img
Etiquetas de los Posts ‘

PP

Encrespado panorama político
José Becerra 06-11-2018 | 12:10 | 0

Albert Rivera se pronuncia sobre el 'caso Mijas'Foto: Diario SUR

Encrespado panorama político

Lo que parecía un acuerdo férreo se ha convertido en nada,  algo así como el azucarillo en el café. Se diluye el pacto entre Ciudadanos y el PP y la decisión de mantenerlo atado y bien atado. Algo que se evidenció en el compromiso que ambas formaciones políticas cerraron al respecto en lo que tocaba a la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria en el Congreso. Ahora todo parece indicar que tal alianza  ha saltado por los aires. Vista y no vista.

    Como un castillo de naipes se vino abajo la alianza por la decisión de Albert Rivera de permitir  que  se lleve a buen término la tramitación en el Congreso, obviando ese paso preliminar hasta ahora necesario por el Senado y su posibilidad de vetarlo. Queda clara con esta providencia adoptada su posición hasta ahora totalmente refractaria a que la Cámara Alta  tenga algo que decir al  respecto. Se patentiza así que Casado y sus huestes lo que desean, si cabe a voz en grito, es que las funciones y decisiones del Senado hasta ahora por todos aceptadas se modifiquen o desaparezcan pasando por alto un trámite hasta ahora reglamentario. En otras palabras, que prime la Cámara Baja del  Congreso en detrimento de la Alta y  que ésta se anule sin más.  

  Ciudadanos se desdice de sus propósitos preliminares no se sabe bien con qué fines, aunque se conjugan o son frutos de sus intenciones de hacerle el caldo gordo  a la socialista Esperanza Díaz por si fuese necesario recurrir a un nuevo pacto con ella – el anterior claudicó –  tras las elecciones andaluzas que están ya al volver de la esquina. Está por ver esta conjunción de intereses, pero es lo que se apunta por parte de quienes siguen de cerca los movimientos de ambos líderes. Se allana así la formalidad para que se lleve a cabo lo que propugnaban el Gobierno, alentado por Podemos y los separatistas de la ERC. De nada ha servido el (supuesto) cabreo del  PP por la deserción de Rivera presentando una enmienda a la propuesta del PSOE facilitando su tramitación  en el Congreso. Necesitaban su apoyo para obligar a Pedro Sánchez a defender su postura en el Senado, en donde es archisabida la posición dominante que ejercen los populares. Pero he aquí que Rivera ha dicho que nones, consintiendo así un desbloqueo que ha dejado a los populares con el pié  cambiado.

    De cualquier forma, el dirigente de la formación naranja se ha apresurado a afirmar que si de ellos dependiera  los Presupuestos Generales del Estado “no van a salir adelante”. Categórico ha sido. Y también para dejar por sentado que el desbloqueo no puede entenderse como una bajada de pantalones ante los socialistas. Sigue considerando  las cuentas “ilegales”¨; las cuales, a su parecer, fueron acordadas entre rejas entre los separatistas catalanes y Pablo Iglesias.

  Bien mirado,  y en lo que toca a las posturas que cada partido defiende a ultranza, esta decisión inesperada de Rivera de girar sin previo aviso a la izquierda no parece que vaya a causarles mayores males,  según han apresurado a puntualizar destacados miembros del PP. Es más, dirigentes de esta formación política incluso han llegado a darla por buena.   Con esta huída de Ciudadanos se reafirman los populares como única opción para quienes desean votarles como baluartes únicos de la derecha en el país, dado el repliegue repentino pero notorio de Rivera y los suyos hacia la izquierda. Al final, la tocata y fuga de Ciudadanos replegándose a sus linderos socialdemócratas como que vendrá a contentar a Casado de cara a embridar un halagüeño resultado en la  consulta de carácter  general próxima, pese a que hay quien le pronostica un batacazo estrepitoso. Encrespado se nos muestra el panorama político en el futuro más próximo. Aunque bien mirado, ¿cuándo no lo está?

 

Ver Post >
Encrespado panorama político
José Becerra 06-11-2018 | 12:02 | 0

Encrespado panorama político

JOSÉ BECERRA

Lo que parecía un acuerdo férreo se ha convertido en nada,  algo así como el azucarillo en el café. Se diluye el pacto entre Ciudadanos y el PP y la decisión de mantenerlo atado y bien atado. Algo que se evidenció en el compromiso que ambas formaciones políticas cerraron al respecto en lo que tocaba a la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria en el Congreso. Ahora todo parece indicar que tal alianza  ha saltado por los aires. Vista y no vista.

    Como un castillo de naipes se vino abajo la alianza por la decisión de Albert Rivera de permitir  que  se lleve a buen término la tramitación en el Congreso, obviando ese paso preliminar hasta ahora necesario por el Senado y su posibilidad de vetarlo. Queda clara con esta providencia adoptada su posición hasta ahora totalmente refractaria a que la Cámara Alta  tenga algo que decir al  respecto. Se patentiza así que Casado y sus huestes lo que desean, si cabe a voz en grito, es que las funciones y decisiones del Senado hasta ahora por todos aceptadas se modifiquen o desaparezcan pasando por alto un trámite hasta ahora reglamentario. En otras palabras, que prime la Cámara Baja del Congreso en detrimento de la Alta y  que ésta se anule sin más.  

  Ciudadanos se desdice de sus propósitos preliminares no se sabe bien con qué fines, aunque se conjugan o son frutos de sus intenciones de hacerle el caldo gordo  a la socialista Esperanza Díaz por si fuese necesario recurrir a un nuevo pacto con ella – el anterior claudicó –  tras las elecciones andaluzas que están ya al volver de la esquina. Está por ver esta conjunción de intereses, pero es lo que se apunta por parte de quienes siguen de cerca los movimientos de ambos líderes. Se allana así la formalidad para que se lleve a cabo lo que propugnaban el Gobierno, alentado por Podemos y los separatistas de la ERC. De nada ha servido el (supuesto) cabreo del  PP por la deserción de Rivera presentando una enmienda a la propuesta del PSOE facilitando su tramitación en el Congreso. Necesitaban su apoyo para obligar a Pedro Sánchez a defender su postura en el Senado, en donde es archisabida la posición dominante que ejercen los populares. Pero he aquí que Rivera ha dicho que nones, consintiendo así un desbloqueo que ha dejado a los populares con el pié  cambiado.

    De cualquier forma, el dirigente de la formación naranja se ha apresurado a afirmar que si de ellos dependiera  los Presupuestos Generales del Estado “no van a salir adelante”. Categórico ha sido. Y también para dejar por sentado que el desbloqueo no puede entenderse como una bajada de pantalones ante los socialistas. Sigue considerando  las cuentas “ilegales”¨; las cuales, a su parecer, fueron acordadas entre rejas entre los separatistas catalanes y Pablo Iglesias.

  Bien mirado,  y en lo que toca a las posturas que cada partido defiende a ultranza, esta decisión inesperada de Rivera de girar sin previo aviso a la izquierda no parece que vaya a causarles mayores males,  según han apresurado a puntualizar destacados miembros del PP. Es más, dirigentes de esta formación política incluso han llegado a darla por buena.   Con esta huída de Ciudadanos se reafirman los populares como única opción para quienes desean votarles como baluartes únicos de la derecha en el país, dado el repliegue repentino pero notorio de Rivera y los suyos hacia la izquierda. Al final, la tocata y fuga de Ciudadanos replegándose a sus linderos socialdemócratas como que vendrá a contentar a Casado de cara a embridar un halagüeño resultado en la  consulta de carácter  general próxima, pese a que hay quien le pronostica un batacazo estrepitoso. Encrespado se nos muestra el panorama político en el futuro más próximo. Aunque bien mirado, ¿cuándo no lo está?

Ver Post >
Ganó Santamaría, pero…
José Becerra 08-07-2018 | 11:10 | 0

Ganó Santamaría, pero…

JOSÉ BECERRA

Habida cuenta que en unas elecciones primarias, y está que acaban de celebrar en el Partido Popular  no iba a ser una excepción, la pauta a seguir no difieren mucho en los distintos partidos: todos siguen la misma  y los programas brillan por su ausencia. Lo que se vota radica en la personalidad del candidato, su talante, la confianza que merece el aspirante, su experiencia y edad. Esta última condición, aparte de la de su  imagen, es la que parece haber dado a Pablo Casado quedar en segunda posición, por lo menos en  la primera vuelta, ya que tendrá que medir su fuerza en la segunda y más crucial, con alguien que merced a títulos, experiencias y cercanía con Rajoy, caso de Sáenz de Santamaría, ha resultado  ganadora de la confrontación, tras obtener más de 1500 votos de los compromisarios a su favor. Desbancando a su rival más  directo, a pesar de que en los primeros momentos del recuento la aventajaba con notable diferencia, Casado se presta a dar la cara y la batalla.

En contra de lo que pudiera parecer nada hay decidido de momento: se aprestan los dos elegidos a una dura ofensiva para conquistar al resto de los candidatos derrotados y que se le sumen en la tesitura creada  a una u otra opción. La segunda vuelta está al doblar la esquina y de lo que ahora se trata es de que los dos elegidos de momento sepan y puedan arrimar el ascua a su sardina entre los 3.000 compromisarios, entre los que descuellan los 500 en los que recae la representación directa por parte de “the party apparatus”, que dicen los anglosajones.

¿Por quién se decantarán los perdedores de la primera consulta? Todo parece indicar que lo harán a favor de Casado, sobre todo los compromisarios que otorgaron su voto a Cospedal, cuyas relaciones con la vicepresidenta de Rajoy venían mostrándose más que manifiestas, y que  logró en su favor más de 15.000 votos, pese a ser la gran perdedora del cónclave político.

Quienes imparcialmente seguimos el plebiscito no tenemos por menos que admitir que Pablo Casado aportaría nuevos y salutíferos aires al PP, últimamente tocado del ala por motivos archisabidos de corruptelas, que venían obrando decididamente en su desgaste. Casado representa sangre nueva y revitalizadora de una formación política que venía dando claras muestras de abatimiento y de pérdida creciente del esplendor logrado  tiempos atrás. Un rival meritorio y correoso para enfrentarse contra Pedro Sánchez y las huestes de Albert Rivera, en un pugilato para ocupar el centro político hoy en dudosa vigencia y que adolece de otras figuras políticas garantes de su continuidad en el espacio político de aquí y ahora.

Se alzó victoriosa Santamaría en el primer asalto pero se alzan voces que apuestan por Casado, algo que parece indudable que ocurrirá más temprano que tarde. Al tiempo…

 

 

Y lo que sería lo mejor para el PP porque

Ver Post >
La gaviota popular tocada del ala
José Becerra 28-04-2017 | 8:55 | 0

 

Resultado de imagen de imagenes de la gaviota del <pp

 

La gaviota popular tocada del ala

JOSÉ BECERRA

Se remueven los cimientos del Partido Popular por mor de un nuevo caso de corrupción (¿y van cuántos ya?) lo suficientemente virulento como para hacer temblar su estructura. Semana negra para un partido que ofrecía todos los visos de haber encarrilado su trayectoria y que pese a todo seguía cosechando el beneplácito de la ciudadanía por un repunte económico por más que sus detractores se empeñasen en afirmar con ahínco lo contrario. Pero los acontecimientos que han venido a poner de relieve la trama presuntamente corrupta que ha sido bautizada como caso Canal han venido a remover infaustos aconteceres, situaciones y sucedidos que mucho es de temer  pongan a los populares contra las cuerdas.

Mal momento para tan nefastos acontecimientos, cuando el acuerdo presupuestario casi se cantaba ya a voces y se sacaba pecho sobre la mejora económica del país. Revuelo en la sede popular de Génova, donde se barrunta que no dan crédito a tanta desventura desencadenada, que es lo que puede ocurrir tras la detención de Ignacio González, hecho que por necesidad ha arrastrado a su mentora Esperanza Aguirre a una dimisión de su cargo en el Ayuntamiento matritense que ya se daba por cantada.

El enriquecimiento ilícito de algunos gerifaltes  y la  ilegal financiación  del partido mucho es de temer que provoque si no una estampida de votantes sí una merma significativa de quienes habían venido otorgándoles su confianza comicios tras comicios. Se anuncian caceroladas en las puertas de la sede del partido y en la calle crece el descontento, un clamor que no tiene por menos que preocupar a quienes depositaron su confianza en un grupo político, el cual les atraía como un mal menor de cuanto podían ofrecer otros que se desgañitaban a su alrededor con promesas vacuas e imposibles. El traspiés del PP ahora no hay duda de que acrecentará las diatribas de los partidos oponentes, los cuales les declararán la guerra, ahora sin paliativos posibles.

Rajoy tendrá que afinar mucho su proceder y abandonar su actitud de verlas venir sin atajar los males con celeridad.  El “tancredismo” a ultranza o esperar sentado a que el tiempo solucione los problemas no parece que vayan a valerle en un futuro inmediato. Cunde el desánimo tanto en los militantes como en los que de manera tradicional depositaron la papeleta en su favor. Lo dicho, la gaviota herida y  tendrá que sortear con tino los ataques si no quiere sucumbir sin poder remontar de nuevo su vuelo.

Ver Post >
Deficiencias hospìtalarias
José Becerra 25-05-2016 | 10:23 | 0

Deficiencias hospìtalarias

 

Tenemos en España una Sanidad que para sí quisieran otros países del mundo. Sin embargo, aquí y ahora,a tenor de lo que estamos sabiendo un día sí y otro también, no es oro todo lo que reluce al respecto. Pruebas al canto,que dicen los lugareños de mi parroquia serrana cuando quieren aportar pruebas irrefutables sobre una u otra cuestión en el candelero.

Se hacen ecos los informativos varios malagueños del accidente ocurrido días atrás en el Hospital Materno y en el que una parturienta sufrió una caída que provocó el parto tras la rotura del tobillo a causa de un soporte desvencijado. No es éste un caso aislado sino que se vienen sucediendo a causa del material en uso desfasado o deteriorado como se denuncia desde el Sindicato de Enfermería(Satse).

Por otra parte y a tenor de estas deficiencias que ahora han salido a la luz pública hago hincapié en la áspera pregunta que en una reciente sesión parlamentaria el Presidente del PP-A, Juanma Moreno, dirigió a la Presidenta de la Junta, Susana Díaz, relativa a la atención sanitaria en esta Andalucía nuestra, y que deja entrever que no vive precisamente sus mejores momentos.

No milito en el PP ni es mi intención zaherir al PSOE andaluz que como todos los partidos políticos tiene sus envés y revés en sus actuaciones como es normal que ocurra en todos las formaciones políticas ahora en la palestra. Sin embargo, llaman la atención las acusaciones vertidas por el líder popular en torno a la Sanidad que como andaluces nos coge más cerca y que de ser ciertas – no parece que hayan motivos para dudar de la veracidad -, como que ponen un punto de desasosiego en el ánimo.

Viene as decir Moreno que en los últimos tiempos “se han recortado 1.600 millones de euros en Sanidad”, pero no queda ahí la cosa y lanza al rostro de la presidenta de la Junta otra grave acusación: “se han eliminado 1.400 camas de los hospitales andaluces” y “ se han perdido 6.500 puestos de trabajo en los profesionales sanitarios” con las consiguientes aumentos de las listas de espera (habló de 30.000 en espera de una prueba diagnóstica).

El panorama que nos pinta el líder del PP andaluz de ajustarse a la realidad no dejan de ser altamente preocupante. Decía Esquilo, mucho antes de nuestra Era que “ la mejor salud tiene un límite; la enfermedad lo anda rondando siempre”. Lo que nos lleva, sobre todo a los que dejamos atrás la sexta década de la existencia, a andar cabizbajo ante la duda de lo que nos puede deparar el destino más pronto que tarde.

Foto: Diario SUR

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.