El caos en el PP se refleja en la provincia

El caos en el PP se refleja en la provincia

Tras las últimos comicios municipales que dejaron a muchos de los ayuntamientos malagueños en una manifiesta inestabilidad y gobiernos en precario con clara dependencia en los pactos, ahora a remolque o permaneciendo en la onda de los nuevos casos de corrupción del PP destapados en Valencia y Madrid, este partido atraviesa una borrascosa situación que ha repercutido en los municipios de la provincia,en los que gobernaban en minoría con el apoyo de otras formaciones políticas.

Es el caso de Ronda en donde los partidos en la oposición del Consistorio velan sus armas para, en una moción de censura, medir sus fuerzas con el PP, que bajo el mandato de Maria de la Paz Fernández lo gobierna desde en minoría desde las elecciones municipales del pasado mayo. La presentación de una moción de censura por parte de un tripartito formado por PSOE, PA e IU se está fraguando y no en la sombra precisamente para desbancar a la actual regidora más temprano que tarde.

El PP nacional está viviendo horas bajas no solo por su frustrante resultado que les depararon las urnas en las generales sino por los casos de corrupción que se vienen sucediendo en sus filas recientemente. Lo tiene muy difícil por no decir imposible que su líder indiscutible Mariano Rajoy logre la investidura para seguir como inquilino con todos los honores en la Moncloa ya que negros nubarrones se ciernen sobre su partido. Pero no por eso arroja la toalla, sino que con una firmeza digna de encomio espera superar la difícil tesitura en la que se encuentra.

Tampoco Fernández da por perdida la alcaldía rondeña y ofrece un acuerdo programático a Izquierda Unida tratando de soslayar el peligro a ser desbancada por sus oponentes. IU da largas a sus proposición, con lo cual todo está en el aire.

Pactos inminentes, rumores, postureos y posiciones encontradas; a saber, un calco de lo que viene sucediendo en las altas esferas de la política nacional. Y el ciudadano que mira atónito los acontecimientos y hace cábalas sobre lo que terminará sucediendo, un tanto aburrido y, todo hay que decirlo, un mucho desconcertado por tantos tejemanejes de nuestros políticos, los más cercanos y los más alejados.

Fotoi:Turismo de Ronda

Nostalgia del brasero de picón

Tiritamos de frío en Málaga.  Extendió su manto blanco la nieve por los penachos inaccesibles de las sierras y en las calles apresuramos el al paso en busca del calorcillo del hogar. Aquí respiramos aliviados. Nos encontramos  a gusto. Tiempo pintiparado para el recogimiento y la lectura. Y para el recuerdo de escenas y vivencias de otros tiempos.

   Si había un utensilio característico de los inviernos de los pueblos del interior de la provincia de Málaga, en los que cuando sopla el gélido cierzo solía vaciar calles y plazuelas de transeúntes que buscaban ateridos el calorcillo del hogar, era sin duda el brasero. De todos los enseres a los que se echaba mano en el período invernal destacaba éste, que en la comarca de Ronda,no tenía otra denominación que la de “copa de candela”. Este trebejo casero, que había dormido el sueño de los justos en camarillas y desvanes durante los meses primaverales y del estío, ocupaba con todos los honores el principal lugar de la casa, el cual no era otro que aquel en la que la reunión familiar era obligada, ya fuese para la plática distendida, ya para el refrigerio cotidiano o las comidas de mayor enjundia.

En la comarca rondeña, apenas traspasado el día de Todos los Santos y de Difuntos, que casi siempre marcan la separación de días templados y fríos, las amas de casa desempolvaban el recipiente metálico con asas, amén del chubesqui (aparato calefactor de hojalata y forma cilíndrica y agujereada para que circule libremente el aire y haga prender los tizones rápidamente una vez convenientemente colocados sobre la “copa”) y lo disponen para su uso inmediato.

Antes se habrá hecho acopio de buen carbón de leña o cisco de carbón vegetal menudo (picón) que los campesinos de la zona se encargaban de vender en sacos de pueblo en pueblo a lomo de mula vieja y coja apta para las empinadas calles serranas y a grito pelado: “¡ Carbón de encina!” gritaban destempladamente, conformando con la venta itinerante una estampa típica irremediablemente desaparecida, pero que perdura en el acervo de las costumbres y cultura popular de pueblos como Benaoján, Montejaque, Jimera de Líbar o Júzcar y Alpandeire, entre otros , y que los más viejos del lugar reviven con añoranza.

En los inviernos serranos, que suelen ser gélidos, el rito de la “copa”de candela o brasero empezaba en la calle. En ella se depositaba hasta que el vientecillo retozón avivaba las brasas, que la “paletilla” se encargaba removiéndolas de mantenerlas incandescentes todo el día, una vez que la “copa” era acogida por los faldones de la mesa estufa sabiamente situada por el ama de casa en el rincón más protegido del hogar. Allí permanecía durante hasta altas horas o cuando la familia se entregaba al obligado descanso nocturno. Eso sí, cubriéndola de cenizas para que el rescoldo durase hasta al día siguiente. Había que resguardar los tizones para que al fuese más fácil encenderla de nuevo. Y así un día y otro hasta que el calorcillo primaveral la convirtiera en un trasto inútil. Y vuelta a empezar.

Con los nuevos tiempos y la aparición de los electrodomésticos con los que se modernizaron los hogares sin excepción, las estufas eléctricas o de gas, amén del aire acondicionado para el frío o el calor,la “copa” de candela acabó por arrumbarse del todo acabando en los vertederos. Pero todavía hay quien recurre a ella porque como nos dicen los más viejos del lugar “ su calorcillo no tiene punto de comparación con esos nuevos artilugios que, entre otros defectos, no cuenta con el de permitir que la familia se reúna a su alrededor para comentar las quisicosas y sucedidos del día”.

Todos guardamos recuerdos gratos de nuestra niñez. Retazos de vida que nunca llegan a perderse en el armario de recuerdos y vivencias que afloran en cualquiera de los momentos de la existencia. Evocamos esos momentos cuando la nostalgia o añoranza nos invade a partes iguales apartándonos del ajetreo diario no pocas veces odioso.

Mis primeras lece aparecidos y fabulosas correrías de contrabandistas, constantes como medio de vida en los pueblos serranos,no se habrán contado al abrigo del faldón de la mesa de estufa!¡Cuántas historias sobre personajes y personajillos no se habrán hilvanados! ¡Cuántos refranes, consejas y fábulas!

La vieja “copa¨ de candela merecería un monumento en los pequeños pueblos malagueños. Por su ancestral utilización y haber servido para en su torno reunir en tiempos borrascosos a pequeños y mayores, afianzando amores filiales y entrañables amistades.

Un tributo injusto en Andalucía y éxodo fiscal

Susana Díaz y Juanma Moreno

Un tributo injusto en Andalucía y éxodo fiscal 

“Quien siembra impuestos recoge paro”. Es un dicho popular que como todos los que nacen del pueblo oprimido por las gabelas estatales está cargado de razón. Del lema parece que hace bandera el PP de Andalucía con su líder, Juanma Moreno, a la cabeza. Se pretende recoger 200.000 firmas más temprano que tarde para disuadir al Gobierno de Susana Díaz de que por finiquitado progresivamente esta carga onerosa a los andaluces, los cuales, no pocas veces, participan en un “éxodo fiscal” hacia la capital de España para eludirla en parte. Eso, o entregar al fisco la vivienda heredada de sus mayores porque no pueden hacer frente a la cuantiosa suma exigida para salvaguardar su derecho, que es lo que viene ocurriendo en los últimos tiempos.

Porfiaron los políticos andaluces a grito pelado exhibiendo las excelencias de sus programas con los que trataron de convencer al ciudadano. Alardearon de las bondades de sus propuestas electorales tratando de arrimar el ascua a su sardina o lo que es lo mismo convencer de que la opción de su partido es la mejor que se podía tener, como si ya no se estuviera ahíto de propaganda altisonante y vacía que luego se transforma en pura agua de borrajas. Lo que les importaba es presentar un abanico de promesas que obscurecieran las que presentaban los adversarios en liza. O sea, deslumbrar y a ver quien pesca más y mejor en las revueltas aguas que son propias de todos los períodos electorales.

Se repitió hasta la saciedad como un mantra cansino que se bajarán los impuestos,seguros de que lo que más apreciamos es que no nos rasquen los bolsillos con contumacia,pese a que estemos convencidos de que los tributos son indispensables para que exista, por ejemplo obra social, educación o sanidad, aunque unas y otras pensemos que son con frecuencia mejorables.

Pero las imposiciones pecuniarias no deberían ser excesivas porque nos llevaría a pensar que poco importa que los políticos hablen de solidaridad si el Estado no la tiene con los contribuyentes.

Viene este exordio a cuento porque en Andalucía se está pagando un impuesto que bate el récord si lo contraponemos con el de otras comunidades, incluida la de Madrid , que como el dijo el poeta Antonio Machado “es el rompeolas de todas las Españas”. Me refiero al de sucesiones y donaciones. Aquí pagamos más del 30% de lo que heredamos de nuestros padres. Tanto es así que hay mucha gente andaluza se empadrona en ciudades de otras regiones donde este gravamen no pasa del 1%. Un ejemplo drástico drástico: Una vivienda vendida en Madrid por un montante de 200.000 euros paga al fisco 280 euros mal contados; si la venta se realiza en Andalucía el tributo llega a los 28.000 euros. Como resultado de tan colosal imposición hay quien renuncia a la posesión de una vivienda heredada por sus mayores porque le resulta imposible hacer a la carga que conlleva.

No he podido escuchar de boca de la presidenta de la Junta de Andalucía, y que seguirá siéndolo en el futuro, que rebajará el importe de esta carga a los sufridos ciudadanos. Tampoco parece que hayan prometido nada al respecto sus oponentes en esta lucha sin cuartel que ahora a tocado su final. Todo parece indicar que el malhadado canon subsistirá después de los combates-televisivos o no – de tirios y troyanos, en las elecciones que ya son historia. Para nuestro pesar.

 Foto: DiarioSUR

 

Rajoy y Sánchez como el agua y el aceite

 

Rajoy y Sánchez como el agua y el aceite
No hace falta incidir en ello por ser de sobras conocido. Actitudes encontradas y adversas disposiciones los retratan fielmente en esta peliaguda tesitura en la que nos encontramos y que deparó la consulta electoral del pasado diciembre. No son diferencias en cuanto a lo personal y al talante lo que se constata, que en eso no entramos, sino a sus posturas irreconciliables en lo que respecta a esta nave española, a la cual le viene pintiparada los versos de Lope de Vega, en cuanto a los pasos perdidos que se están dando respecto a su salida borrascosa de este impasse en el que se encuentra en la búsqueda de un gobierno estable: “Pobre barquilla mía/ entre peñascos rota, /sin velas desveladas/ y entre las olas sola: /¿Adónde vas perdida?/ ¿Adónde, di, te engolfas? Que no hay deseos cuerdos/ con esperanzas locas”.
Puede ser esa la canción que entonemos con no poco asombro y mucha consternación quienes seguimos los comportamientos de los líderes políticos más significativos del momento que vivimos ensalzados en ofuscaciones y diatribas y sin recalar en acuerdos que vendrían a solucionar los males que aquejan al país yyvv que amenazan con enquistarse si las cosas continúan de esta jaez acabando por llevarnos a la deriva.
Preocupa la parsimonia de Rajoy esperando acontecimientos,algo que resulta connatural en él pues es notoria su pachorra,esperando acontecimientos o, como decimos por estos lares malagueños”viéndolas venir”. Pero igualmente desazona, en el otro polo, la actitud de Sánchez dando a entender un desmedido afán por encumbrarse políticamente diciendo ahora lo que siempre negó sistemáticamente, algo así como “pactos con todos menos con el PP y Bildu”,emparentando dos formaciones políticas diametralmente opuesta entre sí.Se lo oímos decir mil veces, remachados por contundentes “noes” a la posibilidad de entrevistarse con el presidente en funciones y a la propuesta de éste de un gran pacto entre PP,PSOE y Ciudadanos.Como le oímos negar con contundencia un pacto con los populistas y reafirmase en “las mentiras de Pablo Iglesias, al cual ahora no duda en tenderle la mano sin cortapisas.
Mal se va a resolver la cuestión de la gobernabilidad de España si no hay quien de su brazo a torcer en beneficio de la ciudadanía que debiera ser lo que de verdad les preocupara a nuestros políticos si tuvieran altura de miras y sentido de Estado.

El placer de las lecturas de siempre

JOSÉ BECERRA 


Decía Pío Baroja con mucho tino que cuando uno se hace viejo le gusta más releer que leer. Es un puro placer volver a los libros que otras veces acapararon nuestra atención. En la barahúnda de las obras escritas que aparecen cada día y que inundan las librerías vuelvo a mis lecturas antiguas, testigos mudos en sus anaqueles de mi existencia y siento como algo se renueva en mi interior.

Según conspicuos analistas de la Universidad de Roma una mantenida afición a la lectura facilita el camino para lograr una más gratificante existencia, lo que conlleva soterrar el ánimo agresivo y belicista y mirar a nuestro alrededor con más optimismo. Meternos en la piel de los personajes y merodear en sus vivencias nos hace explorar un mundo desconocido que puede tener muchas connotaciones con el nuestro y del que podemos aprender mucho. En pocas palabras y parodiando un adagio muy español y acertado “somos lo que comemos”, habría que decir sin reservas que “somos lo que leemos”.

Ante la imposibilidad de abarcar, ya sea en una milésima parte, todo lo que las editoriales nos ofrecen cada día, y sin quitar méritos a la pléyade de autores actuales-¡válgame el Cielo que de crítico literario tengo más bien poco!- pienso que muchos, entre los que me encuentro, volvemos la vista atrás y miramos a los escritores, ya del Siglo de Oro, ya renacentistas que siempre llamaron nuestra atención y a las obras que leímos con placer. Releemos con fruición a Cervantes, Fray Luis de León- del que es un excelente exégeta el catedrático de la Universidad de Granada José María Becerra-, Garcilaso, Tirso de Molina… o Lope de Vega, aquel que presumía que “en horas veinticuatros pasaban mis personajes de las Musas al teatro”. O Boscán y San Juan de la Cruz, que tanto montan. Del romanticismo,¿cómo no releer a Bécquer, a Larra o Esproncreda? En fin, de los siglos XIX y XX ¿cómo pasar por alto a Pedro Antonio de Alarcón,a Blasco Ibáñez, a “Clarín”, a Pereda o Galdós, para terminar con Cela o Delibes?

Sus lecturas pausadas, lejos ya de las premuras que exigían los estudios y la perentoriedad de los exámenes para dar fiel cuenta de ellas,vuelvo a encararme con los personajes y las escenas descritas que espolearon mi imaginación en períodos finiquitados.

Hoy nos aturde la civilización visual: la televisión usurpa el espacio a la lectura. Algo que va en contra de lo que en su día sentenciara Jaime Balmes:”En la lectura deben cuidarse dos cosas: escoger bien los libros y leerlos despacio y bien”. Yo me quedo con un adagio de mi tierra rondeña que siempre, por su rigor, pide mármol para poderse grabar indeleblemente: “ Un buen leño para arder, un buen amigo para charlar, un buen vino para degustar y un buen libro para leer”. No se puede pedir más.   

 Foto:Mi siglo

El dilema de Pedro Sánchez

 

Resultado de imagen de imágenes de pedro sanchez

Ya lo consiguió. El Rey le autoriza a formar Gobierno, accede a su investidura, que es lo qu estaba esperando con ansiedad, y ahora, los españolitos de calle nos preguntamos qué puede hacer para llevar a buen puerto la nave que se le ha puesto en sus manos. No puede contar ni por activa ni por pasiva con el apoyo del PP, el cual muy sensatamente le devuelve la pelota a sus continuas provocaciones y le niega el pan y la sal en el caso de que le pase por las mientes recurrir a Mariano Rajoy y su partido. Donde las dan las toman… Se ve obligado a recurrir a Ciudadanos, cuyo líder, Albert Rivera ya ha dejado por sentado que no cuente con ellos si al unísono tiene los brazos a Podemos.

¿A qué juega Pedro Sánchez en esa su situación desesperada? ¿Qué hilos intenta mover para procurarse a toda costa la presidencia del Gobierno de España y pese a quién pese? Nunca hasta ahora en nuestra democracia reciente se había visto tan descomunal despropósito saltándose todos los escalones de la prudencia y el sentido de Estado para conseguir unos fines de encumbramiento político por muy legítimos que sean, que eso, vaya por delante, nadie lo duda, pero que no parece a todas luces que se den las circunstancias para lograrlo. Dice a viva voz que no está dispuesto a ser presidente a cualquier precio, pero sus acciones le contradicen abiertamente. Rechazaba de plano los opciones populistas y ahora las abraza sin mover una ceja.

Su cortedad de miras es ostensible: no ve en Podemos un enemigo a batir por su posición escorada al independentismo catalán condición sine qua non para que Iglesias le tienda la mano. El órdago de éste repartiendo ministerios en un posible Gobierno no parece que le haya afectado lo más mínimo. Quizás lo rechaza pero es de presumir que Sánchez aceptaría su propuesta mal que le pese al Comité Federal del PSOE y a los jerifaltes territoriales y barones del partido, los cuales ven un peligro inminente en lontananza.

No se puede pasar por alto las consecuencias que para nuestra economía, tan maltrecha ella, podrían tener el aterrizaje al poder de un grupo “antisistema”; la primera, las posibles retiradas de las inversiones extranjeras y las reticencias de Europa por la inseguridad que esta circunstancia generaría.

Veremos cómo soluciona Sánchez su papeleta y cuál serán sus pasos,aparte de dar a entender su negación visceral a la derecha. En su balanza está ahora el todo o la nada: conseguir la presidencia del Gobierno o su desaparición de la primera línea del partido. Como decimos los rondeños: ” Tanto va el cántaro a la fuente…”

Aceitunas “aliñás”, un sabor y una costumbre de los serranos rondeños

Semanas antes de que los modestos olivicultores de la zona noroccidental de la provincia de Málaga inicien el vareo de la aceituna arbequín, gordal o lechín, cuyo fruto irá directamente a la almazara más próxima para extraerle el “oro en suculento líquido” que diría Salvador Rueda, semanas antes, como digo,  se habrán impuesto otra labor inexcusable: la de escoger una a una, puñado a puñado, jamás propinando golpes de vara a las ramas (“Quien al olivo apalea, apaleado se vea”, dice el refrán), la aceituna manzanilla. Esta irá a parar, convenientemente aderezada a panzudas tinajas de cerámica en la que reposarán varias semanas antes de que constituyan, día a día, el acompañante más apetecido de los platos ya sean éstos de cuchara o tenedor, cocidos o fritos, calientes o fríos.

  Las aceitunas aliñadas son pintiparadas para entreverar con sopas, gazpachuelos, potajes, frituras de caza o pescado, y más que nada con el cocido de garbanzo –la olla sempiterna de arrieros, labriegos y segadores -, seguido de la “pringá”( tocino veteado), tan asidua a las mesas de la Serranía de Ronda cuando el frío arrecia – también en verano, que fue plato predilecto para reconfortar de los trabajos de la trilla y los ardores del día – y aumentan las necesidades del condumio energético.

   En la comarca de Antequera y Campillos y, sobre todo, en los pueblos que se asoman, más a oeste, ya al río Guadiaro ya al Genal, no tienen otro nombre que aceitunas “aliñás”.

   Aliño, que puede que no coincida en los diferentes pueblos, ya que  en cada uno posee una variedad que les es propia, aunque al final el resultado sea el mismo en cuanto al modo de administrarlo y el sabor que se obtiene, que dicen por aquí que en estas y otras cuestiones “cada maestro tiene su librito”.

    Tan es así que dentro de un mismo pueblo hay familias que se distinguen por su preparación, y  presumen de saber cuáles son las manos que en el proceso han intervenido tan sólo con el sabor final obtenido.

   De las aceituneras viejas, que todavía existen y se encargan de traspasar su sabiduría, tanto para este fruto como para muchos platos de tradición malagueña y serrana, obtuve las siguientes recomendaciones, las cueles refieren a los aditivos necesarios como a la manera de mezclarlos en dosis precisas, aunque ellas lo hicieran a puñados que no dejaban de ser magistrales: las aceitunas de “verdeo”, que aún no llegaron a plena sazón, limpias y escamondadas, han de permanecer al menos tres semanas en remojo, si es en agua de lluvia mejor que mejor.

    No es raro ver en las primeras semanas de cada año cómo las tinajas en los patios de las casas se colocan directamente bajo el bajante de los canalones para aprovechar el chorro limpio del agua que resbala por el tejado y que “las endulzan a las mil maravillas”.

 Una vez arrojado el agraz, pártanse seguidamente con mazo liviano de madera y con sumo “tiento” para no “destrirparlas”, disponiéndose así para recibir la mixtura, que ha de ser triturada tamicen en mortero de madera, compuesta por ajos, guindillas, pimientos picantones, orégano y cominos a discreción. Generosamente regadas con el mejor vinagre de vino blanco del que se disponga en la casa, habrá  que dejarlas, bien tapadas y en reposo, para “que tomen el gusto”. Listas para alegrar la mesa del comensal más exigente.

   Si viene, ya sea en otoño tardío o en invierno por estos pagos serranos, y se detiene en algunas de las ventas que jalonan la carretera de Ronda a Benaoján, seguro que se la ofrecerán para el mejor acompañamiento de su plato preferido. Y si no se la ofrecen, pídalas, que a buen seguro disponen de ella en la tinaja de rigor, bien resguardad de los agentes ambientales externos para su mejor conservación.

  

Situación política errática

 

 

JOSÉ BECERRA

 

La situación política del país va de mal en peor. Es algo que se masculla en la calle, también en las de los pueblos de  la provincia malagueña, como no podía ser de otra manera.Una evidencia que no necesita demostración: el enfado con los que deberían preocuparse del bienestar del ciudadano y salvaguardar sus derechos y prerrogativas crece por momentos; no hacen sino tirarse los trastos a la cabeza o protagonizar acciones vergonzantes. Una lucha despiadada para conseguir el poder a toda costa es lo que subleva al españolito de calle que muy para sus adentros o viva voz clama inútilmente aquello de “qué hemos hecho para merecer esto”.

    Rajoy se aferra al poder desesperadamente pese a que sus ofertas a Pedro Sánchez no consiguen sino un “no” rotundo y continuado. No hay manera de conseguir el beneplácito del socialista, pese a las reiteradas amonestaciones de los barones del partido que abogan por un entendimiento. Mucho es de temer que ante esta situación  el presidente en funciones tenga que hacer mutis por el foro. Y otro tanto podría ocurrir con el líder socialista si se mantiene en sus treces de tender los  brazos a Podemos y, por lo mismo a   los independentistas catalanes. Nadie da su brazo a torcer, y mucho menos las huestes de Podemos, ahora encolerizados por su colocación en el “gallinero” del Congreso.

   Lo cierto es que a los populares las cosas no le están viniendo bien. En un momento tan  álgido para el partido  se destapa la pestilente trama de  corrupción descubierta ahora en la Comunidad valenciana y que les salpica, ¡y de qué manera! Si  difícil lo tenía Rajoy más lo va a tener por los últimas circunstancias acaecidas. Se sabe que incluso en su ámbito familiar ha tenido que escuchar recomendaciones de que tire la toalla y dé un paso atrás sabedores de ha cumplido con creces su misión y que, con muy buen tino, deja una España muy diferente a la que  en su día encontró en lo económico y en lo social por mucho que se aferren en afirmar lo contrario sus detractores.

   Señores políticos, tienen que saber que la ciudadanía se impacienta, que es perentorio que se forma ya un Gobierno estable, que no valen más componendas ni subterfugios porque nos estamos jugando el futuro. Allende fronteras nos miran con recelos porque los titubeos que experimentan nuestros políticos no son los más adecuados para que las inversiones  sigan fluyendo. Y en interior, las empresas generadoras de puestos de trabajo, dudan a la hora de emprender nuevas transacciones que pongan en riesgo su dinero, lo que inevitablemente juega en nuestra contra.

 

El profesor José María Becerra Hiraldo y Benaoján

El profesor José María Becerra Hiraldo y Benaoján

 

 

 

Nunca que se sepa el Ayuntamiento de Benaoján ha nombrado a un nativo del pueblo Hijo Predilecto. No es que no haya nacido en este pintoresco pueblo de la provincia de Málaga nadie al que le quepa el honor de tamaña distinción. “Haberlos  haylos”. 

   A uno  de ellos  se refieren   estas líneas, que no tienen otro motivo que realzar la personalidad de alguien que sin duda da lustre a esta localidad de la Serranía de Ronda. La alcaldesa, Soraya García, siempre atenta a cualquier movimiento social cultural y humano que tenga como referencia al pueblo seguro que no encontrará cortapisas para promover esta deferencia con alguien que vio las primeras luces en Benaoján pero que hoy por hoy es motivo de orgullo para la  Universidad de Granada, a cuyo  elenco de profesores y catedráticos de prestigio pertenece.

   Siempre se asocia el pueblo de Benaoján, eterno guardián del Guadiaro, cuyas aguas lamen sus tierras de fecundas huertas, y que se extiende perezoso  a la sombra de sierras abruptas y picos insalvables, con gente emprendedora capaz de salvar las limitaciones que el terreno y el hábitat ofrecen. Aquí hubo hombres decididos que pusieron en pie numerosas fábricas de embutidos, cuyos productos se elaboraron, y se siguen elaborando con envíos a  media España. Esta es la tierra de emprendedores que no amilanaron ante la pobreza del terruño y levantaron una industria que fue asombro y envidia de otras regiones.

   Antes, milenios atrás, otros pobladores de su entorno, dejaron muestra de su paso por ella, y  en cuevas tenebrosas idóneas como escondrijos dejaron muestras de un arte incipiente que habría de acaparar la atención de preclaros estudiosos del pasado, maravillados por las realizaciones pictóricas que supieron plasmar en las paredes rocosas de su interior, un imponente mundo de silencio y sombras. Con ellos había nacido el arte prehistórico de la zona que maravilló a hombres de ciencias y antropólogos de prestigio cuya enumeración sería tediosa.

   Pero Benaoján, en fechas más recientes también fue cuna de hombres que hicieron gala de sus conocimientos  más conspicuo y descollaron en el mundo de las ciencias, la historia y la cultura. Uno de estos personajes responde al nombre de José María y ostenta los apellidos de Becerra Hiraldo. Hijo de un modesto pero honrado cartero de pueblo y de no menos modesta madre oriunda del pueblo vecino de Montejaque, supo erigirse con el paso del tiempo en alguien imprescindible para el conocimiento de figuras egregia de autores del habla hispano y del mundo de la lengua y la literatura de nuestro espléndido Siglo de Oro.

   Los pueblos, los pequeños pueblos de la geografía andaluza se distinguen entre sí por la peculiaridad paisajística, orográfica o costumbrista de cada uno. Pueden parecer que responden todos al mismo patrón descriptivo, pero si ahondamos un poco en su idiosincrasia observaremos diferencias fundamentales. Esta es la razón de que existan rivalidades entre ellos y hasta pugnas que, sin embargo, no ocasionan que, por lo general, la sangre llegue al río. Existen así formas de vida diferentes de la  vecindad: los hay industriosos, apegados al terruño y, por ende, al trabajo campesino. Los festejos se celebran en honor de una advocación distinta del santoral, y el habla, con ser compartido por todos los que conviven en la misma comarca, no deja de ser desigual en muchos aspectos: léxico, tono, pronunciación, deje o modismos.

  De esto último sabe mucho José María Becerra, catedrático y profesor de Lengua Española de la Universidad de Granada,  quien ha dedicado luengas etapas de su vida al estudio de la manera de hablar culta y vulgar del español de nuestros días (además de a exhaustivas investigaciones sobre algunas figuras claves de la literatura castellana del siglo  XVI, trabajos de investigación de los que hablaremos enseguida).

   Decía más arriba que los pueblos, sin renunciar a la  semejanza  en muchos aspectos entre sí, ofrecen divergencia a tenor de atributos que les son tan propios como irrenunciables. Y no solo en los aspectos físicos y culturales sino de los que convergen en las personas que los forman. Presumen, como pudieran hacerlo de la vastedad de sus sierras intrincadas, o del blanco impoluto de las fachadas del caserío, o de la iglesita venerada de airosa torre que se levanta sobre las  oscuras tejas moriscas del caserío y llama a la oración, a la fiesta o al duelo. También se ufanan  de las personas oriundas que alcanzaron nombradía en el ejercicio de su profesión o que descollaron en el campo de las letras, la ingeniería, la medicina o la abogacía. O en el de la enseñanza y la investigación como en el  caso que nos ocupa.

   José María es un referente ilustre en la Universidad de Granada( creo que  no me equivoco en afirmar que también en otras de España),  en cuyas aulas viene dando clases  magistrales de Lengua y Literatura  Española, antes como licenciado y ahora en calidad de doctor en Filosofía y Letras, sección de Filología  Románica, título que obtuvo en 1977 con la calificación de “sobresaliente cum laude”, máxima aspiración de un estudioso de la materia que ha ocupado buena parte de su vida profesional y  académica.

   La carrera docente e investigadora de este benaojano esclarecido resulta apabullante. La relación de sus méritos es requeriría innumerables páginas y aún con ellas quedarían flecos de su saber desperdigados imposibles de abarcar en una cronología tan extensa como admirable.

   El “cursus honorum”, que se decía de las magistraturas romanas  en lo que tocaba a la carrera política, si lo aplicamos a su actividad docente sería interminable, todas con el denominador común de la Lengua Española o la Lexicología, Semántica y Lexicografía del español:

   ¿Y qué decir de su actividad investigadora, campo en el que en la Universidad de Granada ha brillado con luz propia? Sólo un vocablo se me ocurre: deslumbrante. Brillaron a gran altura las tesinas y tesis elaboradas por alumnos en cuyas presentaciones fue ponente, y de ello hay constancia escrita y admitida.

   Pero hay una faceta de José María  que resulta particularmente interesante: la de autor de libros que han servido para crear en su torno una aureola de autoridad y sapiencia ganada a pulso. Su libro Las obras latinas literarias de Fray Luís de León en el que desvela que este importante escritor del Renacimiento español no sólo se ocupó de plasmar su obra en latín sino que abrazó el castellano en muchas ocasiones y, a veces,  con disquisiciones en contra del stablishmenteclesiástico imperante.

   El trabajo del erudito oriundo  del pueblo del valle del Guadiaro significó un  antes y un después en lo  que se ha venido publicando sobre el autor  del Beatus Ille horaciano o canto a la vida retirada del  conquense egregio. Esta obra tuvo una segunda parte (Obra mística de Fray Luís de León) que incluye una concienzuda traducción del Cantar que mereció elogios de destacados analistas, amén de nuevos planteamientos de la obra primigenia.

   Pero no acaban ahí sus méritos, justamente reconocidos: los trabajos publicados en revistas y publicaciones  relativos a la Lengua Española, su historia y lo que entran de lleno en la lexicografía y lexicologia del español. Sin olvidar los que abarcan la enseñanza del castellano, ya sean los salidos de la agudeza, perspicacia y rigor propios o en colaboración con otros destacados docentes de la Universidad de Granada, se cuentan por centenares.  La bibliografía de sus obras y escritos son   constantemente utilizadas como estudio de referencia en textos de otros autores de la disciplina.

  Resultan desbordantes los seminarios, comunicaciones, ponencias en Congresos y cursos impartidos: actividades imposibles de abarcar por su extensión. Igualmente cuantiosas son las becas, ayudas y premios recibidos tanto en universidades españolas de rango como en otras allende fronteras (entre las que figuran en el ranking de las 500 más importantes del mundo.

     Pocos de los nacidos en Benaoján (Málaga) y la  comarca de Ronda brillan a la altura de José María en el mundo de la intellentgsia por sus trabajos que ponen en juego  mente  y creatividad. Nadie mejor que él para merecer el nombramiento de “hijo predilecto”, si es que lo acepta,  que la modestia y la humildad es otro de los atributos que adornan su persona. De casta le viene al galgo…

Osadía de Iglesias y sensatez de Rajoy

 

Osadía de Iglesias y sensatez de Rajoy

¡Acabáramos! Ya sabemos las intenciones de Pablo Iglesias, el indiscutible de Podemos. El mismo que declaraba en voz en grito que su partido solo buscaba el cambio y el bienestar de los desheredados de la fortuna y que no entraba en sus planes pelearse por ocupar sillones o pisar moqueta. Por la boca muere el pez, que dicen los sapientes y pacientes lugareños del lugar, del mío (la Serranía) y el de ustedes, presumo.  Tras la visita al rey Felipe VI, sin guardar las formas elementales de cortesía y respeto a la primera autoridad del país –camisa remangada y pantalones tejanos – y  tras un saludo en un tono coloquial inadmisible – lo que vino a decir es que aboga por la presidencia del Gobierno para Pedro Sánchez, pero que deberá contar con él para ostentar la vicepresidencia; eso, y la concesión de no menos ¡ 6 ministerios, 6 ¡, de las más variadas índoles. Por pedir que no quede… Al fin se quitó la careta, y el que despotricaba de la “casta” quiere entrar en ella con todos los honores, acatando el procedimiento que parecía aborrecer.

    Difícil lo van a tener los socialistas si acceden a las peticiones de Iglesias para que puedan desalojar a Rajoy de la Moncloa y que pueda Sánchez instalarse en la sede presidencial. Ya se oyen voces de los barones, los cuales se están llevando las manos a la cabeza considerando tamaña insensatez, que habría de redundar nefastamente en el partido.

   Ya era hora de que se supiera de qué pie cojea cada uno de los que ahora pululan por la política española y el enrevesado panorama que nos dejó la última consulta electoral, la cual parece haber iniciado un camino insospechado hasta ahora con la negativa de Rajoy de presentarse a la investidura con una sensatez que no deja de ser meritoria.

Rajoy no ve probable su investidura en primera instancia y pospone su aspiración. ¡ A ver cómo te las arreglas!,parece decir a su contrincante.No está mal recordar que, en vista de lo sucedido, Pedro Sánchez advirtió sin tapujos que jamás aceptaría el apoyo de los populistas y causa ahora estupor que le haya abierto los brazos a Podemos. Ahí están las hemerotecas para comprobarlo. Ahora la pelota está en el tejado de los socialistas, ya veremos  si se quiere  estabilidad  y alejar la incertidumbre que a muchos nos desasosiega   o entregarse en los brazos de quienes nos conducirían a una situación muy difícil de prever. Estamos ante una contingencia histórica que es de esperar no nos explote en las manos.