img
Cambio climático, una amenaza latente
img
José Becerra | 16-04-2019 | 09:30| 0
Resultado de imagen de fotos sobre cambio climático

Foto- El Periódico

Cambio climático, una amenaza latente

JOSÉ BECERRA

En la barahúnda de declaraciones políticas provenientes de los diferentes sectores del, como  suele decirse, arco parlamentario, o cuando se les pone un micrófono por delante a unos y otros políticos de distintos pelajes a veces en cualquier ocasión, se oyen a veces afirmaciones que por lo que nos incumbe no se deberían  echar en saco roto, como suele ocurrir, como digo, las más de las veces. No habría que hacer oídos sordos a la perorata cargada de razón de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, que de este particular se presume que debe saber bastante, cuando afirmó días atrás y dejando clara su postura sin pelillos en la lengua sobre las consecuencias del cambio climático que ya tenemos en puertas y sin posibles paliativos que vengan a frenarlo, ya por ignorancia, ya por dejadez de quienes deberían ponerle coto. Nadie ha osado contradecir su veredicto cargado más de razón de la que podría esgrimir un santo, si es que de estas cuestiones dictaminara.

No se ha perdido la  ministra Ribera en circunloquios baladíes al afirmar algo que por obvio debería ser conocido por todos sea cual fuere su pelaje político y su condición de ciudadano del mundo, y no es otra cosa que el cambio climático se encuentra a la vuelta de la esquina. Nadie en el terreno político o científico ha osado contradecir sus predicciones o conjeturas. Y existen abundantes testimonios que vienen a confirmar sus temores. A bote pronto tomemos los ejemplos que diversas esferas del mundo y que vienen a afirmar que episodios insólitos se vienen registrando y a los que se encuentran explicaciones razonables: Nieva en Las Vegas, un lugar en donde esto no ocurría desde hace décadas; en Suecia se viven veranos con unas altas temperaturas jamás registradas, lo que hizo que la ciudadanía se llevara las manos a la cabeza: no había visto ni sentido jamás en su país tal oleada de calor batiendo sin tregua al país.

Existe una preocupación que atañe a buena parte del planeta sobre cómo se acelera el aumento de la temperatura en el medio ambiente. Una realidad que que debería impulsar a los gobiernos de aquí y acullá a que cumplen los postulados que se establecieron como condición sine qua non en el Acuerdo de París para hacer frente a tamaño desafío  capaz de desestabilizar la vida normal en nuestro planeta. Se halla éste   zaherido de manera flagrante por usos indebidos de materias que conllevan  emisiones virulentas lanzadas por doquiera y que contaminan una   atmósfera que respiran lo quieran o no   sus habitantes, indefensos ante el estropicio medioambiental que han de soportar impunemente.  En el cónclave parisino que tiene su fecha de comienzo inapelable y cuajará definitivamente, si nada se tuerce, en el año próximo persigue los objetivos irrenunciables por lo que nos importa para la salubridad del aire que respiramos en el planeta, algo que se espera lograr consiguiendo que la temperatura estanque su ascenso solo entre 1,5 y 2 grados. Al que se espera conseguir eliminándose los gases de efecto invernadero, o lo que es lo mismo frenar la subida de la temperatura en la atmósfera como resultado de la acumulación de gases que acabaran, si no se frena, que la temperatura de la Tierra ascienda hasta 3º C en 2070, apogeo que se iniciará en el año 2020 que está al caer.

Ante el peligro latente del cambio climático, hidra de múltiples cabezas que nos amenaza de manera inminente se se impone una actitud y unas acciones que son inaplazables. Hacer caso omiso de los manejos y artificios de los diferentes partidos políticos en los que proliferan verdades a medias y cómplices  añagazas coger el toro por los cuernos de las tasas de emisiones  máximas  que los científicos propugnan un día sí y otro también. Porque lejos de ser una conjetura, como advirtió  meses atrás la ministra   Ribera y  tuvo bien recordar a quienes dirigen los cotarros políticos  del país, que los efectos devastadores del cambio climático no son una utopía de científicos exagerados empeñados en amargarnos la vida  sino una realidad que de no ponerle freno y seguir de manera inconsciente en la pasividad está al caer no  más allá de una decena de años. Una verdad tangible que la ministra socialista  no ha tenido pelillos en la lengua para poner   en evidencia  a quienes toman a la ligera tamaño perjuicio para la Humanidad. Un peligro inminente se cierne sobre  nuestras cabezas y descabellado sería no poner en juego los medios necesarios para esquivarlo.Mucho nos jugamos en el empeño.

Ver Post >
La España asolada y abatida
img
José Becerra | 08-04-2019 | 08:21| 0

 

 
 La España asolada y abatida

JOSÉ BECERRA

Puestos a enfrentar posiciones en lo que toca al hecho incontestable de la despoblación en el interior de esta España de nuestras entretelas, nos encontramos con dos que chocan de plano. Hay quien la aplaude y hay quien la añora. Forman el grupo primero quienes, una vez emigrados del terruño que los vio nacer, contemplan con satisfacción haberlo hecho por las compensaciones económicas que llevaban pareja una vida más placentera en un marco, la gran ciudad, a la que se aclimataron satisfactoriamente. La otra cara de la moneda la siluetean aquellos que, una vez abandonado el pueblo que los viera nacer, lo echan de menos, y lo evocan con complacencia. “Como en mi aldea, en ningún lugar”, repiten con mal disimulada nostalgia, que se guardan para sus adentros: las imposiciones de la conveniencia les obligan a no regresar a sus lares antiguos.

Si hoy por hoy se pregunta a quienes habitan en ciudades populosas si  les atraen la vivencia en los pueblos muchos no dudarían en afirmar que si, para a renglón seguido afirmar que sólo durante contados días. Luego se impone abandonar el terruño y regresar de nuevo a la ciudad, con su agobiante tránsito de vehículos, ruidos callejeros a cualquiera hora del día o de la noche, la polución reinante, el ajetreo diario, el a veces nauseabundo aire que se respira, sí, pero también para gozar de las posibilidades que brindan para el desarrollo personal las universidades, la más posibilidades de disfrutar de un trabajo que se les niega en los villorrios, la formación de familias sin miedos al futuro propio y de los hijos… La balanza oscila hacia esta opción, con lo que cada vez más los pueblos se debaten, irremediablemente, entre el olvido y la desidia.

Bajo el lema de “La España vaciada”, en Madrid, kilómetro O peninsular, tomó cuerpo días atrás una multitudinaria manifestación en la que se  ondearon las banderas del vacío interior. Alrededor de tres cuartas partes del país padecen esta desertización veraz impuesta por el trasvase humano hacia regiones más propicias, tal Madrid o las que se alinean a lo largo del espacio ribereño peninsular. En la llamada ciudad conocida como la del oso y el madroño se celebró pocos días atrás una gran manifestación enarbolando banderas que reivindicaban  más atención a la España de pueblos que, postrados,   morirán sin remisión si las instituciones públicas no ponen pronto remedio. Languidecen  alrededor de la tercera parte del solar hispano, de esa que postergada por políticos de la nuevas y viejas hornadas sin alturas de mira y que no ven más allá de sus ombligos viene haciendo oídos sordos al clamor de quienes ven como sus municipios se desertizan a ojos vista. En donde décadas atrás había color y vida, hoy no hay sino sombras y silencios. Postrados permanecen sin que haya nadie que, poniendo los medios requeridos, les permita levantarse y caminar.

Piden a voz en grito los manifestantes que las instancias superiores firmen “un Pacto de Estado” para que se repueble la España vaciada ya que son muchos los pueblos desperdigados y sumidos si no en la  miseria sí carentes de los servicios que gozan otros en lo tocante a comunicaciones, educación y recursos sanitarios, entre otras sinecuras, de las que hacen alardes otras zonas del  interior o de  de la periferia que si las disfrutan sin tasas.

El “pacto de Estado” que se reclama a voz en grito para remediar el mal endémico de la despoblación interior no parece que haga mella en los políticos por mucho que se retraten en escenarios bucólicos ahora cuando las elecciones están a la vuelta de la esquina. No existen medidas para lograrlo. Quienes cogieron carreta y manta abandonando los lugares de sus ancestros no va a resultar fácil que vuelvan, entre otras razones porque no existen acicates para la supervivencia.  Quienes acaban de coger el toro por los cuernos para hacer ver a los políticos los males en los  que s debaten, hablan de la inexistencia de un Pacto de Estado para hacer frente a sus requerimientos, se han visto defraudados en sus intenciones altisonantes. No se han visto en la llamada alegremente Estrategia Nacional para el Reto Demográfico sino un conjunto de planteamientos sin contenidos, fruto de esos “viernes milagros” o sociales que no persiguen otro fin que acrecentar en lo posible el número de votos, contra los que han despotricado todos los partidos del arco parlamentario ajenos al PSOE.

Por esta razón, quienes se agrupan en torno a la defensa de la España vaciada han dejado claro que están de más en sus propuestas la presencia de políticos o sindicalistas, que indudablemente arrimarían  el ascua partidaria a su sardina. Para clamar por sus reivindicaciones se bastan por sí solos. Servicios sociales suficientes orientados a la mejora del bienestar general, dinamización económica, comunicaciones, sanidad, empleo y fiscalidad apropiada es lo que se reclama a voz en grito para igualarse con el resto de las comarcas que no sufren de las faltas de estas prebendas. Más razón que a un santo asiste a quienes malviven en zonas de la España abatida

Ver Post >
Acinipo remonta
img
José Becerra | 02-04-2019 | 08:52| 0

Resultado de imagen de acinipo ronda, fotos diario surFoto Diario SUR

 

Acinipo remonta

JOSÉ BECERRA

No es la primera vez que se anuncian medidas encaminadas a poner en valor las ruinas de Acinipo en las inmediaciones de Ronda. Claman por ellas los rondeños desde años atrás, pero no obtuvieron de las autoridades de la Comunidad Autónomo sino proyectos que no cumplen otro cometido que parchear sus carencias obviando otras medidas de mayor empeño que vengan a dar definitiva prestancia a este emblemático lugar, testigo de hechos históricos dignos de figurar en los anales que resaltan por su trascendencia cuanto acaeció en el lugar nada menos que la época de la Roma imperial, que ha ha llovido.

   Hasta ahora no se  ha hecho otra cosa que adecentar la entrada, reparar en cerramiento, o, entre otras intervenciones de escaso alcance para salvaguardar en lo posible la cávea  del Teatro Romano, estampa que nos retrotrae, aún en su decadencia, al esplendor de la Roma  Imperial, que lo hizo objeto de  fiestas y representaciones teatrales para regocijo de la plebe.

   La Fundación Unicaja, que no olvida sus antecedentes de implantación en Ronda quinquenios atrás, acaba de elaborar  un documento – Plan Director de Acinipo-  en el que ha mediado  pecuniariamente la Junta de Andalucía y en que se recoge de manera exhaustiva lo pasos que se habrían de dar para de una vez por todas este espacio histórico sea remozado y pueda ofrecer a sus visitantes una idea de su pasado esplendor. Existe un plan para sacar del marasmo y desidia en el que hasta ahora ha estado sumido tan emblemático lugar, y todo apunta a que se están dando pasos decisivos para remediar a dejadez en la que hasta ahora ha estad sumido tan emblemático lugar.

La planificación para su puesta en valor no cuajó nunca de manera efectiva, lo que fue sometido no pocas veces ha las depravadas intenciones de desaprensivos que camparon a sus anchas sometiéndolo a depredaciones y rapiñas sin cuentos. Contra este expolio emerge ahora la intención de establecer acciones encaminadas a evitar el saqueo sistemático, a la vez que propiciar una continuada labor de investigación y excavación amparados por una inversión que sobrepasa  con creces los  5 millones de euros para ejecutar esta labor de aquí a media decena de años. Restaurar y conservar parece ser la consigna establecida desde ahora. Bienvenidas sean esas intenciones que  vienen a remediar una situación que clamaba al cielo en cuanto al abandono en el que se venía sometiendo a tamaño vestigio del pasado histórico de la conocida como Ronda la  Vieja.

El más claro exponente del asentamiento de Roma en el territorio que hoy responde al nombre de Ronda, fue la ciudad de Arunda, y a muy escasa distancia la de Acinipo, cuyo teatro nos retrotrae a la época de máxima expansión del imperio nacido en las orillas del Tiber. 
   Antes, en el mismo lugar o en las cercanías donde la ciudad se abre a la curiosidad de propios y extraños sentaron sus reales los celtíberos, una conjunción de pueblos celtas e íberos. También Tartessos tuvo sus ramificaciones en el lugar, un pueblo a caballo entre la historia y la leyenda que basó su economía en la agricultura del olivo y la vid, por lo que los historiadores que discrepan en cuanto si hollaron o no las tierras rondeñas – su asentimiento principal fueron las actuales provincias de Huelva y Cádiz, pero que extendieron hasta el sur peninsular, llegando hasta en norte de África, por lo que no hay que desdeñar su paso por las que sería el ámbito geográfico rondeño – sí están de acuerdo en que fueron los que impulsaron el desarrollo de este tipo de plantaciones, a las que Roma sacó tanto provecho. El vino y el aceite hispano que las familias nobiliarias se disputaban en la metrópolis.
    Roma aprovechó calzadas que cruzaban la península de norte a sur, y que han servido para el trazado de las carreteras actuales, y lo mismo hizo con los poblados que encontró a su paso. Es el caso de Acinipo, al que le cupo el honor de recibir el espaldarazo de Vespasiano, el cual le otorgó el derecho latino, emparejándola así con poblaciones como Córdoba y Sevilla. Una floreciente población de cuya importancia habla elocuentemente la construcción del teatro, cuyos restos han llegado hasta nuestros días.
   Pero Roma no se contentó con levantar de la nada y para la posteridad a Acinipo, que fue destruida por los vándalos en el siglo V, sino que a escasa distancia, sobre los cimientos de la que luego sería Ronda, se erigieron los muros de otra ciudad de no menor abolengo romano: Arunda. Surgió de los restos arqueológicos de antiguos poblados y tuvo vida propia independiente de Acinipo,coexistiendo ambas ciudades en el tiempo. Es la conclusión a la que llegan autores de la historiografía del lugar: No se fundó Acinipo por los colonos romanos cuando el Imperio daba muestras de su quebranto dando pie a la leyenda de Ronda la Vieja como refugio de los que huían los hacendados de Arunda. Una y otra gozaron del esplendor propio del aura romana y sucumbieron ante los invasores del norte, probablemente al mismo tiempo. Le cupo la suerte a Acinipo,de que se se respetara su teatro, y no fuese arrasado como el resto del poblado por las hordas germánicas.
 Hay historiadores que afirman que Acinipo fue fundado tras la batalla de Munda, hecho bélico que ocurrió en el año 45 a.C. Entre los ejércitos de Julio César y el de los dos hijos de Pompeyo, Gnaus y Sextus.
   Así mismo dan por sentado que Munda es el nombre dado a Ronda, cuando fue fundada tras la batalla bautizada con este nombre. Sin embargo, según Plinio, esta batalla tuvo lugar en el pu como resultado de conflictos creados por las legiones veteranas de Pompeyo. Para César,  Munda supuso una acción guerrera definitiva, después de la derrota de las fuerzas de Pompeyo en Grecia. Pero no se trató de un ejercicio de limpieza del enemigo: Diez mil romanos de ambos ejércitos perecieron. No hubo ni vencedores ni vencidos. Acinipo por su parte, según acuerdo generalizado de los estudiosos de la historia local, fue levantado por los veteranos de la legión de César, mientras que Arunda se fundaría como población anexa, probablemente

Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Ronda se dan la mano para que tan preciadas joyas de nuestra historia- Acinipo y el Teatro Romano – fortalezcan sus vestigios y vuelvan a ser admiración de la Humanidad, como lo fueron en tiempos pretéritos.  Que remonte, en suma.

 

Ver Post >
Medidas que traerán cola
img
José Becerra | 27-03-2019 | 10:28| 0

Medidas que traerán cola

 

Dicen por mi terruño de Ronda los labriegos viejos y sentenciosos que “en la olla donde se saca y no se mete pronto se le ve el fondo”- Sabia sentencia que se nos antoja que se ha echado en saco roto y que viene a colación cuando se contempla cómo el Gobierno de Sánchez, imbuido por la proximidad de unas lecciones que ya se otean en el horizonte, y  queriendo arrimar el ascua a su sardina no ha dudado en echar mano de medidas con el propósito de conseguís adeptos para su causa y, en consecuencia,  votos. Se echa mano al Consejo de Ministros en funciones como trampolín para hacer valer las intenciones del Gobierno que se muestran de manera clarividente en un afán de ir socavando las de los oponentes políticos que, naturalmente, no poseen estas armas de atracción que sí pueden ostentar quienes en estos momentos sujetan la sartén por el mango para hacer valer sus prerrogativas para potenciar su armas en el duelo que se avecina y que culminará el 28 A con la secuela natural de vencedores y vencidos. Esta inconsecuencia a los que a muchos se nos antoja “viernes electorales” ha provocado que una entidad ajena a la política, como es el caso del Banco de España, exponga sus temores sobre a lo que cada hijo de vecino piensa y que no es otra cosa que con estas medidas se devalúan los organismos del Estado.

Vista como se vista al santo no cabe duda de que estas disposiciones  urgentes expanden el tufillo de contentar a los votantes de izquierda, todavía sin decidir la dirección de su sufragio.  Se trata de atraer a los indecisos o dr el empujón definitivo a quienes tienen en mente votar a Sánchez y los suyos para tomar de nuevo las riendas de un gobierno  ahora en ciernes pero que lleva camino de revestirse con los mismos tintes políticos de semanas atrás a juzgar por los resultados que están arrojando las encuestas de los últimos días.No arrojan otros datos que   los que apuntan a que si las elecciones tuviesen lugar ahora mismo el PSOE podría formar Gobierno con la ayuda, que se da por descontada, de Podemos y los independentistas catalanes, algo en  rigor no le negarían por los beneficios que pudieran reportarle. Es lo que apunta e barómetro de GAD/3 más  reciente, y no se puede objetar nada que venga  contradecir sus apreciaciones en cuanto que aciertan las más de las veces como es público y notorio. En detrimento esto último del centro-derecha, como  todo apunta a que pueda pagar, y muy caro,  la segmentación que acusa a ojos vista a la hora de presentarse al electorado:  esa Ley D´Hont que se alza implacable, acabaría haciéndole morder el polvo de la derrota.

Las medidas económicas del Gabinete  Sánchez en sus estertores, pero con las miras puestas en la confrontación son cuartel que se avecina, vienen por otra parte, a que se alcen voces como la muy inflexible del Banco de España avisando de “que podrían poner en riesgo la estabilidad económica”. El crecimiento del PIB flaquea y se ralentiza  la economía, algo que parece ser un hecho incontestable, merced a las cargas impositivas a las empresas que se imponen sin miramientos, con la perfidia que esto comporta en cuanto  a la creación de puestos de trabajo que ya apuntan a su merma  de forma notoria. Traerán, a todas luces, cola, y el fondo de la hucha común es de temer que  languidecerá a ojos vista.

 

Ver Post >
Rostros nuevos en la política
img
José Becerra | 25-03-2019 | 08:33| 0

Caras nuevas en la política

Los que ya son adustos y veteranos políticos, seniors en el vocabulario inglés, en no pocas ocasiones lanzan diatribas en las que, de cara a la audiencia, postulan por la renovación de los partidos. Luego ponen el grito en el cielo cuando sangre joven, los juniors, son llamados por sus jerarcas para que tomen parte en la lucha desigual para asegurarse un asiento en el Congreso o aparezcan en los propósitos de las ejecutivas como posibles figuras ministrables. Hay ejemplos a porrillo de gente joven que escaló preeminencias en la composición de partidos con miembros vetustos que estaban pidiendo a gritos una renovación urgente. Por poner ejemplos señeros de este ascenso al escenario político de su tiempo, un par de ejemplos egregios: Felipe González remozó un socialismo anquilosado con 37 años; en el lado opuesto en cuanto a ideario, se erigió Adolfo Suárez como presidente de la nación con 43. Son solo dos ejemplos punteros pero abundan quienes con esas edades esgrimieron sus armas contra ya caducos hombres de Estado que estaban pidiendo a gritos sangre nueva y vivificadora en sus filas. Con el desembarco de gente joven y no tan joven – como se acaba de ver en las listas ya elaboradas para ganarse el asenso de los votantes – lo que se pretende es una renovación de las formaciones políticas y acabar con el anquilosamiento que ya pasa factura en todas sin excepción. Que no es poco.

Por otra parte, resulta evidente a raíz de las nuevas hornadas de gente que sin trayectoria política definida son llamadas y aceptadas  hasta ahora ajenas a los aparatos de los partidos, viene a ratificar este aserto: se observa un auge inusitado para que nuevos rostros se asomen al escenario político quienes en áreas determinadas ajenas a la política brillaron a gran altura en su quehacer diario. Como muestra un botón: el periodista y agudo contertulio en tertulias televisivas Pablo Montesinos será el cabeza de lista del PP al Congreso de los Diputados por la provincia de Málaga. Ha venido dejando su buen hacer y decir en un conocido programa televisivo de alcance nacional, amén dejar brillantes constancia de su brillante buen hacer y profesionalidad como cronista político en Libertad Digital  durante más de una década.

Que haya  nuevas incorporaciones en las listas electorales que ahora se fraguan para la contienda que se avecina no deja de ser saludable para nuestra democracia. Sangre nueva para una situación  ensimismada y no pocas veces pecando de esclerosis múltiples que demandan nuevas situaciones y novedosos planteamientos. Que  se asomen a la política gente procedente de otras esferas profesionales no deja de ser alentador para el fortalecimiento de nuestra democracia. Que acaben por aterrizar en el gobierno o en la oposición es lo de menos. Lo que importa es que sirvan para reafirmar nuevas corrientes y que vislumbren nuevos derroteros para el país, sin el menor menoscabo por el hecho de  que nunca hayan militado en partidos.

 

Ver Post >
La (para algunos) temible Ley D´Hondt
img
José Becerra | 17-03-2019 | 10:34| 0

La (para algunos) temible Ley D´Hondt

JOSÉ BECERRA

Huyen de ella como lo hace el gato escaldado hasta del agua fría. Me refiero a lo que temen los políticos que han presenciado el fin del bipartidismo  y otean en el horizonte una fragmentación evidente que puede ser buena para abrir el abanico de posibilidades al elector, pero que conduce inexorablemente  a premiar a unos y castigar a otros. Es lo que tiene de perverso  la Ley D´Hondt, particularmente en territorios de escasa población en donde no llegan a seis escaños  los que pueden proporcionar las urnas correspondientes. Que esto ocurra es lo que teme Pablo Casado y contra lo que ha expresado su deseo de que sus compañeros en el triunvirato posible de la derecha para alzarse con la victoria final en el pugilato que se avecina se abstengan de presentar candidaturas en dichas provincias en las cuales las opciones de Vox y Ciudadanos tienen poca probabilidades de acaparar votos suficientes. Si esto ocurriera lo más factible es que los votos no sirvieran para nada para su causa, y sí y bastante para sus oponentes, a saber, socialistas y populistas, que se encontrarían  con un dádiva  inesperada como fortuita.

Pero una cosa son los deseos de Casado respecto a las abstenciones de Vox en diferentes circunscripciones y otra  es la realidad del momento.Porque una verdad incuestionable aquí y ahora,  y que ratifican los estudios demoscópicos de cualquier pelaje, es que si hay formaciones   políticas que suben de manera exponencial respecto a las otras en liza, son el PSOE, aglutinando los votos de Podemos que se deshace como en el agua el azucarillo,  que lo hace ostensiblemente, y la de Santiago Abascal, que es presumible que por esta razón  vaya a ser caso éste al gerifalte del PP en lo que se refiere a que se abstenga de presentar candidatos en distintas circunscripciones de menor relevancia. En esta tesitura, no parece  sino que el dirigente de Vox hará oídos sordos a las nada veladas intenciones de Casado en cuanto a su pretendida  abstención. La reflexión del líder popular al respecto, a saber, la necesidad de concentrar el voto del centro-derecha  evitándose así que el PSOE sea vea favorecido por una dispersión de papeletas que, según, las encuestas, las de Tezanos y las del Gad3 anuncian como inevitable, es que serían votos que vendrían a beneficiar a socialistas y populistas  en detrimento de su partido. Más razón que un santo cuando lo intenta explicar. Otra cosa  es que Abascal y los suyos le hagan el menor caso. Más bien todo lo contrario: le hacen  oídos sordos,  y ya avisan de que se presentarán en todas las circunscripciones sin pararse en mientes.

La contestación de Vox a las pretensiones de Casado no se ha hecho esperar. Ha venido a decir que su formación de plegarse a los intereses de otro partido “nada de nada”. Le asiste la razón, bastante verosímil, de que así mismo los populares  deberían abstenerse de presentar candidaturas en comunidades autónomas “en las que este partido esté por encima de los populares en  la intención  de voto”. Más razón que un santo, en cuanto si damos por indiscutible que cada formación política lo que aspira es  a conseguir el voto útil para sí mima.

Es lo que ocurre con el fin del bipartidismo que ahora se contempla: se impone el fragmento  parlamentario, que se quiera o que no. La famosa Ley D´Hondt es lo que tiene: castiga inexorablemente a  las regiones en las que solo entran en juego menos de seis escaños. Lo saben muy bien en el PP y de ahí  que apele  a que  en la mitad de las circunscripciones en las que la lucha por los votos haga  posible concentrarlos en la derecha apele a formaciones con escasas expectativas de que sus postulados cuajen en su beneficio a que renuncien sin más a presentarse. Que le hagan caso está por ver, que en política, y en cada una de las circunstancias de la vida, cada uno va a lo suyo, que es lo que cree  lo más razonable, lo sea o no para el vulgo. Apasionante se presenta la contienda que nos será dada a contemplar de aquí a pocos días.

 

Ver Post >
Una derecha bisoña
img
José Becerra | 11-03-2019 | 09:50| 0

 

Una derecha bisoña

No nos referimos, es obvio, a los partidos políticos que se mueven bajo su égida sino a los líderes que hoy por hoy son su santo y seña de cara a los comicios del 28A. Ese advenimiento reciente a regir los destinos de las formaciones políticas de resabios de derechas que ahora han de enfrentarse con los de una izquierda tenaz y persistente denota signos de bisoños  en  lo que toca a sus líderes respectivos. El relevo que es bueno y muy saludable para el mantenimiento de nuestra democracia, que ya es talluda, después de más 40 años aquí asentada, puede, quizás, ser un hándicap para que las fuerzas alineadas a la derecha, con novísimos líderes a la cabeza, por falta de tiempo hasta los comicios, tengan tiempo para defender sus posturas. Enfrentarse al aparato del PSOE, instalado en el poder hasta hora, puede que sea un tanto a favor de Sánchez y los suyos. Porque emerge una duda que puede ser capital para que las fuerzas en su contra, con líderes novísimos, hayan tenido tiempo de enraizar sus postulados y hayan  podido cristalizar sus idearios, entre otras cosas porque una muy buena  parte de los españoles es ajena a los debates parlamentarios y quizás no pasen por alto el martilleo constante que desde diversas emisoras, que están en la mente de todos, se hacen un día sí y otro también en beneficio de la tropa de izquierda y en detrimento del de la derecha. En esta formación se alza un aspirante al Gobierno con un corto bagaje en el Partido Popular, a lo sumo ocho meses dirigiendo la nave que quiere enfilar hacia los aposentos de la Moncloa. Es el caso de Casado, cuyo tirón en las encuestas deja mucho que desear no por sus méritos de orador nato y avezado, que los son sin duda, pero que no deja de ser un aspirante sin demasiado bagaje en las lides políticas y en la dirección de un partido de por sí añejo  cuanto más que estas se prevén tenebrosas  por no decir que a muerte entre los que aspiran a enfrentarse en un campo de batalla y echando mano a resortes  poco menos que épicos para batir al contrario.

Rivera, por su parte, deja en el aire la creencia en su sinceridad al afirmar, concluyente al parecer, su decisión  de que al PSOE ni agua, incluso si existiera la posibilidad de que sumando los votos obtenidos  entrambos fuese factible la formación del anhelado Gobierno. Cierto es que con Inés Arrimada en Madrid tiene Ciudadanos un tanto a su favor para las generales que están al caer, pero ¿tendrá tiempo para explicar los postulados de su partido? Es lo que está por ver, pese al tirón que a favor de su formación se augura en los medios demoscópicos.

Abascal, en fin, comandando a Vox, permitiría un avance sustancial del PP, pero la pregunta es si como le ocurre  Rivera, tiene tiempo para convencer a un elector que en un  mar de dudas no va a saber a ciencia cierta  a quien otorgar su beneplácito.

La incógnita  nos envuelve en cuanto a predecir el resultado de unas elecciones que en la lontananza se presentan agresivas y de confusos resutados- ¿cuáles no lo fueron? – por mucho que pronosticadores como Tezanos acrediten el afianzamiento decisivo  del PSOE como vencedor absoluto a mucha distancia de sus competidores en liza. Algo que está por ver.

 

 

 

Ver Post >
¿Qué fue de nuestras fuentes públicas?
img
José Becerra | 05-03-2019 | 11:04| 0
Resultado de imagen de fotos de fuentes de montejaque. multa de una peseta

Fuente Nueva - Montejaque AR

Antigua fuente de Montejaque

¿Qué fue  de nuestras fuentes públicas?

JOSÉ BECERRA

Fue una estampa entrañable tanto en pueblos como en ciudades la del ama de casa talluda  o la mocita casadera  que con el cántaro en el   cuadril  o sobre la cabeza se acercaba a la fuente pública más cercana para proveerse del agua suficiente para beber o guisar en el hogar.  Cántaros de barro moldeados a mano que poseían la singularidad de mantener fresca el agua, y desde luego, con la pureza pertinente para salvaguardar la salud del consumidor. Los alrededores de las fuentes públicas constituyeron lugares de encuentros,  así como  de charlas anodinas pero cargadas de resonancias propias del terruño. Pero también junto a los caños del prístino elemento procedente de fecundos manantiales  de las cercanas alturas  montuosas ¡cuántas  amistades se afirmaron y cuántos noviazgos se iniciaron que no  pocas veces terminaron en casorios! Caños, que en algunas partes de nuestra Andalucía profunda,  reciben el epíteto de santos, quizás por la pureza de las aguas que de ellos manan.

Y si so contados los pueblos pequeños en los que subsisten las  fuentes públicas,  en los ciudades van camino de desaparecer del todo, si ya no son sino un recuerdo que solo queda en rancias fotografías que evocamos como rareza y que formó parte de un cotidiano acontecer que ya solo es historia. Me viene a la memoria una fuente de Montejaque, un pueblo de nuestra abrupta serranía rondeña, que permanece intacta en su calle principal y que casi es objeto de veneración por cuanto retrotrae a un antiguo pasado del que nadie quiere desprenderse. El caso opuesto es Benaoján, un pueblo lindante en  el que se hizo caso omiso de estas reliquias del pasado y, en manos de alcaldes poco atinados, vio  como desaparecían de su única plaza la añosa fuente que se estableciera más de un siglo atrás; así como desapareció el Pozo de San Marcos en sus inmediaciones (aquí era obligado, en fiestas patronales trasladar la imagen del Evangelista  para bendecir los campos de labor de su alrededor) que hablaba a las claras de tiempos pretéritos y labriegos, en los que caballerías eran los únicos medios de locomoción y a la vez de  trabajo en labrantíos, mantenedores del diario sustento. Craso error nos parece prescindir de estas huellas que deberían ser imperecederas de un pasado que muchos evocamos no sin un cierto deje de melancolía.

El agua del grifo, salvo en  muy contadas ocasiones, resulta más saludable que la consumida trasegando la que nos venden en envases de plástico. Un estudio científico reciente habla de  la detección de partículas de esta materia en más de un 90% de las botellas de agua mineral que compramos a diario. Con un problema añadido para la salud general de quienes habitamos este planeta: 400.000 toneladas de plástico vienen a parar al mar.  Una catástrofe biológica que viene a degradarlo  de manera paulatina pero incontrastable, infectando la fauna marina en la que no pocas veces ciframos nuestro alimento los humanos.

Es este un mal ya endémico al que se persigue poner coto antes de que sea demasiado  tarde para restituir la salud del planeta, en tantos flancos atacada. La Comisión Europea va a intervenir  revisando la legislación comunitaria sobre el agua potable.Desde la Asociación  Española de Abastecimientos de Agua, su presidente, Fernando Morcillo, ha denunciado que “se ha perdido la tradición de beber agua del grifo”. Por su parte la Comisión Europea ha incidido con ahínco en que es imprescindible que el ciudadano pueda disfrutar del agua potable en los espacios públicos, al mismo tiempo que incide sobre la calidad  de la misma e invoca a las administraciones a que ofrezcan fácil acceso al agua potable.Pero parece predicar en el desierto porque muy pocos le hacen caso: se considera un anacronismo volver a las fuentes publicas de antaño, al  cántaro de siempre y a la jarra de toda la vida.

Si salimos de nuestras fronteras vemos cómo en Londres acaba de instalarse una red de fuentes callejeras para hacer frente a la invasión del agua embotellada. Mucho más cerca de nosotros, en Málaga, su alcalde, Francisco de la Torre, días atrás, ante la desaladora del Atabal, se pronunció sobre la excelencia del agua de la ciudad e incitó al consumo del agua del grifo, la cual responde “ a una calidad máxima, merced a los controles sanitarios a los que se somete”. Más razón que un santo, oiga. Un ejemplo que deberían seguir los primeros ediles de la provincia, si es que se preocupan de las condiciones higiénicas  y de salubridad de las fuentes naturales de las demarcaciones que rigen. De haberlas, haylas, pero no hay razón que  explique su desaparición  ni conocimiento de qué ha sido de ellas.

 

Ver Post >
Arrimadas da el salto
img
José Becerra | 27-02-2019 | 09:51| 0

 

 

Resultado de imagen de fotos de Inés Arrimadas, diariosurFoto EFE, diario SUR

Arrimadas da el salto

JOSÉ BECERRA

Resultan innegables las virtudes que como política avezada posee  Inés Arrimadas pese a su edad y escasa experiencia en lo que toca a  lidiar en terrenos hasta ahora no hollados en el resto de España. Pero ha dado el paso. Es como si alguien que se cree válido en cualesquiera faceta que ataña a su personalidad no quisiera circunscribirse solo a un terreno restringido cuando se piensa que puede figurar con éxito en otras latitudes diferentes a las que en su momento se le dio a probar las mieles del triunfo, en este caso en el ámbito catalán, e donde estableció su residencia después de abandonar su pueblo natal, el Jerez de los buenos caldos y los briosos corceles. Puede esto sonar a topicazo, pero son señas preclaras de identidad de esta población en donde conviven sin menguas de unos sobre otros el señorío de palacios aristocráticos con los aires populacheros de caseríos andaluces, dicho sea de paso. Desde aquí se trasladó Arrimadas a Cataluña en donde en el terreno de la política supo poner” una pica en Flandes”, como es de sobras  conocido.

De su talento y arrojo, así como de su audacia, ha venido dando claras muestras en los últimos tiempos, cualidades que sumadas a la aureola de popularidad que circunda su figura, ha motivado sin duda que Albert Rivera haya contado con ella para conseguir adeptos a su causa, cosa que es factible que Arrimada consiga dado el halo que la envuelve de elocuente y sagaz parlamentaria. Una valedora única  para su causa en la confrontación a muerte que se avecina.

El brillo y valía indiscutible de Arrimadas tenía que ser un plus muy a tener en cuenta para la batalla electoral que se aproxima. Rivera así  lo ha entendido dado el carisma de luchadora nata y brillante dominio del saber desenvolverse en la refriega parlamentaria, un hálito  que la envuelve y de la que es sabedor, motivo por el cual  no ha dudado en señalarla como  su segunda de  a bordo en la refriega dialéctica que se barrunta y que nadie duda ha de ser tan convulsa como virulenta. No es baladí la batalla que se avecina para hacerse con el mando en plaza, y se entiende que cada formación eche mano a sus peones más valiosos para colocarlo allí en donde ha de dirimirse el choque más cruento, valga el símil. Y está fuera de dudas que Arrimadas es un resorte capaz de catapultar a Rivera a altas cimas de la política española, si es que éste no se basta por sí solo para lograr el empeño. El líder de la formación naranja juega con la doble baza de alcanzar supremacía en el escenario político del país y al mismo tiempo, logrado este objetivo, poner coto a las asechanzas del separatismo catalán, contando con un alfil inestimable  que puede auparlo  al  poder.

La estrategia tiene, empero, sus pros y sus contras. Algo que salta a la vista a quienes, sin apasionamientos partidarios, consideran que retirar a Arrimadas de su escenario natural en el que se ha erigido como vencedora en mil batallas desarrollando su actividad política, es como dejar un flanco abierto para que campen a sus anchas sus adversarios catalanes. Algo así como en estas tierras andaluzas consideramos como “vestir a un santo para desvestir  a otro”- Puede que Rivera haya optado por mover su adalid de  máxima confianza para entablar con éxito batalla campal que se avecina en la seguridad de que si vence desde las las altas instancias del Estado podría hacer frente con éxito  a las ansias separatistas y subversivas en Cataluña. Pero eso no está decidido con la actitud de la que  él considera su número dos  del partido. Un albur que tiene que afrontar y para el que ha dado el primer paso exportando el valor en alza de Arrimada a Madrid, seguro de que es una operación que se le antoja rentable para sus fines. La moneda está en al aire.

 

Ver Post >
Parón al Pacto de Toledo
img
José Becerra | 23-02-2019 | 09:41| 0

Parón al Pacto de Toledo

JOSÉ BECERRA

Desde el Gobierno, ahora en funciones, se quiere dar por sentado que el tan traído  y llevado Pacto de Toledo todavía puede llegar a buen puerto. Ha sido la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, quien ha afirmado que “antes de las elecciones se puede llegar a un acuerdo que venga a propiciar una solución a la demanda”, esa que mantiene en vilo a los millones  de pensionistas – entre los que me cuento, dicho sea de paso – a satisfacer su necesidad de mejoras en sus escasas retribuciones mensuales. A lo que  cabe objetar que si el acuerdo no llegó a cristalizar hasta ahora, cómo se espera  que se consiga  cuando lo que de verdad les importa a quienes nos gobiernan no es esta  cuestión. Ante la convulsión de los comicios que se avecinan, lo que de verdad les preocupa es la forma de encandilar a la plebe para que procure su permanencia en el poder,  o que se apoye  a quienes, fuera de él, aspiran a gozar de las mieles de ejercerlo.

Pareció que remontaba el anhelado Pacto, pero el gozo en un pozo para los miles de pensionistas  a los que no nos cabe la camisa en el cuello  contemplando cómo los responsables políticos retrasan o eluden ahora atajar el problema, por mucho que la ministra trate de mantenernos en la esperanza de solucionarlo. Habrá que esperar, aunque  no lo digan abiertamente, pero es lo que se presume contemplando sus `dimes y diretes ‘ que  nos hacen presagiar que el problema va para largo.

Se yergue ahora sobre las cabezas de quienes esperan que se legisle sobre las pensiones la decisión de los opositores al PSOE de poner trabas  impuestas sobre una decisión que vendría a serles provechosa     de cara a las elecciones que están al caer:  estas concesiones  a darían  pábulos a sus pretensiones, algo que el resto de partidos, y sobre todo el PP, no están dispuesto a conceder.

Por otra parte y pese a que el PSOE trate de hacer un brindis al sol haciéndonos ver que es posible llevar a buen puerto el Pacto de Toledo, a nadie se le escapa que es solo eso: dejar constancia de que el equipo de Sánchez intenta llevar a buen puerto el famoso pacto toledano, pero que no le dejan, en esta caso; y sobre todo, también por la negativa de Podemos  a secundar sus propósitos al respecto dado que sus apoyos han sido infructuoso:  ahora desea caminar  a solas en vista de que su alianza con los socialistas no les han concedido los resultados halagüeños que esperaban.

Entre  unos y otros andamos los pensionistas cabizbajos porque bien mirado – y esa es otra cuestión que nos exacerba el ánimo –  la hucha de las pensiones que cada mensualidad nos permite un  respiro (cada vez más entrecortado y efímero, todo hay que decirlo, porque el aumento anual de la percepción es extremadamente exangüe) se muestra  a ojos vista raquítico a más no poder. Se suele decir que quien avisa no es traidor y no podemos considerar como tales a quienes desde todos los medios de comunicación – radio, prensa y televisión – sesudos economistas nos advierten de  que el porvenir del susodicho receptáculo se presenta más que sombrío tenebroso del todo. Pedro Sánchez, en sus apariciones públicas antes de acceder a la jefatura del PSOE reclamaba a voz en grito un pacto sobre las pensiones.Aseguró en su día que de no llevarse a cabo y se diesen alternativas a las que aunque fuesen paupérrimas retribuciones el sistema podría saltar por los aires. Ahora, con el paso del tiempo, el temor se hace más patente.

Los pensionistas de aquí y allá, que sufren las imposiciones que vienen de arriba han desenterrado el hacha de guerra, hartos de las incurias a las que se ven sometidos. Razón nos le falta en esta lucha desigual que hasta ahora eran ellos los vencidos e injustamente postergados. Solo nos queda el recurso de la voz en grito para reclamar a los políticos indolentes derechos que nos son  inalienables,  y que el famoso Pacto de Toledo no se quede estancado en el cajón del olvido con respiración asistida como hasta ahora y casi exánime  del todo.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.