img
Bendodo tiende la mano a Benaoján
img
José Becerra | 25-08-2015 | 07:31| 0
Resultado de imagen de imagenes de la alcaldesa de benaoján, soraya garcía

 

 

Bendodo estrecha lazos con Benaoján

JOSÉ BECERRA

 

En su obligada gira política por los pueblos de la provincia en los que el PP cuenta con alcaldes a raíz de las últimas elecciones municipales, el presidente de la Diputación ha recalado recientemente en Benaoján. Nobleza obliga: Elías Bendodo se ha reunido con la nueva alcaldesa para tratar asuntos inherentes al pueblo como es, por ejemplo, la importancia que el Ayuntamiento en particular y la vecindad en general conceden a la Cueva del  Gato. Un Monumento Natural que es paradigma del pueblo y por el que se le conoce en buena parte de Andalucía, España y el mundo.

La soberbia figura del Gato escupiendo a sus pies en un salto limpio y refulgente el agua del río Gaduares (Campobuche para los lugareños) y dominando un rincón paradisiaco poblado de mimbreras y adelfas en el que las calores y el rigor  del verano pasa de largo, es una estampa que la caprichosa Naturaleza donó a este municipio para su lucimiento y admiración de propios y extraños.

Los meandros del río que vienen a desembocar  a este privilegiado lugar crearon caprichosamente un hábitat  fantasmagórico en el que agua,  la piedra desnuda y  lo abismal de la gruta se dan la mano para crear un conjunto natural fastuoso junto a un sistema espeleológico particularmente complejo de más de 4 kilómetros de longitud. El conjunto de la gruta las Buitreras-Gato, lugar donde comienza y termina tan singular monumento goza con el nombramiento de Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía respondiendo a las exigencias de las instituciones culturales que catalogaron con justicia este impresionante mundo subterráneo.

La alcaldesa de Benaoján, Soraya García, le ha puesto sobre la mesa a Bendodo, que se mostró receptivo en todo momento a sus propuestas. La intención es la de crear, aludiendo a la conjunción de “naturaleza y cultura”, según sus palabras, varias fundaciones encaminadas a dar a conocer con pelos y señales el colosal monumento del felino de piedra, desentrañando su interior para su mejor conocimiento y que en la aventura de atravesar sus galerías no implique peligro para los menos avezados a la espeleología.

Así se prevén la puesta en marcha de un Centro de Interpretación en sus inmediaciones para informar detalladamente a los visitantes, además de un “auditorio natural” y un albergue, creaciones éstas que potenciarán sin duda el Monumento que desde luego significará un valor positivo en la Gran Senda de Málaga, que realza todo de cuanto digno de admiración puede ofrecer nuestra provincia.

La alcaldesa ha apostado fuerte para que estas realizaciones lleguen  a buen puerto. Ha puesto coraje y decisión para que culmine felizmente. Y Elías Bendodo no se ha mostrado de ningún modo reacio a prestar el apoyo que la Diputación puede conceder al ambicioso proyecto. Es más, se ha  decidido a impulsarlo, consciente de lo que puede suponer para Benaoján en cuanto a la creación de puestos de trabajo y todo lo que puede llevar consigo, como la mejora de las comunicaciones con el resto de la provincia, algo por lo clama la vecindad.

Soraya García parece haber entrado con buen pie en la presidencia del Consistorio.  Bendodo tiende la mano. Este es un gran plan que de lograrse  sumaría  muchos enteros en la carrera política de la socialista.

Foto: Alcaldesa de Benaoján ( Foto de Benaolla)

Ver Post >
El habla jocoso (y escatológico) de la Serranía de Ronda
img
José Becerra | 22-08-2015 | 08:30| 0

El habla jocoso (y escatológico) de la Serranía de Ronda

 JOSÉ BECERRA

Dime cómo hablas y te diré de donde eres”, reza un dicho castellano que en el interior de la provincia de Málaga no deja lugar a dudas: no por sus hechos,pero sí por su habla los conoceréis. En la Serranía de Ronda,para quedarnos en mi tierra, a la que conozco desde la niñez(ya ha llovido) se emplean expresiones y vocablos que raramente se oirán en en otros lugares. Compilando este acervo dialectal daría para un voluminoso libro( ya dispone del manuscrito la editorial rondeña La Serranía, que ha tenido a bien considerar su publicación), pero me contentaré con algunos vocablos que he ido apuntando en estos días veraniegos de asueto.

Estoy de uñas arriba (colérico y ofendido).

Prometer hasta el meter ( se promete mucho hasta que se consuma la unión marital).

No tiene dos dedos de frente (se dice de quienes no discurren razonadamente).

Recalcón ( tropiezo y carga del cuerpo sobre una de las piernas).

Charabasca (Persona sin principios).

Reinar. Pensar. “No paro de reinar en los políticos que tenemos”

Percoío (sucio, arrugado).

Pestañailla( sueño corto)

Chamá ( buena o mala suerte)

Charabasca ( persona sin principios ni moral)

Niito (Necesito) “Niitto 50 euros ahora mismo”)

Loete. Ojete del culo. “ Me pica el loete”.

Pringá: Comida que sigue al cocido u olla (carne y tocino).

Raberos: Se dice de la persona inquieta y que se mueve de aquí para allá o que esconde secretos.

Tolondrón( chichón en la cabeza).

Zurullo (estar asustado) “El zurullo no me lo quitaba nadie”

Morcillera. Se dice de la mujer enamoradiza y calentona.

Aparante: Se dice de la persona servicial y atenta.

Atometé: corriendo.

Venirse la carga atrás( “ Me estoy cagando”).

Chinchoso( melindroso).

Escurruzio ( expresión del rostro cuando algo desagrada)

Sanmiguelá: Tiempo en el que la cosecha se aproxima.

Empalmao. Se dice cuando se experimenta una erección.

Letra menúa. Se dice de alguien que habla sin parar ni fundamento.

Sabe más que la Morata vieja( una anciana de la Serranía que hablaba con fundamento de lo divino y lo humano).

Churrete. Mancha en los labios después de comer.

Putañero. Aficionado a las prostitutas.

Sarrastroso: desaliñado en el vestir.

Agarrao: Avaro

Tranquillo: el meollo de una cuestión ( “Le he cogido el tranquillo al julepe”).

Tripa del cagalán( parte del colon descendente).

Estar a partir un piñón: se dice de una pareja de fieles enamorados.

¡Mira que los cojones!” Jocunda expresión ante el dicho inoportuno de alguien.

Encarruar: Llevar a buen término un dicho: “! Qué bien encarrúa el tío los chistes!”.

Carne crecida: tumor o bulto cutáneo.

Pegarle un tiro al sol: se dice cuando se tiene una violenta diarrea.

Cagaoná: Tontería. Un comentario insustancial.

Garantoñas: Gracietas que se hacen a los bebés.

Chumino: órgano sexual femenino.

Mitra: paliza.

Illo: Chiquillo.

Rustrir: comer.

Tasmear: medir.

Kilo: caca. “Voy a soltar el kilo”.

Privá: caca, abundante.

No hay comida corta con pan largo”( expresión resigna de en los tiempos de las hambrunas).

Arribota: lo más arriba del todo.

 “De todos los placeres sin pagar, el mejor es el cagar”.

  “La que se puta que cruja”, que viene a decir algo así como se conozca sin tapujos.

    “El sol hace chiribitas o cae a esportal”, o sea calor tremebunda, que es la que hemos soportado este verano.

Y no queda aquí la cosa, que queda mucho paño por cortar, pero será cuestión de próximas entregas, si les parece bien.

Ver Post >
“En agosto, aunque sea poco, quien no goza de él está loco”
img
José Becerra | 19-08-2015 | 16:41| 0

 

 

“En agosto, aunque sea poco, quien no goza de él está loco”

JOSÉ BECERRA

Las fiestas patronales de los pueblos de la provincia se propagan como el fuego, que siempre es voraz, pero que es este caso no es devastador.

No todo en los meses tórridos que sumen a la provincia en la parsimonia de la quietud, la somnolencia por el canto monorrimo de la chicharra y la bruma caliginosa, habían de ser fuegos aniquiladores. Provocados o fortuitos los que queman el bosque son siempre temibles y maldecidos.

Pero hay otros fuegos, a Dios gracias, con la apariencia menos hosca. Son los que prenden con voluptuosidad no en los montes “por el calor execrados”, sino en los pueblos que a los pies o inmersos en ellos se erigen.

Arden” en fiestas, como suelen decir cronistas y reporteros recurriendo a un símil fácil, los pueblos de la provincia de Málaga. Desde mediado julio, todo el mes de agosto y parte de septiembre, no hay población, villa, municipio, aldea, villorio o caserío que no honre a su patrón, siempre santo y milagroso, como tiene que ser, y de paso proporcionar a sus habitantes ocasión para darles gusto al cuerpo con calles limpias y enjalbegadas para el evento, bailoteos en las plazas, y degustaciones de manjares que les son propios.

   ¿De donde vienen estos festejos que cambian la faz de cada pueblo durante un periodo variable de días? No son necesarias elucubraciones eruditas o antropológicas para establecer la procedencia. La tradición y su transmisión popular los sitúa en el Medievo. Comparten todos sus orígenes las celebraciones y acontecimientos lúdicos que seguían a la culminación de la cosecha. Con el trigo en el granero y la paja en el almiar, venían los días de agradecimiento a los Manes que hicieron posible el milagro de asegurar la manutención tribal o familiar. ¡Gracias sean dados al Cielo, y “ comamos, cantemos y bailemos, que otros días ayunaremos!”

  En agosto, rinde honores a San Agustín, Alcaucín. Verbenea Algarrobo, y Alhurín el Grande presenta pleitesía a la Virgen de Gracia, emparejándose para ello con Archidona y el lujo de su plaza ochavada. Almogía, la tierra del palmito venera a San Roque y San Sebastián, lo mismo que Cortes de la Frontera, emporio del corcho y del venado en libertad; igual que Alpandeire, el del monje itinerante; y Archez, la de la vid y el olivo ceniciento. Àlora, “la bien cercada” brilla por su coso taurino. Antequera “piedra e iglesias mil” sorprende este mes con sus fiestas de recolección.       Pisan la uva en Cómpeta para el mejor vino del año; en Atajate, Benadalid, Benalahuría – color y sabor medieval con sus fiestas de moros y cristianos_ , y Benaoján, el de los embutidos selectos que rinde tributo al tren, también escogieron estos días para sus fiestas estivales. Sin olvidar a Montejaque, Jimera de Líbar, Cartajima – la Serranía en pleno incendio festivo -, el Burgo, el Campillos ganadero y claustral, ni a Cañete la Real.

Carratraca, Gaucín – la bulla del toro “ensogado”,- Moclinejo – en la brillante ruta de la pasa; Monda, Ojén, Parauta, Periana y Pizarra. ¿ Quién da más? Sí, la Sayalonga verdialera; el Tolox del esparto y la “cojetá”; el Torrox de las esbeltas torres-vigías; y el Valle de Abdalajís, recogido a lo pies del Picacho.

    Toda la provincia, desde la sierra al mar, desde la montaña al llano alimentando fogatas que nada tienen de dañinas ni maléficas, sino mucho de jolgorio y júbilo.

   Y como colofón, la feria de Málaga y, enseguida, como broche de oro, la de Pedro Romero de Ronda, ya en el mes que le pisa los talones a agosto. con toreros valientes, mujerío retrechero , luz y color. Lo dicho, el fuego más inextinguible y benévolo campeando en toda la provincia malagueña. 

Ya lo dice el refranero serrano, sabio y certero: ” En agosto, aunque sea poco, quien no goza de él esta loco”. En la provincia de Málaga se sigue a pié juntillas.

Ver Post >
Feria de Málaga: gozo de los sentidos
img
José Becerra | 14-08-2015 | 16:58| 0

 

Feria de Málaga: exultación de los sentidos

JOSÉ BECERRA GÓMEZ

La relación de los sentidos y la experiencia, el despertar de la memoria, que adormecida y oculta se incorpora súbitamente a nuestro sentir espoleada por algún suceso seguramente  banal e intrascendente pero que rompe las ataduras de lo cotidiano  aherrojándonos y suprimiendo en nosotros cualquiera otra sensación y realidad, fue tratada con la misma profundidad psicológica que supo imprimir al resto de su obra Marcel Proust en la primera parte de La búsqueda del tiempo perdido. 

  Proust, a su antojo, volvía una y otra vez a los momentos de la infancia felizmente vivida en su París natal de los años 20, rememorando el aspecto agradable, el tacto rugoso pero placentero, el sabor inconfundible de las magdalenas que con asiduidad le compraba un familiar co en una humilde panadería de la rive gauche del Sena. Evocaba las magdalenas consumidas con delectación y el mundo de su barrio se abría de par en par ante sus ojos, no importaba que hubiesen transcurrido los años, era igual que la remembranza se hiciese desde un lugar lejano sin similitud alguna con el ambiente y la situación anteriormente vivida.

   El poder de la mente, la analogía de los sentidos yuxtapuestos a la experimentado, obraba el milagro. Aprehendía el tiempo, siempre fugitivo, lo domesticaba a placer y volvía a los momentos pasados y felices utilizando el resorte del gusto y las imágenes asociadas a este sentido.

    No es el sentido del gusto sino el del olfato el que a mí me devuelve cada vez que lo evoco la imagen de Málaga (ahora sumida en la esplendente feria agosteña), el calidoscopio de las sugerentes perspectivas de sus calles, del puerto que se enseñorea  del parque, remolonea en la Alameda y casi se hace presente en la calle Marqués de Larios a la que impregna de su cálida presencia; dela Alcazaba, alta y altanera; de la catedral, portento de sillares y entablamentos, arquerías, columnas y cúpula y armonía de proporciones. No me evoca toda esta magnificencia el regusto de un dulce exquisito sino la fragancia y forma de una flor, esbelta, restallante de color: la  biznaga.

    La biznaga, no es una flor natural, sino el resultado de la feliz conjunción de jazmines ensartados en una planta espinosa que lo acogen y que se abren al atardecer para ser colocados en la pala de chumbera para que bien alineadas expandan su penetrante olor y pasen a ser el símbolo por antonomasia de la feria de agosto.

   Percibí su aroma, me encandiló su prestancia cuando, en mis años de la infancia – ya ha llovido – paseaba por Larios de la mano de mis progenitores y un vendedor ambulante la ofreció a mi madre. La fragancia impregnó toda  la corta estancia de  los tres miembros que componíamos aquella familia provinciana ocasionalmente trasladada, por  motivo que ya no consigo recordar, a la para mí ya populosa capital. La que yo entonces, con ojos impúberes y atónitos comenzaba a descubrir. Regresé luego por motivos de estudios, y más tarde me afinqué en uno de los pueblos que le dan la mano por su proximidad y que como ella se asoma, recreándose, al esplendente mar Mediterráneo cada mañana compartiendo en complicidad  tamaño milagro natural.

      No hay para mí recuerdo próximo o lejano dela Málaga que parió calles y personajes históricos y entrañables, templos y paseos, tiendas y tabernas antiguas, feria, – “ esplendor y crisol de luz y color”- y procesiones semanasanteras – “ vahído de emoción y exaltación sin límites de los  sentidos”-,  librerías de viejo, posadas y patios de vecinos al que no se anteponga como preámbulo feliz de dicha amistosa, estética y sensual la espigada biznaga, inundando y enseñoreándose de mi ánimo y predisponiéndolo a la evocación más rutilante.

      Connivencia de sentidos y experiencia que constató el  asmático pero celebrado escritor parisino pero a la que se puede llegar a  través de los más variados caminos. ¿Quién me dice que no estaría sumido en la fragancia de la biznaga Vicente Aleixandre cuando en Sombra del paraíso dio forma a  versos sublimes a Málaga dedicados: “ Calles apenas, leves, musicales, jardines / donde flores tropicales elevan sus juveniles palmas gruesas,/ Palmas de luz que sobre las cabezas, aladas, / mecen el brillo de la brisa y suspenden / por un instante labios celestiales que cruzan / con destino  a las islas remotísimas, mágicas, / que allá en el azul índigo, libertadas, navegan”?.

Ver Post >
El habla agresivo de nuestros políticos
img
José Becerra | 11-08-2015 | 08:03| 0

El habla agresiva  de nuestros políticos

JOSÉ BECERRA

Parco se muestran nuestros políticos a la hora de hablar de manera distendida entre ellos. Naturalmente, me refiero a los que militan en distintos partidos. Aparte de los enfrentamientos dialécticos en parlamentos o ayuntamientos con peroratas siempre cargadas de tensión y no pocas veces salidas de tono no son dados a entablar relaciones amistosas en otros escenarios.

Dirigentes de partidos hasta los alcalde de pueblo más remotos incurren en este despropósito que redunda negativamente en el normal discurrir de las instituciones y por ende en perjuicio del ciudadano que mira confuso y no pocas veces dolido y colérico este distanciamiento, sabedor éste que hablando entre sí se entiende la gente y le repele que no se avengan a encuentros amistosos que vengan a resolver, sin que se tiren los tiestos a la cabeza como matrimonios mal avenido, los problemas que de verdad les preocupa.

¿Sería mucho exigir encuentros amistosos en los que aporten lo mejor que su leal saber y entender le deja entrever sin necesidad de subir al estrado sin peroratas agresivas contra su rival de turno?

De lo que se trata es de satisfacer las necesidades del ciudadano sin que medie una pelea de gallos, echándose unos a otros la culpa de los males que nos aquejan y que se nos antojan muestran un odio visceral de unos para con otros.

Estamos hasta la coronilla de dimes y diretes de líderes entre sí y de sus silencios recíprocos cuando toca hablar de lo que de verdad nos interesa. Habría que gritar como lo hizo Ortega y Gasset en su conferencia del Cine de la Ópera una tarde de diciembre de 1931, expresando su disconformidad ante la deriva que tomaba el Gobierno: “No es eso, no es eso”.

Se muestran poco locuaces entre sí, pero se exhiben fatuos hilvanando promesas de difícil cumplimientos – lo estamos viendo en este año sembrado de citas electorales – y despotricando sin tasa contra sus oponentes. Naturalmente, también en Málaga y su provincia se ha caído en este desvarío.

Ahora, a lo chita callando, hay una propuesta de Rivera, líder de Ciudadanos para concretar un pacto entre PP, PSOE y su partido. Nos conviene a todos dejando a un lado ideologías y partidismo y apostando por el interés nacional. Pero habrá que ver el resultado que arrojen las urnas en las próximas citas electorales. Más que nunca se impone meditar a quienes preferimos antes de depositar alegremente la papeleta en la urna. Hablando, sin rabia y sin escarnios al oponente, se entiende la gente. Pero esto de hablar  sin crispaciones  es algo que nuestros políticos echan en saco roto las más  de las veces.

Ver Post >
Mar del placer… y de la muerte
img
José Becerra | 08-08-2015 | 08:35| 0

 

Mar del placer y de la muerte

 JOSÉ BECERRA

Es el Mediterráneo, ese mar. Un piélago que bordea la silueta más amable de la España y que por esa razón en estos días veraniegos recibe en sus orillas una multitud variopinta dispuesta a pasarlo bien, a gozar de la vida en todas sus manifestaciones halagüeñas. Acoge a los millones de personas que en asueto merecido buscan paz y bienestar aunque sea en un corto espacio de tiempo, el de las vacaciones estivales. La gente del interior peninsular sueñan con este mar en el que depositan todas sus ilusiones durante sus días de trabajo o atropellado acontecer ciudadano.

El Mediterráo, ese mar de Málaga, que a los que le desarraigan de él lo sienten como heridas del alma: “ El mar, la mar. El mar.¡ Sólo la mar! ¿Porqué me trajiste, padre, a la ciudad? ¿Porqué me desenterraste del mar?En sueños, la marejada me tira del corazón. Se lo quisiera llevar. Padre porqué me trajiste acá?”. Son versos de Rafael Alberti sintiendo en el sentir la ausencia del mar. El mar, que tiene otro rostro más desapacible.

El mar no es solo remanso de paz. Es como si sacudiera la monótona superficie que aflora cuando lo miramos en son de amigos y se revuelve y transforma en enemigo irreconciliable del hombre. Ocurre cuando abre su recóndita e inconmensurable vastedad y se convierte en sepultura humana.

La tragedia de las migraciones para quienes confían en su placidez. Pueblos que anhelan escapar de las garras de la miseria o de las guerras y no encuentran otra vía vía para hacerlo que las vías del océano. Y son pasto de los peces: nunca llegan a la que para ellos es la Tierra Prometida.

Hay que levantar la voz contra esa iniquidad. Para que cese, para que el mar deje de ser sepulcro inmenso de quienes solo aspiran a comer cada día o dejar a sus espaldas el flagelo del exterminio.

Porque no basta con compadecernos de esa humanidad doliente y castigada cuando los telediarios nos echan esa tragedia de cada día a la cara. Es el gran reto que Europa no puede soslayar ante esta tragedia El mundo es cada vez más pequeño y nadie puede permanecer insensible a la desgracia de los que cada vez tenemos más cerca. 

Ver Post >
Jimera de Líbar no quiere quedarse atrás
img
José Becerra | 04-08-2015 | 15:54| 0

 

 

Jimera de Líbar no quiere quedarse atrás

JOSÉ BECERRA

Los pequeños pueblos de cualquier zona del país pugnan entre sí en batalla abierta con el ánimo de no perder comba en esa búsqueda de notoriedad que les conceda atención y atraiga visitantes a ellos  ya sea en fiestas tradicionales ya a lo largo del año. En la Serranía de Ronda, como no podía ser de otra manera, los municipios con escasa demografía se devanan los sesos para encontrar un atractivo que se pueda añadir  a su paisaje,  costumbres o pequeños monumentos que los identifiquen con los del vecino o del resto de la provincia.

Es el caso de Júzcar para el que los Pitufos han significado un filón para su maltrecha economía. Algo similar se podría decir de Cortes de la Frontera, con su “toro de cuerda”, Benaoján cuando se muestra cada año como un escaparate gigantesco de sus chacinas y embutidos, Montejaque con sus fiestas agosteñas y el “Juego de los Cántaros”, o la “Fiesta de la Castaña” en Alpandeire, al que hay que sumar las celebración de festejos en honor de Fray Leopoldo, un talismán que atrae multitudes de devotos…

En Jimera de Líbar, a unos pasos de Ronda, no han querido quedarse atrás a la hora de promocionar el pueblo. Plaza y calles adyacentes se han revestido con todo lujo de detalle y, como recoge un video que ahora acaba de ver la luz, se ha convertido en un gran escenario donde la vecindad actúa como mejor sabe, ya como actriz, cantante, recitador o músico. Actuaciones que se han colocado entreverando tomas fotográficas y reportajes de la ciudad en las que se recrean paisajes, fiestas patronales, gastronomía y de todo lo peculiar que este pueblecito serrano que no llega al medio millar de habitantes puede ofrecer a la atención del visitante.

Lo que importa es llamar la atención y lograr que aumenten los visitantes a un bello pueblo de empinadas y estrechas calles, con casas encaladas con el blanco impoluto de la cal. Un escenario ideal para que cada uno luzca sus habilidades teniendo como fondo y marco incomparable  el paisaje montañoso que lo rodea. La idea, propugnada por las autoridades municipales ha conseguido el beneplácito de la vecindad, la cual se ha sumado sin reservas a ella.

Jimera de  Líbar cuenta en su haber con la existencia años atrás del primer hotel de cuantos luego existieron apareciendo en la Serranía de Ronda. “Bellavista”, creo que era su nombre. O sea, que de raza le viene al galgo. Pasear entre naranjos y limoneros, abundantes en su estación de Renfe, sigue siendo una delicia en las tardes veraniegas.

El espectáculo que ahora se ofrece no puede sino redundar en beneficio económico. De eso se trata. La vecindad no ha querido quedarse atrás en esa porfía entre pueblos por ofrecer lo mejor que puede brindar a quienes ahora dirijan sus pasos a este pueblo serrano que nada tiene que envidiar a los se asientan en sus inmediaciones. Jimera no quiere quedarse atrás.

 

 

Ver Post >
Pedro Torrecillas, la afabilidad de un gran médico y científico malagueño
img
José Becerra | 02-08-2015 | 08:33| 0

Pedro Torrecillas, la afabilidad  de un gran médico y científico  malagueño

JOSÉ BECERRA

Me sorprendió agradablemente la entrevista que días atrás apareció en este diario en la que conducida por José Vicente Astorga, el médico malagueño Pedro Torrecillas, especialista en urología y criocirugía, abría una puerta a la esperanza a quienes miran al cáncer como un enemigo contra el que no existen por lo pronto armas para hacerle frente con posibilidad de derrotarlo. Es una quimera,pero que cada días va tomando visos de realidad, merced a quienes se dejan la piel en el intento.

  Este experto en criocirugía no ceja en su empeño en tratar de hacer frente a esa temible enfermedad y cada vez se aproxima más a derrocarla, al menos en lo que toca a su especialidad médica, empleando sus armas que no son otras que el estudio y la investigación sin precipitación pero sin pausa recurriendo a todos los medios posibles a su alcance. Lo viene haciendo desde los inicios de su carrera cuando prefirió, antes que un suculento descuento en la compra de su primer aparato de ecografías, un encuentro con Free Lee y Willian Corner, padres de la cura de tumores poniendo en práctica, una terapia plenamente innovadora en en la que se siguen los pasos de Mir y Rubinski, precursores de la metodología de congelar células cancerígenas y “bombardearlas” con un medicamento tóxico capaz de eliminar la mayor parte de ellas. Prefirió el encuentro con los creadores de esas técnica, lo que pone de manifiesto el carácter y el profundo anhelo de dominar el ejercicio del saber que había escogido junto a su sentimiento de humanidad. A este tenor me venían a la mente las palabras de Hipócrates, el médico de la Antigua Grecia y por excelencia de todos los tiempos: “Allí donde el arte de la medicina es cultivado, también se ama a la humanidad”. Casi musitando esta sentencia me sentaba junto a él en su mesa y esperaba su dictamen.

  Es en esta faceta en la que quería recalar: humanitarismo y afabilidad a partes iguales adornan la personalidad de Torrecillas, y de ambas cualidades he recibido muestras en las relaciones que con él he mantenido como paciente. Insisto en el trato que dispensa, siempre agradable (su sonrisa de recibimiento apenas entrar en su consulta me infundía ánimos y, por unos momentos desterraba mis temores,los cuales nunca faltan cuando se espera ausculten nuestro interior corporal), y me reconciliaba con la confianza, lo que me permitía pensar que me encontraba en buenas manos.

  `Cronificar´ el cáncer: he ahí el reto que ahora tiene por delante este acreditado doctor y anda en pos de una vacuna que lo pueda lograr. Dios lo quiera. Por lo pronto reconozcamos con Voltaire en que “los hombres que se ocupan de restaurar la salud uniendo habilidad con humanidad están sobre los grandes de la tierra”. PedroTorrecillas merece esa distinción. 

Ver Post >
Ronda estrena Biblioteca
img
José Becerra | 28-07-2015 | 16:18| 0

Nueva biblioteca en Ronda

 

 No puede existir algo más necesario y grato para una ciudad que presuma de moderna y pujante si en su contorno no abre sus puertas al público una bien nutrida biblioteca, y Ronda lo es sin discusión por su extensa población y tradición cultural que le viene de antiguo.

Ya contaba con una desde la primera mitad del pasado siglo, pero se ha hecho pequeña y desfasada en su perfil ergonómico y daba la sensación de vetusta, además de la necesidad de ascender dos tramos de escaleras para acceder a la zona de lectura lo que suponía un hándicap para los mayores de edad. Se imponía  una moderna estructura y una y mueva ubicación dentro del casco urbano, a ello responde la nueva estructura que abrirá sus puertas, si es que ya no lo ha hecho, antes de que finalice el verano.

La nueva biblioteca que ahora recibe los últimos toques ofrece un fácil acceso, además de presentar un interior diáfano y luminoso, como tiene que ser a tenor de las normas dictadas para este tipo de instituciones públicas destinadas a hacer grata la estancia a lectores e investigadores para regodearse con la lectura de sus autores preferidos o profundizar en el saber de cualquier materia.

Como no podía ser de otra forma cumple fielmente con los requisitos que este tipo de institución  pública y obedece a las normas emanadas del  Ministerio de Cultura que tienen como meta primordial la adquisición de conocimientos y recreo de la mente, que no otra cosa es la lectura de textos y narraciones escogidas, acicate necesario para quienes buscan atesorar conocimientos o aquilatar la cultura, la investigación o el mero entretenimiento.

Escribía Bossuet  francés del siglo XVIII algo que pienso debería permanecer inalterable pese al paso del tiempo: “En Egipto se llamaban las Bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ella de la ignorancia, la más peligrosas de las enfermedades y el origen de todas las demás”. No le faltaba razón al clérigo y pensador francés del siglo XVIII. Hoy se puede calibrar el porvenir que aguarda a una nación, y el presente sobre todo, calculando el número de Bibliotecas que abren sus puertas en su solar.

Por estas razones no cabe sino aplaudir que el Ayuntamiento de Ronda haya puesto los mimbres necesarios para que una nueva Biblioteca sustituya a la anterior, ya vetusta, y facilite el acercamiento a la vecindad en más óptimas condiciones.

 

Ver Post >
Orson Welles y Ernest Hemingway frente a frente
img
José Becerra | 25-07-2015 | 08:56| 0

Orson Welles y Ernest Hemingway frente a frente

 José Becerra

Resultado de imagen de imagenes de orson welles y hemingway

Resultado de imagen de imagenes de orson welles y hemingway

Muy cerca de la plaza de toros de Ronda, justo donde se abre el Paseo de Blas Infante, meollo de la ciudad, el Ayuntamiento ha decido emplazar sendos monumentos para honrar la memoria del cineasta Welles y el escritor Hemingway, muy vinculados ambos norteamericanos con el sentir y el apego a las tradiciones del sentir rondeño y sus tradiciones culturales sobre todo las que atañen al mundillo de los toros. Los dos, cada uno por su lado, por razones que enseguida veremos, profesaron admiración al maestro indiscutible Antonio Ordóñez al cual honraron con su amistad.

Orson y Ernest asombraron al mundo como muy bien sabe el lector: el primero por su película “Ciudadado Kane” (una de las mejores de todos los tiempos), que removió los cimientos del mundo del periodismo norteamericano y de los magnates de la prensa, y el segundo como brillante corresponsal de guerra y escritor famoso por sus obras más relevantres: “El viejo y el mar”, “Por quién doblan las campanas”, “Fiesta” y “Adios a las armas”, que le sirvieron para encumbrar su carrera con el premio Nobel.

Cineasta y escritor se confesaron rendidos admiradores de Ronda (Orson Welles quiso ser enterrado en suelo rondeño y en concreto sus cenizas yacen en una finca perteneciente a Antonio Ordóñez), y de este enaltecimiento que ambos hicieron de la Ciudad del Tajo hacen gala los rondeños y no se muestran remisos en proclamarlo. Prueba de ello es la decisión del Ayuntamiento de emplazar sendos monumentos levantados en piedra noble y con las esfigies labradas en bronce de ambos coronando un céntrico paseo rondeño, en un acto que se prevé multitudinario dado la afluencia de visitantes que afloran durante los días de la Feria de Pedro Romero por esta villa de fundada prosapia.

Sin embargo, y era la dificultad que aludía al principio, ambos relieves convendría que no estuviesen muy cercanos y emparejados entre sí si se considera la enemistad que ambos preclaros hombres mantuvieron a lo largo de sus vidas( dicho sea con cierta sorna), sobre todo en los últimos años en los que tuvieron que encontrarse por razones profesionales, vinculadas éstas con el cine y que recogen quienes se ocupan del panegírico de las dos personalidades bastante opuestas entre sí.

¿Cómo empezaron estas diferencias entre ambos? Residían ambos en un hotel de Madrid en los días en los que por razones diferentes se encontraban en nuestro país, en plena guerra civil del 36, cuando en una tarde aciaga las bombas desbastaban la capital de España y de la Casa de Campo no se contemplaba sino desolación y ruina. Se gestaba en el establecimiento hostelero la filmación del documental “Tierra de España”. El guión, demandado por el director Joris Ivens, lo escribió Hemingway, a la sazón corresponsal de guerra de un diario neoyorkino pero no satisfizo a Orson Welles, quien debía prestar su voz a la narración: lo encontró demasiado farragoso y fatuo. Hemingway, por su parte, disentía de la voz de Welles, a la que consideró empalagosa y nada adecuada a lo que se narraba. Y estalló la guerra entre ambos con improperios del uno y el otro, hasta el punto de que a punto se estuvo de acabar la discusión entre ambos lanzándose sillas, acción que solo el director del documento pudo atajar a tiempo.

Así que aplaudimos la decisión del Ayuntamiento de colocar los bustos de ambos en un lugar preeminente de la ciudad, pero se nos antoja que por este antagonismo que ambos manifestaron en vida, habría que colocarlos no demasiado juntos (lo decimos con altas dosis de sorna)y a ser posible dándose las espaldas. No estuvo nunca el horno para bollos entre los dos eximios personajes.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.