El Cautivo que cautiva

 

Imagen relacionada

El Cautivo que cautiva

JOSÉ BECERRA

 

No fue tan concurrida la mañanera procesión del Cautivo de este año que marca  el inicio de la Semana Santa de Málaga, ni por desgracia cubrió todo el itinerario habitual. Pero eso no restó ni un ápice de la intensa emoción que este acto litúrgico produce a los fieles que siguieron sus pasos.No faltaron como siempre las lágrimas difícilmente contenidas ni la oración contrita y callada.

Hace  un par de lustros,  poco más o menos , el otrora alcalde de Málaga Pedro Aparicio hablaba en las páginas de este mismo periódico sobre la necesidad de la relajación  de  nuestro espíritu en los días bullangueros dela Semana Santa.Exaltaba la “soledad sonora”, lejos del tumulto cofrade callejero, que él encontraba en la música de Mozart, Haydn o Palestrina. El dulce retiro hogareño impregnado el rincón preferido con motetes, misas y réquiem.  

 Compartía su predisposición en la búsqueda del gozo tranquilo y personal que pueden proporcionarnos los acordes de una sinfonía. Bach fue quien declaró que los objetivos principales de la música son los sentimientos. Si el músico interpreta con el corazón y se compromete emocionalmente con la obra, el éxito estaba asegurado. Sonatas y fantasías me parecieron como al exalcalde malagueño un buen refugio para estos días.

Hasta que contemplé al Cautivo.

En la recién estrenada madrugada, en el silencio del día incipiente, (tal era que podía oír junto a mi propio resuello, el de los que se apelotonaban a  mi alrededor para  no pederse el prodigio), sobresaliendo de un mar de cabezas y hombros, caminante silencioso hacia el martirio.

Me habían hablado de este momento mágico de la semana malagueña por antonomasia. Y la realidad de vivirlo, la embriaguez de los sentidos, la embargante emoción que experimenté superó  los comentarios encomiásticos. No fue ciertamente una soledad sonora, sino callada.

 Para mí el prodigio de lo que una imagen serena y mayestática puede producir, sin magnificencias y alardes ornamentales, tempero, consuelo,  para el alma. La mejor música era la sublime exaltación de lo sencillo, la elevación hasta el culmen de la conformidad del sufrimiento. La aceptación del eccehomo  que se  entrega por la universal causa de la salvación. La muchedumbre, como si sintiera la culpa sobre sus espaldas, implora, reza, llora y calla.

  ¡Que se calle el clarinete, que enmudezca el oboe, que se apague el redoble del timbal!; ¡el clavicordio que enmudezca, el violoncello y el fagot y las violas que cesen en  sus armonías!…

 En la tímida claridad matutina, en las calles de Málaga, ante el Hospital Civil y el puente hay otra orquesta poderosa, sumamente acompasada, infinitamente imperceptible y sonora, se presta para dejar oír sus sones. Es la orquesta del Universo, la del Gran Hacedor, que rompe la mañana de Málaga para saludar al Cautivo, cuyos acordes suenan para acompañar la desolada figura del Reo por excelencia, el de la blanca túnica…

 

“¡Joder, qué tropa!”

¡Joder, qué tropa!”

Resulta pasmoso el comportamiento de nuestros políticos, aquellos que están en el candelero cada día, cuando se encaran al ciertamente pavoroso problema de las corrupciones que nos corroe un día sí y otro también. Lo esperado y sensato es que ante un acto presuntamente delictivo por parte de alguien que tiene sobe sus espaldas la responsabilidad de representar a su partido en cualquiera demarcación geográfica lo trate con idéntica severidad y encono, tanto si se trata de adversario político como de un correligionario suyo. Eso sería lo justo, sin distinción de siglas ni de filas en las que el corrupto se alinee. Pero no ocurre así y de ello tenemos sobradas pruebas. Sería pedirles demasiado, acostumbrado como nos tienen por la multitud de ocasiones que de ello ofrecen evidentes pruebas. ¡Ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio! Aserto éste que, como todos los que nacen de la boca del pueblo, resulta enjundioso por su veracidad y tino.

Resultan a este tenor sorprendentes, si se miran con ecuanimidad, las apreciaciones de Pedro Sánchez y los socialistas sobre la corrupción en el PP echándoselas en cara a Rajoy con marcada insistencia (clamoroso en el caso de Rita Barbrerá y el PP valeniano),pero se pasa de puntillas sobre las investigaciones de Besteiro en Galicia, caso que en estos días es noticia puntera en diarios e informativos de televisión. Y es que resulta ostensible la doble vara de medir.

Por otro lado,no se disipan las tinieblas que enturbian el panorama político del país para que se pueda llegar a la instauración de un Gobierno más temprano que tarde. Todo apunta a que,visto lo visto, estamos abocados a unas nuevas elecciones. El tripartito que propugna Rajoy parece a todas luces más que improbable. Como lo es la coalición que defiende contra todo pronóstico adverso Pedro Sánchez, a la que se opone Albert Rivera o bien lo hace Pablo Iglesias, que nada quieren saber uno del otro.

Lo que si están todos de acuerdo es pedir explicaciones al Gobierno en el Parlamento, como si fuese lícito hacerlo cuando aquél esta en funciones. “¡ Joder, que tropa!”, que dijo Romanones.

Rajoy y Sánchez, ¿un paso atrás?

Rajoy y Sánchez, ¿un paso atrás?

No hay acuerdo entre los partidos políticos. Los enfrentamientos disputas entre ellos son el pan nuestro de cada día: los contemplamos no sin estupor y ya, por la insistencia, con resentimiento. Ausencia clamorosa de consenso para conseguir un Gobierno estable y duradero que nos saque de una vez de este impasse desalentador en el que nos encontramos muy a nuestro pesar.

Fracasó estrepitosamente Pedro Sánchez. No logró la investidura en el plazo que señala la Constitución, algo que aboca indefectiblemente a recorrer un camino incierto para la política del país, cuyos dirigentes seguirán a buen seguro sin dar su brazo a torcer, y no cambiarán un ápice las cosas, mucho es de temer, en los dos meses siguientes. Es presumible que cada partido seguirá haciendo valer prerrogativas diametralmente opuestas a las de sus contrincantes en lisa.

Sí parece que existe un acuerdo común y no es otro que defenestrar a a Rajoy y desalojarlo de la Mocloa a toda costa. Es el objetivo. Sánchez y Rivera le han declarado la guerra. Admiten al Partido Popular “a las trágalas” , que decimos los serranos rondeños, pero si su presidente en funciones hace mutis por el foro. De Podemos y restos de partidos anticonstitucionalistas que persiguen su exoneración sin el menor recato, qué podemos decir: es su mayor anhelo.

¿Tan mal lo hizo Rajoy? Con sus luces y sombras hay que reconocer a fuer de sinceros, que fue el adalid de la recuperación económica y que el desaforado desempleo se contuvo volviéndose a la senda de la ocupación. Hoy crecemos más que la media de los países europeos de nuestro entorno y si no se puede hablar, ni por asomo del “milagro español”, sí de su remontada económica. Situación boyante que ahora se ve amenazada por los enquistados desencuentros y enfrentamientos de nuestros políticos con muy escasa conciencia en lo que toca al bien común. Con todo,¿debería admitir Rajoy que su tiempo ha pasado? Se lo tendría que pensar.

La pregunta es si esta tesitura no tendrían que dar un paso atrás no solo Rajoy sino también Sánchez. Con sus ausencias sería un hecho el acercamiento de los tres partidos-PP, PSOE y Ciudadanos-, que a buen seguro vendrían a sacarnos las castañas del fuego.

La Diputación de Málaga dando ejemplo

Resultado de imagen de imágenes de la diputación de Málaga

La Diputación de Málaga dando ejemplo

Encallados en disputas bizantinas, cada uno arrimando con denuedo el ascua a su sardina, los partido políticos a nivel nacional nos muestran sin sonrojo una actitud que deja mucho que desear. Se arrojan los trapos sucios unos a otros con marcada virulencia y no hay forma que den de lados el recuento de las trapisondas de cada cual y se pongan de una vez por todas en defensa de los intereses del pueblo,que ya habló en su día, y mucho es de temer que vuelva hacerlo de continuar esos desencuentros y luchas intestinas en las que se debaten sin posibilidad alguna de acuerdos.

   Poniéndose en evidencia el talante irresoluto de los jerarcas y diputados en las más altas esferas de la política nacional causa al menos complacencia que partidos como PP, PSOE, Ciudadanos, IU y la versión malagueña de Podemos se pongan de acuerdo en la Diputación de Málaga en asuntos tan cruciales como la aprobación de un plan de inversiones de más de 24 millones, ahí es nada, para seguir apoyando deficiencias manifiestas en los municipios de la provincia. O sea, que aquí no ha habido predicar y no dar trigo, sino todo lo contrario para el contento general.

   El papel jugado por las diputaciones es crucial para el desarrollo de las poblaciones, sobre todos los de escasa entidad, y ha venido demostrándose después de sus 200 años de existencia. Que se trata de órganos de elección indirecta, bien, pues háganse las reformas precisas para encausar sus trayectoria futura, pero de ahí a tacharlas de un plumazo como pretende Ciudadanos y de rebote el PSOE para hacerle el juego hay,debería haber, un gran trecho.

    Se dice que serían sustituidas por un Consejo Provincial de Alcaldes, que vendría a ser lo mismo solo que con el nombre cambiado, y está por ver la eficacia que podría reportar, aparte que cada uno de los primeros ediles vendrían a arrimar el ascua a su sardina y “el que venga atrás que arree”, que dicen con propiedad por estos lares. Los más espabilados podrían llevarse el bocado más sustancioso de los caudales que se otorguen desde instancias superiores del Estado.

Los miembros de la Diputación de Málaga, al contrario de lo que viene ocurriendo en el panorama político nacional, han sabido actuar con cordura, apeándose de sus desavenencias. Aparcaron sus rencillas y se vuelcan en beneficio de la ciudadanía. Que cunda el ejemplo.


Un nuevo gobierno municipal en Ronda

Un nuevo gobierno municipal en Ronda

Cuajó el acuerdo fraguado por el Partido Socialista, el Andalucista e Izquierda Unida para derrocar al Partido Popular en el Consistorio. Después de encontradas opiniones el pacto se hizo realidad y María de la Paz Fernéndez se verá obligada a entregar el bastón de mando a su sucesora a raíz de la moción de censura presentada días atrás por las tres fuerzas políticas conjuntadas para su logro. Nuevos aires ,pues, para la Ciudad del Tajo que pierde en el Ayuntamiento la cabecera monocolor del Partido Popular dejando paso a formaciones de izquierda.

Los motivos que se esgrimen para este paso adelante que sustituirá a los populares al frente del gobierno municipal residen,entre otros, a la falta de consenso para la aprobación definitiva de los presupuestos y la urgencia para que tome cuerpo un nuevo Plan General de Ordenación Urbana(PGOU) que sustituya al obsoleto de más de una veintena de años atrás. Pero, sin que se hiciera ostensible, siempre existió en el tripartito que ahora toma las riendas del Ayuntamiento la idea de socavar los cimientos sobre los que se asentaba la alcaldía de Fernández desde que llegó al cargo.Se abre una nueva etapa en la que tendrá que juzgar un papel preponderante Teresa Valdenegro(PSOE),la cual en la oposición logró el mayor número de escaños obtuvo.

Las opiniones entre los rondeños se encuentra enfrentadas. Hay quien juzga de acertado su mandato, y hay quien lo ataca sin paliativos. Las discusiones al respecto están servidas, algo que es habitual en situaciones políticas parecidas.

Editorial La Serrania, un ejemplo de dedicación a Ronda y su comarca

Generales

“Escribir en España es llorar”, es lo que dijo Larra, bien conocido por el seudónimo de “Fígaro”, y que siglos atrás,  se suicidó mediante un pistoletazo en la sien delante del espejo de su dormitorio, al más depurado estilo romántico. Naturalmente que hay escritores que viven de la edición de sus obras y de manera espléndida, pero son los menos; los hay por contra que intentan vivir de sus elucubraciones traspasadas al papel o al ordenador pero no logran de ninguna manera y no les queda otra que seguir recurriendo al ejercicio de sus profesiones respectivas,las más de ellas alejadas de una vocación siempre frustrada. Y eso si no cobra ya una pensión por su edad, que la Seguridad Social se la negará si es que cobra altos derechos de autor por sus obras publicadas. Una injusticia que chirría y atenta contra la creación literaria y la cultura en general.

   Tampoco las editoriales modestas pasan por su mejor momento; muy al contrario languidecen y presentan un aspecto desolador con anaqueles de libros imposibles de colocar por la saturación del mercado. Es el caso de la editorial rondeña La Serranía, otrora un referente en el conjunto de las que conforman el panorama de la edición en la región andaluza. Los libros que venían saliendo de su imprenta gozaron siempre de la atención de fieles lectores atraídos por la historia pasada y reciente de Ronda y su contorno geográfico. Pueblos, paisajes, vegetación, gastronomía y senderos por los que perderse, personajes ilustres y gente brava echada al monte como los bandoleros de la época romántica, entre otros aspectos relevantes de la zona, fueron recogidos en volúmenes con una calidad de impresión sin parangón y un acabado notorio.

    Al frente de esta editorial que marcó un hito como digo por la perfecta composición de sus obras llamadas a ganarse la atención del lector con la mera contemplación de su portada, estuvo siempre José Manuel Dorado, el cual partiendo de la nada logró cimentar una industria del libro que hablaba a las claras de su empeño por el buen hacer y tesón.

Pero por motivos que no vienen al caso la brillante trayectoria de la editorial se quiebra. Los libros editados esperan su encuentro con el lector alineados como soldados en formación en los anaqueles con pocas o nulas salidas. Para continuar con su andadura la empresa, que fue en sus orígenes familiar, viene solicitando ayudas de las administraciones públicas que hasta ahora se muestran remisas a conceder, aún a sabiendas de que la editorial tuvo un pasado reciente espléndido y que puede seguir ostentándolo a poco que se le tienda la mano para soltear los escollos que hoy por hoy la atenazan.

    La ayuda vendría a dar continuidad a una editorial que pone en valor y da a conocer cuanto es digno de conocer y disfrutar de la Ronda mítica y la real de hoy mismo. Significativo fue en este orden de cosas que, años atrás, se le reconociera a José Manuel, su labor realizada en beneficio de la ciudad, en un acto presidido por el entonces Rey Don Juan Carlos.

    Apostar por la editorial La Serranía es a buen seguro apostar por todo cuanto de meritorio posee y ostenta la comarca rondeña, la provincia malagueña y la región andaluza. De justicia es que, por este motivo, se le diga al editor aquello de “levántate y anda”. Se lo merece a todas luces. Un editor que ha dado muestras fehacientes de su buen hacer y que es un ejemplo vivo de superación personal y de no se amilana ante las dificultades o los escollos que últimamente viene encontrando en el camino.

Montejaque, cántaros y gastronomía

Montejaque,  cántaros y  gastronomía
JOSÉ BECERRA


Este singular pueblo celebra el próximo día 29, con motivo del Día de Andalucía, su tradicional Juego de los cántaros. Un motivo para dejarse caer por este rincón de la provincia de Málaga, siempre atrayente y evocador, para presenciar lo que es ya es una enquistada y divertida costumbre que viene llamando poderosamente la atención en los últimos tiempos.
  Montejaque, fronterizo entre la comarca de Ronda y la gaditana Sierra de Grazalema, mira al valle del Guadiaro desde el pie de los roquedales del Hacho bebiendo los vientos norteños que hasta las casas llegan resbalando por el espolón vertical de Tavizna, mole piramidal que le sirve, en la lejanía, de peñascoso telón de fondo. Las casas, con el blanco impoluto de la cal, llegan hasta las estribaciones de las sierras de Montalate y Juan Diego, y en general, todo el pueblo parece cobijarse entre peñascos.

   No se contempla Montejaque hasta que no se avizoran sus primeras casas; de ahí el nombre ´Montexaquez”, de raíces árabes, que significa `montaña perdida”. Tal vez por estas razones la brisa nocturna, que en la Serranía suele descolgarse de los altos picos, alivia los rigores del día y hace sumamente agradable la permanencia en la plaza pública. Una plaza que es testigo fiel de los acontecimientos que se suceden a lo largo del año, como las fiestas patronales que se celebran ahora en torno al 15 de agosto, en honor de la milagrosa Virgen de la Concepción. Milagrosa porque detuvo una virulenta epidemia, cuya extinción originó una tradicional romería en la ermita de las Escarigüelas, con total vigencia en nuestros días. Y, además, es conocida la plaza por el Juego del Cántaro, costumbre rescatada del acervo cultural y popular del pueblo, la cual “ no parece haber tendido parangón en la provincia”, según afirmación generalizada.

   Con “El Juego del Cántaro” se reverdece  la costumbre que tenían las mujeres del lugar de ir a la fuente pública – una fuente que aún conserva los viejos caños de fresca agua – a recoger el líquido elemento en la época en que éste no llegaba a las casas. Se acercaban a la fuente hasta con tres cántaros que llevaban uno sobre la cabeza descansando sobre un rodete y los dos restantes sobre el cuadril. Tan frecuente era esta imagen que llegó a ser como la seña de identidad del mujerío local que no se arredraba ante el esfuerzo físico ni por los más penosos trabajos.

 Pero los cántaros son ahora motivos de divertimiento y atracción turística, sobre todo en los días de Carnaval. Se forman equipos de seis o tantas personas como cántaros haya disponibles en el juego. Se marca el centro de la plaza con una gran cruz y alrededor de éste se forma un círculo con las participantes. Se lanza el cántaro lleno de agua unas a otras y si éste no se rompe, se amplían los círculos concéntricos haciendo que cada vez el juego sea más complicado. Paulatinamente se van eliminando a las que el cántaro se les hace añicos antes de llegarles a las manos.

   Al hablar de los platos de Montejaque se impone la selección “que viene de muy antiguo” como nos decía tiempo atrás María Hidalgo, funcionaria del Ayuntamiento y que no es otra que la del guiso de patas de cerdo, como remembranza de la tradición chacinera; los embutidos, las tortas de chicharrones (residuo muy frito que queda después de derretirse la manteca de los trozos de piel del cerdo, convenientemente mezclados con masa de pan, azúcar y zumo y ralladura de cítricos y canela); “y los molletes artesanales, junto a las bebidas, como la mistela, que antes era obligada en las amonestaciones y en las bodas y que consiste en una perfecta conjunción de anís seco, azúcar, matalahuga y yerbas aromáticas”.

 Para postres obligado acabar mencionado las mermeladas que “Al- Jaque” elabora y de las que podrán hacer provisión los ocasionales visitantes, con la seguridad de que se llevarán a su casa un manjar sorprendente tanto por su exquisitez como por su rareza. “ Además de las tradicionales mermeladas por todos conocidas, elaboramos las de cebolla, berenjena y tomate, de las que creemos no tienen paralelo en ningún lugar”, nos dice una de las tres operarias de la singular fábrica artesanal que endulza el paladar de media Andalucía.

 ¿Pero cuáles son los atractivos del pueblo, aparte del más innegable, que radica en el núcleo poblacional? Son casas que respetan la tradición arquitectónica popular, algunas con fachadas blasonadas como el hotelito de Mañara, residencia que fue de Don Miguel de Mañara, aventurero y señor de rancio abolengo, en cuya figura y hazañas muchos autores creen ver la fuente de inspiración para el Don Juan Tenorio de Zorilla.

  Hay que salir al entorno y llegarse, entrando por la vieja y estrecha vía que sale de Ronda a Sevilla, al poso de cruzar el alcornocal de Bogas Bajas, al embalse o mal llamado”pantano” de Montejaque. Es ésta una obra tan colosal como inútil levantada en tiempos de la dictadura de Primo Rivero para detener las aguas del río Gaudares. No se consiguieron domeñarlas por las filtraciones del terreno arcilloso, y el caudal corre libre por la hendidura del Hundidero, hasta desembocar en el Charco Azul de la cueva del Gato, en Benaoján. Un paisaje insólito, montaraz y misterioso por el tajo que abre las entrañas de la tierra, pero no exento de encanto por la fascinación de la cueva, negada para aquellos que no sean expertos en espeluncas y curtidos en el riesgo y la aventura.

Foto.Málaga.es

PSOE y Ciudadanos contra las diputaciones

 

PSOE y Ciudadanos contra  las diputaciones

Malos vientos soplan para las diputaciones si Pedro Sánchez se hace con el mando del Gobierno aupado en parte por Ciudadanos. ¡Hay pacto!, parece que han gritado ambos líderes después de firmar el acta que lo ratifica. Y lo hacen, a simple vista, como si ya hubiesen coronado con éxito el arduo empeño de llegar a una investidura, sin tener en cuenta que el propósito puede naufragar a poco que  los otros partidos en lisa se muestren remisos a apoyar sus propuestas, algo que se nos antoja más que probable.

   Albert Rivera, que no sabemos muy bien a qué juega cuando no hace mucho dijo que no transigiría con los postulados de Mariano Rajoy ni tampoco con los de Pedro Sánchez, a quienes volvía las espaldas con displicencia, ahora acaba de dar el “ sí “ categórico al segundo, si bien haciendo valer sus imposiciones  inexcusables; a saber, reforma exprés de la Constitución, limitación de los aforamientos y permanencia del presidente solo 8 años, entre otras de novísimo cuño, destacando la de la supresión de las diputaciones, ésta última viniendo a concitar objeciones incluso entre las filas de los socialistas, caso de Susana Díaz, cuyo Gobierno se opone rotundamente a esta medida. No digamos el Partido Popular que ha saltado a la palestra para rechazarla de plano.

   La supresión de las diputaciones es como una carga explosiva en la línea de flotación de un barco, que son cada uno de los pueblos de menos de 20.000 habitantes que la padecerían. Ya se había amagado antes –el PSOE en el Gobierno – con borrarlas del mapa, pero por descabellada esa medida no llegó a cuajar de ninguna forma. Solo hay que escuchar a los alcaldes de pueblos de escasa entidad poblacional, como los de la Serranía de Ronda, que son los que tengo más a mano. Muestran su total desacuerdo con la medida, la cual de llevarse a cabo acarrearía problemas insolubles convirtiéndolos en un marasmo al carecer de propios medios para solventar problemas tales como la electrificación, la reparación de carreteras, o la construcción de zonas de esparcimiento y solaz como campos de fútbol o piscinas, entre otras urgencias que vengan a solventar la cohesión territorial equiparando el derecho que ostentan los habitantes de poblaciones de mayor enjundia.

  Se dice que serían sustituidas por un Consejo Provincial de Alcaldes, que vendría a ser lo mismo solo que con el nombre cambiado, y está por ver la eficacia que podría reportar, aparte que cada uno de los primeros ediles vendrían a arrimar el ascua a su sardina y “el que venga atrás que arree”, que dicen con propiedad por estos lares. Los más espabilados podrían llevarse el bocado más sustancioso de los caudales que se otorguen desde instancias superiores del Estado.

   Las diputaciones datan desde 200 años atrás y siempre se ha  venido mostrando eficaces en su cometido. Que hay que someterlas a reformas, pues bien venidas sean. Pero de ahí a tacharlas de un plumazo hay un gran trecho. A este tenor, el presidente de la Diputación de Málaga  ha sido contundente:” Los implicados, o bien no viven en un pueblo pequeño o bien no saben lo que hacen realmente las diputaciones”. Naturalmente, se refería a Sánchez y a Rivera. Más razón que un santo, oiga.

Otro parón para la pasarela del Tajo

Otro parón para la pasarela del Tajo

Es como si la Junta de Andalucía le tuviese declarada la guerra a Ronda. No hay forma de que acepte un plan de la ciudad sin que haya de por medio cortapisas y demoras, cuando no se tumbe sine die sin más o pocas explicaciones al respecto. Está costando Dios y ayuda para que el nuevo hospital abra sus puertas después de interminables esperas y ahora le toca el turno de las tardanzas y negativas sistemáticas a la realización de la Pasarela del Tajo, un proyecto ambicioso que vendría a potenciar el turismo de la ciudad permitiendo un atractivo paso por ese emblemático monumento natural y preclara referencia del pueblo rondeño y que concluyó simbolizando a la ciudad. Es lo que piensan en su mayor parte los rondeños, soliviantados por la espera.

El Consistorion anda de cabeza ya que al exigir el Gobierno andaluz un Plan Director del Proyecto – ¡ a buenas horas, mangas verdes! – no solo va a someterlo a una larga espera sino que le obligará a devolver los 350.000 euros a la Diputación Provincial por no haberse cumplimentado en la fecha acordada, a saber, en octubre próximo. Es lo que se llama poner por parte de la Junta el “pie en el cuello”, que es lo que solemos decir en la Serranía cuando algo nos obliga a cumplir un acuerdo en una fecha y sin posibilidad de remisión o tardanza.

Como se ha recalcado por parte de la Concejalía de Obras las dilaciones para la realización del Plan el procedimiento administrativo ha sido lento y renuente y los ciudadanos de calle nos preguntamos si las cosas no habrían ido por distintos derroteros si en en lugar de regir el gobierno municipal el Partido Popular lo hubiese hecho el PSOE. Es de común creencia que en este último caso el anhelado proyecto ya habría tomado carta de naturaleza y su ejecución no hubiese sufrido la tardanza a la que ahora se ve sometido.

De cualquier forma quienes promovieron la pasarela formularon su decisión de que no quede en puro humo, lo que no hace sino reflejar la opinión de muchos rondeños que hacen suya la propuesta ya que no puede sino redundar en beneficio de Ronda y acrecentar su valor como destino turístico de relevancia en la provincia de Málaga y la región. Debería tomar buena nota la Junta de Andalucía: no se cejará en el empeño.

Pero he aquí que cuando se tenía hilvanado este escrito salta a la palestra la delegada cultural de la Junta, Monsalud Bautista, acusando al Consistorio de que la tardanza en la realización del mencionado proyecto se debe al tardío envío de la documentación requerida al respecto. Nada menos que un año han estado esperando noticias de Ronda sobre esta cuestión. A quiénes creer entonces.¿Chi lo sa?, que dijo aquél. Unos por otros y la casa sin barrer, que decimos los rondeños y serranos no sin sorna.

Foto:Ronda Travel

El caos en el PP se refleja en la provincia

El caos en el PP se refleja en la provincia

Tras las últimos comicios municipales que dejaron a muchos de los ayuntamientos malagueños en una manifiesta inestabilidad y gobiernos en precario con clara dependencia en los pactos, ahora a remolque o permaneciendo en la onda de los nuevos casos de corrupción del PP destapados en Valencia y Madrid, este partido atraviesa una borrascosa situación que ha repercutido en los municipios de la provincia,en los que gobernaban en minoría con el apoyo de otras formaciones políticas.

Es el caso de Ronda en donde los partidos en la oposición del Consistorio velan sus armas para, en una moción de censura, medir sus fuerzas con el PP, que bajo el mandato de Maria de la Paz Fernández lo gobierna desde en minoría desde las elecciones municipales del pasado mayo. La presentación de una moción de censura por parte de un tripartito formado por PSOE, PA e IU se está fraguando y no en la sombra precisamente para desbancar a la actual regidora más temprano que tarde.

El PP nacional está viviendo horas bajas no solo por su frustrante resultado que les depararon las urnas en las generales sino por los casos de corrupción que se vienen sucediendo en sus filas recientemente. Lo tiene muy difícil por no decir imposible que su líder indiscutible Mariano Rajoy logre la investidura para seguir como inquilino con todos los honores en la Moncloa ya que negros nubarrones se ciernen sobre su partido. Pero no por eso arroja la toalla, sino que con una firmeza digna de encomio espera superar la difícil tesitura en la que se encuentra.

Tampoco Fernández da por perdida la alcaldía rondeña y ofrece un acuerdo programático a Izquierda Unida tratando de soslayar el peligro a ser desbancada por sus oponentes. IU da largas a sus proposición, con lo cual todo está en el aire.

Pactos inminentes, rumores, postureos y posiciones encontradas; a saber, un calco de lo que viene sucediendo en las altas esferas de la política nacional. Y el ciudadano que mira atónito los acontecimientos y hace cábalas sobre lo que terminará sucediendo, un tanto aburrido y, todo hay que decirlo, un mucho desconcertado por tantos tejemanejes de nuestros políticos, los más cercanos y los más alejados.

Fotoi:Turismo de Ronda