Valle del Guadiaro, cantera de estudiosos

El cantar de los cantares  Obra del catedrático de Lengua y Literatura Española José María Becerra Hiraldo

Cortes dela Frontera, Benaoján, Montejaque… Los pueblos del Guadiaro, aparentemente “dormidos al sol” no son raros en dar la campanada por uno u otro motivo, casi siempre encomiástico. No se resignan a ser el eslabón perdido del conocimiento y el saber, aunque se dilaten  a la sombra de sierras, tan colosales e  intrincadas como asombrosas.

    Son estos pueblos cunas de estudiosos y asombran la nómina de titulados, licenciados y doctores que en ellos aprendieron las primeras letras pero que luego se catapultaron para el ejercicio en el país o allende fronteras de las más variopintas disciplinas universitarias. Y es que, como apuntaba, el filósofo del XIX, Stuart Mill, “aunque las circunstancias influyen mucho sobre nuestro carácter, la voluntad puede modificar en nuestro favor las circunstancias. Como la espada para el guerrero, así será para ti  la voluntad”.

   Nacido en  Benaoján, José María Becerra Hiraldo, acaba de poner “una pica en en Flandes” , en este caso en la la Universidad de Granada. De padres humildes cursó estudios en  una institución religiosa, viajó a México en donde amplió sus estudios en Lengua Española y acabó por recalar en la ciudad de la Alhambradonde se le concedió días atrás la Cátedrade Lengua y Literatura Hispana. Un final meritorio para una vida dedicada al saber y a la enseñanza. Con el título “Triple explanación de El cantar de los cantares”, este estudioso perteneciente al departamento de Lengua Española de la Universidad de Granada acaba de publicar una obra que los propios editores, de la Universidad Católica de Perú, han calificado como “la traducción única y magistral de la obra maestra latina de Fray Luis de León”.

   Por otra parte, saltó a las páginas centrales de los periódicos de semanas pasadas la figura  de Francisco Resollo, un científico del Imperial College, universidad  señera en el Reino Unido, cuya patria chica, de la que se siente orgulloso “pese a las dificultades vividas en ella”, según confiesa, es Montejaque. Un pueblecito blanco, en el corazón dela Serraníade Ronda, que como todos los del valle del Guadiaro se ocultan celosamente a la vista tras un valladar de peñas y alturas escabrosas.

   La biografía de Resollo merece figurar en la nomenclatura de los hombres hechos a sí mismo, vencedores de obstáculos e ingentes dificultades hasta encumbrarse sin más armas que su inteligencia y la férrea voluntad de pisar la meta propuesta. Un ejemplo preclaro de arrestos para batir escollos por infranqueables que pudieran parecer.

   Se crió enLa Charca, una finca perdida enla Serranía, y junto a su familia campesina, conoció los trabajos de sol a sol bajo la inclemencia de los veranos casi tórridos serranos o los fríos invernales. Sometido a la  benevolencia o crueldad de la naturaleza, ya se mostrase ésta benigna o injusta con las cosechas, aprendió las primeras letras bajo el magisterio de Pepe el Maestro, toda un icono en Montejaque, que enseñó, sin que su minusvalía física fuese el menor impedimento para ello, a generaciones enteras de jóvenes de su pueblo. La estampa de este hombre, en su carrito de impedido, siempre impulsado por sus alumnos, pertenece al acervo de recuerdos imperecederos que constituyen las señas identidad de un pueblo, y tal vez fue un ejemplo a seguir por nuestro hombre.  

  Y de entender de yuntas de pasos cansinos, y de gavillas, y de ganados y apriscos destartalados; también de cabañuelas y siembras propicias, de injertos y alcorques, de “cuchará y paso atrás”,  y curtirse, en fin, en el trabajo duro e ingrato del campo, pasó a codearse con doctores y científicos de una universidad londinense señera a cuyo claustro pertenece con toda justicia.

    Había  tomado parte del sueño de la emigración que desangró al Guadiaro de gente joven que huía de la inopia y el atraso social. Después de una corta estancia en Cataluña, recaló en Londres, en donde luego pasó a ejercer trabajos tan modestos como los que dejaba atrás. No obstante, poniendo  a prueba su férrea voluntad y haciendo acopio de ímproba energía, amén de sus facultades intelectuales innatas conquistó metas que parecían imposibles. 

    Escaló los primeros puestos de la institución docente que hoy le acoge y ha llegado  a ser considerado una autoridad en el mundo en todo lo que concierne  al campo de los biocarburantes, tan preciados hoy día por la escasez y altos precios de lo combustibles tradicionales.

   La gente del Guadiaro, laboriosa, fecunda y callada viene entregando con insistencia a sus hijos desdela Españairredenta a esa otra del saber y el brillo cultural, social  y científico. Un motivo más para prestar a estos pueblos la atención que merecen.

 

 

La marea azul no llega a los pueblos del interior

 La marea azul no llega a los pueblos del interior

Aplastante victoria del PP y debacle considerable del PSOE. El  mapa de España se tiñó de azul el  20-N y los populares festejan por todo lo alto la victoria. El pueblo respondió a sus mensajes esperanzadores y a ellos se agarró el electorado como quien lo hace a un clavo ardiendo para ver si se puede salir de la angustiosa situación en la que nos debatimos, aun en la creencia que las cosas no van a ser fáciles y que no van a cambiar de la noche de la mañana. Pero se ha creído con buen criterio que el cambio político puede propiciar el económico. Es lo que subyace en ese tsunami añil que recorrió la península de norte a sur y de este a oeste.

   Sin embargo, y dejando el análisis de lo ocurrido en grandes y medianas ciudades, en donde la gaviota de los populares voló largamente a sus anchas, a expertos políticos avezados, uno no tiene  por menor enjuiciar lo que sucedió en la provincia y, en concreto, en los pequeños pueblos del interior de la provincia de Málaga. Si observamos con detenimientos los resultados de estas elecciones gloriosas para unos y catastróficas para otros, vemos que la izquierda de defiende como gato panza arriba, que decimos en la comarca rondeña.

En Alameda, Alfarnate, Almáchar, Almargen, Álora, Alozaina, Alpandeire, Archidona, Arriate, Benaoján  El  Borge, Campillos, Cortes de la Frontera, Cuevas de San Marcos, Cuevas del Becerro, Faraján, Humilladero, Mollina, Montejaque, Pujerra, Teba, Villanueva de Algaidas, Villanueva del Trabuco, y otras muchas pequeñas poblaciones de la Axarquía, Guadalteba y Serranía de Ronda, dieron las espaldas ostensiblemente a los populares y siguieron creyendo en los socialistas.

    La reciedumbre de la izquierda en estas demarcaciones municipales es más que evidente, y al mismo tiempo, el rechazo a la derecha, porque en definitiva, independientemente de las siglas de partidos, son estas dos concepciones de la política las que imperan. Y vienen haciéndolo desde las primeras elecciones democráticas de 1978. Tendrán que pasar  años y leguas  que  muestren nuevas actitudes de los conservadores para que este enquistado sentimiento de rechazo se atempere.

 

Benaoján: sigue la trifulca sobre el agua

El último pleno extraordinario celebrado el pasado jueves y que casi monográficamente trató sobre la llamada crisis del agua  resultó un tanto borrascoso por las opiniones en contra que se vertieron provenientes del alcalde, Paco Gómez y la portavoz del PSOE, Soraya García. El primero, que apunta y no dispara, volvió a repetir una vez más que “se está estudiando” querellarse contrala Junta y , en concreto, declarar como persona non grata a la delegada provincial de Salud, María Antigua Escalera.

    Sin embargo,  la acción por las informaciones vertidas sobre el estado insalubre de las aguas del pueblo, no acaba de materializarse, aunque señaló que en aquéllas subyacen “intereses políticos para perjudicar al municipio”, sin aclarar cuáles sean éstos. Por su parte, García, señalaba a su vez que las intenciones del primer edil de poner en planta una nueva captación, obedecía asimismo a un “interés político”, pero seguimos sin saber cuál  o, al menos, no ha trascendido a la vecindad.

   Se perfilan amenazas y se aventuran apreciaciones sin que nada de eso redunde en beneficio de la ciudadanía que sigue mirando con aprensión al agua del grifo y tiene que recurrir al agua embotellada para beber. ¿Hasta cuándo van a durar estos dimes y diretes entre los políticos locales que no cogen el toro por los cuernos de una vez para acabarcon un problema que lleva visos de eternizarse? Nos dicen en el Ayuntamiento que  cuestión de días llegará la solución. Esperémoslo. Pero el jueves, durante el pleno, la botella de agua embotellada sobre la mesa de la sala  donde se dirimía la cuestión era bien visible y estaba al alcance de los concejales.

Demografía y hambre

 

Estudios demográficos recientes dibujan la pirámide poblacional de España con un perfil insólito hasta hora: la base se estrecha alarmantemente (nacen menos niños – una tasa de 1,30 por matrimonio, cuando lo óptimo sería el 2,50- y se ensancha la altura –vivimos más años,  afortunadamente,  y cada vez hay más ancianos.

    Lo vemos en los pueblos de la comarca de Ronda, en donde la tasa de  nacimientos es raquítica;  se podría hablar de pueblos de viejos.  ¿Quién pagará las pensiones de los que hasta ahora tienen la suerte de disfrutar de un puesto de trabajo, o la de sus hijos, en un futuro no muy lejano?  Sombrío panorama el nuestro.

     En otro orden de cosas, si nos trasladamos a la población mundial veremos otros  parámetros  aterradores. Vagan por el universo mundo alrededor de  1.000 millones de hambrientos. Acabaremos por darle la razón a Robert Malthus, quien puso en entredicho la capacidad del mundo para producir la cantidad de comida que se necesitaba para el sustento de sus habitantes. Aparece claro en su “Ensayo sobre la población” que ocasionó en su día amplia y profundas controversias. La tendencia le resultaba constante: se originaba un claro desfase en la producción de alimentos y el crecimiento de la población.

  Lo que resulta paradójico es que la agricultura ha multiplicado por tres su capacidad de abastecimiento. Sin embargo, las hambrunas siguen campando por sus respetos. Es el rayo que no cesa y que  hoy afecta, como afirmala FAO, a los pobres que viven en áreas urbanas y a aquellos sin tierra que viven en áreas rurales, incapaces de acceder a la agricultura de subsistencia.

 

Turismo subterráneo

 

 

(Foto Diario SUR) Espeleógos sumidos en la obscuridad de una gruta

 

Un mundo de silencio y tinieblas eternas,  pero siempre  sugerente por la riqueza de milenarias representaciones pictóricas que encierra da pie a un turismo novedoso y atrayente

 

___________

 

Turismo de sol y playa, turismo rural o de interior, turismo cultural… Málaga y su provincia destacan en el concierto de las regiones españolas por estos tipos de turismo, el primero de  amplia resonancia internacional, y los otros asomándose al mercado internacional con muchas papeletas en su haber para conseguir  aceptación unánime, tal es su ímpetu para traspasar fronteras, las más próximas y las más lejanas.

    En la provincia malagueña hay, para nuestro bien, tela que cortar en materia de turismo. No se descubre nada al reafirmarlo. Pero no está de más que se recuerde su pujanza y que es uno de los más firmes puntales de nuestra economía. Tampoco conviene echar en saco roto recursos de los que disponemos en la provincia que sumados a los que de por sí ya ofrece el turismo más que conocido venga a aumentar sus atractivos de siempre.

    Pocas veces nos paramos a pensar que la superficie que habitualmente pisamos con indiferencia encierra un mundo subterráneo en donde es probable que en la noche obscura de los tiempos se desarrollaran desconocidas culturas y no pocas espléndidas civilizaciones. ¿ No están fijando ahora científicos propios y foráneos la mítica Atlántida en el triángulo que comprende Doñana, (también en este Parque se sitúa, según se ha testimoniado fehacientemente el antiquísimo reino de Tartessos), el Campo de Gibraltar y las montañas del Atlas marroquí? Un maravilloso e ignoto mundo que viene despertando la curiosidad de los estudiosos y que puede catapultar a la ya de por sí fascinante suelo de la antigua  Al Andalus a la cima de los lugares en los que se puede detectar la presencia de hombres inteligentes y su afán de trascendencia como señales más notorias que les independizaba del comportamiento rígido y de pautas fijas y estereotipos inamovibles  de la animalidad más plana.

    Pero si existen fantásticos mundos accesibles sólo por la imaginación tenemos la suerte de que en la provincia de Málaga, la que se asoma al mar y la que no puede hacerlo porque se lo impiden imponentes cumbres, hay otros que se abren a la mirada de los que así lo quieran, siempre que se respeten básicas normas de respeto hacia lo que se nos muestra y seguridad para no sufrir desgraciados percances.

    Cuevas y simas son abundantes en la provincia de Málaga y con ellas se abre un fascinante mundo que no es privativo de arqueólogos y espeleólogos, aunque sea a ellos quienes debemos sus descubrimientos y posterior conservación, amén de la catalogación de la riqueza de restos óseos y utillaje que como característica se da en las cinco grutas principales: Ardales, Gato, Nerja, Pileta y Tesoro . Todas se pueden visitar por excursionistas y además disfrutar de espléndidos  paisajes naturales de por sí suficientes para llamar la atención de amantes dela Naturalezaen cualquiera de sus manifestaciones.

    Las cavidades de la provincia se deben a las formaciones kársticas, calizas y dolomías sobre todo, de buena parte de su territorio montuoso. La aprovecharon los hombres desde la cultura del Cromagnon hastala Edadde los Metales. En ellas, utilizadas ya como morada ya como santuario, dejaron muestras de sus prácticas cinegéticas y de un incipiente arte encaminado a aprehender los misterios dela Naturalezaa la que trataban de domeñar para garantizar la subsistencia. Se unía así lo natural con los primeros estadios de la hominización para dejarnos un mundo fantasmagórico de oquedades, simas y construcciones pétreas que suscitan asombro hasta dejarnos boquiabiertos millones de años después.

 

Cuevas para el asombro       

En la cueva de Nerja sobrecoge la sala del Cataclismo, un prodigio de agua solidificada que nos transporta a un mundo fantástico, de ensueño o de pesadilla; a escasa distancia se abre la del Ballet, que acoge a un apoteósico acontecimiento anual de música, luz y tinieblas capaz de conjurar preocupaciones y males mientras aquel dure.

    Si existió un lugar privilegiado para el asentamiento de nuestros abuelos más lejanos éste es Benaoján, a dos pasos de Ronda: dos famosas cuevas los atestiguan: Gato yLa Pileta. Condos entradas, (una en Montejaque (Hundidero), la del Gato es el ejemplo más perfecto de la colaboración entre Naturaleza y Cultura ancestral para ofrecer un impresionante conjunto que no deja de anonadar por más que se contemple. Los fenómenos naturales y el tiempo contado en milenios esgrimieron el cincel para esculpir sobre la piedra la cabeza y fauces de un felino – reflejadas en el limpio charco Azul, formado por el río Campuche, a sus pies – que no arredra a los miles de excursionistas (¡ Atención, hay que cerciorarse  previamente de que la entrada no entraña peligro!) que se aventuran por sus entrañas para pasmarse ante salas como la de los Gours, una maravilla de bloques de dolomita superpuestos y escalonados. A la difusa claridad de las linternas y a los juegos de luces y sombras que aquellas propician dan la sensación de un colosal damero de tonalidades blancas y  brillantes que enmudecen de puro pasmo.

El mismo que embarga con la contemplación de las salas de los Niveles, el Pez ola Mujer Muertadela Pileta, aquí decoradas con indescifrables signos rojos y negros o pinturas zoomorfas de corte realista comola Yegua Preñada, el Pez o el Caballo.

    Para sin salir de Málaga hay más lugares subterráneos para el asombro. Adentrémonos si no en las Galerías Bajas de la cueva de Ardales (Doña Trinidad) y hagamos un alto en la sala de las Estrellas.¿ Son estas altas columnas que parecen graníticas las que sostienen la cúpula estrellada de una catedral gótica? ¿Estamos ante un alarde constructivo y escultórico barroco de la mano de Bernini? ¿Quizá se trata de una obra de majestuosa orfebrería del arte plateresco que lleva a la arquitectura la habilidad del orfebre? Encontradas sensaciones nos anulan los sentidos.

   Último hito: la cueva del Higuerón, dela Calao del Tesoro, en las puertas dela Axarquíay a poco más de un cuarto de hora en coche desde la malagueña plaza dela Marina. Elabate Breuil catalogó, como hiciera antes con las dela Pileta, sus pinturas rupestres siempre de tendencia animalista. Aquí, junto con la tenebrosidad de las salas – Higuerón y dela Virgen-el añadido de un halo de misterio que la recorre de una punta a la otra: la leyenda del Tesoro de los  Cinco Reyes.¿Reposan aún en sus vericuetos las riquezas enterradas en el Alto Medioevo  por reyezuelos almorávides en  precipitada huida por las razias cristianas en pos del oro y las beldades agarenas?

    Y por si todo esto fuera poco está la grata atmósfera, fresca y libre de polución de los interiores de todas y cada una de las cavidades. La mejor arma para luchar contra los rigores de días con elevadas temperaturas estivales.     

 

 

 

Montejaque a lomo de rucio

          Montejaque a lomo de rucio

Por dos razones Montejaque es noticia en estos días. Primero, por el agua que para los montejaqueños ha dejado de ser pura y casta como la alababa San Francisco y por la implantación del  negocio familiar que acaba de fundar Adelaino Calle, de profesión campesino y matarife. Lo del agua, se resolverá más temprano que tarde (es posible que ya puedea beberse del grifo cuando estas líneas salgan a la luz),  y la tranquilidad volverá al pueblo sojuzgado momentáneamente por la nociva calidad del líquido elemento que le llega desde el vecino pueblo de Benoján. 

  Lo del negocio familiar a ratos perdidos – que cada vez son más extensos –  de Adelino apunta a convertirse en un medio de vida acorde con la deriva del pueblo hacia el turismo rural cuando la agricultura y la industria chacinera se encuentran en franca decadencia. El burrotaxi, remedo del  de  Mijas,  acaba de tomar cartas de naturaleza en Montejaque y ya no resulta raro ver la reata de jumentos con su paso cansino ascender por el sinuoso camino agreste  que conducen al llano de la Virgen de la Escarihuela, o a cualquier otro lugar de la encrespada sierra de Juan Diego. A lomos de los pollinos, turistas que de esta forma disfrutan de un paisaje de montaña insólito y sugestivo.

  El pueblo,  fronterizo entre la comarca de Ronda y la gaditana Sierra de Grazalema, mira al Valle del Guadiaro desde el pie de los roquedales del Hacho bebiendo los vientos norteños que hasta las casas llegan resbalando por el espolón vertical de Tavizna, mole piramidal que le sirve, en la lejanía, de peñascoso telón de fondo. Las casas, con el blanco impoluto de la cal, llegan hasta las estribaciones de las sierras de Montalate y Juan Diego, y en general, el caserío todo parece cobijarse entre peñascos.

   No se contempla Montejaque hasta que no se avizoran sus primeras casas; de ahí el nombre ´Montexaquez”, de raíces árabes, que significa `montaña perdida”. Tal vez por estas razones la brisa nocturna, que en la Serranía suele descolgarse de los altos picos, alivia los rigores del día y hace sumamente agradable la permanencia en la plaza pública. Una plaza que es testigo fiel de los acontecimientos que se suceden a lo largo del año, como las fiestas patronales que se celebran  en verano en honor de la Virgen de la Concepción. Milagrosa invocación mariana que se cree a pies jumtillas detuvo la virulenta epidemia que originó una tradicional romería en la ermita de las Escarihuela, con total vigencia en nuestros días. Y, además, es conocida la plaza por el Juego del Cántaro, costumbre rescatada del acervo cultural y popular del pueblo, la cual “ no parece haber tendido parangón en la provincia”, según afirmación generalizada.

    “El Juego del Cántaro” es un reverdecimiento reciente de la costumbre que tenían las mujeres del lugar de ir a la fuente pública – una fuente que aún conserva los viejos caños de fresca agua – a recoger el líquido elemento en la época en que éste no llegaba a las casas. Se acercaban a la fuente hasta con tres cántaros que llevaban uno sobre la cabeza descansando sobre un rodete y los dos restantes sobre el cuadril. Tan frecuente era esta imagen que llegó a ser como la seña de identidad del mujerío local que no se arredraba ante el esfuerzo físico ni por los más penosos trabajos.

    Pero los cántaros son ahora motivos de divertimiento y atracción turística, sobre en los días de Carnaval. Se forman equipos de seis o tantas personas como cántaros haya disponible en el juego. Se marca el centro de la plaza con una gran cruz y alrededor de éste se forma un círculo con las participantes. Se lanza el cántaro lleno de agua unas a otras y si éste no se rompe, se amplían los círculos concéntricos haciendo que cada vez el juego sea más complicado. Paulatinamente se van eliminando a las que el cántaro se les hace añicos antes de llegarles a las manos.

          Al hablar de los platos de Montejaque se impone la selección “que viene de muy antiguo” como nos dijo en cierta ocasión María Hidalgo, funcionaria del Ayuntamiento,  y que no es otra que la del guiso de patas de cerdo, como remembranza de la tradición chacinera; los embutidos, las tortas de chicharrones (residuo muy frito  que queda después de derretirse la manteca de los trozos de piel del cerdo, convenientemente mezclados con masa de pan, azúcar y zumo y ralladura de cítricos y canela); “y los molletes artesanales, junto a las bebidas, como la mistela, que antes era obligada en las amonestaciones y en las bodas y que consiste en una perfecta conjunción de anís seco, azúcar, matalahúga y yerbas aromáticas”. 

     Para postres es obligado acabar mencionado las mermeladas que “Al- Jaque” elabora y de las que podrán hacer provisión los ocasionales visitantes, con la seguridad de que se llevarán a su casa un manjar sorprendente tanto por su exquisitez como por su rareza. “ Además de las tradicionales mermeladas por todos conocidas, elaboramos las de cebolla, berenjena y tomate, de las que creemos no tienen paralelo en ningún lugar”, nos dice una de las tres operarias de la singular fábrica artesanal que endulza el paladar de media Andalucía.

    ¿Pero cuáles son los atractivos del pueblo, aparte del más innegable, que radica en el núcleo poblacional? Son casas que respetan la tradición arquitectónica popular, algunas con fachadas blasonadas como el hotelito de Mañara, residencia que fue de Don Miguel de Mañara, aventurero y señor de rancio abolengo, en cuya figura y hazañas muchos autores creen ver la fuente de inspiración para el Don Juan Tenorio de Zorilla. Hay que salir al entorno y llegarse, entrando por la vieja y estrecha vía que sale de Ronda a Sevilla, al poso de cruzar el alcornocal de Bogas Bajas, al embalse o mal llamado”pantano” de Montejaque. Es ésta una obra tan colosal como inútil levantada en tiempos de la dictadura de Primo Rivero para detener las aguas del río Gaudares. No se consiguieron domeñarlas por las filtraciones del terreno arcilloso, y el caudal corre libre por la hendidura del Hundidero, hasta desembocar en el Charco Azul de la cueva del Gato, en Benaoján. Un paisaje insólitamente montaraz y misterioso por el tajo que abre las entrañas de la tierra, pero no exento de encanto por la fascinación  de la cueva, negada para aquellos que no sean expertos en espeluncas y curtidos en el riesgo y  la aventura.

                  Si se quiere ver a Montejaque en todo su esplendor, captar la infinidad de matices que ofrecen sus paisajes y la particularidad de su gente, lo recomendado es que se visite en los días otoñales, lejos de los ardores del verano y de la inclemencia del invierno. Como en estos días que corren, cálidos y propicios para el solaz. Y venga a ver a Landelino y disfrute de un singular paseo   por los alrededores al paso lento pero seguro de uno de sus nueve pacientes rucios.

  

Ayuntamientos asfixiados

Es un secreto a voces que la mayoría de los ayuntamientos de la provincia  arrastran dificultades económicas sin cuento. Es una noticia que vemos u oímos un día sí y otro también. Muchos de ellos, están en pie de guerra contrala Administración Autonómica.Sus arcas, que antes recibían los aportes legítimos de permisos de obras y urbanizaciones, ahora, por mor de la crisis financiera y económica, se encuentran si no vacías y exangües  del todo, sí a punto de estarlos o, por lo menos, en estado comatoso.

    Se cierran bibliotecas, van al paro profesoras de guarderías, instalaciones deportivas sin servicios, y  en el peor de los casos calles y aceras sucias  y montones de facturas sin pagar porque el presupuesto no llega para atenderlas puntualmente. A la lamentable situación hay que añadir la agudización del problema deficitario a partir de la inclusión en la discutida ley de recortes de Zapatero en  2010, a saber, la prohibición a los ayuntamientos de  concertar créditos a largo plazo.

   Muchos se han rebelado  y han puesto el grito en el cielo ante la decisión del Ejecutivo de negarles el pan y la sal de los créditos.   Una situación sobrevenida (que habría que contemplar tras la mengua de licencias por obras y la obligación de revertir en las arcas centrales los adelantos recibidos a cuenta),  que consideran con justicia insostenible. Las casas consistoriales, sin que estén obligadas a ello, por ser tareas que competen al ente autónomo, han venido con harta frecuencia sacándole las castañas del fuego a éste. Y se entiende; el ayuntamiento de cada ciudad, de cada pueblo, con las excepciones de rigor (saboteados por alcaldes desaprensivos que lo consideran su cortijo y por ende tienden a exprimirles el mayor montante de ganancias en  beneficio propio o de sus familias o amigos), que están en la mente de todos, se desviven por atender la demanda de la ciudadanía cuando es acuciante la necesidad de remodelar un centro educativo o de salud, pongo por caso.  

  Con este panorama desolador los entes locales se ven obligados a recurrir a sus propios medios, que no son otros sino echar mano a los impuestos: subidas del IBI y del impuesto de circulación, por ejemplo. Medidas coercitivas que no dejan de ser ingratas, las cuales al final se revuelven contra quienes las decretan, haciéndoles pagar sus loables intenciones – al fin de cuentas lo que se aspira es a mantener una aceptable línea de servicios –  en las urnas. Las alcaldías necesitan un respiro, siquiera sea porque en ellas como sentenció Aristóteles – se refería a las “polis” o pequeñas comunidades – , “reside el gobierno por antonomasia”.

Pobreza

 

“La alimentación es una condición que toca el fundamental derecho a la vida”. Es la percepción que el Papa Benedicto XVI tiene sobre la cuestión. Los ricos comen, los pobres se alimentan, decimos nosotros.

   ¿A  quién no le ocurrido en los últimos tiempos? En la parada del autobús alguien, en un susurro, que casi es un sollozo en el que se ahoga la dignidad reprimida, nos pide algo de dinero. Son quienes se estrenan en el menester de pedir cuando nunca lo habían ejercido antes. Se les nota. La diferencia  con los que piden habitualmente son abismales. Ensayan pretextos inverosímiles: “He perdido el monedero” o “Pensaba que no tenia la cartera vacía” o “¿Podría dejarme 50 céntimos que me faltan para el ticket ¿Quienes tienen valor – cabeza gacha, mirada huidiza – hablan directamente al hambre que padecen. No hay duda de que la necesidad mas perentoria que es la de llevarse algo a la boca para subsistir está golpeando al primer mundo, ahora como novedad.

   El hambre se esta mostrando como un azote en pueblos y ciudades españolas, incluida la provincia de Málaga, según advierte  Cáritas.

 La crisis viene golpeando con más virulencia que nunca a un mayor numero de gente. Cáritas ha recibido en 2010 más de 6,5 millones de peticiones. La cifra de solicitudes de atención básica de contingencia de materia de alimentos, sanidad o vivienda ha superado los dos millones. El secretario general de la organización, Sebastián Mora, habla ante este desolador incremento del hambre que cada vez adquiere tintes de crónica “contribuyendo a un  nuevo mundo en el que los pobres son cada vez más pobres”.  Pobreza y vulnerabilidad se acrecientan alarmantemente, mientras las ayudas publicas disminuyen; no así  las donaciones de particulares que toman conciencia del mal que nos aqueja y extiende. Quizás hayan entendido que como, sentenció Orwell “lo característico de la vida actual no son la inseguridad y la crueldad, sino el desasosiego y la pobreza”.

 

 

 

El culebrón del agua en el Valle del Guadiaro

 

Camino de la veintena de días después que la delegación provincial de Salud y, por ende, la Junta de Andalucía, decretase la contaminación del agua de Benaoján y Montejaque, los vecinos de ambos pueblos siguen sumidos en un mar de confusiones y de dimes y diretes y teniendo que recurrir al agua embotellada, a antiguas fuentes que en su día dejaron de ser necesarias o a los camiones cisternas de tercio de la Legíón de Ronda para satisfacer sus necesidades vitales de cada día, como beber y cocinar para subsistir. La cuestión, aparte de los rifirrafes entre el alcalde, Paco Gómez, y la principal opositora en el Ayuntamiento, la socialista Soraya García, es que la situación empeora por día y no se ve la salida del túnel en el que más de 2.500 vecinos se ven sumidos.

   Benaojano de nacimiento, mis retornos al pueblo, lo alegraban la certeza de que durante mi estancia en él podía prescindir de la obligación que me impone la ciudad en donde habitualmente resido: consumir agua de la que ignoraba en que fecha fue embotellada. Beber agua del grifo en mi pueblo era un placer que me familiarizaba con mis raíces, como disfrutar de los desayunos con mollete, o almorzar con una olla y la “pringá” que obligadamente le sigue. He comprobado ahora, en un esporádico retorno que nada de eso es posible, al menos haciéndolo con la satisfacción de otras veces.

  El primer edil de Benaoján piensa querellarse con la Junta por este asunto. No se conocen las razones que esgrimirá. Pero si la Junta se equivocó y alarmó sin fundamentos a la población tendrá que rectificar mas pronto que tarde. Porque hasta que esto no ocurra no volverá la tranquilidad a los afectados. Unos afectados, que como les he oído decir a algunos, exigen que responsables de la Junta, o, por qué no, el mismo presidente de la Junta, José Griñán,  tendrían que visitarnos para fotografiarse

bebiendo agua del grifo de estos dos pueblos serranos que están sufriendo perjuicios económicos y molestias sin cuento, exactamente como se hizo cuando en la crisis del pepino  se comprobó que esta cucurbitácea era inofensiva del todo.

 

Bromas y veras sobre el cipote(con perdón) de Archidona

 

Una exposición de más de 80 documentos  de contenido judicial acaban de ser expuestos en el Archivo Histórico Provincial, donde estarán a la vista de los curiosos que lo deseen hasta el próximo mes de enero. La muestra que fue inaugurada por el consejero Paulino Plata reúne documentos del pasado siglo que atañen a la sociedad, la cultura y la historia de Málaga. Se exponen una gran variedad de documentos sumarios que van desde el que recoge la corrupción en Jimera de Líbar en 1936 hasta los lances delictivos de Eleuterio Rodríguez “El Lute”, pasando por el célebre caso del “Cipote de Archidona”.

   Archidona se esponja a los pies dela Peñade los Enamorados  – que lo separa de Antequera – con tantas resonancias moriscas y románticas. La plaza de la localidad, según relatan las crónicas locales fue construida  ¡oh, casualiadad! en un antiguo muladar que proporcionaba a la juventud “ocasión próxima para darse al fatal vicio”, excuso decir cuál sea este. Digo esto, porque por asociación de ideas, me viene a la menta el jocoso sucedido en la noble ciudad en la década de los 70  y que salió a la luz merced al cruce de cartas que mantuvieron nuestro ínclito poeta Alfonso Canales y el novelista Camilo José Cela, en aquellas fechas todavía en espera de ser laureado con el Nóbel. El revuelo organizado dio pie a la propagación del chusco suceso que desde entonces se conoce como “lo del cipote de Archidona”.

  Los hechos, que no eran nada raros en los cines de antaño, único lugar en donde las parejas, sirviéndose de la complicidad de la sala podían dar rienda suelta a sus escarceos amorosos, exacerbados por la proximidad de los cuerpos y a la vista de películas provocativas, dio ocasión a que una fémina se viera tentada a masturbar al novio, de manera que, según des cribe la sentencia  dictada el día 31 de marzo de 1972 “teniendo ésta su  miembro viril fuera del pantalón,  motivó que salpicara a dos espectadores próximos causando desperfectos en sus trajes  pericialmente valorados en 3.500 y 1.600 pesetas respectivamente”.  La sentencia en cuestión llevaba implícita, “como escarmiento ejemplar” el sambenito de escándalo público, pena de arresto  mayor y la suspensión de cargo público u oficio.

 Dieron lugar el suceso y la posterior proclama del delito de ambos jóvenes pillados in fraganti en tan placentera como “poco edificante acción en un establecimiento público” al envío cruzado de misivas entre Canales y el autor deLa Colmena, no exentas de gracia y socarronería, dado el gracejo literario del malagueño y el apego a la rechifla del asturiano. Describe el primero con pelos y señales el escabroso asunto, abundando en detalles como éste: “le dio – a ella –  el volunto de asirle a él por la parte más sensible de su físico”, dejándose éste hacer “ sin previsión de las consecuencias que habría de reportarle su regalada conducta”. Luego pormenoriza: “Arribando el trance de la meneanza, vomitó por aquel caño tal cantidad de su hombría , y con tanta fuerza , que más parecía botella de champan, si no géiser de Irlanda”.

Si jocunda fue la carta de uno no le fue a la zaga en festiva ocurrencia la del otro. Instaba el  destinatario del pliego ala DiputaciónProvincialde Málaga “a que se le tributase un homenaje de ámbito nacional al dueño de la herramienta, honra y prez dela Patria… Podría levantarse en su honor un monolito granítico, con una farola en la punta del haba (el faro-falo de Archidona) “, entre otras sugerencias  a cual más burlona y retrechera.

Sentado bajo los soportales de la plaza a cuya belleza me rindo, me vinieron al magín los hechos jocundos  sobre el cipote archidonense tratado por dos maestros de la literatura hispana, rivalizando ambos en donaire y gracejo. Otro motivo para hacer atractiva esta ciudad siempre acogedora y  sugerente.