img
Dulcería del interior
img
José Becerra | 16-12-2011 | 18:53| 0

 

 
 Borrachuelos de Benadalid, una exquisita delicateseen serrana (Foto:Málagaweb)
 
 
No todo es piedra, con ser sempiterna y abundante. Ni región casi selvática – no hay más que ver, qué digo ver, contemplar los parajes de los Alcornocales y la Sauceda, en Cortes dela Frontera – o depositaria de un espécimen arbóreo que abjuró de otras latitudes y aquí encontró acomodo: el pinsapo, escalador de laderas y vigilante de montes grandiosos.
   Tampoco son todos senderos entre breñas y escarpaduras, o  veredas sinuosas por las que adentrarse en un mundo desconocido, variable a tenor de la estación; siempre sorprendente por lo que  nos puede asaltar al paso: una cabra montés, un meloncillo – la simpática mangosta nocturna que los serranos asustadizos confundieron sin fundamento con una terrible vívora, seguramente para amedrentar a niños y curiosos que pudieran asomarse a heredades y viñedos-, una jineta o un corzo desmochado; a lo mejor, una perdiz  patiquebrada huyendo de un águila perdiguera.

      No hay que esperar que todo sea población perennifolia de castañares, encinas o “cenicientos” olivares, que cantara Machado.

      Ni pueblos blancos dormidos al sol. También son muchas las leyendas, sucedidos de contrabandistas, bandoleros y toreros célebres.  Pero no es todo, ya digo.La Serraníade Ronda, además de suscitar la admiración por todo eso y más, al mismo tiempo que  sustenta la imaginación y eleva el alma es capaz de alimentar el cuerpo con platos que alegran los ojos y levantan el ánimo.

      Los dulces, la dulcería popular rondeña, que nació con resabios moriscos y que creció en fogones emperifollados para los días de fiestas medio paganas medio religiosas; luego sus recetas se propagarían de madres a hijas o se recogerían en los conventos de monjas en donde se guardarían como oro en paño para ser manejadas por primorosas manos. De esta forma se dio contextura deliciosa a los buñuelos y meloja (miel, calabaza o tajadas de melón) en Algatocín; en Alpandeire a los borrachuelos y el rosquillón del Niño del Huerto; en Ardales, la torta de almendras y aceite; en Arriate, a los rosquillos de vino. Destaca Atajate por sus quesos de almendra y Benadalid por el arroz con leche y los borrachuelos, mientras que en Benaluría hay que gustar la exquisita torta de masa. Otra torta es significativa en Benaoján: la  de chicharrones, como corresponde a un pueblo de gran tradición chacinera.

     En otros pueblos del ancho y pródigo Guadiaro hay que solazarse, como en Cortes dela Fronteracon el milhojas o el postre flameado; en Montejaque, con las finas confituras y mermeladas de frutas propias y exóticas fabricadas por delicadas y expertas manos femeninas; y en Jimera de Libar con la levedad y el sabor del suspiro de clara montada. Tostones de Pujerra, yemas del Tajo de Ronda; los roscos blancos de Gaucín…

    Un mundo de sensaciones olorosas y gustativas en el que vale la pena adentrarse si de verdad se quiere profundizar en el sustrato cultural y costumbrista de nuestros pueblos más al sur del sur. Sobre todo en estos días navideños.

    Pero, ¿cuáles son los aditamentos que “se le echan” a la harina, auténtica matrona de los fogones dulceros rondeño, que como tal se queda querer si bien ha de obedecer al requisito inexorable expresado en el “la que admita” en la composición de los manjares mencionados? Básicos son la almendra, la castaña, la miel y el huevo, y cómo no al aceite de oliva. Y junto a ellos, el azúcar usado a discreción, y las especias como la canela o las plantas que aromatizan platos y pasteles.

 

 

 En Benaoján pregunte por la torta de chicharrones. (Foto: Blogs SUR)

    Ahí están la humilde matalahúga, o el clavo, o el ajonjolí, sin el cual no tendrían la apariencia que los caracteriza los mantecados caseros. Y qué decir del limón, a cuya piel frita o rayada se recurre constantemente; lo mismo que a la de la naranja, en pos de ese toque mágico que pone el justo equilibrio entre lo amargo y lo delicado que acaba por cautivar el paladar.

     Para final dejo un postre que, autóctono por completo del Guadiaro, resultó siempre por su fino sabor lo que se llamó en boca de los goumerts “bocatto di cardinalle”. Me refiero a los calostros, elaborado por las hacendosas amas serranas a partir de la primera leche de vaca o cabra después de haber parido, a la que se le añade, después de la cocción, canela y pan rayado. Un plato, que saboreado en frío lo catapulta a regiones insólitas de lo más exquisitamente natural.

 

Ver Post >
Cortes de la Frontera, emporio del corcho
img
José Becerra | 15-12-2011 | 11:31| 0

 

 
  Fachada neoclásica del Ayuntamiento
 
 

 

El rifirrafe político no mengua en Cortes de la Frontera; es más se acrecienta por días. Pero ello no es óbice para que, como siempre, el pueblo en su conjunto siga siendo  atrayente para el visitante.

 

Ahora que los rigores del verano empiezan a quedar atrás y ya no parece tan fastidioso adentrarse en el interior de la provincia, en donde bien mirado, cuando la época estival en plena efervescencia  aletarga y desanima, disuadiendo a cualquiera a recorrerla, ya sea en coche, en bici o a pie, es el momento propicio para dejarse caer por alguno de los pueblos de la Serranía de Ronda. Cerraron chiringuitos playeros, volvieron las voraces gaviotas    a reconquistar su feudo de arena y olas, huérfanas ya de bañistas y  nos preguntamos adónde dirigir nuestros pasos el fin de semana o el día festivo y de asueto. La elección no es fácil, que son muchas y variadas las propuestas.

  

   Cada pueblo, cada lugar, aun compartiendo tradiciones e historia con el vecino,  posee aquello que lo hace único en el conjunto y que, marcando la diferencia con el resto, sirve para que lo recordemos: un monumento histórico o natural, una calle, un yacimiento prehistórico que habla de sus raíces profundas, una iglesia… Todo parecido, pero nada igual. Siempre se nos ofrece algo que pareciendo quizás repetitivo encierra  la peculiaridad de la que hace gala el pueblo en cuestión y, por lo mismo, sus habitantes.

  

   Situado en las estribaciones de la Serranía de Ronda, rodeado por las sierras de los Pinos, Blanquilla Y Libar, se encuentra el término municipal de Cortes de la Frontera, no muy lejos del río Guadiaro, que marca durante un trecho la divisoria  entre las provincias de Málaga y Cádiz para seguir su curso a lo largo de ésta última provincia hasta su desembocadura.

  

   No vamos a detenernos por ahora en su en la particularidad montuosa del término municipal ( 17.000 hectáreas) y su mar de alcornoques entre los que se haya una importante reserva de venados y corzos. Tampoco lo haremos en las sucesivas etapas de su historia: fenicios, griegos, antes, y luego la presencia de Roma y la dominación árabe de la zona, dejaron sus huellas en los alrededores de la población. Sí, lo haremos en dos de sus monumentos urbanos que más significativamente trazan sus señas de identidad: El ayuntamiento y la iglesia del Rosario, dos  visitas obligadas que nunca deberán pasase por alto en cualquiera excursión que se precie al pueblo, emporio andaluz del corcho.

  

   Aunque el emplazamiento de la población actual data de finales del siglo XVII, adquiriendo en estas fechas gran importancia por la explotación del corcho (relevancia que dura hasta nuestros días como acabamos de ver cuando el consistorio solo ha podido salir de una difícil travesía económica y un conflicto entre concejales merced a los dividendos proporcionados por la corteza de los alcornoques que permitieron el pago a mensualidades atrasadas a trabajadores), el edificio del ayuntamiento se erigió cuando el siglo XVIII  tocaba a su fin. Eran los tiempos del rey ´albañil´,  Carlos III, conocido así por su celo en poblar de edificios públicos la geografía española. En la fachada del edificio que bebe en el barroco existe todavía una inscripción que da cuenta de su arquitectura clasicista y austera. 

 

    Rasgos arquitectónicos que comparte la iglesia parroquial del Rosario,  levantada por las mismas fechas. Con tres naves, separadas por arcos de medio punto, se corona con bóveda de medio cañón y baídas en las laterales. Portadas de piedra  con dinteles conducen la mirada hasta la torre de dos cuerpos, coronada por  airosa aguja que parece buscar ansiosa el azul del cielo.

 

 
 
 

Ver Post >
A vueltas con el vino de Ronda
img
José Becerra | 13-12-2011 | 19:48| 0

 

 

Vinos de Ronda, un agasajo para el paladar (Foto:serraníaderonda)

 

 
 

 

 

Los vinateros de Rondan decidido arrimar el hombre a su propia industria y reman todos en la misma dirección. Loable empresa que ha de redundar en el bien del sector. Las dos asociaciones vitivinícolas que se habían desfondado meses atrás por disconformidades internas,   se aúnan  de nuevo para dar renaciente vigor ala Asociaciónde Viticultores  y Bodegueros de Ronda, bajo la dirección  de José María Lozanitos, a su vez  gerente de la bodega  Doña Felisa.

   En el horizonte próximo dos aspiraciones a cuál más ambiciosa: la creación del Centro de Interpretación del Vino y la denominación de origen propia. La primera para exaltar la calidad de los vinos rondeños y serranos y la segunda para conceder el marchamo que los caldos aquí  elaborados merecen a todas luces.

    Resulta un deleite escribir sobre el vino.  Notamos como las ideas se deslizan en el intelecto  con mayor fluidez y euforia al tratar del  mosto fermentado, esa sustancia nos atreveríamos a decir que  casi divina, si pensamos que forma parte ineludible en el ceremonial religioso cristiano. A narradores, poetas y epigramistas   sirvió  como fuente   constante de inspiración. Mitiga el dolor – el del cuerpo y el alma – traba firmes amistades y sirve como vehículo precursor  de  los juegos amatorios. Y, por si fuera poco, las libaciones moderadas activan nuestras papilas adecuándolas para otro placer, que le pisa los talones: el de la mesa.

   El vino está de moda. Sobre todo el vino que consumido con mesura y como acompañante de manjares, a los cuales enaltece su sabor en grado sumo. “ Aviva el ánimo y predispone para la relajada conversación”, como apuntaba  el gastrónomo y sibarita Nestor Luján, quien sabía como pocos de las placenteras sensaciones que estimula. Del prudente consumo solo lo grato puede esperarse, y de cualquier asunto en el que medie, es presumible que se alcance el éxito, ya sea referido a negocios, a celebraciones familiares, o como, digo, al amor: todo adquiere nuevos tintes cuando se filtra con las tornasoladas transparencias del caldo, colmadas de complicidades.

   Y por si estas virtudes que los enólogos resaltan fuesen pocas resulta que, además, como no se empachan de afirmar profesionales expertos en nutrición y sesudos estudiosos de la medicina, proporciona salud y alarga la vida. Vienen a detallar que tonifica las arterias, despejando sus intrincados circuitos, y regula el colesterol, ese solapado enemigo que acecha en silencio nuestro sistema cardiovascular para proporcionarnos serios disgustos. ¿Se pude pedir más?

  Uno ya lo venía sospechando. Recuerdo cómo en mi pueblo natal, chacinero y floreciente él, inmerso en las fragosidades dela Serraníade Ronda, me preguntaba sobre la sorprende longevidad de algunos vecinos, muy aficionados a este néctar de los dioses de forma comedida. “Esto es sangre de cristo, y da la vida”, venían a decir. Y a fe que parecía verdad por la rebosante salud de la que hacían gala. Que recuerde, nadie de los que se acercaban con asiduidad  al altar de Baco, si, además supo renegar a tiempo del tabaco,  dejó este mundo por patología isquémica  o ictus cerebral, tan de modo hoy por desgracia.

   Me viene a la memoria un honrado posadero benaojano quien presumía de haber llegado a los 95 años de edad merced a su desayuno diario: un mendrugo de pan de leña, un trozo generoso de tocino con vetas carnosas y un buen vaso de vino. En realidad mi longevo y afable vecino secundaba  las recomendaciones de Antonio Machado: “ Con pan y buen vino se hace el camino”.

   Viene a cuento la elucubración sobre los beneficiosos efectos del vino porque observo cómo  en Ronda la enología acopia adeptos cada día. Se ha convertido en objeto de estudios universitarios por los más  jóvenes. Desean hacer de ella una profesión. Que haya gente interesada en ocuparse de que los deliciosos caldos continúen llegando sin menoscabo de sus virtudes – aroma y sabor – hasta nuestras mesas no deja de ser gratificante.

   La conjunción resulta perfecta teniendo en cuenta que la riqueza vitivinícola rondeña se encuentra en pleno apogeo y se recupera en los últimos años un pasado esplendor merced a la mejor preparación de los bodegueros y a la mayor preocupación dela Administración Públicapor su regulación.

 

Ver Post >
Otra vez la llamada de Alemania
img
José Becerra | 12-12-2011 | 19:28| 0

 

 

Quizás esa sea la solución para nuestra maltrecha economía, o por lo menos para rebajar las cifras de paro en la juventud que ahondan cada vez más en un pozo que sigue siendo insondable y oscuro en grado extremo. Otra vez lo fue.  

 Puede que haya que ir preparando las maletas, que presumiblemente ya no serán de madera y cartón como las que en los años 60 los emigrantes transportaban sus pobres bártulos, entre los que no podía faltar la tortilla de patata envuelta en papel de periódico o la ensarta de chorizos del lugar creando en las estaciones de tren unas escenas que aún perduran en la memoria y que marcaron la existencia de una España abocada a la desesperación.

 Fueron unas estampas que todavía están arraigadas en los que ya peinan canas en los pueblos del interior de Málaga, en todos sin  excepción. Había que dejar atrás un panorama negro y un futuro incierto.  Sangría humana, desgarro familiar, pero, al final, regeneración merced a las divisas que nos vinieron allende fronteras.

     ¿Estamos ante un nuevo milagro económico alemán?  El primero(Wirtschaftswunder) tuvo lugar  en el pasado siglo,   favorecido por la recuperación económica iniciada  después de la II Guerra Mundial,  y vino de la mano del canciller Ludwig Erhard, sucesor de Adenauer. Entre 1950 y 1960 el producto interior bruto de la república creció más de un 60%  impulsado por una serie de innovaciones económicas que validaron su papel hegemónico en Europa.

    Ahora las causas de la pujanza de la Alemania de Angela Merkel son ciertamente distintas. Pero lo que nos importa a los países que nos movemos en su órbita económica es que va a necesitar miles de trabajadores que atiendan su floreciente industria,  la cual  no sufrió daños irreparables durante la crisis que agobia al resto del mundo occidental y que vuelve a remontar de nuevo como la locomotora que fue durante los últimos tiempos.

    Lo dicho, de nuevo la pujanza alemana para sacarnos las castañas del fuego. Las miras  de un país mortecino  puestas de nuevo en otro floreciente capaz de  redimir a muchos de la desesperanza y el desencanto. Y la gente aprendiendo el lenguaje teutón a marchas forzadas por lo que pueda acontecer.

Ver Post >
Setas cocinadas, un suculento plato serrano
img
José Becerra | 11-12-2011 | 11:29| 0

 

 

 Lactarius deliciosus o Níscolo. En Andalucía Guíscano (Foto:Todocultura)
 

 

“ Hoy vamos de setas” es una expresión repetida hasta el infinito en los melosos días del otoño dela Serraníade Ronda. Esta familia de hongos con cuerpo fructífero abunda en  esta época en las sierras quejumbrosas que sirven de fondo a pueblos blancos ( Júzcar, Alpandeire, Atajate…) apostados al sol que más calienta,   y en torno a ella se orquestan jornadas que tienen a la  micología como protagonista indiscutible.

    En los días de asueto, hay que empezar por  comprometer al “conocedor”, que así se denomina al que está avezado en distinguir las comestibles de las venenosas. Una condición que no es baladí si se tiene en cuenta que con frecuencia nos va la vida en ello,  entre otras razones porque la distinción entre unas y otras no se basa en criterios científicos, a saber: no existe relación biológica imperiosa entre dos setas dañinas por el hecho de serlo, ya que pueden permanecer a la misma familia una  que sirva para un suculento plato y otra que puede llegar a producirnos daños irreversibles en el sistema nervioso y digestivo.

     Parten al alba grupos de personas, canasto en ristre y la navaja cachicuerna en el bolsillo, dispuestos a escudriñar  y recolectar las especies más comunes y ceñirse escrupulosamente a éstas, dando de lado a las demás, de ahí la importancia del avezado en este quehacer. Un saber que seguramente se transmitió de padres a hijos desde los tiempos inmemoriales en que la raza humana compaginó la caza y la recolección vegetal  como  medio de vida nómada que acabaría por desembocar   en la sedentaria. Como legado  de aquellas primigenias  expediciones errantes en pos de vegetales aptos para llevarse a la boca perdura hasta hoy la costumbre de salir al campo para hacer provisión de palmitos, espárrago, tagarninas,  o hinojo silvestre. Y, desde luego, prima sobre todo por el  intríngulis que encierra las batidas para  encontrar las mejores setas comestibles.

   Destacan por el placer que brindan después de ser convenientemente cocinadas el rebezuelo o cabrilla, un hongo que ya formó parte de los ágapes enla Roma imperial por su intenso sabor a nuez,  abundante en bosques de coníferas. Mide unos10 centímetrosde alta y el sombrero es irregular y de color anaranjado o amarillento. O el níscalo, de la familia de las setas con sombrerillo en forma de embudo.

    Y, atención, esta es la que jamás deberá entrar en el canastillo del recolector: la oronja verde o blanca. Tiene el sombrerillo amarillento o verdoso y el pie blanquecino. Pase de largo de ella, es una de las más venenosas.

   Pero de las comestibles (repito: si existe la más mínima duda lo más acertado es descartarlas), los lugareños manejan recetas culinarias para sacarles el máximo provecho. Ahí van unos pares de ellas, sencillas y rápidas:

    Setas en salsa de tomates. Empezaremos por limpiarlas para el chorro de agua y trocearlas, eliminando el tallo. Doramos cebolla en aceite, añadimos las setas y dejamos cocer durante 10 minutos a fuego alto. Reducimos la llamada y añadimos el zumo de un limón, condimentamos con sal y pimienta y una hoja de laurel. Por último, se incorpora tomate triturado y dejamos 30 minutos más para que se espese la salsa.

   Setas a la plancha: Se ponen en un mortero los dientes de ajo (pelados), el perejil y la sal, y cuando este todo molido añadimos un chorrito de aceite de oliva, y se lo añadimos a las setas. Ponemos la sartén en el fuego, y cuando este caliente, echamos las setas, dejando que se hagan lentamente, luego le daremos vuelta para que se hagan por el otro lado. Cuando estén echas, retirar del fuego, y comerlas cuando estén aún calientes.¡Que les aproveche!

 

 

 

 

 

 

Ver Post >
Las matanzas caseras en la Serranía de Ronda
img
José Becerra | 09-12-2011 | 19:27| 0

               

 

 
 Chacina casera tradicional de la comarca de Ronda (Foto Carmen Ocaña (SUR)


Tiempo de Navidad y por consiguiente tiempo de fríos y nevadas, el más apropiado para que en la Serranía de Ronda, quizás su último reducto, en casas de campos y antiguas cortijadas que difícilmente mantienen sus muros piedra sobre piedra, se recurra a la matanza casera del cerdo. Para los días festivos que señala el calendario, y para buena parte del resto del año. Una costumbre ancestral, que va perdiendo consistencia por mor de los nuevos tiempos, en los que se prefiere comprar los productos ya elaborados, “pero que no tienen ni por asomo el sabor de los que hacemos en nuestras casas”, asegura Martín Benítez, que del rito de la matanza sabe un rato.

Todavía se empeña la noche en quedarse y se muestra remisa a las claridades del día. Rebotan éstas en las colinas de las sierras reclamando su derecho a alborear. Martín Benítez, agricultor, arriero y matarife si la ocasión se tercia, al rayar el alba, arrecia el paso. Divisa ya envuelta en la bruma de la amanecida que desprende el río Guadiaro en su despertar, la cortijada a la que dirige sus pasos, cuyas aristas de antigua casa labriega ya se columbran en lontananza. Hasta ella dirige sus pasos, la bolsa con los avíos de su trabajo, bamboleándole en las espaldas: dos facas de anguloso y afilado acero y navaja cachicuerna capaz de cortar un pelo en el aire.

Camina de prisa Martín, acostumbrado a trochas y veredas como la que ahora le conduce, pocos pasos más allá a las corralizas del cortijo. Los perros anuncian su llegada con desaforados ladridos. Duran poco, que la figura enjuta, la boina negra con la que se cubre, y los andares del hombre les son familiares.
-“Dios guarde”, saluda. Y los cuatro o cinco hombres, a la puerta del corralón, a pocos metros de la casa – una sonrisa, una mueca amigable – le devuelven el saludo: -“Ven con Dios”.

No hay más conversación, que son los serranos parcos en palabras, cuanto más que ya estaba dicho todo. Uno de ellos abre la portezuela del corral y desde su interior el estruendo del ganado asustado sacude el silencio del día en ciernes. “¿Cuál va a ser?”, pregunta Martín. Le señalan un cochino que a duras penas trata de rehuir de los recién llegados. “En la romana ha dado más de 15 arrobas”, le dicen.

En la Serranía, antes de la matanza anual todavía acostumbran a pesar echando mano a la romana, un artilugio con pesas que inventaron los romanos, de ahí el nombre y que perdura aquí hasta nuestros días. Martín hace las cuentas mentalmente: “Una arroba once kilos y medio, el cochino pesará sus buenos ciento setenta y cinco kilos. Y engordado con bellota de la montanera. Buen tocino para la olla, y mejores jamones para el invierno”.

Cuando Martín hunde el cuchillo en la yugular del puerco, además de los cuatro hombres que lo sujetan, las mujeres y los niños de la cortijada irrumpen en la escena repleta de sangre y gruñidos. Las mujeres recogen en grandes cuencos la sangre – Martín buscó con su cuchillo el punto exacto del corazón del animal – para las morcillas, mientras los niños, ajenos a los últimos estertores de muerte del animal, chillan y ríen alborozados.

Si todas las muertes causan un silencio respetuoso, no es el caso de la del cerdo, que no va a tardar a ser descuartizado. Madrugaron para no perderse la fiesta y miran sin disimulo con admiración y respeto al matarife. Muerto el animal, lo
colocan en una mesita baja. Empieza la fiesta de la matanza, el ceremonial pantagruélico del “comamos y bebamos, que luego moriremos” que cantaban en el medioevo.

Se desuella el cuerpo inerte, restregándolo con cepillos tupido de púas y agua hirviendo. Es el primer paso. Luego, cuatro hombres, a las órdenes de Martín – severo, circunspecto – van a desmembrar al animal. Un sol tibio se derrama sobre la escena, que sigue animada por los gritos de la chiquillería y las consejas de las mujeres. Maestro y sabedor de su anatomía, a los precisos tajos de Martín y los que le acompañan, el cebón va mostrando sus tesoros escondidos: jamones, paletas, asaduras, tocillo y pella…Unos trinchan, otros amasan; y las mujeres embuten y enristran los chorizos y las morcillas.

En poco más de cuatro horas – el sol dueño absoluto del cielo limpio invernal – la especie humana ha revivido la lucha contra la escasez, garantizando la propia supervivencia. Colgados los jamones y embutidos en oscuras vigas, sólo queda esperar el paso del tiempo para que el airecillo seco de la Serranía, apriete las carnes y acelere su curación.

Opina

 

Ver Post >
Málaga más solidaria en Navidad
img
José Becerra | 08-12-2011 | 19:05| 0

 

   El drama de la pobreza en Málaga, un rayo que no cesa ( Foto de Libertadsinira) 

  Resulta alentador que con el reclamo de la Navidad se avive el sentimiento de solidaridad para con los que menos tienen.  Vivimos días procelosos, acuciados por una crisis económica  que no da atisbos de desaparecer y cada vez son más las familias que sucumben a sus zarpazos y vienen  a engrosar la cifra fatídica de la pobreza en la capital y su provincia.

Se podría afirmar sin temo a equivocarnos que no hay nadie que no conozca en su entorno la penosa situación de alguna familia  desarraigada que arrastra la penosa situación de alguno de sus miembros,  cuando no todos, subsumido en el paro. Pero hay, por fortuna,  quien considera  que ayudar con sus aportaciones económicas o en especie a quienes sucumbieron muy a su pesar a un estado mísero, forma parte de su manera de entender la vida haciendo suyo el sufrimiento de su semejante.

Y las ayudas se muestran más cuantiosas que nunca en estos días. No el “hombre un lobo para el hombre” que dedujo Hobbes, al ver el comportamiento de sus congéneres,  sino “el hombre sagrado para el hombre” como  nos iluminó Séneca antes del advenimiento de la Cristiandad.

Las aportaciones a los necesitados  se han multiplicados a rebufo de las fiestas navideñas. Y en esta circunstancia juegan un papel primordial las ONG que canalizan la generosidad multiplicada de todos hacia  quienes la esperan como un maná divino.

Se desviven Manos Unidas, Bancosol, Cáritas, entre otras organizaciones altruistas, que sirven de correa de transmisión para que la fidelidad de miles de personas a la causa común de asistencia al necesitado se verifique sin demora  y puntualmente. Merecen nuestra adhesión y agradecimiento más profundo.

Ver Post >
Otoño triste en la Serranía de Ronda
img
José Becerra | 07-12-2011 | 12:09| 0

 

 

 La Serranía de Ronda sumida en el otoño-invierno (Andalucía rústica)
 
 El mar, su proximidad inquietante o lejana, dulcifica en la larga costa sus tonos. Se retrasa, parece que llega, pero se vuelve y se rezaga. El otoño no es el mismo cuando asoma cerca del mar que cuando lo hace en la lejana montaña. El piélago, profundo y calentado, apacigua su brusca entrada y parece decirle con voz atiplada: Espera un poco, camarada. Es menos visible, aunque las hojas de los árboles también se caigan. Quizá su presencia más evidente sea el regreso de las gaviotas a la playa. Recuperan la arena, largamente usurpada.    Llega sin avisar el otoño a la montaña. Un día hace calor, fuego en las alturas y en las laderas hurañas, y al otro, el frío extiende su albedrío con saña. Sin transición, casi sin pausa.

De la noche a la mañana. No se veía ayer, y hoy es cosa clara. Al amanecer tenues gotas de rocío entorpecen del segador el corte de la guadaña. ¿Cómo tan pronto ha cambiado el color de la hojarasca? De verde brillante, en un soplo los tonos del caqui ( en el Japón de donde es oriundo y luego enla Serranía) planta santa, se pasó a la pátina amoratada. Se desnuda la higuera con parsimonia pero sin pausa. Le descolgaron los últimos higos que azúcar rezumaban. El almendro, los chopos de las riberas, las encinas ancianas, (no así los olivos cenicientos y machadianos que ganaron en galanura) y los abedules perdieron su prestancia.

    Las colosales sierras que al cielo arañan impiden que la luz se entretenga antes de despedirse hasta mañana. Es lo que enlos pueblos de la costa pasa. En los de la montaña anochece antes porque se esconden y las alturas incitan para que las sombras antes de tiempo los invadan.

     Sopla el aire frío y a su paso todo lo arrastra. Los que vienen de la costa les coge de sorpresa esta asta actitud rebelde y temprana. “Todavía hay gente en la playa”, dicen con destemplanza. “No es lo mismo en la sierra”, le contestan los de Ronda, Montejaque, Alpandeire y Parauta. Aquí es más triste y de más temprana pisada. No, no es lo mismo el otoño en la costa que en la montaña.

 

 

Ver Post >
Lucha contra el SIDA
img
José Becerra | 05-12-2011 | 18:55| 0

El Jinete del Apocalipsis de la modernidad  que se ha llevado por delante a más de 25 millones de personas en el mundo desde que empezó a diezmar la población 30 años atrás ha comenzado a ser vencido. El malhadado virus VIH destructor y temido parece que está encontrando la horma del zapato. Naturalmente que, para nuestra desgracia, aún no ha sido derrotado del todo, como lo demuestra el hecho de que cada día en  el mundo se infectan alrededor de 8.000 personas cada día.

En la provincia de  Málaga el número de afectados por este mal considerado como la peste del siglo XX, como lo han recordado las asociaciones altruistas en el día dedicado a su conmemoración (1º de diciembre) alcanzó los 3.000 en las tres últimas décadas (37 casos en el último año).

Un tabú, una maldición que castiga sin distinción de razas ni colores ala Humanidad.Perose ha logrado hacerlo pasar de enfermedad mortal de necesidad  a crónica. Un adelanto que hay que agradecer a los avances científicos (los antirretrovirales, un arma contundente para las defensas) que están logrando frenar su avance y rigor. Las muertes han empezado a declinar.

Pero las cifras de los infectados siguen siendo, para nuestra desgracia, inquietantes, sobre todo en algunas partes del continente africano, donde la enfermedad se da la mano con el hambre y la miseria enquistadas. Cifras terroríficas de defunciones que  se podían evitar  si la industria farmacéutica atendiera un poco menos a cuadrar sus beneficios y atendieran la demanda de genéricos para poner al alcance de millones de afectados fármacos más baratos para atajar el mal que destruye física y socialmente.

Ver Post >
El escollo de las Comunidades Autónomas
img
José Becerra | 04-12-2011 | 19:26| 0

Corren malos tiempos para las Comunidades Autonómicas,  en su día un acierto para contrarrestar el poder omnímodo emanado del  centralismo político. Pero han cambiado muchos las cosas: hoy más que una solución han llegado a significar una rémora para el Estado.

Tenía que ocurrir: la sangría de caudales que ocasionaron virreyes territoriales sin sentido alguno de la contención y la prudencia, a la larga, produjeron efectos catastróficos. Cadenas de televisión y radio sin mesura – la voz del amo de cada territorio autónomo, provincial y local -, consejeros, empresas subsidiarias, coches oficiales, y ominosos  gastos superfluos que no vale la pena enumerar porque yacen en la mente de todos, han abocado a los organismos en cuestión a una situación de ruina que todo indica que puede ser irreversible, hasta el punto que se piensa muy en serio la devolución de algunas competencias a la alta institución social de donde procedieron.

   Fracasó el Consejo  de Política Fiscal y Financiera de forma estentórea. Y la solución que se ha acabado por ofrecer- elaborada “ad hoc”para cada Comunidad – no puede ser más contradictoria y casi se podría decir que extravagante. El Instituto de Crédito Oficial (ICO, para los allegados) dependiente del Estado y que se financia con la deuda pública que éste emite, concede préstamos a los entes autonómicos para que estos   a vez satisfagan las deudas contraídas con el propio Estado. No deja ser esta cuestión un flagrante contrasentido.

Un enrevesado asunto que dista mucho de ser entendido, como lo son, por otra parte, muchas de las decisiones que este Gobierno en funciones viene adoptando en los últimos meses, en una gestión que por fuerza ha de parecernos desnortada.

 

 

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.