img
El PA de Ronda muestra sus cartas
img
José Becerra | 25-03-2013 | 12:20| 0

 

Los andalucistas de Ronda están diciendo claro y fuerte que esta boca es mía. No se amilanan ante el PP y muestran su disconformidad cuando hacerlo, al mismo tiempo que presentan propuestas para el mejoramiento de la ciudad y los munícipes.

Saben de las deficiencias que arrastra la ciudad y la comarca en su conjunto y están dando muestras de no tener pelillos en la lengua a la hora de las reclamaciones allí donde fuera lugar. Ahora han puesto el punto de mira en las comunicaciones que por carretera nos unen con el resto de la provincia y Andalucía.

Sergio Flores, el secretario general, se ha mostrado contundente: el repunte de la economía pasa por una mejora inaplazable de las carreteras. “ Un histórico abandono”, ha venido a decir, calificando de inadmisible el hecho de que la Serranía no disponga de una autovía como el resto de las comarcas limítrofes. Se le olvidó decir, aunque es presumible que lo tenga en mente, que también nos encontramos ante la tesitura que desde el Gobierno central se eliminen líneas ferroviarias del tramo que une Ronda con Algeciras y Córdoba, con lo que se ahondaría en el problema del aislamiento y la movilidad.

El máximo responsable de los andalucistas rondeños se revuelve contra la realidad de una discriminación lacerante de la comarca que viene desde muchas décadas atrleás con lo que se pusieron cortapisas a su desarrollo industrial, algo que obró en detrimento de de una consolidación social que sí experimentaron otras demarcaciones geográficas cercanas. Las promesas de los políticos a la hora de captar votos que les auparan al poder se las llevó el viento y “ donde dije digo…”.

Clama Flores por un pacto por Ronda sin distinción de siglas ni colores. Políticos de uno u otro signo harían bien en escucharle. No es la primera vez que lo propone, desde su reciente acceso al cargo. Lo viene reclamando insistentemente, igual que la convocatoria de la mesa por el empleo, un problema candente en la comarca, que por unas u otras razones incide en la merma de los índices demográficos. El paro crece desaforadamente y la despoblación se agudiza a ojos vista. No es el momento de diatribas entre partidos sino el que se den la mano y caminen por la misma senda en pos de la solución.

Ver Post >
¿Estamos en España libre del `corralito´?
img
José Becerra | 22-03-2013 | 10:40| 0

 

En los corrillos que se forman al calorcillo ya primaveral que empieza a calentar en la provincia de Málaga la pregunta rebota de uno en otro: es el tema obligado de conversación.

La respuesta a esta pregunta, después de lo que está sucediendo Chipre y de lo que queda por suceder es ambigua. Puede que sí, puede que no.

Cierto que España no puede compararse con el pequeño país ( tercera isla en importancia del Mediterráno), que ahora es un hervidero social cuando sus habitantes ven que sus ahorros amasados con “sangre, sudor y lágrimas” están en el alero, en razón al mordisco que, por imposición de Bruselas, pueden darle, y en el peor de los casos que no dispongan de ellos, los que queden, a su libre voluntad. Cierto que España se encuentra en el elenco de las primera potencias económicas del mundo. Cierto que la política – ¡ay, los políticos – es bien distinta.

Pero con todo eso no de puede afirmar a machamartillo que los nubarrones pasarán de largo por nuestro suelo patrio sin el estruendo de la tormenta. Sonarán los truenos si lo bancos siguen empeñados en negar el pan y la sal del crédito a las empresas, con el consiguiente aumento del paro que ya acaricia cifras terroríficas. Y si no -y esta es una cuestión de mayor peso – se acaban de embridar a las comunidades autónomas, que continúan gastando, muchas veces en bagatelas y duplicidades más del dinero que disponen. Y, claro, si no se alivia la atosigante presión fiscal.

El Nobel Paul Krugman, que tiene fieles adeptos y furibundos detractores, ya vaticinó meses atrás un `corralito´ para España, al mismo tiempo que aseguraba el fin de la eurozona. Seguramente exageraba en su artículo, publicado en en New York Times,El ocaso del euro. Sin embargo algún crédito habría que concederle a sus augurios, aunque sólo sea para mantenernos vigilantes y espolear a nuestros políticos a que encuentren el camino para evitar tamaño desastre.

Ver Post >
Pensiones
img
José Becerra | 21-03-2013 | 10:50| 0

 

Foto: Manifestación de pensionistas (Ine.es)

Por mucho que la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, afirme que, alardeando del buen hacer del PP, el futuro de las pensiones está garantizado en España, los pensionistas que por lo edad somos perros viejos y nos lanzan piedras de todas partes, estamos con la mosca detrás de la oreja.

Se nos antoja, muy a nuestro pesar, que las cosas tal como van no pintan del todo bien para nuestros intereses, que son los de quienes han trabajado toda la vida con la esperanza de un mediano pesar llegado el momento que ya ve la senda del ocaso vital. El panorama que se brinda a nuestros ya cansados ojos – iba a decir lacrimosos, pero no quiero pecar de demasiado derrotismo – es que el alargamiento de la esperanza de vida obra en detrimento de la viabilidad del sistema. Que nos empeñamos en no abandonar este mundo por muy ingrato y cruel que se nos antoje, aunque haya quien a la chita callando quiera darnos el pasaporte para el otro mundo más temprano que tarde.

A lo que iba: es éste de las pensiones un problema arduo que para solucionarlo tendrán que darse la mano los dos principales partidos dentro del ámbito nacional; en otras palabras, éstas inquiriendo: ¿Para cuando un pacto de Estado que aborde la cuestión para muchos inaplazable? ¿Seguirán PP y PSOE en este peliagudo asunto tirándose los tiestos a la cabeza sin dar satisfacción a quienes sufren en sus carnes, como ocurre con sanitarios, profesores, alumnos, emprendedores y jóvenes en paro, abocados a una situación tan adversa como exasperante?

Que se apeen las dos formaciones políticas de sus diferencias y que se pongan a trabajar codo con codo para dar cumplida solución a lo que amenaza, de no atajarse a tiempo, con un quebrantamiento social de imprevisibles consecuencias. En caso contrario, no se sorprendan por el distanciamiento que la ciudadanía manifiesta sobre los políticos. Seguirán ocupando un puesto señero, en todo lo alto de la lista, de sus desafectos.

 

Ver Post >
Declive de la clase media
img
José Becerra | 20-03-2013 | 10:57| 0


Exultan de puro gozo los millonarios de aquí y de allende fronteras. Merced a la aquiescencia de los bancos centrales, pródigos con ellos, acrecentaron sus riquezas. En aras de incentivar el empleo, la Reserva Federal persiguió la liquidez de los mercados, con lo que ya gozan de acrisoladas fortunas, la acrecientan aún más con un dinero llovido del cielo.

La política fiscal de los estados- entre ellos el nuestro, naturalmente – como la otra cara de la moneda, acribilla con impuestos a la ciudadanía para sostenerla erigiéndose gestor de sus rentas. Resultado: los que aún conservan su puesto de trabajo, unos 16 millones, soportan el peso de 45 millones, que son, habitante más,habitante menos, lo que pululan por esta vieja piel de toro.

Se atrevería uno a decir que en España la clase media camina inexorablemente hacia la extensión a fuer de verse corroída por una política monetaria inflacionaria que socava sus haberes y malquista sus cada vez menores ahorros. Esta clase se ha distinguido siempre por la más productiva del país. Pusieron en planta pequeñas y medianas empresas que crearon infinidad de puestos de trabajo, las mismas que ahora languidecen o desaparecen por falta de recursos y por exigencias insalvables de las administraciones públicas. Si la clase media se deteriora a ojos vista, la riqueza del país cae en picado .

Ahora mira con la mosca detrás de la oreja la gabela con la que el gobierno de Chipre ha querido asaetear a los ahorradores del país por imposición taxativa de Bruselas,que aunque haya sido de momento rechazada en el Parlamento, ha dado pie a una crisis de confianza que por fuerza ha creado inquietud en España, precisamente en esa clase media malparada, por mucho que el ministro Guindos hable de tranquilidad absoluta.


 

Ver Post >
Parón a las clausulas abusivas
img
José Becerra | 19-03-2013 | 09:50| 0

 

 

A los bancos les ha entrado una china en el zapato de la mano del Tribunal de Justicia de la UE. Obligado el Gobierno español tras el tirón de orejas propinados por los socios comunitarios a reformar la legislación vigente sobre desahucios, las entidades financieras se lo pensarán dos veces antes de iniciar el procedimiento y la arbitraria ejecución, ya que los jueces lo pueden paralizar sin más, alegando indefensión del afectado y vulneración de sus derechos. Ahí les duele. Que las clausulas abusivas se las guarden las entidades financieras y dejen de exhibirlas y emplearlas como armas arrojadizas contra el ciudadano que por haber sucumbido ante el paro no haya atendido en su momento la hipoteca en cuestión.

El Tribunal de Luxemburgo ha sido concreto y tajante.”«El régimen procesal español menoscaba la efectividad de la protección que pretende garantizar la directiva europea sobre cláusulas abusivas». Quien tenga oídos que oiga. Lo acaba de hacer nuestro Gobierno central, aunque haya sido a remolque y haciéndose el remolón: no fijan plazo para que la ley se apruebe definitivamente -sí ha adelantado que se necesitarán tres mensualidades impagadas para hacer efectiva la ejecución- . Pero más temprano que tarde tendrá que hacerlo si, como afirman, le interesa ir al compás de Europa y en favor de la ciudadanía injustamente maltratada.

Por lo pronto, y hasta que la ley vigente sea derogada y la nueva ocupe su lugar no habrá desahucios,y por ende, sus terribles secuelas – entre ellas, la del suicidio- por lo pronto tocarán a su fin.

Ver Post >
Palabras y gestos del Papa Francisco
img
José Becerra | 17-03-2013 | 10:10| 0
Jorge Mario Bergoglio, durante el encuentro de ayer con los periodistas acreditados para seguir el cónclave.

Foto: AFP

Si una imagen vale más que mil palabras, cuando ambas se dan la mano el resultado resulta esclarecedor en grado superlativo. Palabras e imágenes, que en definitiva son gestos, han retratado la manera de ser el nuevo conductor de la nave de Pedro y le han valido para captar el respeto y la simpatía del ancho mundo cristiano.”¡Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres!”, ha dicho y no se le ha caído el anillo pontifical, símbolo del servicio a los creyentes.

También renunció a la cruz pectoral de oro, prefiriendo la más sencilla y desgastada por el uso que siempre llevó, y a los zapatos rojos, símbolo del papado y no desterró los de color negro que en todo el tiempo de su magisterio anterior usó. Y fue todo un gesto de humildad y sencillez su saludo a la multitud congregada en la Plaza de San Pedro tras la fumata blanca. No hubo signos de victoria, sino más bien – los brazos caídos, pegados al cuerpo – de abatimiento como si sopera la inmensa carga que la historia ha colocado sobre sus hombros y sus espaldas.

Ha escogido como mentor a San Franscisco de Asís, el santo pobre por antonomasia, aquél que clamaba:”¡Oh, Señor, hazme un instrumento de tu Paz! Donde hay odio que yo lleve el Amor. de haya ofensa que yo lleve el Perdón…”. Católico pero no practicante debo decir que la persona del nuevo Papa me has cautivado. Y lo ha hecho sobre todo su reiterada llamada a la pobreza.

A veces nos espanta los signos de riqueza que ofrece la Iglesia, las pompas de sus ceremonias y el esplendor de sus actos, tan poco consecuentes con un mundo que padece necesidades y miserias. La pregunta es si la curia vaticana no pondrá pìedras en el camino que Francisco recorrerá con las sandalias del Pescador.

Ver Post >
El camino a seguir
img
José Becerra | 15-03-2013 | 09:36| 0

La Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven que acaba de propugnar el Gobierno con el beneplácito de los agentes sociales señala una senda que abre un halo de esperanza en quienes están sufriendo en sus carnes con mayor fiereza si cabe el desastre de la crisis actual. Son los 1os que tratan de incorporarse al mercado del trabajo pero que no encuentran sino impedimentos insalvables para lograrlo. Un panorama desolador que asola al 50 % de la población juvenil en España. En Málaga se puede dar razón de este desastre que a tantos hunde en el abismo de la desesperanza.

El plan está lejos de parecerse a los pactos de la Moncloa: no recoge, sino en parte, algunos de los asuntos que en ellos se trataron, si bien no deja de ser positivo que sindicatos y empresarios lo den por bueno. Por lo pronto parece que CCOO y UGT levantarán el pie del acelerador y las movilizaciones que han sacudido al país en los últimos días vendrán a menos.

Significativas cifras se van a dedicar, entre otras asignaciones, a la educación y formación de los jóvenes y a estimular la contratación por parte de las empresas, las cuales gozarán de nuevos incentivos para que dejen de mirar con recelo a quienes llaman a sus puestas demandando un puesto de trabajo, por ejemplo con bonificaciones en las cuotas de la Seguridad social( para los emprendedores tarifa plana de 50 euros durante seis meses).

En definitiva, no se puede decir que el Gobierno no se ha calentado el caletre para atajar el acuciante problema del paro juvenil. Otra cosa es que las medidas proyectadas queden en papel mojado. Ahora no podemos contentarnos con mirar las fotos de los que han dado por buenas estas medidas, orgullosos ellos de haber participado en su concreción.

Ni que el acuerdo sea el final, sino el principio de otra política distinta a la que hasta ahora ha perdurado y que tan negativa ha resultado para este segmento de la población. Nos parece que es el camino a seguir, una senda, la que acaba de plasmarse que esperamos no tenga vuelta atrás.

Ver Post >
Miguel Delibes, tres años ya de su adiós
img
José Becerra | 13-03-2013 | 10:16| 0

Miguel Delibes, tres años ya de su adiós


Siempre nos pareció una afrenta a los hispanos parlantes que en Estocolmo no le dieran la vena por concederle el Nóbel al escritor español que lo mereció con toda justicia. Ahora, cuando se cumple el tercer año(el pasado domingo) de la muerte de Miguel Delibes sus incondicionales lectores recordamos su figura y su obra literaria copìosa y bresaliente, la cual descoyó en el panorama literario de España y allende fronteras desde la aparición de “La sombra del ciprés alargada” que le mereció el premio Nadal a mediados del siglo XX. Con la entera novela narrada en tono objetivo, el autor nos lleva de la mano hacia un mundo místico, dominado en su esencia por “el pesimismo y el sentido de muerte”,como expertos analistas de su obra hacen notar.

  El escritor a lo largo de su vida dejó claro que en su obra, predominando lo local, lo cercano, se trataron asuntos de alcance universal. Sirviéndose de lo que parecía insustancial, pergeñando el asunto de Los santos inocentes ( la simplicidad de unas vidas amorfas, tan vegetativas como la arboleda que servía de escenario a las posesiones y pasiones cinegéticas del señorito Ivan), crea unos personajes con tintes que de lo local se diluyen por la fuerza que imprime a los personajes en lo ecuménico: sumisión de los débiles ante los poderosos; abuso de los hacendados ensañándose con los manumitidos, y finalmente, cólera de los sumisos y severidad primitiva para zanjar tanta injusticia, recurriéndose a la muerte por su mano. Cólera del pueblo, en este caso personificada en un santo inocente, como lo son el resto de la familia que en la llanura castellana tratados como a perros se ven obligados a celebrar con cabriolas los mandatos del amo y lamer sus manos por el pan que se les brinda. Y en medio, impregnándolo todo, la humanidad de los personajes, tan desventurados; y su ternura y amor.

De cualquiera de las facetas en las que cabría enjuiciar la extensa obra de Delibes me quedo con la de su realismo a ultranza, con su postura de equilibrada autenticidad no exenta de pinceladas de emoción poética y ternura sabiamente matizada con la ironía.

Rezuma su tejido novelesco un detallismo psicológico que va del tratamiento de los personajes – que no excluye la visión desolada de las cosas – a la descripción del ambiente que los envuelve. Por esta razón la novela aludida es mi preferida. Predilección que pienso comparten muchos de sus lectores.

Hay otras que reflejan su actitud ante la muerte y la soledad, dos constantes siempre subyacentes (La muerte del ciprés es alargada, ya mencionada, Cinco horas con Mario, o Las ratas, e incluso La hora roja, o Miidolatrado hijo Sis, El Camino…); pero creo que en los Santos inocentes es en la que vemos al Delibes, perplejo ante esas verdades y, además, absorto en la naturaleza, dolido ante la infancia penosamente vivida, apesadumbrado por la pobreza. El mundo rural y la vida campesina, que tanto atrajeron al autor y la visión costumbrista, rociada con una fresca descripción de la naturaleza circundante forman el eje de una pródiga y prodigiosa labor novelesca que da de lado – una constante en sus escritos – a todo extremismo exasperante.

Autenticidad, ésta la característica que mejor le definiría, en un mundo en el que todo está infectado precisamente por lo contrario: falacia, artificio, superchería. La verdad del periodista que fue y autor consagrado que es, reviste a personajes con los que uno llega a identificarse por su profundidad humana, siempre latente. Eso, pienso, nos hace más noble, más reflexivo, más conocedores de nuestras limitaciones, pero también, de las grandezas, a las que todo ser humano debería aspirar encontrando el propio y más adecuado camino.

Pasarán las modas literarias, pero no habrá ocaso para la manera de retratar y tratar a sus personajes y a la naturaleza que los envuelve. Porque sus inquietudes, como digo, no conocen fronteras.

Por todo ello afirmo, y no creo que desbarre, que Miguel Delibes, que no recibió el Nóbel, hubiese prestigiado más al galardón que éste a él mismo. Su notoriedad está y estará siempre suficientemente cimentada.

 Foto: Cervantes.es

Ver Post >
Pitufear
img
José Becerra | 12-03-2013 | 10:43| 0

 

Los pueblos de la Serranía de Ronda, que en buena medida acusan un páramo desolador en cuanto a desarrollo económico se refiere, al que se asocia un déficit demográfico preocupante porque los jóvenes ponen tierra de por medio y buscan esperanzados nuevos horizontes de vida, se las tienen que ingeniar para no ofrecer el triste espectáculos del abandono y la incuria. Fenecieron los recursos agropecuarios y ganaderos, sostén económico de antaño, y brillan por su ausencia las inversiones de las administraciones públicas.

Por si esto fuera poco, planea ahora sobre los pequeños municipios el Anteproyecto de Ley aprobado por el Consejo de Ministros, asomando su cariz la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) , que supondrá la modificación de la Ley de Bases de Régimen Local, y no sabe cuál será la suerte que correrán los pequeños municipios, por mucho que el ministro Montoro anuncie que la modificación no ocasionará su supresión.

Por su parte, la vicepresidenta Soraya Sáenz Santamaría subrayó que el proyecto busca “racionalizar la estructura de la administración local buscando el equilibrio financiero”· Vaya usted a saber en aras de ese equilibrio qué pasará al final con los pequeños pueblos. Por lo pronto, mermarán sustancialmente el número de concejales, con lo que se quita poder de gestión a los munícipes que quedarán supeditados a los designios de las diputaciones.

Hete aquí que en esta tesitura el pequeño Júzcar (250 habitantes) en el corazón de la Serranía de Ronda, se nos revela como el primer pueblo pitufo del mundo. Azul que te quiero azul. Sony decide otra promoción de su película en el mismo lugar que permaneció fiel al colorido que lo catapultó a la fama en primera instancia y que significó una revolución social y económica que ahora está en vías de perpetuarse. El pueblo se agarró a los pitufos como a un clavo ardiendo que al final acabó por proporcionarle la remontada de una situación precaria con la proliferación de negocios y el incremento de visitas que hablan a las claras de su transformación.

Habría que dar cabida en el diccionario de la RAE a este nuevo vocablo, “pitufear”, que no tendría otro significado que el del esfuerzo de una modesta comunidad para salir de la penuria. Que el resto de la comarca rondeña se estruje el magín para encontrar un modo parecido de subsistir, echando mano de los valores autóctonos. De las instituciones públicas cabe poco que esperar en estos procelosos tiempos que atravesamos.

Foto: Júzcar,es

Ver Post >
Aceite y frutos secos de la Serranía, una alianza saludable.
img
José Becerra | 11-03-2013 | 11:43| 0

Foto: laserraníanatural.com

 

Florecieron meses ha los almendros de la Serranía de Ronda, y son promesas de espléndidos frutos los nogales corpulentos y los “olivos cenicientos” , a decir de don Antonio Machado. Los serranos rinden “pleitesía” a estos árboles desde tiempo inmemorial. Saben de sus virtudes culinarias y gratificantes para la salud amén de su rendimiento económicos en suelos anejos a las tierras de pan llevar. Aceite de oliva y frutos secos resultan aliados insustituibles para la salud y en concreto para preservarnos de una enfermedad coronaria.

“Mens sana incorpore sano “, si cada día suministramos una prudencial ración de estos nutrientes. Es el resultado al que han llegado científicos españoles que no han tenido por menos extrapolar su sapiencia sobre esta cuestiones a EE.U, donde las noticias han sido celebradas con júbilo. El estudio conocido como Predimed se ha desarrollado con el suficiente número de personas que presentaban un cuadro clínico idéntico – alto riesgo por enfermedad cardiovascular– y que se sometieron a esta dieta mediterránea, con un resultado fiable para llegar a esa conclusión final.

Estamos de enhorabuena los naturales de la comarca rondeña: de niño: tanto en el desayuno como la merienda, nos ponían en las manos un buen “copete de pan”(coscorrón) con aceite, o un mollete todavía caliente de la tahona impregnado con el “oro líquido”( si se terciaba espolvoreado con azúcar),costumbre inveterada hasta hoy.

Tampoco era raro que en el vagabundeo por los alrededores del pueblo nos llenásemos los bolsillos con almendras o nueces, que no había suerte de campesino en la que el almendro no se esponjara o que rascase el cielo con la copa el sempiterno nogal. Eso llevábamos ganado cuantos de mayores mantenemos el sano hábito.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.