img
Mayordomas de la Virgen de Benaoján, una tradición secular
img
José Becerra | 09-10-2016 | 08:24| 0

 


JOSÉ BECERRA

Dos de los cincos pueblos que conforman el territorio del valle del Guadiaro destacan en sus fiestas por la institución ancestral de las mayordomas. Están condenados, por la escasa distancia que los separa, a entenderse, y lo hacen en lo que toca a las fiestas patronales. Me refiero a Benaoján y Montejaque. No siempre ha sido así, sin embargo, ya que existen referencias lejanas y próximas que hablan de los antagonismos entre ambos. Muchas veces tuvo uno la sensación de que se dan la mano, pero con la otra guardan la piedra para lanzársela al otro sin contemplaciones. Recuerdo en los ya lejanos años de mi edad la rivalidad que existía entre los equipos de fútbol de uno y otro pueblo: los partidos las más de las veces terminaban en batalla campal. Y así, siempre se alimentaron discordias y celos entre el uno y el otro, por la forma de ser de sus habitantes, por su forma de hablar y de comportarse ante las situaciones cotidianas, y más que nada, por el aspecto de sus calles y rincones.

Pero por encima de estas rencillas vecinales no se pueden negar los lazos que los unen, tejidos sobre todo en las tradiciones, historia y leyendas y usos y oficios compartidos secularmente. Más cercanos a nuestros días habría que citar los numerosos matrimonios celebrados entre vecinos de uno y otro pueblo y la distribución de servidumbres entre ambos, lo que vino a limar asperezas y frenar enfrentamientos.

Tiene Benaoján una fiesta en honor de la Virgen del Rosario –se celebra durante los días 7 al 9 de octubre– y Montejaque, que la organiza en torno a la Virgen de la Asunción, o sea, el día 15 de agosto. Dos advocaciones marianas que se mantienen en ambos pueblos desde el siglo XVI y que en lo que toca a su servicio y mantenimiento recaen sobre una figura compartida: la mayordoma.

Las mayordomas del alto Guadiaro, encargadas de la continuidad de los festejos, son cuatro: dos casadas y dos solteras. Se nombran unas a otras, o sea, que se pasan el testigo anualmente para que en ningún momento se quiebre el hilo conductor de unas fiestas que por sí solas hablan del apego de las respectivas poblaciones al mantenimiento de un evento entre religioso y profano que las distingue entre otras de la provincia.

La diferencia radica en que recae en las mayordomas todo el peso de la organización de las fiestas, y los respectivos ayuntamientos, aunque presten su colaboración, se inhiben de ellas. Las mayordomas, muchas veces mediante un trabajo ímprobo y no pocas veces descuidando sus ocupaciones domésticas, e incluso laborales, tienen la obligación de recolectar los medios económicos suficientes para el sostenimiento de los tres días de fiestas. Hacen sorteos, piden de puerta en puerta, contratan los puestos de feriantes y las bandas de música; una labor que se ejercita durante todo el año, pero que intensifica a medida que las fechas de las celebraciones se aproximan.

Llegado el día señalado cobran su recompensa. Esta no es otra que ocupar un lugar de honor en la iglesia el día de la misa mayor en honor de la Patrona y presidir asimismo la procesión posterior con la imagen por las principales calles del pueblo. El atuendo: traje de fiesta, mantilla española negra y airosa peineta. Durante el recorrido lloverán los piropos, cosa que obtendrá las más amplias sonrisas, un reflejo evidente de su satisfacción.

Bailes en la plaza del Ayuntamiento, actuaciones artísticas para niños y mayores, degustaciones gratuitas de los productos típicos de la zona (el nunca bien ponderado chorizo rondeño), concursos y zarabandas propias de un pueblo en fiesta.

Le toca ahora a Benaoján estar en fiestas y rebosar de gentío durante todo este fin de semana, ya que el poder de convocatoria de estas fechas siempre ha sido manifiesto en buena parte de la comarca rondeña. Como el tiempo se muestra propicio hasta se podrá dar un paseo por la benaojana cueva del Gato (aunque comparte entrada con Montejaque: la del Hundidero), cuyos alrededores son espléndidos en cualquier época del año.

Las mayordomas nombradas para el próximo año, un día después de que las fiestas toquen a su fin ponen manos a la obra para que las próximas sean las mejores.  Un trabajo ímprobo, pero también un sueño mantenido y un orgullo que garantiza la persistencia del acontecimiento festivo contra viento y marea.

 

 

 

Ver Post >
En la Serranía de Ronda castañares en todo su esplendor
img
José Becerra | 07-10-2016 | 09:33| 0

 

Serranía de Ronda: castañares en todo su esplendor

La Diputación de  Málaga quiere revitalizar los pueblos que, indolentes, perviven en la Serranía de Ronda y la Sierra de las Nieves. Se ha venido hasta aquí el presidente de la Diputación, Elías Bendodo, para dar empuje a la campaña que con el nombre sonoro de  `El Bosque de Cobre´, haciendo alusión a los tonos pardos de los castañares  que en esta época del año lucen con todo su esplendor ya anuncian prolífica cosecha. El fruto en sazón. Una tradición en estos parajes que pervive desde siglos atrás y que se transmite de padres a hijos con la regularidad que impone la sucesión inalterable de usos y costumbres en el ámbito del terruño serrano. Dinamismo y empleo propugna Bendodo para estos pueblos – Alpandeire, Benadalid, Benalauría, Cartajima, Faraján, Genalguacil, Igualeja…–  mortecinos y muchas veces abandonados a su suerte. Empeño loable que pondría freno a la sangría de población en esta comarca que amenaza con postergar pueblos y arruinar haciendas.

En los pueblos del Guadiaro, río que lame las tierras de varios pueblos serranos antes de ir al encuentro amoroso con al mar, siempre hubo familias vinculadas al humilde negocio modesto y familiar de la castaña, ese peculiar fruto del árbol autóctono de la familia de las fagáceas, que ahora, entrado el otoño luce con todo su esplendor.

Se trasladaban a los pueblos en los que los castañares crecían y emperifollaban para en un negocio de trueque que consistían en cambiar de puerta en puerta escobones y escobas por cuartillos de castañas (“Gente de montaña paga con castañas”, dice un proverbio serrano),  que una vez tostadas se vendían en las esquinas o de puerta en puerta, “media docena, un real”, que era la usanza de los años posteriores a las décadas del hambre, mediado el pasado siglo. Porque lo cierto es que la castaña constituyó una fuente de alimentación en el sur de Europa, no digamos en España en los años posteriores a la Guerra Civil.

   Uno de los recuerdos que guardo indeleblemente de estos días otoñales en los que se estrenan los primeros fríos, que en la zona suelen ser intensos, es la de estos tostones, que sin grandes alharacas se hacían en mi casa de Benaoján. Mi madre, aprovechando una olla desportillada y fuera de uso, agujereaba la base con un grueso clavo y medio lleno de castañas- nunca lleno del todo, ya que hay que removerlas – y la colocaba sobre un fuego vivo de carbón. El olorcillo expandido que acariciaba el olfato era el preludio de la grata sensación de tenerlas en la mano y hacer crujir la piel ya tostada antes de llevármela a la boca.

    Los tostones serranos han proporcionado encuentros y felices noviazgos que acabaron en bodas. Las reuniones se celebraban a puerta cerrada en algún domicilio de alguno de los participantes. Se tostaban castañas en el patio y se consumían en el interior, acompañadas de anís o de alguna que otra bebida reconfortante. Los bailes duraban hasta la madrugada o hasta que las brasas del fuego que habían hecho posible el tostón se consumían convertidas en cenizas.

     Estas fiestas alrededor de la castaña duraron hasta hace muy pocos años. Las discotecas y los lugares de diversión públicas acabaron con ellas. A los mayores nos queda el regusto de aquellos encuentros festivos que fueron santo y seña de los pueblos de la Serranía de Ronda y de la misma Ciudad del Tajo. Con nostalgia  los rememoramos quienes ya llegamos a  edad provecta.

Ver Post >
Carreteras de la Serranía abandonadas a su suerte
img
José Becerra | 03-10-2016 | 08:00| 0

Carreteras de la Serranía abandonadas a su suerte

Es lo que se desprenden de las afirmaciones emitidas días atrás por el parlamentario autonómico Félix Rodríguez y de la portavoz del PP de Ronda, Mari Paz Fernández, ésta hasta hace poco tiempo alcaldesa de la ciudad, pero desbancada  por la socialista Teresa Valdenegro tras una moción de censura presentada algunos meses atrás con el apoyo de IU y PA. Recurren  al vocablo “escarnio” para censurar la actitud  de la Junta contra la vecindad de la comarca. La acusan de, cuando menos,  despreocupación y olvido fragrante en lo que atañe a la mejora de las comunicaciones por carretera de la comarca en un plan pergeñado recientemente y que alude a la Sostenibilidad del Transporte en Andalucía para la década de los años 20 del siglo que ya están casi a la vuelta de la esquina.

   Puede que la oposición en el Consistorio haya cargado las tintas en esta cuestión, pero mirando desapasionadamente la situación de muchas de nuestras carreteras comarcales indefectiblemente se llega a esa conclusión. Salvo la terminación de las obras de la variante de Arriate, largamente aplazada, y que ahora parece que va a llegar a buen puerto a raíz del anuncio de la Junta de invertir 290 millones de euros para reactivar proyectos que dormían el sueño de los justos, brillan en por su ausencia, a tenor de lo que la oposición en el Ayuntamiento de Ronda informa, el proyecto de la autovía Ronda-Antequera, junto al de la terminación de la vía que vendría a unir Gaucín con la provincia de Cádiz, y el de restaurar la fluidez de la circulación por la travesía, hasta ahora precaria, de la carretera de San Pedro, que une a la comarca con la Costa del Sol.

    El PP reitera la desidia de la Junta en lo que toca a las  vías de la comarca rondeña y se compromete a presentar batalla para que sean incluidas en el plan que se acaba de aprobar. Acude a los partidos que sientan sus reales en los pueblos comarcales para que todos a una, y contando con los ayuntamientos y la vecindad afectada, alcen la voz para que suene alta y clara en el Parlamento Andaluz. A ver si se enteran de que arrastramos en lo que a infraestructuras y comunicaciones se refiere un quebranto notorio que coarta su desarrollo provocando  una despoblación manifiesta que redunda   en lo económico y social de manera ostensible y alarmante. Algo que testimonios autorizados recientes no han dudado en poner negro sobre blanco.

Ver Post >
El PSOE a la deriva
img
José Becerra | 29-09-2016 | 10:06| 0
Resultado de imágenes de fotos de pedro sanchez

El PSOE a la deriva

JOSÉ BECERRA

Los resultados obtenidos en los comicios gallegos y vascos de la formación política que comanda Pedro Sánchez  no podían ser más catastróficos. Ha sido vapuleada a ojos vista y es algo que el secretario general del partido tendría que hacérselo mirar antes de proseguir en su enquistada actitud del “no es no” a Rajoy y al partido que, por el contrario del suyo, ha obtenido el beneplácito de los votantes en ambas circunscripciones respectivas. Era de suponer que el quebranto le haría bajar la cerviz y dejaría de poner piedras en el camino del PSOE, un partido constitucionalista con muchos años honrosos – más de  130- a sus espaldas, que gobernó España durante muchos años, que trajo igualdad, bienestar y nos metió de lleno en la Unión Europea, entre otras contribuciones políticas, económicas y sociales que están en la mente de todos, y que con luces y sombras, nadie discute. Pero no ha ocurrido así, como vemos

He  aquí que Sánchez, sin amilanarse, no es que no dimita sino que sigue impertérrito en su idea de formar gobierno acudiendo a Podemos y los independentistas catalanes. Mientras tanto crujen las arboladuras de la nave socialista a punto de naufragar en el mar de los Sargazos en el que se encuentra, sumida en el marasmo que le impide avanzar o retroceder en el trance.

No solo no se desalienta Sánchez ante el batacazo electoral  sino que arremete contra la vieja guardia socialista que de forma clara o sotto voce le vienen indicando un día sí y otro también la salida como secretario general. Pide que el Comité Federal del partido, el órgano no va más entre congresos, se celebre el primer día del próximo octubre y reclama la celebración de unas primarias para elegir secretario general, a las cuales él se presentaría, con el convencimiento que el grueso de la militancia seguiría prorrogándole el mandato sine die.

El enfrentamiento de Sánchez con los barones de su partido se intensificará sin la menor duda. Temen  que su  intransigencia no haga sino acelerar la descomposición del PSOE promovida por sus ambiciones personales y narcisismo a ultranza.

Se necesita la remontada del socialismo, ahora en horas bajas, para retomar la firme oposición a Rajoy y los populares en el todavía hipotético Gobierno que éstos puedan constituir, subvirtiendo así las ambiciones de otros partidos extravagantes que no harían sino sumirnos en la desazón. Y Sánchez no debería poner trabas para su consecución, permitiendo que vengan otros miembros autorizados del partido para enderezar la deriva a ninguna parte de su partido.

Ver Post >
El insondable empecinamiento de Sánchez
img
José Becerra | 25-09-2016 | 09:38| 0

 

Resultado de imágenes de fotos de pedro sanchez, diario sur

El insondable empecinamiento de Sánchez

No se entiende bien el comportamiento de Pedro Sánchez y su ofuscación permanente contra Rajoy y el Partido Popular, que mire por donde se mire, le superó y con creces –nada menos que con 50 escaños de diferencia- en las últimas elecciones de las del rosario de ellas que, si alguien no lo remedia, estaremos obligados a soportar hasta el logro de resultados que no admitan dudas sobre sobre una victoria clara de alguno de los partidos que concurrentes. Algo, que según van las cosas en el panorama político actual es una realidad harto difícil de conseguir. Al tiempo.

La contumacia de Sánchez no parece tener límites. Oye como quien oye llover las voces de los barones de su partido, que algo deberán saber sobre los entresijos de la política y  trayectoria del PSOE a lo largo de la historia reciente, con sus luces y sombras, para tratar de encauzar los derroteros del partido que la petulancia del actual secretario general mucho es de temer que lleva si no al despeñadero, sí a sufrir serias derrotas en los distintos comicios generales y autonómicos, como se viene constatando en los últimos tiempos. Se escuda en las bases del partido que en su día le dieron manga ancha para hacer y deshacer y hace oídos sordos a experimentados jerarcas socialistas, muchos de los cuales ya han anunciado su salida del partido de proseguir su actitud inmutable y ajena a toda advertencia de cordura y sentido común. Sigue erre que erre empeñado ahora -¡otra vez!- en una alucinante tentativa de sumar fuerzas con partidos diametralmente opuestos al ideario socialista para  subyugar a Rajoy y los suyos o resistir numantinamente como secretario general. Más que nunca se evidencia que solo piensa en sí mismo y su prevalencia en el partido, importándole un ardite que estemos todos peligrosamente asomados al precipicio. Aboga por una consulta a la militancia o un congreso exprés a celebrar el próximo día 1 de octubre, confiado en que se llevará al huerto a los principales oponentes a su rocambolesca pretensión.

Las elecciones de Galicia y País Vasco, a tenor de las encuestas, no parece que Sánchez obtenga precisamente un respaldo clamoroso; es por lo que adelanta, en un su ir y venir constante a donde dije digo, digo Diego, la peligrosa mano tendida de Podemos, buscando un pacto a la desesperada. Ya ven ustedes, un partido éste que es ahora un corral de gallitos encrespados que no van a  ceder en sus pretensiones de acorralar al PSOE o arrancarles dádivas como la obtención de cargos alto rango ministerial, entre otras sinecuras, en el hipotético caso de formar Gobierno. Algo impensable, pero que Sánchez acaricia como el más feliz de los sueños, importándole un ardite lo que venga detrás. Obcecación total.  Ya veremos a lo que nos lleva a quienes contemplamos atónitos su envite, tras una retahíla de derrotas electorales.

 

 

Ver Post >
El esperado paso atrás para un Gobierno estable
img
José Becerra | 21-09-2016 | 07:55| 0

El paso atrás esperado para un Gobierno estable

JOSÉ BECERRA

“Dar un paso atrás” es una expresión popular con la que se reconoce como un mérito de alguien que ante una situación adversa para él o para un hipotético grupo de personas que pueda  representar opta por una actitud condescendiente que debe adoptar en beneficio propio y de todos, aún en menoscabo de sus propios intereses. Pero esta virtud de la que hablamos no parece que la pongan en práctica los líderes políticos en el  momento arduo en el que nos encontramos. No les suscita entusiasmo y es repelida sin miramientos aun a sabiendas que rondamos ya el año sin gobierno y sin que nada haga entrever que nos encaminemos más pronto que tarde a su constitución. ”Largo me lo fiais…”, que diría Tirso de Molina cuando la espera de algo que se espera se dilata en el tiempo sin asomo de materializarse.

“Dar un paso atrás” no parece que rece como una palmaria y exigente verdad en el frontispicio de la agenda de deberes y buena conducta de nuestros líderes principales. Y por fuerza hay que aludir a las dos primeras figuras que hoy se enseñorean en el panorama político español. Sí, acierta usted, querido lector, en pensar, como no podía ser de otra forma, en Rajoy y Sánchez. El primero, esgrimiendo como una tabla de salvación para él y su partido, el derecho a presidir el Gobierno por el número de votos y escaños obtenidos en las últimas elecciones, olvidando que esta condición no es válida para un sistema político parlamentario y no presidencialista. Y luego cuentan (¡y de qué manera!) los casos de hedor que exhalan de su partido; los últimos, los que atañen al exministro Soria y Rita Barberá, la otrora poderosa alcaldesa de Valencia. Tufillo que se acrecienta en lo cualitativo en lo que toca a la Junta de Andalucía y sus máximos gerifaltes, a saber Chaves y Griñán, enjuiciados y condenados recientemente por los ERE fraudulentos, ahora en el disparadero de la actualidad. Es decir, que ambos partidos tienen razones para callar y no flagelar sin conmiseración al adversario.

Resultado de este conflicto latente es la imposibilidad de que se forme un Gobierno estable por las intransigencias de unos y otros y el bloqueo  inmutable consiguiente. Una situación, que de alargarse en el tiempo, algo que cabe esperar dado las actitudes irresolutas de líderes obtusos en dar ese paso atrás que muchos esperan, tanto dentro como fuera de sus respectivos partidos, no puede sino acarrearnos perjuicios que ya vienen aflorando y que competen a la economía (ya ralentizada a ojos vista, a decir de Guindos), y de rebote, al desempleo, las pensiones y las remesas pecuniarias  a Autonomías y Corporaciones locales para solventar sus posibles déficits y a las relaciones con Europa, que no son asuntos menores.

Así que, con todo el candor del mundo, seguros de que es no retrocederán en su empeño, se podría pedir  que tanto Rajoy como Sánchez diesen ese anhelado paso atrás y sean otros los que dirijan desde la más alta administración del Estado la urgente operación de sacarnos del horrísono  socavón en el que el país se encuentra sin visos de salir de él por el momento por mor de la obcecación de ambos. El esperado paso atrás sigue en el aire sin cuajar irremisiblemente.

Ver Post >
Mis viejas máquinas de escribir
img
José Becerra | 17-09-2016 | 08:48| 0

 

 

Mis viejas máquinas de escribir

JOSÉ BECERRA

¿Dónde fueron a parar? ¿En qué obscuro desván o rincón de la casa habitada por familias con miembros que ya sobrepasaron con creces la cincuentena de años duermen el sueño eterno, si éstos no se deshicieron de ellas como un trasto arcaico e inútil? ¡Ah, las viejas máquinas de escribir! Fueron imprescindibles en cualquiera oficina que se preciara y asimismo constituyó  el recurso fácil para pergeñar misivas en infinidad de hogares que podían permitirse el lujo – años ha lo era- de su posesión. Hoy son una pieza de museo, avasalladas por las nuevas tecnologías a las que se recurre para dejar constancia de esa necesidad de comunicación con el resto del mundo.

Las arrinconó el ordenador, novísima herramienta de la que se dispone hoy día con infinidad de opciones con las que la vetusta máquina de escribir, en su parquedad, no puede competir, así que quedó, como digo, arrumbada y sin posibilidad de resurgir olvidada y menospreciada.

Una junto a la otra duermen el sueño de los justos mis tres viejas máquinas de escribir que tanto solaz me dieron para tramar mis escritos desde, mediado el pasado siglo, hasta bien entrado el presente. Ahora, de vez en vez, las miro entre nostálgico y agradecido, que no en balde soportaron el repiqueteo de mis dedos sobre sus teclados, hoy ajados.

Aquí yace la Smith Premier, empleada por mí en los  primeros pasos por el mundo de la escritura más allá del lápiz o la plumilla y el papel. Tiene doble teclado, uno para  las  mayúsculas y otro para las minúsculas, los tipos  desgastados por el uso, lo que habla a las claras de su antigüedad, que calibro en los primeros años del pasado siglo. Resistió mejor los embates del tiempo mi Underwoord, compacta y pesada, ya de un solo teclado para ambos tipos de letras. Y muy cerca de ella yace la Hispano Olivetti, portátil y funcional, cuya existencia enlazó con la fulgurante eclosión de los computadores, los cuales, como digo, acabaron por confinarla sin remisión, junto a sus viejas compañeras de función.

Hay quien todavía no se resigna a la sustitución de estos vetustos artilugios por los de nuevo cuño. Es el caso  de Manuel Alcántara, eximio poeta y no menos relevante articulista que todavía recurre a golpear el teclado de su máquina escribir para plasmar en el papel la palabra escrita en su caso siempre amena y sugerente, quizás seducido por su familiar apariencia, lejos de la del  ordenador, siempre más fría y distante.

Creo que no voy a deshacerme nunca de mis vetustas máquinas de escribir. Tienen un lugar preferente allí donde permanece todo lo que guarda estrecha relación con mi existencia: guardan  recuerdos indelebles en mi memoria. Que sean otros los que se deshagan de ellas, si les parece bien, cuando ya nada pueda disponer por mi cuenta.

Ver Post >
Se burlan de nosotros
img
José Becerra | 12-09-2016 | 08:39| 0

Se burlan de nosotros

Descaradamente, pero envolviendo su estulticia y mofa en adusto tono, los líderes políticos y sus adláteres del momento tratan de convencernos que la culpa de colocar a España en el despeñadero son sus oponentes y no ellos mismos.  Se ríen de nosotros impúdicamente. Nos consideran a los ciudadanos hechos y derechos como niños a los que se les puede engañar una y otra vez sin el menor comedimiento. Están convencidos que somos la plebe cuyos afanes se pueden atropellar sin menoscabo propio. Les importa un ardite que estemos asomados al precipicio mientras ellos se afanan en salvar sus lindos culos (con perdón).

   No se ve salida plausible a una situación que  nosotros los humillados votantes no  hemos  creado sino aquellos que por nuestra voluntad ascendieron a lugares preeminentes de la política española para regir nuestro destino, éste del que ahora ellos hacen escarnio.

   Ya se han levantado voces, entre ellas la de viejos jerarcas del PSOE, caso de Felipe González, quien aboga por descabezar – con otras palabras, por supuesto – de las listas de unas muy posibles elecciones a quienes hasta ahora figuraron en primera línea. Porque son ellos los que de manera torpe y artera, mirándose al propio ombligo, están obstaculizando que tengamos gobierno que venga a reconducir la trayectoria de la situación, que con todas las consecuencias, aciagas en demasía, si no nos sacuden ya no es inverosímil que lo hagan más pronto que tarde.

   Que se vayan con viento fresco por no haber sabido o querido sacarnos las castañas del fuego, cada uno con su cantinela que ya nos aburre o la obstinación rayana ya en el desatino, o que se les obligue a concurrir a un cónclave a puertas cerrada a cal y canto sin que puedan salir a respirar aire fresco hasta la consecución de un acuerdo.

   De continuar  en sus treces harto les va resultar hacernos acudir a unas nuevas citas con las urnas, sabedores  de que  unos nuevos comicios no arrojarían cambios substanciales como para enderezar la situación que ya se desliza por senderos insondables, que no es preciso repetir por ser de todos en demasía conocidos.

 

 

 

 

 

Ver Post >
Líderes agotados
img
José Becerra | 08-09-2016 | 10:00| 0

 

El plantel de primeros espadas de la política española actual- permítase el símil taurino- no da más de sí, y no precisamente porque suden la camiseta atendiendo a nuestras necesidades más perentorias, las de los que ilusionadamente los votamos en su día. Han llegado a una situación que por las enconadas relaciones entre ellos y la falta de entendimiento que despliegan mucho se duda que lleguen a entusiasmar a quienes desapasionadamente les contemplan, a saber los que no pertenecemos a ningún partido pero que en su día, mediante el oportuno voto, les entregamos las riendas del país con la esperanza puesta en que salvaguardaran nuestros intereses, el de los españolitos de calle, los que ahora andamos más que desorientados, cabreados y sumidos en un desaliento opresivo.

   Urge un cambio drástico en la nomenclatura – Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias – e impera el deseo de que vengan otros a sustituirlos ya que más que una solución para los males de toda índole que nos aquejan – sociales, económicos e institucionales, y pare usted de contar – se están erigiendo como un escollo insalvable.

   El presidente en funciones, de cuyas buenas intenciones no cabe dudar, no acierta a conseguir el pláceme de sus oponentes, pero a la vez se muestra inconmovible escudado en la mayoría de escaños obtenidos en las elecciones de junio y no hay dios que le haga su brazo a torcer (tan poco creemos que ceda ahora, después de destaparse el caso del exministro Soria que está suponiendo un severo varapalo para las filas del PP).  Rajoy y su “genio y figura hasta la sepultura”, que dice el sabio refranero castellano y del que hace constante gala. Férrea voluntad de consenso que se ha estrellado en la coraza hermética que blande su oponente, el adalid del PSOE, Pedro Sánchez, como acabamos de ver y que ha forzado el fiasco de su candidatura. No ha esgrimido éste razones poderosas para su determinación, aparte de su ofuscación y empecinamiento en negarle el pan y el agua a su oponente, al que no ve sino como un enemigo irreconciliable a batir sin remisión.

   Rivera, por su parte, basculando entre dos fuegos, a nuestro entender dando palos de ciego y una veces tiende la mano a socialistas y otras a populares y viceversa. Nada más se supo fallida la investidura de Rajoy vuelve al parecer sobre sus pasos y no hace ascos  a otro entendimiento con Sánchez: Borro el digo y digo Diego.

¿Y qué decir de iglesias, empeñado en una salida imposible? Sigue hablando de cambio, pero dejó atrás lo de progreso. Sus disparatas propuestas sigue siendo un órdago para hacer ganar al líder socialista y desterrar a su principal oponente.

Hace guiños a Sánchez, quien por lo pronto se muestra displicente, pero  buen a buen seguro que abrazaría su causa si le dejaran; eso le da fuerzas para seguir en su obcecada pretensión. “¡Mi reino por un caballo…!”, como clamaba el rey inglés Ricardo III, cuando veía las de perder, en el pasaje inmortalizado por Shakespeare.

Líderes amortizados y agotados a todas luces. Nos están llevando a un pozo sin fondo con consecuencias imprevisibles. Urgen varas nuevas en el plantel de las primeras figuras de la política. Los de hoy se muestran agotados y sin posibilidad de resurgimiento, al menos con bríos para sacarnos las castañas del fuego a la sufrida ciudanía y por lo clamamos inútilmente. i

 

 

Ver Post >
Refulge Ronda en la Feria de Septiembre
img
José Becerra | 04-09-2016 | 08:37| 0

 

Refulge Ronda en la Feria de Septiembre

Se presentaron las Damas Goyescas con la pompa requerida ante los medios de comunicación encargados de propulsar el vistoso evento a los cuatro vientos. Un acontecimiento rayano en el rito en los días finales del verano, cuando ya se asoma en el horizonte la Feria de Septiembre con el esplendor y el jolgorio que la caracteriza. Evento de enorme poder de convocatoria, incluso de alcance internacional –no hay más que ver la proliferación de personajes de toda índole y cariz  que se dejan caer por aquí en estos días.

Si existen ciudades en Andalucía que ejercen intenso poder de seducción sobre las imaginaciones Ronda y su Feria septembrina es una de ellas, sino la principal. Pone en juego para ello los poderes que le conceden su carácter monumental, entendiendo el adjetivo más que por sus dimensiones por el número y valor artístico e histórico de los monumentos que encierra.

A principios del pasado siglo, las jóvenes de las clases pudientes soñaban con su ` puesta de largo `, un acto social que les servía de presentación oficial en el círculo de la sociedad de su tiempo. Era un evento que anunciaba el paso de niña a mujer, adiós a la edad de la pubertad y bienvenida a la edad adulta, capaz ya de merecer galán y familia independiente. Las jóvenes  de Ronda, creo que en cualquier época, lo que han soñado siempre es con vestir las galas de Dama Goyesca una vez alcanzada la edad conveniente.  Es lo que pensarán las poco más o menos  quinceañeras rondeñas, puesta ya las ilusiones en el acontecimiento que por estas fechas de cada año revoluciona a la ciudad de pies a cabeza.

Para ellas es un honor aparecer en el parco principal del famoso coso taurino rondeño ante el  enfervorizado público que jalea las faenas de los diestros de turnos, entre los que no puede faltar el que pertenezca a la descendencia de Antonio Ordóñez, el maestro por antonomasia.

Sol a raudales, lujuriosas tonalidades cromáticas, miradas cómplices de famosos acodados en las barreras. Jamás un coso taurino reunió tamaña magnitud de elementos capaces de suspender el ánimo y suscitar la emoción. Tarde espléndida en la que se conjugan los dos pilares que sostienen un espectáculo taurino único: en el albero el arte de la tauromaquia quintaesenciada en la escuela rondeña y la belleza luminosa de su mujerío. Magia sin cortapisas.

           RONDA toda,  un único clamor,

           el sol casas señoriales blanquea.

          En la calle una beldad  coquetea

         ¡Sus ojos verdes van pidiendo amor!

        Vino, toros, mujeres: esplendor.

        Un mozo pinturero donjuanea,

        a lomos de un cuatralbo  que espolea.

        La feria septembrina un  puro hervor.

        En la plaza que un rey Borbón dejó hecha,

      tres  famosos diestros se han saludado.

       La muerte en los toriles acecha.

      Del tendido    un suspiro  se ha alzado,

      y  una oración sube como una endecha

      por Antonio Ordóñez,  nunca olvidado.

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.