img
Etiquetas de los Posts ‘

guarderia 5 Chupetes

Una renovada guardería en Martín Carpena
José Becerra 19-03-2018 | 8:28 | 0

Una renovada guardería  en Martín Carpena
En realidad no es nueva en la zona, ya que el parvulario venía brindado su buen hacer a buena parte de los padres que en él residen. Solo que ahora, sin alejarse de aquélla,  se deslinda del Hospital Quirón a la que había permanecido unida muchos años y cobra personalidad  propia en la concurrida barriada que va a más cada día, a dos pasos de su antiguo emplazamiento, en el meollo del ensanche del distrito de Martín Carpena, y en concreto asentada en la  malagueña Avenida Imperio Argentina. Y lo hace con novísima imagen, tras la construcción a marchas forzadas de las instalaciones realizadas durante el pasado verano con la intención de abrir sus puertas en el nuevo curso escolar, algo que ya es una espléndida  realidad en el septiembre último, mes en que comenzó su andadura.
Si era atrayente la guardería anterior por sus instalaciones, y modélica además merced al   plantel de profesionales que la servían, los mismos atributos se perfilan en la nueva etapa que ahora comienza en el recién acabado edificio que se inauguró recientemente, a dos pasos del centro escolar Clara Campoamor, lo que la hace mucho más atractiva para los padres que a ella van seguir confiando el cuidado de sus vástagos. Porque desde  este centro de Enseñanza Primaria se trasladan cada día hasta una veintena de niños a la recién inaugurada y anexa Guardería Cinco Chupetes para la pitanza de cada día, tras permanecer 5 horas bajo la tutela y enseñanza de la “seño” María Inés, de modélica trayectoria en su quehacer de cada día. Son los mismos pequeños que iniciaron su primigenia aventura del saber en el antiguo local que ahora acaba de ser transformado.
Con líneas constructivas modernas y decoración apropiada para el menester que ha sido concebida, la nueva “5 Chupetes” ha de marcar un paradigma para este tipo de edificaciones en Málaga, ya que nada tiene que envidiar al kindergarten o parvulario de cualquiera otra parte dentro y fuera de nuestras fronteras.
Y lo que es más importante si cabe: la continuidad del conjunto de cuidadoras, cocineras y educadores que dieron muestras de su saber y entender en la protección y enseñanza de los críos que se le encomiendan. Aquí juegan un papel encomiable Belén, Pedro, Yolanda, Tamara y la cocinera Ana: un plantilla de profesionales eficientes  con su directora, Raquel,     a la cabeza. Conscientes plenamente de sus funciones y sabedoras de lo que supone para los padres dejar a sus hijos al cuidado de otras personas por motivos ineludibles de trabajo o carencia de familiares cercanos, ejecutan con dedicación plena sus tareas y por unas horas responden fielmente a las exigencias de cuidado y protección requeridas a los infantes de tan escasa edad.
Asistimos padres y abuelos al inicio de una nueva etapa de la guardería que acogió desde los primeros años de vida a nuestros peques. Remozada convenientemente acaba de abrir sus puertas para seguir haciéndolo con la probidad y dedicación que venía caracterizando a sus empleados en el desempeño de sus funciones.
Volveremos a respirar tranquilos cada mañana al confiarlos a su cuidado, sabiendo que recibirán la atención más exquisita. La novísima planta y los flamantes dispositivos y módulos así lo confirman.  Algo que es de agradecer. El  empeño en hacer grata la estancia de nuestros  pequeños seres más queridos  es digna de encomio y es preciso reconocerlo.
Es obligado resaltar el trabajo de las cuidadoras de esta guardería ejemplar que ahora acaba de estrenar nueva sede. Y habría que hacerlo ya que su labor diría la ejecutan con una sempiterna sonrisa en los labios y un gesto amable en el rostro, sin el menor atisbo de fastidio, prueba evidente de su buen hacer y de la total dedicación a una  labor que puede ser ímproba, pero que, pensamos, también gratificante a quienes a ella dedican su tiempo con una aplicación digna de todo elogio.

Mi nieto Mario y una veintena de amigos suyos comparten espacios en el colegio Campoamor y 5 Chupetes. Diariamente contemplo la alborozada marcha que transcurre entre uno y otro lugar para la pitanza de cada día. Primero aprender las letras y los números; luego, atender las necesidades del estómago. Profesoras y cuidadoras ser dan buenas mañas para completar diariamente el ciclo exigido por la pequeña y ruidosa  tropa.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.