img
Etiquetas de los Posts ‘

periódicos

El periódico de cada día
José Becerra 25-02-2018 | 12:02 | 0

 

El periódico de cada día

JOSÉ BECERRA

No faltan sombríos agoreros que predicen el fin no muy lejano de la letra impresa, el crepúsculo indubitable del negro sobre blanco, ya sea en las páginas de un libro, ya en las de un periódico. En la meteórica carrera de las tecnologías de la comunicación, el caballo desbocado de Internet nos depara cada día avances impensables. La era digital enseñoreada de editoriales y redacciones trastoca por día conceptos que se creían firmes e inalterables.

Hablar de letra impresa, libro impreso, periódico impreso era hasta ahora redundante por lo obvio.  Ahora no, ahora se impone la distinción necesaria, inapelable. ¿Libro o diario impreso o libro digital?  ¿Desplegar las páginas del rotativo preferido o irse a la página escogida a golpes de obediente ratón? ¿Caerá la galaxia  Gutenberg aplastada por la invasión desbordante de la era virtual?  ¿Tendremos que adiestrarnos en aprender de memoria la Divina Comedia o El Quijote como lo hicieron los protagonistas de Fahrenheit 451 porque no habrá otro medio de reproducirlos y que esté más a la mano si no es por el frío e impreciso impulso de un teclado?

Siempre habrá quien se resista al cambio, quien prefiera el regodeo de comprar un libro, eligiendo entre centenares de títulos – hojeándolos todos, sopesándolos, calibrando la perfección de la impresión o sus defectos  de premura, sintiendo el tacto limpio o ajado de su cubierta si nos acercamos a una librería de novedades o a otras de viejo, tan sugerente, tan sugestiva… -, aquél que responde a la apetencia del momento. Sentirlo bajo el brazo y empezar su lectura en el momento escogido, abandonarla y volver a ella, subrayar el párrafo que nos llamó la atención, señalar la página a la que será precisa volver… No, no me privarán de este placer, por mucho que se soplen los  nuevos vientos.

Tampoco de acercarme cada día al quiosco a comprar el periódico y regocijarme como las cabeceras de disputan el espacio de exhibición, que cada vez es menor y comparar ofertas y promociones que cada vez son mayores. La película, el fascículo, la pieza de colección, que hay que agarrar al lector, que dicen las estadísticas que no andan muy equiparados, tirando a la baja, con los que aparecen en las listas europeas.

Llegué para mi pesar a la edad longeva,  pero he tenido la suerte de que un periódico, que no siempre fue el mismo, llegase con la regularidad de lo inmarcesible a mi hogar. Y si no llegó, lo busqué – en las bibliotecas, al grito de homosexual el último, en el bar de la esquina teniendo que soportar las miradas de inquina de quienes no pudieron adelantarse, cuando  no era yo quien las emitía por el contratiempo de llegar tarde– para leerlo en silencio o con el telón de fondo del humo de los churros y el sonido de las cucharillas impacientes del primer desayuno.

Foto autor:  Periodista digital

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.