img
Etiquetas de los Posts ‘

auge

Auge de los vinos rondeños
José Becerra 10-05-2018 | 1:03 | 0

Auge de los vinos rondeños

JOSÉ BECERRA

La Asociación de Museos de Vino de España ha escogido a Ronda como sede de un simposio que  realzó días atrás la importancia de este llamado “elixir de los dioses” y que concitó el interés de propios y extraños. Se ha querido compaginar en los diferentes actos realizados el vino con el turismo y el resultado no ha podido ser más halagüeño. Una jornada brillante que ha venido a refrendar la importancia de los dos elementos y que ha tenido como sede el Centro Integral del Vino, y como colofón la posterior visita a las diferentes bodegas de la ciudad. Una Ruta, la del Vino de Ronda, que ha conseguido figurar en los primeros puestos del palmarés de las que componen el entramado de las ya existentes en España. Turismo y vinicultura se dan la mano y el resultado no ha podido ser más espléndido.

  Echando la vista atrás comprobaremos como fecundaron proyectos que tuvieron al vino rondeño como referente, tal el de las “Rutas del Vino de Ronda”, una iniciativa del consistorio local  que cobra vida y que va a servir para dar a conocer de manera definitiva  los vinos rondeños, los cuales  por su excelencia venían conquistando buena parte del mercado nacional y subían con todos los honores a las mesas tanto de comensales humildes como a la de los  sibaritas del buen comer y beber de las familias más empingorotadas.

   El que en su día fuera proyecto es hoy una realidad. Acaban de constituirse las “Rutas del Vino de Ronda”.Lo anunciaron días atrás los concejales de Turismo, Isabel Barriga, y el de Desarrollo Rural, Jesús Vázquez. Una iniciativa que cobra vida y que va a servir para dar a conocer de manera definitiva  los vinos rondeños, los cuales  por su excelencia venían conquistando buena parte del mercado nacional y subía con todos los honores a las mesas de los sibaritas del buen comer y beber.

   Bodegueros, viticultores, asociaciones, Ayuntamiento y Consejo Regulador se cogen de la mano para mostrar al mundo la espléndida realidad de unos caldos que en nada tienen que envidiar a los de mayor nombradía. Hasta veinte bodegas compiten en el solar rondeña para lograrlo. Un ambicioso plan que no puede sino generar riqueza y prestigio parala Ciudaddel Tajo, a la vez que catapultar su nombre al exterior ya de por sí reconocido merced a su acervo arquitectónico y monumental.

   No está ausente Ronda – no lo puede estar por razones de peso –de las rutas del Neandertal hispano, dela Romaimperial, del Califato cordobés o el reinado nazarí; posee el sabor de lo mozárabe y lo mudéjar; Y ofrece muestras evidentes – dando grandas zancadas en la historia política y del arte – de la ruta del gótico, el barroco o el Renacimiento. De unos y otros hitos de la andadura humana en la provincia está Ronda, en efecto, en la encrucijada de los caminos que  entretejieron su forma de ser y estar en el mundo.

   Ahora se consiguió  que figure en la Red Española de Rutas del Vino, esa vía que recorre España desde arriba abajo y de un lado a otro de su topografía y fisonomía. Desde Ribeiro hasta Penedés y Priorato y desde Rioja hasta Jumilla, pasando por Cariñena, Toro y Valdepeñas; también por Condado de Huelva, Jumilla, Jerez y la propia Málaga.

Caminos milenarios del vino, puro néctar de dioses que cantaron los griegos e inmortalizaron los romanos. Vinos diferentes a tenor de la uva que se pisa o de la poda a que se sometan los viñedos.

    De un tiempo a esta parte se ha vuelto en Ronda a concede  la importancia que se merece a  la vid, tantos años dándosele las espaldas. La malquerencia se debió por aquella aciaga época en la que la filoxera arrasó campos y arruinó haciendas vitivinícolas. Pero ahora son otros tiempos, más prometedores y halagüeños para el cultivo. Y hoy tenemos bodegueros de pro. Bodegueros y firmas que están consiguiendo devolver el prestigio que tuvieron siempre los caldos rondeños.

   De los tiempos de mi ya lejana infancia algunas escenas del campesinado de la comarca rondeña se me quedaron indelebles en la mente. Enla Dehesilla de Benaoján o en la estrecha campiña de Montejaque las mujeres subían con grandes capachas los racimos de vid recién cortados hasta el lagar correspondiente; lo mismo ocurría en Faraján o Alpandeire, en Júzcar o Benadalid. Bodegas de Las Caballerías, de las Monjas, de los Viscos, en los campos a un tiro de honda de Ronda. En ellas el principio que guiaba la elaboración del vino era sumamente sencillo.

   Las uvas recién recogidas se prensaban para que de esta forma liberaran su zumo (el mosto, que tanto juego habría de dar en la cultura del buen beber dela Serraníade Ronda), rico en azúcares fermentables. Las levaduras añadidas provocaban la fermentación que propiciaba la liberación del alcohol etílico y el dióxido de carbono o bien cooperaban a su transformación. El mosto, a partir de ese momento, era ya vino y se entregaba al dulce sopor que le brindaban las umbrosas bodegas, en espera de subir con todos los honores a las más humildes mesas y a los más encopetados manteles.

    Todavía existen restos de estas bodegas (sobre todo de las prensas móviles) diseminadas por la Serranía. Otrashan vuelto a funcionar, regenerados los campos, puestas en desarrollos las nuevas plantas autóctonas o importadas.

Volvía el vino a Ronda, a sus heredades circundantes. Y lo que es más importante, vuelve con el empuje y el prestigio que lo hace merecedor de figuras en los circuitos  que acrisolan el vino de España. No hay ya quien dude que el resurgir del vino de calidad en Ronda se considere como un `milagro´ con todo lo que este vocablo representa de impacto en el mercado y los negocios a cualquier escala.

 El vino tinto, regenerador de arterias y sabia sustancia para prevenir dolencias cardiovasculares, amén de del placer sin cuento que proporciona su libación comedida ha encontrado en Ronda suelo propicio para su fecundación.   Ha hecho bien el Consejo Regulador del Vino en consentir la inscripción en la Ruta hispana  los vinos de Ronda. Nuestros caldos echan a andar con el  pláceme de los entendidos.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.