img
Una novela corta de José Becerra Gómez
img
José Becerra | 03-11-2011 | 19:17| 1
Crónica de una huida
Autor: Becerra Gómez, José
Idioma:: Español
Páginas: 72
ISBNSinopsis: Juan José el Mirlo, recién cumplido los nueve años y en plena Guerra Civil española, vive en sus carnes el tránsito por la llamada “Carretera de la Muerte”, que unía Málaga con Almería. Días de horror que abrieron los ojos a quien se asomaba a la vida y que le dieron a contemplar las calamidades de la guerra, la violencia exacerbada de unos hombres contra otros y la crueldad injustificada contra quienes trataron de levantarse contra la opresión. Una página de nuestra historia reciente que no debió haberse escrito, a no ser porque en ella tuvieron cabida la acción noble de quienes, ante la furia, antepusieron la bondad y la bonhomía.

 

El malagueño José Becerra (Benaoján, 1941) saca a luz una novela corta   con el trasfondo de los sucesos trágicos que dieron lugar a un capítulo negro de la historia de Málaga  largamente silenciado: el de la carretera Málaga-Almería en febrero de  1937 

 

En uno de los primeros capítulos de la obra “Málaga en llamas” que se debió a la pluma de la esposa de Gerald Brenan, Gamel Woolsey,  puede leerse: “Málaga, extendida  a lo largo y ancho de la bahía, estaba bajo una cortina de humo. La ciudad se ocultaba y el humo se adentraba en el mar. Málaga estaba quemándose”. Transcurrían los primeros días del febrero de 1937. Y el matrimonio británico fue testigo del horror de la guerra en la ciudad. Como testigo, que vivió los hechos en primera persona también es obligado citar la figura del médico canadiense  Norman Bethune, que relató en desgarrador alegato – ilustrado con las únicas fotografías que se conservan del luctuoso suceso –  del éxodo de los malagueños por la carretera de Almería y los días de infierno que vivieron.

     Bethune y sus rápidas transfusiones de sangre, sirviéndose de un equipo básico instalado en  una destartalada camioneta, con la que también transportó ancianos y niño hasta lugares seguros,  salvó muchas vidas y es justo que su recuerdo perdure y su memoria se enaltezca, no importa si ya los años transcurridos difuminan un capítulo de la historia de Málaga, obligado al silencio por circunstancias políticas que ya, afortunadamente fenecieron.

 

   Mezclando la realidad con la ficción, en lo que toca  a nombres de personajes que vivieron en sus carnes el atroz suceso de la “huida” desesperada por la carretera de Almería y a algunos aspectos de la vida de algunos de ellos, pero ciñéndose a lo acaecido en su esencia, la obra “Crónica de una huida”(Vértice,2011,Málaga) de José Becerra Gómez relata en boca de un superviviente de aquellos horribles días, los trágico sucesos vividos. Juan José, el Mirlo, rememora, en los años de la vejez, con ocasión de un homenaje tributado a Norman Bethune y sus compañeros canadienses por parte del Ayuntamiento de Málaga, años atrás, los feroces momentos que vivió en compañía de su familia y que empezaron  el fatídico día 7 de febrero de 1936  con la toma de Málaga por los nacionales.

   El autor recrea un episodio que vivieron muchos de los pueblos del interior  y      que todavía se conoce como la “ huida”. A modo de crónica periodística recoge con fidelidad el éxodo un pueblo dela Serraníade Ronda, Benaoján, que sumido en el miedo anhela poner tierra de por medio del avance de un ejército formado en parte por componentes  moros de los  que se cuentan fechorías terroríficas.

   La huida generalizada fue hacia otros pueblos, al campo, a las escabrosidades de las montañas circundantes; algunos como la familia de un maestro de escuela, padre del protagonista, Juan José, el Mirlo, confiaron llegar hasta Almería, en un periplo que les llevó por el antiguo camino de contrabandistas que partía del Campo de Gibraltar, a empalmar con la carretera que conducía a Málaga, y desde allí a los horrores de la de Almería.

   La obra, ya en librerías, ha sido editada por la editorial malagueña Vértice. Con un diseño sobrio y cuidadoso pero al mismo tiempo expresivo y sugerente en lo que toca al contenido a la novela y editada obedeciendo a criterios de encuadernación que permiten al manejo de la obra sin dificultad dicen mucho del buen hacer de la editorial.

    El autor se distingue por sus publicaciones que atañen a la cultura popular y al ambiente rural en el que se  ha movido durante muchos de su existencia. Tradiciones, costumbres, gastronomía y cuanto de singular envuelve a los pueblos del interior – en particular los dela Serraníade Ronda – ocuparon su atención y buena muestra de ello son los artículos publicados en SUR, periódico del que fue corresponsal de la comarca rondeña en las décadas 80 y 90. Posteriormente y hasta  ahora colabora asiduamente en las páginas de opinión.

El libro se encuentra a la venta en librería Luces (902 122101).

 

 

Ver Post >
Doctor Torrecillas, pasión por innovar
img
José Becerra | 02-11-2011 | 19:58| 0
 
 
 Doctor Torrecillas, pasión por innovar

No sabemos  si las revistas médicas The Lancet, New England Journal  o  Medicina Clínica, lo han recogido. Pero desde luego los trabajos del doctor Pedro Torrecillas (y  Dr. Lugnani) merecen ser resaltados en ellas con toda justicia. No se  debería pasar por alto la innovadora técnica basada en la criocirugía, un procedimiento que causa destrucción selectiva de los tejidos enfermos  utilizando temperaturas de congelación.

 

El método  viene siendo empleado por el doctor Torrecillas en el Hospital Santa Elena para extirpar carcinomas en la próstata y la vejiga con índices de duración muy elevados. Lo novedoso reside ahora en la aplicación de este método para los tumores de pulmón conduciendo el Gas Argon hasta el núcleo del cáncer con la mínima invasión de los tejidos próximos, al mismo tiempo que insufla inmunidad natural al enfermo.

Pero hay más, y es que a don Pedro, a quien tengo mucho que agradecer (aúna en su persona la bonhomía y el trato cordial con sus pacientes junto con una capacidad manifiesta para adoptar  innovaciones técnicas y científicas procedentes tanto de fuera como dentro de España), su calidad como profesional íntegro de la medicina le lleva a  presidir el grupo de criocirugía  para el implante de una técnica – ya empleada en EE.UU. – que combate los tumores del tracto vesical, pese a que hayan creado metástasis, empleando  células madre  capaces de contrarrestar la anarquía con la que se proliferan las cancerosas.

“No es una vacuna”,  como el doctor se encarga de afirmar, tampoco se trata de crear falsas expectativas, pero significa un paso destacado,  concediéndole a nuestro cuerpo capacidad  para que en la batalla desigual contra este terrible mal disponga  de armas propias y eficaces para contrarrestar su virulencia.

Ver Post >
Aguas denostadas
img
José Becerra | 01-11-2011 | 18:13| 0

 

 

 

Website for this image

El Nacimiento de Benaoján tras las intensas lluvias de los últimos días.

objetivomalaga.diariosur.es

Tipo:JPG

Images may be subject to copyright.

El  Nacimiento en todo su apogeo después de recibir copiosas lluvias

 

 
 

 

Nadie podría sospecharlo. Los benaojanos siempre estuvieron orgullososde la abundancia de aguas que les deparóla Naturaleza. Lasfuentes en este pueblo del alto Guadiaro  son incontables:La Fresnadilla, el Espino, el Charco Azul, en donde vienes a recogerse las aguas impetuosas del río subterráneo Campobuche, eran aguas limpias como cristales y frías como cuchillos. Incluso medicinales y que poseían el don de abrir el apetito. Enla Dehesilla, que se abre ubérrima a dos pasos dela Cuevadel Gato, era raro el lugar en donde ahondando con un azadón no brotase acto seguido el líquido elemento, que en su día vino a abrazar a troncos  de vides,exuberantes higueras y chumberas ampulosas. Agua gozosa, sana, fresca, fecunda. La guinda la pone,  cada otoño, cuando las lluvias caen pertinaces, otro río subterráneo que venía  a aflorar a los pies de la sierra de Juan Diego, imprimiendo al paisaje de montaña en el que se abría paso la impronta de lo naturalmente impetuoso. Es el Nacimiento, cuyas aguas lamen el antiquísimo Molino del Santo, hoy convertido en suntuoso hotel, que respeta al pie de la letra la tradición arquitectónica del pueblo.

   Un lujo de aguas. Pero se han torcido las causas para pesar de los benaojanos. Órdenes municipales, tras realizarse los estudios pertinentes porla Juntade Andalucía, vienen a determinar que no son potables.

Problemas gastrointestinales aconsejan que no se utilice el agua ni siquiera para cocinas o lavarse los dientes. Se habla de filtración de purines, lo que parece lógico en una población que todavía vive, aunque sin el antiguo esplendor de la ganadería porcina y la producción chacinera. Pero nada se  puede afirmar todavía. Ni autoridades municipales ni sanitarias se han pronunciado al respecto, aparte de la prohibición del consumo.

   Quien ha seguido de cerca la historia de Benaoján y Montejaque (un pueblo vecino que se surte de los pozos del primero, o estudiado su topografía y emplazamiento en el corazón dela Serraníade Ronda jamás podría imaginar que llegaría un día en el que los vecinos se acercarían a un camión cisterna venido de afuera para llenar  sus vasijas. Fueron  dispensadores  a poblaciones y cortinadas próximas, que siempre codiciaron nuestras reservas hídricas. La estampa de camiones abastecedores de agua es insólita. Esperemos que, nunca mejor dicho, las aguas vuelvan a su cauce, y en Benaoján y Montejaque pueda beberse sin miedos ni reparos, como se ha venido haciendo desde la noche oscura de los tiempos.

 

Ver Post >
El Nacimiento de Benaoján
img
José Becerra | 01-11-2011 | 17:03| 0

 

 

Descargar nacimeien...jpg (20,6 KB)  El Nacimiento de Benaoján en todo su apogeo
 
 
Juzguen la importancia que siempre tuvieron las aguas en Benaoján. Un río subterráneo que imprime al paisaje que lo circunda la frescura y galanura de un caudal limpio y cristalino.
Descargar
Ver Post >
Aguas
img
José Becerra | 01-11-2011 | 16:52| 0

 

 

Nadie podría sospecharlo. Los benaojanos siempre estuvieron orgullosos de la abundancia de aguas que les deparó la Naturaleza. Las fuentes en este pueblo del alto Guadiaro  son incontables: La Fresnadilla, el Espino, el Charco Azul, en donde vienes a recogerse las aguas impetuosas del río subterráneo Campobuche, eran aguas limpias como cristales y frías como cuchillos. Incluso medicinales y que poseían el don de abrir el apetito. En la Dehesilla, que se abre ubérrima a dos pasos de la Cueva del Gato, era raro el lugar en donde ahondando con un azadón no brotase acto seguido el líquido elemento, que en su día vino a abrazar a cepas de vides, frondosas higueras y ampulosas chumberas. Agua gozosa, sana, fresca, fecunda. La guinda la pone,  cada otoño, cuando las lluvias caen pertinaces, otro río subterráneo que venía  a aflorar a los pies de la sierra de Juan Diego, imprimiendo al paisaje de montaña en el que se abría paso la impronta de lo naturalmente impetuoso. Es el Nacimiento, cuyas aguas lamen el antiquísimo Molino del Santo, hoy convertido en suntuoso hotel, que respeta al pie de la letra la tradición arquitectónica del pueblo.

 

   Un lujo de aguas. Pero se han torcido las causas para pesar de los benaojanos. Órdenes municipales, tras realizarse los estudios pertinentes por la Junta de Andalucía, vienen a determinar que no son potables.

 

Problemas gastrointestinales aconsejan que no se utilice el agua ni siquiera para cocinas o lavarse los dientes. Se habla de filtración de purines, lo que parece lógico en una población que todavía vive, aunque sin el antiguo esplendor de la ganadería porcina y la producción chacinera. Pero nada se  puede afirmar todavía. Ni autoridades municipales ni sanitarias se han pronunciado al respecto, aparte de la prohibición del consumo.

 

   Quien ha seguido de cerca la historia de Benaoján y Montejaque (un pueblo vecino que se surte de los pozos del primero, o estudiado su topografía y emplazamiento en el corazón de la Serranía de Ronda jamás podría imaginar que llegaría un día en el que los vecinos se acercarían a un camión cisterna venido de afuera para llenar  sus vasijas. Fueron  dispensadores  a poblaciones y cortinadas próximas, que siempre codiciaron nuestras reservas hídricas. La estampa de camiones abastecedores de agua es insólita. Esperemos que, nunca mejor dicho, las aguas vuelvan a su cauce, y en Benaoján y Montejaque pueda beberse sin miedos ni reparos, como se ha venido haciendo desde la noche oscura de los tiempos.

 

 
Ver Post >
Flaco favor
img
José Becerra | 31-10-2011 | 11:01| 0

Por muy “valiente e innovador” que sea el empresariado malagueño, como acaba de señalar la delegada de Economía Innovación y Ciencia, Marta Rueda,  poco se podría hacer por él  si sigue cerrado el grifo de las fianzas.

   Aunque, como se ha dicho hasta saciedad, España no es Grecia, lo cierto es que su  estrepitosa debacle económica y financiera no está afectando de manera implacable. Un ejemplo lo encontramos en las imposiciones que desde Bruselas se nos encauzan so pretexto de eludir la crisis de deuda soberana y soslayar el contagio del cáncer que  corroe al país heleno. ¿No mangonean la  frau Merkel y el impertérrito Sarcozy, amén de la Autoridad Bancaria Europea (ABE)? Lo cierto es que, por lo pronto, merced a la beneplácito de nuestro Gobierno, doblegado por el imperativo de aliviar la penosa situación en la que nos encontramos, y que en buena medida, desde las más altas instancias se han provocado, por mucho que quieran desprenderse de ese sambenito, parece que las medidas adoptadas  obrarán en detrimento  más que en nuestro beneficio. La medida de recapitalizar a los bancos de mayor empuje en España (tendrán que poner sobre la mesa más de 26.000 millones) no parece que vaya a redundar en beneficio de quienes  más necesitados están de ayuda, esto es las pequeñas y medianas empresas, los emprendedores y todos aquellos que se van obligados a pasar por las horcas caudinas de un préstamo para solventar urgencias de disponibilidad de activos.

    Por lo pronto hay que temer que el Acuerdo de la Unión Europea de recapitalización,  al disponer de menos dinero los Bancos, éstos canalizarán  sus créditos a las administraciones públicas. Las pymes y familias se quedarán  con un palmo de narices,  lo que obraría en detrimento del  crecimiento económico y, por ende, de la creación de empleo. Flaco favor se nos hace.

Ver Post >
La garganta de El Chorro, milagro de agua y piedra
img
José Becerra | 31-10-2011 | 10:33| 0

 

Los vecinos de El Chorro siguen sin que la camisa les llegue al cuerpo por el incremento de grietas y deterioros en sus casas a causas de los corrimientos de tierra que provocan las oscilaciones del nivel del agua en del embalse del Tajo. Es la cara adversa de un paraje espectacular en la que el líquido elemento, sin ser domeñada, laceró la piedra desnuda hasta crear una angostura sobre la que serpentea un caminito inverosímil: el del Rey, asomado al abismo.

    Si una gota de agua es capaz de horadar una piedra,  no digamos lo que puede hacer un torrente cuando una mole pétrea estorba su ansiosa búsqueda  del mar. Tres ejemplos  de este prodigio poseemos en la provincia de Málaga, a cuál más impresionante: El Tajo de Ronda, merced al río Guadalevín;  la  hondonada de las Buitreras  en El Colmenar de Cortes de la Frontera, labrado en la roca por el río Guadiaro;  y,  a poco menos de 30 kilómetros en línea recta al suroeste de Antequera,  el desfiladero de Los Gaitanes,  abierto por el río Guadalhorce en el roquedo  kárstico que conforma la sierra de Abdalajís.

  

El Tajo rondeño se lo encuentra el excursionista nada más asomarse a los balaustres del Puente de Nuevo en el centro de la ciudad. Las Buitreras exigen una larga excursión en las proximidades del puente de Los Alemanes. Los Gaitanes, en fin, sacude  nuestra imaginación y provoca  el asombro,  bien acomodados en el tren que cubre la distancia que separa Bobadilla de Málaga. No hay viajero que, a su paso,  no vuelva la cabeza y admire cómo el “Caminito del Rey” se escurre temerariamente por las paredes del hondón, atravesando desdobles sobre puentes inverosímiles. Una pasarela atrevida que faja las paredes calizas,  cuyo tránsito no es aconsejable por el riesgo que se corre si previamente no se posee conocimiento real  de su estado.

  

    Las escarpaduras  de El Chorro presentan  en algunas zonas 400 metros de profundidad y tan solo 10 metros – el azul del cielo visto y no visto –  separan entre sí las dos grandes formaciones rocosas de estratos verticales, inverosímilmente unidos por un puentecillo a media altura, que de alguna manera humaniza el imponente espectáculo de la piedra socavada por el proceso de erosión al que le sometieron las aguas del Guadalhorce durante milenios.

  

    Historia, leyenda y tragedia se dan la mano en la visión de los  Gaitanes,  y el “Caminito del Rey” que, por supuesto,  no deja indiferente a nadie, aparte de aguijonear su imaginación. Habla la historia de un camino de la central hidroeléctrica afincada en sus inmediaciones  ( embalse de Guadalteba y Conde de Gualdalhorce ) y construido empleándose la madera y el metal. La leyenda nos retrotrae a que fue construido con el fin de que el Rey Alfonso XIII visitara las obras hidráulicas citadas.

   

 

    Pero volviendo la vista mucho más atrás nos encontramos con que desde antiquísimos tiempos los alrededores  del  Desfiladero de los Gaitanes fue lugar propicio por lo inexpugnable de la roca viva y lo recóndito de los taludes para que proscritos y huidos de la justicia sentases sus reales, y débiles y con pocos medios,  derrotar a las huestes de enemigos más poderosos. Es el caso del gran Omar  Ben Hafsun (cuyo nacimiento se sitúa en la vecina Parauta), quien  a mediados  del siglo IX, al frente de los muladíes – descendientes de los cristianos que habitaban la región antes de la invasión árabe -, se rebeló contra la aristocracia cordobesa fundando un reino que abarcaba gran parte de la Andalucía oriental y que resistió las acometidas violentas de tres generaciones de emires cordobeses.

  

   Huellas de estos conflictos armados se encuentran al sur del desfiladero: Las Mesas  de Villaverde de Bobastro, una ciudad mozárabe  fortificada que, rebelde, se levantó en armas contra el poder del Califato  de Córdoba, hasta que al final fue derrotados por Abd al-Rahman III, en las primicias del siglo X. Vestigios de este reino efímero muladí son las ruinas de la ermita de Bobastro cuya planta original debió, según las huellas existentes, bosquejar una planta basilical de tres naves con crucero en la cabecera y arcadas labradas en la roca. Posiblemente allí debió implorar clemencia a Dios Ibn Hafsun, después de abrazar la región cristiana y u

  

     El “Caminito del Rey”, en fin, tampoco escapó, en los tiempos modernos, a que sobre él proliferaran páginas desdichadas. La muda atracción de tan espectacular Paraje Natural, reconocido como tal por las autoridades autonómicas, emporio de las grajillas y el buitre leonado, solar de adelfas, sauces y lentiscos, ha venido cobrándose tributos de vida humanas a lo largo de la historia. No se aconseja, hay que reiterarlo, aventurarse por el paraje, sin un exacto conocimiento de la situación,  no solo del “Caminito”,  sino también  del estado del curso de las aguas en su base. La Naturaleza, ajena a la admiración que provoca y a las emociones que prodiga, no  siempre corresponde agradecidamente.

Ver Post >
Otoño triste en la Serranía de Ronda
img
José Becerra | 28-10-2011 | 17:54| 0

El mar, su proximidad inquietante o lejana, dulcifica en la larga costa sus tonos. Se retrasa, parece que llega, pero se vuelve y se rezaga. El otoño, no es el mismo, cuando asoma cerca del mar, que cuando lo hace en la lejana montaña. El piélago, profundo y calentado, apacigua su brusca entrada y parece decirle con voz atiplada: Espera un poco, camarada. Es menos visible, aunque las hojas de los árboles también se caigan y se arremolinen en el suelo todavía sediento. Quizá su presencia más evidente sea el regreso de las gaviotas a la playa. Recuperan la arena, largamente usurpada.

    Llega sin avisar el otoño a la montaña. Un día hace calor, fuego en las alturas y en las laderas hurañas, y al otro, el frío extiende su albedrío con saña. Sin transición, casi sin pausa.

    De la  noche a la mañana. No se veía ayer, y hoy es cosa clara. Al amanecer tenues gotas de rocío entorpecen del segador el corte de la guadaña. ¿Cómo tan pronto ha cambiado el color de la hojarasca? De verde brillante, en un soplo los tonos del caqui ( en el Japón de donde es oriundo y luego enla Serranía) planta santa, se pasó a la pátina amoratada. Se desnuda la higuera con parsimonia pero sin pausa. Le descolgaron los últimos higos que azúcar rezumaban. El almendro, los chopos de las riberas, las encinas ancianas, (no así los olivos cenicientos y machadianos que ganaron en galanura) y los abedules perdieron su prestancia.

    Las colosales sierras que al cielo arañan impiden que la luz se entretenga antes de despedirse hasta mañana. Es lo que en los pueblos de la costa pasa. En los de la montaña anochece pronto: se esconden presurosas. Y las alturas incitan para que las sombras antes de tiempo las invadan con premura.

     Sopla el aire frío y a su paso todo lo arrastra. Los que vienen de la costa les coge de sorpresa esta  actitud rebelde y temprana. “Todavía hay gente en la playa”, dicen con destemplanza. “No es lo mismo en la sierra”, le contestan los de Ronda, Montejaque, Alpandeire y Parauta. Aquí es más triste y de más temprana pisada.

    No, no es lo mismo el otoño en la costa que en la montaña.

Ver Post >
Otoño triste en la Serranía de Ronda
img
José Becerra | 28-10-2011 | 17:03| 0

El mar, su proximidad inquietante o lejana, dulcifica en la larga costa, sus tonos. Se retrasa, parece que llega, pero se vuelve y se rezaga. El otoño, no es el mismo, cuando asoma cerca del mar, que cuando lo hace en la lejana montaña. El piélago, profundo y calentado, apacigua su brusca entrada y parece decirle con voz atiplada: Espera un poco, camarada. Es menos visible, aunque las hojas de los árboles también se caigan y se arremolinen en el suelo todavía sediento. Quizá su presencia más evidente sea el regreso de las gaviotas a la playa. Recuperan la arena, largamente usurpada.

    Llega sin avisar el otoño a la montaña. Un día hace calor, fuego en las alturas y en las laderas hurañas, y al otro, el frío extiende su albedrío con saña. Sin transición, casi sin pausa.

    De la  noche a la mañana. No se veía ayer, y hoy es cosa clara. Al amanecer tenues gotas de rocío entorpecen del segador el corte de la guadaña. ¿Cómo tan pronto ha cambiado el color de la hojarasca? De verde brillante, en un soplo los tonos del caqui ( en el Japón de donde es oriundo y luego enla Serranía) planta santa, se pasó a la pátina amoratada. Se desnuda la higuera con parsimonia pero sin pausa. Le descolgaron los últimos higos que azúcar rezumaban. El almendro, los chopos de las riberas, las encinas ancianas, (no así los olivos cenicientos y machadianos que ganaron en galanura) y los abedules perdieron su prestancia.

    Las colosales sierras que al cielo arañan impiden que la luz se entretenga antes de despedirse hasta mañana. Es lo que en

los pueblos de la costa pasa. En los de la montaña anochece pronto: se esconden presurosas. Y las alturas incitan para que las sombras antes de tiempo las invadan con premura.

     Sopla el aire frío y a su paso todo lo arrastra. Los que vienen de la costa les coge de sorpresa esta asta actitud rebelde y temprana. “Todavía hay gente en la playa”, dicen con destemplanza. “No es lo mismo en la sierra”, le contestan los de Ronda, Montejaque, Alpandeire y Parauta. Aquí es más triste y de más temprana pisada.

    No, no es lo mismo el otoño en la costa que en la montaña.

 

 

 

Ver Post >
Emoción sin auforia
img
José Becerra | 28-10-2011 | 16:54| 0

Suponemos que no existe ningún biennacido que no se haya alegrado de la decisión de ETA de no matar definitivamente. Es algo que se esperaba con la ilusión de quienes pedíamos su final y con él de las tropelías y crímenes cometidos durante cerca de 50 años. La muerte violenta de 829 personas y de muchos miles de heridos clamaba al cielo. Sin embargo, y con el comunicado de la banda asesina en las manos, habría que hacer algunas consideraciones, que no son sino el fruto de que el anuncio esperado con vehemencia añadiese algunos aspectos que ilusionadamente se aguardaban y que brillan por su ausencia. El júbilo de la derrota de los primeros momentos lo vemos, pues, empañado. En el escueto comunicado, en las actitudes y gestos de los miembros que lo anunciaron (puños cerrados y brazos en alto), se observan algunos flecos que quedaron por perfilar. Amén de los vítores finales y la invocación a la independencia de Euskadi. No creemos que, como han dicho los máximos líderes políticos, incluidos Rajoy – no nos explicamos su categórica afirmación – no haya ningún condicionamiento. Por que lo es la exigencia del reconocimiento de Euskal Herria y el respeto a la voluntad popular. De qué voluntad se habla, de la de los españoles o las del pueblo vasco, en donde Bildu ahora ejerce su hegemonía en las instuticiones.

Tampoco resulta alentador que se hable de “conflicto armado” y de que “se ha llevado a muchas compañeras y compañeros para siempre”. Así como que “otros están sufriendo la cárcel o el exilio. Para ellos y ellas nuestro reconocimiento y más sentido homenaje”, sin incluirse la más mínima mención de las víctimas que cobardemente ellos se llevaron por delante. Hablan del fututo “como del esfuerzo y la lucha de la ciudadanía vasca”. Obligan al Gobierno a negociar. Y sobre todo, la ausencia a total a la petición de entrega de las armas, la disolución de la organización y el perdón a las victimas. Lo dicho, emoción, no euforia, por el comunicado. JOSÉ BECERRA

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.