img
Etiquetas de los Posts ‘

pensiones.

Pensiones en el alero
José Becerra 24-08-2018 | 10:35 | 0

Resultado de imagen de fotos de pensionistas, diariosur

Pensiones en el alero

JOSÉ BECERRA

Asusta la cantidad de millones que son necesarios para que cada mes llegue puntualmente la pensión a quienes las disfrutan, entre los que me cuento.  Disfrutar es un decir, que la exigua cantidad que se obtiene  no permite regocijarnos en demasía, más bien  vivir “a mal tira” que decimos los oriundos de la Serranía de Ronda, cuando llegar a fin de mes es toda una odisea en toda regla por la módica cantidad que el papá Estado tiene a bien  otorgarnos. Supera, empero, con creces la cantidad dedicada a este menester  los 9.000 millones de euros, lo que no es moco de pavo. Un pavoroso problema que posee el agravante de que indefectiblemente esa desorbitada cantidad se agrave con el paso del tiempo, algo que sesudos analistas del momento no dudan en señalar y dar por seguro.

La cuestión es que, si bien los jubilados hasta hora, después de dar por finalizada su vida laboral y disfrutar de una paga exigua vayan, como mandato de vida, desapareciendo, los que accedan a ese derecho, habrán de obtener, por mor de  cotizaciones más elevadas, de unos emolumentos sensiblemente más altos nada más pisar el escalón del sistema y durante la vida que siga a su situación laboral una vez acabada ésta. Algo que vendrá a agudizar el problema  haciendo que la cantidad que ahora nos horripila aumente considerablemente, hasta el punto de dar a pie a una situación poco menos que catastrófica para las arcas del Estado.

Se  tildará de catastrofistas a quienes aventuran este argumento; pero bien mirado no dejan de tener razón quienes barruntan esa situación. Aún sin soslayar la certeza del aumento de empleo y el crecimiento económico que hoy por hoy es presumible y que los panegiristas de el óptimo momento  que se atraviesa no dudan en evidenciar, por fuerza no es aventurado dar cabida a las certezas que pueden sobrevenir, merced a la sobrecarga que tendría que soportar la Seguridad Social de un futuro próximo.

¿Habrá que volver al casi  periclitado Pacto de Toledo, el cual en su día vino a solucionar el problema siempre candente de las pensiones en España? Todo apunta que sería conveniente y que redundaría en beneficio de todos; pero la estructura del panorama político de nuestros días y las intestinas luchas parlamentarias y/o senatoriales, hoy en palpable evidencia, lo impiden.

Una nube obscura y amenazante se cierne sobre nuestras cabezas, fruto de del deseo de quienes nos gobiernan de aumentar la presión fiscal sobre las entidades que mantienen el entramado de la actividad económica. Parece de una lógica apabullante que si esta presión  se ejerce sobre empresas que hasta ahora han permitido el despegue del enquistado desempleo en el país estremecerán sus estructuras financieras, algo que redundará indefectiblemente en la destrucción de puestos de trabajo, en la Seguridad Social tocada del ala y peligro inminente para los pensionistas.

Ver Post >
Loables deseos
José Becerra 15-07-2018 | 12:18 | 0

Loables deseos

¿Tiene los días contados el copago farmacéutico que ha venido castigando a nuestros mayores y tratándolo como díscolos usuario de la Seguridad Social? A juzgar por las declaraciones recientes de la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, se puede pensar que está ya al doblar la esquina. Hay que admitir que la reforma sanitaria de 2012  nos colocó a los pensionistas, entre los que me cuento, con escasa por no decir misérrimos emolumentos, en la tesitura  de satisfacer una parte del total del medicamento adquirido o eliminarlo con el consiguiente quebranto para la salud ya deteriorada por mor del paso y el peso implacable de los años. Con pensiones mínimas, tener que afrontar este gasto del que se estaba dispensado supuso un hándicap para pensiones exiguas que apenas llegaban para culminar el mes a trancas y barrancas. La ministra acaba de anunciar “la voluntad  de recuperar todos y cada uno de los derechos arrebatados”, impuestos por parte de un PP que ya es historia, por lo menos rigiendo los destinos de los españoles. “Su boca sea meía (medida)”, que dice el vocabulario calé de alguien que intenta con  buenas intenciones poner remedio a sus males enquistados y los lanza  sin cortapisas a quien quiera oírlos. Afirma la ministra que no se trata de una eliminación del copago desde ya, sino que habrá que esperar algún tiempo, aunque deja por sentado que esta mejora en las economías más depauperadas como son las de los pensionistas se efectuará más temprano que tarde. Respiramos aliviados. Por esta cuestión candente y por sus intenciones de no dejar a nadie atrás en la asistencia sanitaria “de manera integral” como un postulado a cumplir en  España más temprano que tarde. Hay razones para pensar que  entra con buen pie el novísimo Gobierno, por lo menes en cuestiones que más preocupaciones entrañan en quienes cuenta con recursos poco menos que de menesterosos.

Ver Post >
Las mejoras de las pensiones en el alero
José Becerra 26-06-2018 | 11:17 | 0

Las mejoras de las pensiones en el alero

JOSE BECERRA

El novísimo Gobierno se preocupa, como tiene que ser, por la recuperación y estabilización del sistema de la Seguridad Social; algo que parece problemático en lo que toca a conceder  las mejoras que desde el colectivo de mayores se exigen para las pensiones, sobre todo para las de menor calado económico. Temen desde las instancias del poder hoy asentado (no se sabe si para mucho o corto plazo) que esta medida afecte al cumplimiento de déficit de los presupuestos del Estado, algo que desde Bruselas se exige para que estos no se desborden sin contención aparente. ¿Teme el Gobierno de nuevo cuño que el aumento de las pensiones exija cortapisas a los Presupuestos del Estado lo suficientemente amplias como para desvirtuar los objetivos de déficit? O lo que lo mismo, ¿que alteren el compromiso con Bruselas de embridarlos? Tarea ardua, ¡vive Dios!,  porque la idea de elevar el calado de los impuestos o flagelar a los bancos con nuevos tributos para servir este fin, por mucho que esta decisión sea mucho que desear, no parece que se implante, al menos en tiempos próximos.

Sabemos que las pensiones, y con más razón, las que ahora se doblan en su importe cuando el año alcanza  su primera mitad, ha sido para satisfacerlas  recurrir al endeudamiento con el Tesoro Público para hacerles frente; medida ésta más que necesaria y urgente dado que los ánimos de los pensionistas, en cuyas filas milito, se encuentran más que encrespados exigiendo unas mejoras a tono con la subida  implacable del IPC, como saben, un índice económico que juzga los precios de bienes y servicios que se conocen como “cesta familiar”, esa que cada ama de casa pretende llenar entera o en parte a juzgar del momento que se viva y la variación del precio de los artículos según en el momento de la compra actual y la que se hizo anteriormente.

Consecuencias perentorias y evidentes: la Seguridad Social engorda su deuda a ojos vista y la controversia en el llamado Pacto de Toledo ni avanza ni retrocede en sus decisiones, algo que no tiene por menos que agobiarnos a quienes  no con dificultades manifiestas llegamos a fin de mes. Malos tiempos se presagian para los pensionistas, si es que los gobernantes de turno no se atan bien los machos para transitar con paso firme por tan arduo problema que no ceja en su martilleo en el sentir  de quienes menos tienen. Su suerte en un alero.

Ver Post >
¿Peligran las pensiones?
José Becerra 07-12-2016 | 11:51 | 0

 

¿Peligran las pensiones?

José Becerra

 

“Oído al parche”, que dicen en mi tierra allá en  donde la Serranía de Ronda muestra su cariz áspero de cumbres fragosas a cuyos pies o en sus faldas de montaña se asientan pueblecitos de apretadas casas e impolutas fachadas. La expresión, sin embargo, es netamente castellana, y tiene un origen bélico ya que se usaba en la antigüedad para designar un peligro latente originado por la invasión de un ejército anunciado por el batir de los tambores (parches) de las mesnadas enemigas.

Lo dicen cuando es obligado prestar atención a algo que hace peligrar el sosiego de los habitantes y que no hay que echar en saco roto. También se dice, y este es un dicho de alcance universal, que “no es traidor el que avisa”. Y ahora se no está avisando desde fuentes autorizadas que a la “hucha” de las pensiones se le está viendo el fondo.

Rajoy y su fiel acólito Montoro, quienes mantuvieron meses atrás cuando se jugaban – y estuvieron en un tris de perderlo – la permanencia del gobierno, que no se iban a subir los impuestos. Se conjuraron para dejar por sentado que era una atrocidad para el buen ritmo de la economía. Del dicho al hecho un grandísimo trecho. Tampoco se barruntaba     que se seguiría escarbando en la `hucha de las pensiones´ hasta dejarla en mínimos históricos, exhausta, como acaba de ocurrir por mal que nos pese a los sufridos pensionistas.

Nada menos que 9.500 millones de euros acaban de extraerse de la alcancía estatal para atender la paga extra de diciembre, la cual va quedando en cruz y en cuadro, por lo que  más que tiritar se muestra exhausta y con necesidad urgente de respiración asistida, muy lejos de las millonadas de las que podía presumir solo cuatro o cinco años atrás.

Por mucho que el ministro de Economía, Luis de Guindos, afirme  alardeando del buen hacer del PP,  que el futuro de las pensiones está garantizado en España, los pensionistas que por lo edad somos perros viejos y nos lanzan piedras de todas partes, estamos con la mosca detrás de la oreja.

Se nos antoja, muy a nuestro pesar, que las cosas tal como van no pintan del todo bien para nuestros intereses, que son los de quienes han trabajado toda la vida con la esperanza de un mediano pesar llegado el momento que ya ve la senda del ocaso vital. El panorama que se brinda a nuestros ya cansados ojos – iba a decir lacrimosos, pero no quiero pecar de demasiado derrotismo – es que el alargamiento de la esperanza de vida obra en detrimento de la viabilidad del sistema. Que nos empeñamos en no abandonar este mundo por muy ingrato y cruel que se nos antoje, aunque haya quien a la chita callando quiera darnos el pasaporte para el más allá más temprano que tarde.

Que se apeen las dos formaciones políticas de sus diferencias y que se pongan a trabajar codo con codo en ese tan cacareado Pacto de Toledo para dar cumplida solución a lo que amenaza, de no atajarse a tiempo, con un quebrantamiento social de imprevisibles consecuencias. En caso contrario, no se sorprendan por el distanciamiento y la inquina  que buena parte de la ciudadanía  manifiestan sobre los políticos. Seguirán ocupando un puesto señero, en todo lo alto de la lista, de sus desafectos.

Ver Post >
Un injusto impuesto sobre pensiones
José Becerra 28-08-2015 | 10:01 | 0

 Resultado de imagen de imagenes de jubilados

Puede que sea un clamor en el desierto y que nadie la escuche. Pero los pensionistas no tenemos por menos que levantar la voz ante las evidencia de un atentado contra las depauperadas economías de los que ya hemos empezado la cuenta atrás para despedirnos de este mundo que todavía nos acoge pero no de muy buena manera a tenor de la penuria de salud que nos asola llegados a la edad provecta.

La cuestión es las pensiones y sobre todo las más esmirriadas, que son las más (como la que a millones de españolitos de a pie nos llega), contra todo sensato parecer y fundamento equitativo, sufren la merma del impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF, para los incondicionables del ministro Montoro) con el consiguiente perjuicio que constatamos luego de enfrentarnos a la ineludible declaración de cada año.

Se trata,como muy buen apuntan expertos del mundillo laboral y económico, de un impuesto sobre el rendimiento del trabajo, algo que ya sufrimos durante los años que permanecimos en el tajo y que ahora se trata de imponerlo de manera claramente arbitraria e injusta. O sea, tributar dos veces por la misma figura impositiva.

¿Porqué este impuesto no suscita sino cuando menos, contrariedad, cuando más, rabia callada? A lo peor porque los más viejos permanecemos relegados y estamos acostumbrados a poner punto en boca. O tal vez porque ante las inconveniencias lo damos todo por perdido de antemano,seguros de nuestra impotencia para torcer el curso de las cosas.

Otra cuestión que nos coge de lleno a los jubilados para perjudicar ostensiblemente nuestros intereses radica en la pérdida del poder adquisitivo que perderemos para el año 2016 pese a la vanagloria del Gobierno de Rajoy al anunciar que las pensiones subirán un 0, 25 %, pero como vaticina la OCDE la inflación crecerá hasta eñ 1,40 %,con lo que habremos echo un pan como unas tortas para que todo el mundolpo entienda. O sea, que se nos rebajará las pensiones un 1% en términos reales, lo que no deja de ser una trapisonda.

 Concluyendo: reformar los impuestos es una cuestión que está en la mesa del Gobierno para la próxima legislatura. Se está a tiempo para el pataleo si de lo que se trata es vendernos humo, a lo que ya, por otra parte, estamos acostumbrados. Tenemos unos meses por delante para argüir y exigir que esta reforma que se nos anuncia no nos sorprenda cuando ya sea un abuso irremediable.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.