Dejen al jamón en paz

 

 

Dejen al jamón en paz

 JOSÉ BECERRA

Algunos de los fabricantes de chorizos, morcillas y salchichón se habrás removidos inquietos en sus asientos con la publicación reciente de un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que apunta hacia las carnes procesadas como latentemente causantes del cáncer de colorrectal. Y no solo los embutidos aparecen en esta lista negra que está levantando polvareda sino que ésta incluye, ¿quién habría de decirlo?, al jamón, producto estrella de este animal hozador como es el cerdo, del cual dicen en la Serranía de Ronda de mis entretelas, que hasta los andares gustan. Vamos, que equiparan al embuchado, para cuya fabricación en Benaoján y Montejaque se dan buenas mañas, tan dañino como el tabaco.

   Ganas de exagerar y de aguar la fiesta que es la que nos damos los nacidos en alguno de los pueblos que limitan con Ronda cuando nos engolfamos en un buen plato de morcilla frita o chorizo al vino blanco con patatas, que de seguro jamás habrán matado a nadie, eso sí, sin que el condumio de cada día, sino de vez en vez.   

   En el primero de los pueblos citados más arriba, que hizo de la matanza de cerdos el modo de vida de casi la totalidad de sus habitantes (que ahora estarán con razón despotricando contra esos pretendidos expertos que desaconsejan su consumo), conocí a jornaleros, arrieros y campesinos de poca monta, que se jactaban de comer la olla (garbanzos del terruño, tocino entreverado y  carnosos huesos de jamón) los 365 días del año, que daba mucho de sí las matanzas caseras anuales. Y todos llegaron, sanos y robustos, hasta la edad provecta. Mi abuelo fue uno de ellos y culminó su vida pasados los 80 años.

   Puede que la elaboración de salchichas de Fráncfort sean dañinas si se abusa de ellas, o de los hot-dogs, que nos vienen de allende frontera, pero no señalen los productos de cerdo, las carnes nuestras de toda la vida como perjudiciales, porque muchos de los que nos criamos en parajes de dehesas y consumimos lo que teníamos más a manos seguimos gozando de excelente salud.

    Estos “sabios” de la OMS seguro que son vegetarianos y a golpe de informe funesto tratan de meternos los demonios del temor en el cuerpo. Ganas de hacernos las pascuas antes que llegue su tiempo en el calendario. Quieren condenarnos a frutas y hortalizas tan insípidas como aburridas. No creo que lo logren. ¡Por Dios, meterse con el jamón! Una desfachatez, vamos. Recuerdo a un  viejo médico de mi pueblo serrano que recomendaba a los enfermos enclenques y anémicos “colgar un jamón en la cabecera de la cama”. Remedio de santo para su salud mortecina.

   Seamos comedidos, pero sería un disparate desterrar  la ingesta del jamón de toda la vida, además de otras viandas que constituyeron nuestro sustento y que nos alegraron la vida a la hora del condumio diario.

La filosofía en horas bajas

La filosofía en horas bajas

JOSÉ BECERRA

Cogito, ergo sum”, es la sentencia que Descartes,el acrisolado pensador francés del XVII acuña para dar a entender la verdad de que el pensar equivale a existir, dicho sea de manera simplificada, ya que su famosa primera obra Discurso del método era de mucha mayor enjundia.

Exactamente la tituló “Je pense, donc je suis”,que traducido al romance paladino viene a decir algo así como:” Pienso, luego existo”, que viene a ratificar el principio de la certidumbre de todo saber.

Profesores de todos los tipos de aulas han dado la voz de alerta, vienen haciéndolo desde mucho tiempo atrás, pero se intensifican en los últimos años a la vista de que en los planes de enseñanza a cualquier nivel en España rebajan o eliminan todo lo que tiene que ver con la filosofía. Craso error, pensamos los que nos educaron con el despliegue de esta asignatura a medida que avanzábamos en edad y dábamos el salto de la enseñanza media a la universitaria. Venía renquando y el ex ministro Wert le dio la puntilla años atrás.

Los que fuimos educados cuando se concedía a la asignatura de Filosofía igual o parecida atención que al resto de las disciplinas que componían el conjunto curricular de grado superior nos afanábamos en penetrar en el entresijo del pensar y el saber que destilaban los escritos de Aristóteles, filósofo que no dejó rabo por desollar en la transformación del pensamiento; de Sócrates, si deseábamos aprehender la fuerza de la retórica y la dialéctica; o Platón, que nos alumbró el entendimiento con sus convincentes y esclarecedores diálogos. Y dando un paso de gigante en el tiempo llegamos hasta Descartes, padre de la filosofía moderna congruente con las matemáticas y la física, para llegar, dejándonos a otros eximios pensadores en el camino hasta Sartre, el cual dejó por sentado que el ser consciente nos hace a los hombres distintos a las cosas, sin olvidar a Rousseau, que incide igual que Locke en el “contrato social”, que sustenta el poder del pueblo soberano,o a Montesquieu, máximo teórico de la división de poderes, la cual muchos políticos de ahora mismo ponen en solfa, para acabar en Adam Smith, quien profundizó en la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones.

La vida feliz y dichosa es el objeto único de toda la filosofía”. No lo digo yo, pobre de mí, sino Cicerón, otro filósofo insigne. Y si traemos a colación la voz de los padres de la Iglesia, hay que escuchar las autorizadas palabras del papa Benedicto XVI: “ Loimportante en una Universidad no es que asegure la preparación para una cierta profesión. Una Universidad es algo más que una escuela profesional, en la que aprendo física, sociología, química, pedagogía…. Es muy importante una buena formación profesional, pero si fuera sólo esto la universidad no sería más que un techo de escuelas profesionales diferentes. Una Universidad tiene que tener como fundamento la construcción de una interpretación válida de la existencia humana”. No hace falta decir que de sus palabras se desprende una profunda aceptación del estudio de las Humanidades y que la Filosofía juega un papel esencial en la formación última de quienes aspiran a entender el leit motiv de su existencia y las respuestas de buena parte de lo que nos incumbe y preocupa y que fue determinado por el pensamiento esclarecedor de los filósofos que se sucedieron en nuestro mundo y que la historia recoge con pelos y señales.

María Ruiz, embajadora de la belleza de la mujer rondeña

María Ruiz, embajadora de la  belleza de la mujer rondeña

JOSÉ BECERRA

Los 20 esplendorosos  años que acaba de cumplir se asoman arrolladores en  el rostro y los sugestivos ojos azules de María Ruiz, que sueña con coronarse este domingo como  Mis España. Puede lograrlo – su belleza y saber estar así lo atestiguan, como su entrega,  simpatía y distinción son armas de las que la joven rondeña puede presumir-, y así catapultarla a ser aspirante al codiciado título de Mis Mundo.

Mucho tiene de que presumir la Ciudad del Tajo, que sus encantos son innumerables y la prueba fehaciente de ello es que el turismo ha crecido de manera exponencial en los últimos años. Vienen a visitarnos desde todas las partes del mundo y hay como un resurgir de escritores de allende fronteras que encandilados con los monumentos arquitectónicos que le asaltan por doquiera en las calles ( iglesias vetustas, antiguos conventos, reliquias que hablan del esplendor árabe y romano de siglos que finiquitaron – La Casa del Rey Moro, los Baños Árabes, Acinipo…- son reliquias del pasado que avivan la imaginación y causan el asombro de cuantos se dejan caer por estos lares. O sea, que se reverdecen las narraciones de los autores ingleses y franceses que tejieron en los siglos XVIII y XIX la realidad de la Ronda Romántica cuna de contrabandistas, trabucaires y arrieros que hoy se festeja con el esplendor requerido.

Pero con todo esto, que no es poco, Ronda ofrece además de un buen yantar y excelentes vinos de bodegas de añosos portes, un espléndido plantel de mujeres cuya belleza es como para quitar el hipo al más pintado. Prueba de ellos son las Damas Goyescas que en cada feria septembrina pasean su airoso palmito en las calles rondeñas repartiendo sonrisas en carrozas enjaezadas y cuya belleza se ensalza por propios y extraños.

Y como muestra un botón: la joven oriunda de Ronda María Ruiz acaba de coronarse con toda justicia a juzgar por el jurado de la organización de Miss World Málaga como la más bella de las mujeres de la provincia,que ya es decir, porque la abundancia de rostros y portes merecedores del premio les habrá puesto en un serio aprieto.

De los tres pasos consecutivos e ineludibles para llegar a coronarse como Miss Word ha dado el primero con éxito. Ya es Miss Málaga y queda por solventar el título por el cual es posible que se la entronice en España para pasar a la prueba definitiva. A María Ruiz por este motivo las instituciones políticas y culturales se disputan su comparecencia para que haga gala de su belleza y saber estar,que también esto es de suma importancia ya que la belleza es primordial en este pugilato hacia la fama; pero no lo es todo que también cuenta otras cualidades que ponen en juego las aspirantes, como saber desenvolverse en cualquier escenario en el que se solicite su presencia. Y en esto parece que la joven rondeña ha sabido mostrar sus cualidades. Digno de mención es su gesto de donar parte de la guedejas de su cabellera a Mechones Solidarios, un programa andaluz de televisión que ayuda a la lucha contra el cáncer. Una noble causa a la que no ha dudado en atender.

La belleza y “savoir faire” de María ha seducido a Ronda,ciudad que hoy por hoy confía en ella para que se haga con el preciado título y catapulte al mundo la fama bien acreditada del atractivo de la mujer rondeña.

Me vienen a la mente los versos de Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita, que muy bien podrían dedicarse a nuestra concursante y a la mujer rondeña en general:

Busca mujer esbelta, de cabeza pequeña,

de cabellos amarillos, no teñidos de alheña;

las cejas apartadas,largas, altas,en peña;

ancheta de caderas, ésta es talla de dueña.

Ojos grandes, hermosos, expresivos, lucientes

y con largas pestañas, bien claros y rientes;

las orejas pequeñas, delgadas; para mientes

si tiene el cuello alto, así gusta a las gentes…”

 FOTO

María Ruiz, embajadora de la belleza de la mujer rondeña

 

María Ruiz, embajadora de la  belleza de la mujer rondeña

JOSÉ BECERRA

Los 20 esplendorosos  años que acaba de cumplir se asoman arrolladores en  el rostro y los sugestivos ojos azules de María Ruiz, que sueña con coronarse este domingo como  Mis España. Puede lograrlo – su belleza y saber estar así lo atestiguan, como su entrega,  simpatía y distinción son armas de las que la joven rondeña puede presumir-, y así catapultarla a ser aspirante al codiciado título de Mis Mundo.

Mucho tiene de que presumir la Ciudad del Tajo, que sus encantos son innumerables y la prueba fehaciente de ello es que el turismo ha crecido de manera exponencial en los últimos años. Vienen a visitarnos desde todas las partes del mundo y hay como un resurgir de escritores de allende fronteras que encandilados con los monumentos arquitectónicos que le asaltan por doquiera en las calles ( iglesias vetustas, antiguos conventos, reliquias que hablan del esplendor árabe y romano de siglos que finiquitaron – La Casa del Rey Moro, los Baños Árabes, Acinipo…- son reliquias del pasado que avivan la imaginación y causan el asombro de cuantos se dejan caer por estos lares. O sea, que se reverdecen las narraciones de los autores ingleses y franceses que tejieron en los siglos XVIII y XIX la realidad de la Ronda Romántica cuna de contrabandistas, trabucaires y arrieros que hoy se festeja con el esplendor requerido.

Pero con todo esto, que no es poco, Ronda ofrece además de un buen yantar y excelentes vinos de bodegas de añosos portes, un espléndido plantel de mujeres cuya belleza es como para quitar el hipo al más pintado. Prueba de ellos son las Damas Goyescas que en cada feria septembrina pasean su airoso palmito en las calles rondeñas repartiendo sonrisas en carrozas enjaezadas y cuya belleza se ensalza por propios y extraños.

Y como muestra un botón: la joven oriunda de Ronda María Ruiz acaba de coronarse con toda justicia a juzgar por el jurado de la organización de Miss World Málaga como la más bella de las mujeres de la provincia,que ya es decir, porque la abundancia de rostros y portes merecedores del premio les habrá puesto en un serio aprieto.

De los tres pasos consecutivos e ineludibles para llegar a coronarse como Miss Word ha dado el primero con éxito. Ya es Miss Málaga y queda por solventar el título por el cual es posible que se la entronice en España para pasar a la prueba definitiva. A María Ruiz por este motivo las instituciones políticas y culturales se disputan su comparecencia para que haga gala de su belleza y saber estar,que también esto es de suma importancia ya que la belleza es primordial en este pugilato hacia la fama; pero no lo es todo que también cuenta otras cualidades que ponen en juego las aspirantes, como saber desenvolverse en cualquier escenario en el que se solicite su presencia. Y en esto parece que la joven rondeña ha sabido mostrar sus cualidades. Digno de mención es su gesto de donar parte de la guedejas de su cabellera a Mechones Solidarios, un programa andaluz de televisión que ayuda a la lucha contra el cáncer. Una noble causa a la que no ha dudado en atender.

La belleza y “savoir faire” de María ha seducido a Ronda,ciudad que hoy por hoy confía en ella para que se haga con el preciado título y catapulte al mundo la fama bien acreditada del atractivo de la mujer rondeña.

Me vienen a la mente los versos de Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita, que muy bien podrían dedicarse a nuestra concursante y a la mujer rondeña en general:

Busca mujer esbelta, de cabeza pequeña,

de cabellos amarillos, no teñidos de alheña;

las cejas apartadas,largas, altas,en peña;

ancheta de caderas, ésta es talla de dueña.

Ojos grandes, hermosos, expresivos, lucientes

y con largas pestañas, bien claros y rientes;

las orejas pequeñas, delgadas; para mientes

si tiene el cuello alto, así gusta a las gentes…”

 FOTO :DIARIO SUR

La Sanidad de Málaga en la UVI

La Sanidad de Málaga en la UVI

Si una enfermedad que puede abatirnos en cualquier momento resulta temible, ¿qué decir cuando se convierte en un lance poderle hacer frente con prontitud y eficacia? Es lo que viene ocurriendo en Málaga y es lo que nos llena de pavor al pensar que la salud es inestable y en cualquier momento se puede perturbar y los medios para combatir la afección escasean o no existen. Nos llena de pavor contraer una enfermedad de grave pronóstico porque sabemos el déficit de camas hospitalarias, ya crónico en la provincia, y la escasez de médicos y enfermeros que puedan echarnos una mano en tan difícil circunstancia.

Claro que no todos sufren esta desidia de quienes nos gobiernan en Andalucía en lo que respecta a la sanidad pública: hay quien puede permitirse el lujo de acudir a clínicas y hospitales privados donde les recibirán con los  brazos abiertos y mediante el generoso estipendio eliminar de una papirotazo las listas de esperas y el dictamen del galeno de turno. Pero que levante la mano quien se pueda permitir este trato de excepción. Desde luego que no la inmensa mayoría de quienes se las ven y desean para llegar a fin de mes con sueldos raquíticos- en el caso de que lo obtengan – y los que reciben ayuda social más que paupérrima. A estos les toca “pasar el quinario” como se dice en mi Serranía de Ronda cuando se trata de conseguir algo que se les niega sistemáticamente y de imposible  consecución.

Acaba de afirmar la presidenta de la Junta, Susana Díaz, aupada por Ciudadanos, que el presupuesto que se acaba de hacer público va a garantizar el dinamismo de la economía llegando el aumento de la inversión en Educación y Sanidad. Habrá que verlo, porque en lo que toca a ésta última  en Málaga las cosas van de mal en peor: hay que ser ciego para no ver la insuficiencia de la dotación hospitalaria estancada hace más de 20 años. Los Centros de Salud desperdigados entre la capital y los pueblos de la provincia languidecen por la falta de profesionales y sustituciones que vengan a remediar la insuficiencia, amén de los contratos a tiempo parcial y abultadas agendas de los facultativos con pacientes que alcanzan los 60 pacientes por día.

Y en resto de España más de lo mismo, prueba de ello es el comunicado del Foro de la Profesión Médica, conocido ahora, afirmando que rompe con los acuerdos suscritos hace nada menos que dos años con el Ministerio de Sanidad para dar solidez al Sistema Nacional de Salud) por la desidia del Gobierno para darle fiel cumplimiento.

Cicerón, escritor, orador y jurista romano de renombre en su tiempo y siglos después, acuñó esta sentencia que pidió mármol desde el primer momento:” El médico competente, antes de dar una medicina a su paciente, se familiariza no sólo con la enfermedad que desea curar, sino también con los hábitos y la constitución del paciente”. No pensamos que los clínicos de ahora, pese a su  buena voluntad y la responsabilidad de la que se hacen gala la mayoría puedan disponer de tiempo y recursos para hacer efectiva la sentencia.

Nuestra Sanidad, sobre todo la malagueña, se nos antoja que necesita los cuidados y el auxilio que se exigen para un enfermo en estado comatoso, o sea, en la UVI. Y así nos luce el pelo a los que nos vemos obligados que quieras que no a acudir a ella.

Caminos de pezuñas

 

 

Caminos de pezuñas

 JOSÉ BECERRA (foto: Diario SUR)

Caminos y veredas imposibles, senderos tortuosos que permitían no sin peligro ascender por terrenos montuosos que conducían a pueblos perdidos en la inmensidad de la Serranía de Ronda, o a cortijadas y casas solariegas que buscaron la paz o el terruño de pan llevar allí donde la civilización del ocio jamás osó franquearlos.

Proliferaron las carreteras y los caminos vecinales que conducían a las propiedades o a los pueblos próximos entre sí, pero las sendas de siempre se resistieron al paso demoledor del tiempo y se resisten a perecer. Son las que hollaron arrieros, contrabandistas y algunos que otros bandoleros serranos, los cuales dejaron su impronta en los cronicones de la época y que los lugareños reconocen como “caminos de pezuña”, o sea los que transitaron animales de carga conducidos por peones o gente de mal vivir.

Son estas vías y cañadas las que ahora, siglos después, reivindican quienes sustentan el aprecio de la Serranía Romántica organizando andaduras sobre ellas ataviados a la antigua usanza y con

ánimo de reverdecer aquellos tiempos finiquitados pero que permanecen intactos en la memoria colectiva de los moradores de estos lugares montaraces.

Ejemplo de estas remembranzas son las actividades que llevan a cabo Turismo de Ronda y la Asociación Senderista Pasos Largos. La última de éstas tomó forma en las más de un centenar de personas que recorrieron días atrás el trayecto que separan los pueblos serranos de Montejaque y Grazalema. Arrieros y jumentos ataviados a la antigua usanza pusieron color y sabor a través de sendas pedregosas casi intransitables, escoltados en los últimos tramos de la caminata por remedos de bandoleros que acentuaron el brillo de la conmemoración.

Una jornada épica en la memoria que unieron a dos pueblos con un pasado histórico compartido.

La cerveza rondeña nace con fuerza

 

 

La cerveza rondeña nace con fuerza

JOSÉ BECERRA

Dice el aforismo que no sale de pan vive el hombre. Tampoco el vino es la bebida única para regocijar el cuerpo. Somos mucho los que echamos mano a la cerveza, rubia y burbujeante, para refrescarnos el gaznate y alegrarnos parte del día. Hasta ahora había sido el vino, ese néctar de los dioses, el que venía cosechando éxitos – nunca mejor empleado el término – en  Ronda, merced a sus múltiples bodegas, las cuales abundan como margaritas en mayo de un tiempo a esta parte.  Los vinos de Ronda – tintos, blancos y rosados-, catalogados por los vecinos galos como “mountain wine”, a saber, vinos de montaña, presumen de ascendencia y vienen siendo solicitados por las sibaritas del buen comer y  mejor beber desde tiempos pretéritos.

Pero ahora, como digo le ha llegado el turno a la cerveza, para cuya fabricación se vienen dando mañas un par de amigos – Salvador y Celedonio-  que un buen día le dieron al caletre para seguir los derroteros que los bodegueros rondeños consiguieron insuflar a sus vinos. Recurrieron al patrón generalizado para la fabricación de esta bebida, a saber, agua, lúpulo y levadura, elementos que son tradicionales en la elaboración artesanal, pero añadieron- y aquí reside el quid de la cuestión-  otro elemento que guardan en el mayor de los secretos, y que le imprime carácter para identificarla como netamente rondeña y proclive a la proximidad.

Sapientes investigadores afirman que la cerveza es uno de los inventos más relevantes de la humanidad y de todos los tiempos. Dejando por sentado su sabor agridulce y refrescante se consideran así mismo sus cualidades terapéuticas. Hidrata, presta vigor al cuerpo, combate con eficacia los arrechuchos que nos proporciona el estómago; es diurética y, asómbrense, puede ser un aliado insospechado para combatir el colesterol elevado. Y eso sin mencionar sus cualidades anti-virales, o sea que nos preserva de resfriados y otras dolencias respiratorias molestas. ¿Quién da más? Eso sí sin abusar de ella, que todos los excesos suelen ser nefastos.

La Cerveza Artesanal Rondeña se incorpora al mercado malagueño y andaluz haciendo gala del lugar que la viera nacer. Enmarcada en un estuche que reproduce el Tajo, la seña identificativa  por excelencia de la ciudad, es muy probable que dé mucho que hablar en el futuro. Alcemos, pues, la copa espumeante con su contenido y brindemos por ello.

La Casa del Gigante, testimonio fehaciente de la Ronda musulmana

 

La Casa del Gigante, testimonio fehaciente de la Ronda musulmana

 JOSÉ BECERRA

La Ciudad del Tajo, como no podía ser de otra manera dada su localización al sur peninsular, paso obligado de las mesnadas norteafricanas en los prolegómenos del siglo VIII de nuestra era, ofrece a propios y extraños recuerdos indelebles de esta invasión histórica.

Resisten el paso del tiempo construcciones en las que esta etnia conquistadora dejaron muestra de su buen hacer como alarifes. Las huestes del berebere Tárik entraron por el sur peninsular a sangre y fuego y se aposentaron en las inmediaciones de la que hoy es la Ronda monumental, y en ella merodearon los pueblos mahometanos hasta que los ejércitos cristianos volvieron a expulsarlos hacia sus tierras de precedencia nada menos que 8 siglos después, año más,año menos. Tiempo hubo en el ínterin para dejarnos muestras de su cultura, sobre todo en las construcciones que han perdurado hasta hoy.

La Casa del Gigante, cuya apertura se ha celebrado en la pasada semana después de ser remozada, se erigió por los fenicios, pero fue construida ex-novo por la dinastía nazarí en el siglo XIV. Sus maestros alarifes, mitad arquitectos, mitad albañiles, bebieron en las fuentes que influenciaron netamente en los constructores de edificaciones magrebíes y granadinas, cuyo mayor exponente es la celebérrima Alhambra.

No fue en sus orígenes musulmanes sino un palacete de los que abundan en la Ronda de tradiciones constructivas seculares; sus trazas responden a una morada para ser habitada por una familia pudiente o de clase media de la época, pero sin la magnificencia de un palacio señorial para ser ocupado por algún gerifalte de la realeza.

No ha sido la primera vez que esta Casa sido sometida a reformas, que el tiempo con su paso inexorable fue dejando huellas en su estructura. Sin embargo, la disposición de su trazado primigenio se conserva sin alteraciones de importancia, por lo que el visitante de ahora mismo tendrá una cabal imagen de su configuración con esencias propias de las construcciones musulmanas,las cuales se evidencia en otro monumento que no se puede pasar por alto: Los Baños Árabes, de los que otro día hablaremos largo y tendido.

Vengan y asómbrense de sus vistosos paramentos decorados con la rica policromía – evidente en arabescos o formas geométricas y patrones extravagantes que imitan formas de hojas, flores, frutos o animales mitológicos-amén de las vistosas inscripciones que los alarifes arábigos supieron imprimir a sus construcciones y sumérjanse en un mundo fascinante que habla del esplendor de los pueblos que aquí se asentaron durante siglos.

Fotos:Turismo de Ronda

Fotos Turismo de Ronda.A. Aguayo

Soraya, la alcaldesa valiente de Benaoján

 

 

 

Soraya, la alcaldesa valiente de Benaoján

Ha sorprendido en los medios informativos, después de que tuvieran amplia difusión a través de su cuenta personal de faceeboob, la confesión de la alcaldesa de Benaoján, Soraya García, de padecer un cáncer de mama. Pero más que el elocuente enunciado del padecimiento de esta enfermedad, lo que ha  llamado poderosamente la atención es que lo pusiera en conocimiento del pueblo con total entereza y valentía, sin evasivas  ni medias palabras.

    El anuncio hecho público dice mucho de su carácter y valía personal. Apenas le fue notificado el resultado del análisis prescrito por el facultativo no dudó en manifestarlo “como he hecho siempre comunicando lo que realmente he vivido de carácter relevante para mí”. Así de claro, sin tapujos y dando la cara ante las dificultades que la atañen, entre otras las de regir un Ayuntamiento, que no siempre es un camino de rosas para una política con vocación, como es el caso.

   Su entrega de servicio al pueblo parece ser el principal motivo de que haya hecho público el dictamen médico a los demás. Exhorta en este sentido a las mujeres para que no descuiden las revisiones periódicas como único fin de empezar a ganarle la partida a este mal. Una atención para con sus ciudadanas que antepone a cualquiera de otras preocupaciones que son inherentes a una notificación de este tipo.

   Causan igualmente admiración la resignación y optimismo con que ha abordado el diagnóstico dando a entender que no todo está perdido si se hace frente con arrojo a la adversidad. Y lo hace en un lenguaje coloquial, pletórico de optimismo y brío. Reciedumbre de la que ha hecho gala durante sus años de mandato en el Consistorio.

    No se ha desmoronado la alcaldesa, muy al contrario se ha mostrado entera y capaz, y son sus palabras, de “coger el toro por los cuernos”. Todo un carácter y toda una lección para que nadie arroje la toalla antes de tiempo y que luche como ella ha empezado a hacerlo sin vacilaciones e infundados temores, porque este tipo de cáncer se puede vencer y los ejemplos de ello son incontables.

    La alcaldesa García Mesa que actúa en el PSOE desde la mocedad gobierna el consistorio con mano firme, ha dado suficientes pruebas de ello. No es la primera vez que accedió al cargo, ya lo hizo años atrás, y después de dirigir la oposición consiguió de nuevo la vara de mando en los últimos comicios municipales. Se ha turnado en el cargo con Francisco Gómez (AIP) y son conocidos los rifirrafes entre ambos en los últimos tiempos, pero esa es otra cuestión que ahora no viene al caso.

    Tampoco toca hablar de las vicisitudes de la alcaldesa actual durante su mandato, en el que viene dando pruebas de política aguerrida, sino en su actitud firme y valiente de afrontar su enfermedad y comunicarla  al pueblo sin asomo de desaliento ni de tirar la toalla en sus funciones públicas.

   Merece ser aplaudida y dejar por sentado que en estas difíciles circunstancias es notorio que buena parte del pueblo está con ella y aboga por su pronto y total restablecimiento.

Foto: El Plural

 

 

Antiguas fuentes malagueñas

Fuentes de antaño en el interior de la provincia malagueña

¿Qué pueblo del interior de la provincia de Málaga no presumía de su fuente? ¿Cuál no deleitaba los oídos de los viandantes cercanos con el gorgoteo de su agua fresca y cantarina además de aliviar su sed? ¿Qué mujer no se acercó a ella, cántaro en ristre, para hacer provisión del liquido elemento y satisfacer las necesidades del hogar?

Pero se acrecentó la población y consecuentemente los conductos subterráneos llevaron el agua a todos los hogares: la fuente pública dejó de ser insustituible para solventar las necesidades del pueblo. Quedaron como reliquias antiguas los cántaros de barro que habían servido para transportarla y que tan decisivo papel desempeñaron durante siglos. Y el agua escaseó al compás del crecimiento urbano, y se hizo insalubre, acarreando la presencia simultánea de las botellas de plástico que acabaron por emponzoñar la Tierra: vinieron para quedarse definitivamente y acarrear problemas de contaminación insolubles.

En la comarca de Ronda, por la que me muevo con frecuencia y con la que no deseo romper mis lazos, solo quedan fuentes que son objeto casi de veneración, pero a las que ya no se acercan las mujeres con el cántaro ya en la cabeza, ya en el cuadril para hacer acopio del bendito y líquido elemento. En Ronda, La Fuente de los Ocho Caños, recuerda su antiguo esplendor en la calle Real: sus carcomidas piedras que enmarcan las rosetas que encuadran los escaños, data de los tiempos de Felipe V y no dejan de ser un testimonio fiel de la ciudad y de su pasada historia.

En Benaoján desapareció la fuente de la Plaza de la Iglesia (un desacierto evidente por parte de un regidor municipal que habría que lamentar) en aras de aumentar las plazas de aparcamientos. Una aberración. En las inmediaciones del pueblo desapareció el nacimiento-fuente de La Fresnadilla, un lugar idílico donde transcurrieron momentos agradables de mi mocedad incipiente merced a las aguas frías como cuchillos que de ella manaban.

En el vecino Montejaque,perdura, sin embargo y con buen juicio de los consistorios sucesivos,la Fuente de los Tres Caños, en cuyo frontal,en una cerámica ajada aparece una inscripción que habla por sí sola de su antigüedad conminando a la vecindad que haga mal uso de ella con la multa de “1 peseta”. En este municipio,que hace gala de enquistadas tradiciones, se celebra con asiduidad, el Juego de los Cántaros, en los que se reverdecen las idas y venidas a la fuente de las féminas del lugar con estos recipientes en la cabeza y sobre las caderas, haciendo alarde de fuerza y destreza.

Ya no se entona la pegadiza cancioncilla de jovenzuelos enamoradizos cuando escuchaban el alegre borboteo de la fontana del pueblo: “ Ya no va mi niña a la fuente, ya no no va, ya no se divierte…”. Sencillamente porque las fontanas fueron desaparecieron de la faz de los pueblos paulatinamente a remolque de los nuevos tiempos.

Fuentes cargadas de historias y recuerdos imperecederos: ¡ Cuántas citas en sus inmediaciones! ¡Cuántas correrías de niños en su torno! ¡ Cuántas idas y venidas en las noches calurosas del estío cuando los gaznates sedientos ansiaban el agua refrescante que tonificaba el cuerpo y además era gratis!

Las botellas de plástico invadieron el planeta, obviamente también llegaron a los pueblos dormidos al sol de la provincia de Málaga, emponzoñado el entorno. Ese es nuestro pesar ya inconmovible porque no hay vuelta atrás.

Los que ya peinamos calvos o nos quedamos sin pelambrera en la cabeza mantenemos en nuestras retinas la imagen del hontanar que animó nuestros días de la infancia y lo añoramos como un bien que se nos arrebató injusta y arbitrariamente. En silencio, contemplando el lugar que ocupara en su día el Pozo de la Ermita benaojana, sitio de mis esparcimientos infantiles, musito para m,is adentros los versos del poeta Gerardo Diego: “ Tiene nombre de mujer, aguas pura, cristalina, de maravillosa gota, es naturaleza y vida”.