gozado de dispensadora fecunda de premios en cualquiera de los sistemas de loterías y sorteos que responden a una u otra denominación. La ONCE, el Bonoloto, la Primitiva, o la Lotería Nacional que se  expide en décimos con mucha frecuencia han mostrado su cara benévola en la ciudad. Muchos son los afortunados en los últimos meses. No es raro que se oiga al pie del autobús de turno que desde los pueblos de la Serranía conducen a Ronda –los entrañables Amarillos – que alguno haga el encargo al familiar antes de la salida: “Que me compres un cupón de los ciegos en el quiosco de la estación, ¡que no se te olvide!”.

   Por esta razón, que deberá tener en cuenta, tiente a la suerte en la ciudad del Tajo, que si siempre se mostró generosa, parece que ahora lo hace con mayor intensidad. Ronda, alta y fuerte…y venturosa.

F oto: Pueblos de España

Ver Post >
Beligerancia por los accesos a Ronda

 

 

 

Beligerancia por los accesos a Ronda                                                (serranía,.com)

 JOSÉ BECERRA

La alcaldesa de Ronda, Mari Paz Fernández, como no podía ser de otra manera,  tiene sus defensores y detractores en la ciudad. Hay quien aprueba a la regidora con denuedo y hay quien con ahínco lanza diatribas contra su gestión. Pero esto no puede  sorprender a nadie porque es el pan nuestro de cada día en la vida política a cualquier nivel. Admitamos que hay cosas que hace bien y asuntos que no acaban de suscitar el beneplácito general de la población. Como decimos en los pueblos de la Serranía “quien tiene boca se equivoca “, y de este aserto no se escapa nadie, mucho menos los políticos, los cuales no pocas veces acaparan desafectos de la ciudadanía.

   Hay un adagio  para justificar las acciones de los gobernantes a la hora de enjuiciar su gestión: “La política es como patinar sobre ruedas. Se va en parte a donde se desea, y en parte a donde le llevan a uno esos malditos patines”. Así que se impone ser indulgente con los regidores  que en cada ocasión nos rigen, incluidos los alcaldes de grandes y pequeñas poblaciones, cuando algo no se culmina con la celeridad y la satisfacción de la gente de a pie o de la más encopetada.

  La alcaldesa  de Ronda se ha puesto al frente de una especie de cruzada municipal para recoger firmas con las que urgir a la Junta de Andalucía a que de una vez por todas se ponga punto final a los accesos de la ciudad, los cuales duermen el sueño de, iba a decir de los justos, pero viene mejor al caso el de los injustos: la conclusión del proyecto se difiere en el tiempo pese a las requisitorias formuladas reiteradamente. Ni por esas.

   Así que sin tapujos ha anunciado que  endurecerá la protesta con la voz en grito de los ciudadanos y las acciones de fuerza pertinentes que en estos casos sueles rendir resultados satisfactorios, a saber protestas y manifestaciones, entre otras fuertes medidas de presión.

  Las autoridades rondeñas sueñan tiempo ha con que Ronda reciba de la UNESCO la denominación de Ciudad Patrimonio de la Humanidad, un título merecido por la cantidad ingente de monumentos naturales y debidos a la mano del hombre que encierra dentro de sus antiguas murallas. Vienen pleiteando con ardor por conseguirlo, hasta ahora sin lograrlo, pese al reconocimiento de la valía de la ciudad dentro y fuera de las fronteras del país.  Y  tanto empeño merece el premio del organismo europeo. Pero se han de conjugar muchos elementos, entre ellos que los accesos que llevan hasta el meollo de la ciudad sean los más adecuados y signos, un requisito que nos antoja imprescindible.

  La beligerancia de la alcaldesa, su firmeza,  y las más de las 4.000 firmas que la secundan avalan la demanda formulada a la Junta para que se retomen las obras de los accesos, pero para terminarlos de una vez sin más dilación. ¿Llegará el clamor hasta la presidenta,  Susana Díaz, que en sus discursos tanto insiste en remediar situaciones adversas y contrarrestar la desafección que por lo general infunde la casta política hoy día al común de los mortales? Durante su discurso institucional en el acto conmemorativo del Día de Andalucía, apostó por la práctica de políticas ejemplares, ajusteras y transparentes”, comprometiéndose a renglón seguido a seguir una política  encaminada “arreglar los problemas” de los ciudadanos.

  Ronda y su gente presentan un serio problema con los accesos, y son  merecedores que se les tienda la mano, algo que redundará en beneficio de los rondeños  y de rebote en el conjunto del ámbito andaluz.

 

Ver Post >
Repulsa de alcaldes serranos a la denominación Parque Natural de Grazalema

 

 Di

El alcalde de Montejaque,Diego Sánchez, apuesta con firmeza por el cambio de denominación

No transigen los alcaldes de los cuatro pueblos que se alinean a lo largo y ancho del Parque Natural Sierra de Grazalema con que no se modifique una  denominación que no responde a la realidad. De Grazalema, sí, pero también de las sierras de Ronda, en  cuya proximidad se erigen los municipios de Montejaque, Benaoján, Jimera de Líbar y  Cortes de la Frontera.  

   Es lo que reclaman los primeros ediles y  lo hacen de voz en grito, o sea, que alto y claro. Lástima que a la reclamación se le hagan oídos sordos por el momento el  Consejo de Gobierno de la Junta, el cual  es el organismo que un última instancia debiera dictar el  plácet para que la pretensión cobrara visos de realidad. En la reclamación llevan la batuta del litigio , por lo que les incumben,   los regidores de los tres pueblos que comparten además de la circunscripción geográfica del espacio protegido, las riberas del río Guadiaro, otro elemento físico que delinea este  singular escenario serrano.

   No parece que la reivindicación de los alcaldes para una nueva designación del paraje natural haya hecho mella en la delegación provincial de Medio Ambiente. El alcalde de Montejaque, Diego Sánchez, dejó claro ante la Junta Rectora reunida para dilucidar si era o no conveniente el cambio de designación que consideraba improcedente la ausencia del delegado de Medio Ambiente, algo que fue refrendado por la alcaldesa de Jimera y por el regidor de Benaoján, Francisco Gómez; los tres, al parecer, abandonaron la mesa de  negociación, en una señal de clara protesta por, además de las reticencias para cambiar el nombre del espacio protegido esgrimidas por el delegado de Cádiz, por las postergación a la que se someten sus pueblos.

Porque bien mirado, la Serranía de Ronda, que sólo se puede equiparar con la sierra de Grazalema (ámbito de valor paisajístico y geográfico propio, que nadie discute) en la escabrosidad de su entorno, pero sus características son propias y su paisaje diferente, por muchas similitudes que se traten de encontrar.

   La comarca de la Serranía de Ronda es singular, primero por lo complejo de su relieve  (sierras que convergen en una meseta central en la que se emplaza la ciudad del Tajo),  y  luego por el emplazamiento de sus valles que orientados en dirección NE-SE y paralelos entre sí,  facilitan el discurrir de  los ríos Guadiaro y Genal, que buscan tierras abajo el litoral mediterráneo en el que culmina el Campo de Gibraltar.

   Posee además personalidad propia, desvinculada de manera incontestable de la población de Grazalema y su influencia. La Serranía de Ronda (y la historia lo ratifica) ha sido origen de un fenómeno que sentó sus reales en la zona en el siglo XIX y que ha perdurado hasta nuestros días: no es otro que la atracción que ejerció en los viajeros románticos de la época.

   Si bien  es cierto que éstos escogieron Andalucía para sus merodeos en España, no es menos cierto que fue Ronda y los pueblos que la circundan los parajes predilectos donde se asentaron, enamorados del exotismo que buscaban, ajeno a la moderna sociedad industrial de la que procedían.

   Fijémonos en lo que nos relata una viajera romántica, Juliette de Robersart, que llegó a Ronda a caballo, en mayo de 1863:  “ Haber venido a Ronda, a esta ciudad de moros, poética e inaccesible…¡sólo esta basta para colmar la gloria de una vida entera!” Y añade, a continuación, las impresiones de las sierras que servían de antesala a la ciudad, o sea la Serranía de hoy que la cautivaron: “ Cabalgaba alegremente por senderos imposibles, por escalas de piedras resquebrajadizas y suspendidas  sobre precipicios tan pavorosos como bellos, pues en los flancos se asientan pueblos, naranjos, almendros y cultivos bien cuidados… Todo esta verde, fresco, embalsamado…”.

  Comentarios como éste se pueden encontrar a centenares en la historiografía de la región, pero valga como botón de muestra, sin entrar de lleno en las descripciones de bandoleros y contrabandistas, dos ramas de un mismo tronco, cuyas leyendas ahora se reverdecen por el acierto del Ayuntamiento de Ronda, empeñado en buena lid en hacer el valer el romanticismo decimonónico que impregnó estas tierras con la pátina de la leyenda y lo arcano  más  inmarcesible.

  Por estas y otras razones más concretas y administrativas, la denominación del Parque Natural no estará completa sin la agregación de Ronda y su Serranía, que es por lo que los alcaldes pleitean con ardor y presentan batalla sin pelos en la lengua, porque además se reivindican inversiones y aportaciones pecuniarias, de las cuales se llevan la parte del león pueblos de la provincia de Cádiz que ostentan hasta ahora la denominación del Parque.

 Foto: montejaque.es

 

Ver Post >
El nuevo Hospital de Ronda, ¿más cerca?

 

La casta de los políticos, dicho sea sin ánimo peyorativo,que ya olfatean la proximidad de las elecciones – europeas, autonómicas, municipales y generales -, en una sucesión de fechas con relativa corta  distancia entre sí, se aprestan a vender al electorado su mercadería. Se agita el mercado de los votos y vocean sus productos intentado en puja desigual vender más y mejor y encandilar al que, en última instancia,  va a depositar el sufragio en la urna con más o menos convencimiento de que su decisión sea la más acertada.

   Bien mirado, se pregunta uno, cuándo renuncian nuestros políticos a esa tarea de contentarnos para mantenerse aupados al poder y disfrutar de las prebendas concernientes al oficio. Porque no sería un desatino pensar que a esta tarea dedican buena parte de su mandato – y sálvese el que pueda, que los hay, y muchos, que se toman en serio su misión y la ejercen  con honradez-, en detrimento de aquellas otras que por obligación deberían ocuparles  la mayor parte del tiempo en el que la desempeñan, a saber, arreglar al españolito de a pie sus problemas más acuciantes y que le desazonan a más no poder.

   La cuestión estriba en que vamos a llegar al período electoral con más de 5 millones de parados y disuadidos  de que en los dos grandes partidos, PP y PSOE, se instaló la corrupción, ya de una forma, ya  de otra, enfangando a un buen número de sus figuras señeras. La desafección  del ciudadano por estos motivos, y otros que están en la mente de todos, hacia los políticos es manifiesta, y el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIC) la muestra de manera palmaria en sus encuestas.

   Van a afanarse los políticos en permanecer a toda costa en la cúspide del poder en su parcela correspondiente. Tanto es así, que cuando los comicios se olfateen por su proximidad nos anuncien con desparpajo actuaciones que durmieron el sueño de los justos hasta ayer mismo. Infraestructuras y construcciones de toda índole se anuncian olvidadas en el tiempo para desesperación de de los afectados por su tardanza.

  Es el caso del Nuevo Hospital de Ronda, una realización aparcada sine die y que ahora resucita. La consejera de Salud, María José Sánchez Rubio ,  viene a decirnos que se reanudarán las obras de forma ininterrumpida de forma tal que abrirá sus puertas en 2015 para que a él vayamos a remediar nuestras dolencias y achaques, en lugar del antiguo Hospital Comarcal, ya con deficiencias notorias, o sea, poco menos que a caerse de puro viejo.

   Tendremos que darle un voto de confianza a la consejera y pensar que se cumplirán sus promesas. Con todo no nos entrará el “cuerpo en caja” que solemos decir los serranos, hasta que los trabadores y maquinarias irrumpan en el lugar, como muestra evidente de que el discurso no fueron palabras huecas y vender humo sin consistencia.

  

Ver Post >
Analistas Económicos de Andalucía y el paro en Ronda

 

 Espera uno que estos analistas, que uno pienso son sesudos y meticulosos, añadan algo nuevo a la situación económica que vivimos, que sigue siendo desastrosa para nuestra desgracia. Sin embargo, y si cotejamos sus informes con los que facilitan el Gobierno central y la Comunidad Autónoma no difieren casa nada entre sí.

   Lanzan los  analistas a los cuatro vientos un mensaje alentador que ya sabíamos: evoluciona favorablemente la economía andaluza y más todavía la de la provincia malagueña merced al excelente comportamiento del turismo en la región. A nadie se le oculta  a estas alturas de la película  que el turismo es nuestra tabla de salvación parea salir airoso del proceloso mar de los sargazos en que  nos debatimos para mantenernos a flote y no sucumbir a la deriva. Es algo, of course,  de sobras conocido.

   El presidente Rajoy dijo días atrás que en 2014 se crearía en España empleo neto, pero que ni mucho menos se podían lanzar las campanas al vuelo. Tendremos un respiro pero difícilmente bajaremos de la cota trágica del 25 % del paro. En Andalucía la tasa  como sabemos todos ronda casi el 37% y  nada hace pensar que bajemos de ese fatídico porcentaje, salvo en la provincia malagueña que rondará el 35%. La cota del desempleo en Málaga rozó una cifra récord en 2013: rondaron los 300.000 las personas que anhelan un trabajo, sin que  pongan muchas trabas para obtenerla, que esa es otra, la precariedad del empleo.Esta situación pavorosa la confirman los analistas y se hace patente  en Ronda y su área de influencia.

  Descendiendo así a un ámbito más localista hay que admitir que  desempleo sigue gravitando en la zona de Ronda  como una pesada losa, a la que la Junta no hace mucho caso, por no decir ninguno, empezando por los despidos que se han producido en el Organismo Local de Empleo: despido de técnicos en la materia, los cuales prestaban un valioso servicio de asesoramiento y apoyo a la inserción laboral. Algo por los que miembros del Partido Popular en la zona acaban de poner el grito en cielo.

   No parece consecuente con la calamitosa situación del paro que se postergue la colaboración para combatirlo con las medidas de inversión necesarias y en cambio, como se apostilla desde la concejalía de Empleo del Ayuntamiento de Ronda, se dilapidan capitales exorbitantes que “ van a parar a sindicatos y fundaciones” no se sabe bien con qué procedencia o destino.

   Analistas Económicos cumplen su misión con auscultar el momento de la economía regional y malagueña. Prevén buenos tiempos para el futuro, pero desde Ronda, el PP no parecen muy convencido de ello. Es más, auguran  continuidad en la lamentable situación laboral de muchos conciudadanos y tachan a la Junta de “olvido” para con la ciudad del Tajo. Algo que corroe el sentir de los rondeños que también tienen en cuanta la preocupante situación de los accesos a la ciudad, las comunicaciones con carreteras deterioradas que unen a otras poblaciones y  la construcción del nuevo hospital que se dilata para desazón de quienes tienen que soportar las vetustas instalaciones del antiguo centro para contrarrestar las inevitables dolencias que les afligen.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.