img
Etiquetas de los Posts ‘

IBI

Alivio para el bolsillo en pueblos malagueños
José Becerra 05-01-2018 | 12:53 | 0

 

Alivio para el bolsillo en pueblos malagueños

Recuerdo como una imagen de humildes pueblos de la España irredenta del pasado siglo la imagen de vecinos que cada año no era raro que a cuenta de atender el recibo de la “contribución” – que así se reconocía por aquellos desolados tiempos – debían de restringir el condumio de alimentos básicos por algunos días. Caminaban ese día nefasto con paso indeciso hacia el Ayuntamiento, lugar en el que el recaudador de turno se aposentaba en espera de los depauperados contribuyentes llegarán para cumplir son Hacienda mal que les pesara; la mayoría de ellos por poseer una vivienda que se caía a pedazos. Afortunadamente, a remolque de los nuevos tiempos estas imágenes de una España decadente pasó a la historia: ahora se atiende a estos recibos contributivos en la caja o banco de turno, pero la malquerencia hacia ellos sigue siendo lo mismo, aunque eso sí, los moradores de algunos municipios malagueños que ostenten la propiedad de una vivienda o un terreno van a comprobar cómo se mitiga parte de esa carga soportada con el mayor estoicismo del mundo. La rebaja impositiva a más de una treintena de pueblos de la provincia se produce merced a factores de corrección aprobados por el último Consejo de Ministros del año que acaba de finiquitar a instancias de responsables municipales de términos afectados por gabelas desmedidas. La presión fiscal que atañe al ámbito inmobiliario de este sector dará un respiro notorio a los contribuyentes. Revisados a la baja el ´catastrazo´ de hace ya una década, que muy bien podría considerarse de oprobiosa, las aguas perecen volver a su cauce, y el IBI, que cada verano venía sobrecogiendo a las familias menos boyante, y con este tributo, otros del mismo jaez, como la plusvalía municipal que es obligado satisfacer por mor de la venta de una casa o cuando se recibe graciosamente un inmueble en herencia, tienden a limar sus fauces siempre abiertas y horripilantes. Otra cosa es que las alcaldías de manera y forma que la medida atañe a la base imponible del tributo en cuestión, decidan alterar, como es de esperar por lo legislado, su importe a la baja. Cuestión ésta que afortunadamente es lo esperable en el solar malagueño. Un alivio para el bolsillo de la vecindad de cada pueblo de Málaga, que no tienen por menos que recibir la buena nueva con alborozo.

Ver Post >
La contribución
José Becerra 22-08-2014 | 12:46 | 0

La contribución

 

Las imágenes  se me quedaron grabadas en la  mente infantil, por mi edad abierta a todos los estímulos que me venían del exterior. Cuando el verano, seco y peleón, hacía estragos en el pueblo de la Serranía de Ronda que me vio nacer, la gente de condición modesta y  obrera se acicalaba, casi tanto como en las fiestas del lugar – pantalón y chaqueta nueva, camisa blanca, alpargatas o zapatos impolutos – y se encaminaba hacía el Ayuntamiento (en Benaoján, en la plaza de la iglesia, centro neurálgico del pueblo), no sin mascullar por el camino alguna que otra maldición.

  ¿Era llegado el momento de rendir pleitesía al Patrón San Marcos? No, era llegada la hora de una exigencia del papá Estado, de la que quien más o quien menos protestaba por lo bajine o de forma estentórea porque no eran tiempos para despenderse de unas pesetas que  muchas veces había que sustraer de lo que exigía conseguir  el sustento diario.

   Había que contribuir, que quieras que no, apaciguar la voracidad del Fisco, que a mi parva edad confundía con un monstruo de muchas cabezas que se erigía, insaciable,  dueño señor de casas y haciendas. La frase que se repetía resbalaba en esquinas y mentideros: “Llegaron los de la contribución y no hay quien se escape”, se decía en voz queda, regurgitando no poco encono.

   Hoy, la contribución de antaño y su forma de satisfacerla ha cambiado de signo  a remolque de los novísimos tiempos, aparte de que ya nadie le endilga esa designación ni que haya que despojarse de la ropa de trabajo para, más adecentado,  cumplir con las exigencias del erario público en el ayuntamiento correspondiente.

   Ahora, el tributo anual nos llega de forma más aséptica y menos engorrosa para vocalizar. Tomó cuerpo intentado  limar las asperezas que quieras o no producía la antigua denominación  capaz de provocar urticaria y animadversión, que nadie intentaba disimular, ya digo. Se le bautizó de manera más lacónica y sonora y vino para quedarse: IBI, o sea, Impuesto de Bienes Inmueble, que viene cada agosto, como los  calores,  a socavarnos el  ánimo y los bolsillos.

   El malhadado IBI viene cada año por las mismas fechas y toma posesión del renglón correspondiente de la libreta de nuestra cuenta bancaria con el consabido rechinar de dientes que  produce lo que desagrada y es inevitable. Ya  me lo advirtió un viejo campesino de la Serranía de Ronda cuando se disponía a satisfacer la gabela, calle arriba camino del Consistorio local: “En este mundo no se puede estar seguro de nada, salvo de la muerte y la contribución”.

  

Ver Post >
IBI discriminatorio en la provincia
José Becerra 27-09-2013 | 5:49 | 0

 

 

No soy propenso a entrar en los rifirrafes de los políticos ni en esa postura del “tú más” tan recurrente entre los integrantes de un partido u otro. Allá se las compongan, que no es raro que quienes observamos,iba a decir impávidos,pero no,siempre con recelo y un poco de rabia, sus dimes y diretes pocas veces sacamos algo en claro. Viene este exordio a cuento por la iniciativa anunciada por la Diputación de Málaga días atrás de que saldría en socorro de aquellos que se enfrentarán con el tributo ineludible del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) familiarmente conocido antaño en la población rondeña y la de sus aledaños como la “contribución”, con el reparto de unas ayudas que habrían de ser recibidas como agua de mayo en tiempos de sequía.

  No hay tal, que esas asistencias, según se sabe ahora, solo irán a parar a los que pagan como gravamen por este concepto a tenor de viviendas con un calor catastral por encima de los 100.000 euros, con la salvedad de que los municipios subvencionados estén integrados en el Patronato de Recaudación. Ahí me las den todas. No entran en la medida más de 600.000 viviendas, un 82% de las existentes, de las que los propietarios,que son los más en los pequeños núcleos de población, no han delegado el cobro del recibo en el Patronato. Otro tanto ocurrirá con las que superen el tope delos 100.000 euros y no cumplan la condición mencionada o no tengan domiciliado el recibo en entidad bancaria.

Los socialistas, que andan a la gresca con Elías Bendodo, presidente de la Diputación, tildan esta medida como un “timo”, Francisco Conejo portavoz del PSOE, dixit. No diremos tanto,pero si se puede hablar de inconsecuencia y discriminación.

  Los pequeños pueblos del interior provincial,sacudidos por la crisis galopante que padecemos y paro consiguiente se las ven y desea para sacudir el marasmo en el que se encuentran. Congruente con esa situación sería de desear que la Diputación elimine cortapisas y pase por alto la exigencia de tener domiciliado los pagos -algo que solo es común entre las clases sociales más o menos boyantes – o que se tienda la mano a quienes no forman parte del Patronato.

Ver Post >
Bendodo se apunta un tanto en la Serranía
José Becerra 26-08-2013 | 11:41 | 0


Un tanto a favor de su mandato en la Diputación de Málaga que seguramente le habrán otorgado de manera  tácita o públicamente los más de 50.000 vecinos propietarios de viviendas en la veintena de municipios que comportan la Serranía de Ronda. La entidad supramunicipal que preside decidió,en reunión mantenida con alcaldes de la zona, reducir en parte el tributo anual de Bienes Inmuebles(IBI, por más señas),una medida que ha sido recibida en la zona con el natural regocijo, que en estos tiempos que corren de dificultades sin cuento, no abundan gestos de las administraciones públicas que no vengan a escarbar en los bolsillos para vaciarlos en su provecho.(Esperamos que en la reunión de Bendodo con los alcaldes de la zona estuviese presente el alcalde de Benaoján,Paco Gómez, reacio a aprobar  esta medida,aún teniéndose en cuenta que por este concepto se paga más que en cualquier otro lugar de la provincia, algo que no deja de soliviantar a los contribuyentes, dicho sea de paso).
Echando la vista atrás recuerdo que en la Serranía de Ronda, llegado el día de cumplir con Hacienda la atribulada vecindad se encasquetaba boina y lucía camisa nueva y pantalón del domingo para acercarse al ayuntamiento en cuestión, cariacontecidos y a desganas. Era el día del pago de la “contribución” que quieras que no debían atender nuestros mayores. Se contribuía en silencio y con la cabeza gacha,que no eran tiempos para sonoras protestas. Ahora,los tiempos avanzan que es una barbaridad, que dijo aquél, las notificaciones tributarias nos llegan por correo y sabemos de ellas con el mismo crujir de dientes que antaño cuando el banco nos manda la notificación del asiento en la cuenta. Todo más aséptico, ya ven, pero igual de enojoso.
Pero a lo que iba. La Diputación, criticada últimamente por gastos suntuosos y que en nada  redundan en beneficio del ciudadano – 100.000 euros al año en la Escuela Taurina, casi la misma cantidad para el Museo Taurino,valgan como muestra –,se descuelga con hacerle más llevadero el trago del IBI a la población rondeña y serrana, para lo que se destinará algo más de medio millón de euros. Alardea el presidente de que “la buena situación financiera” de la entidad lo permite. Que la bonanza dure mucho tiempo en las arcas,susurran por lo bajini los   numeroso afectados por el gravamen anual.

Foto: Los pueblos de la Serranía pagarán menos IBI.

turismoderonda.es

Categoría; pueblos

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.