Skip to content

¿Dónde está mi bici?

2012 abril 10
bicibuscadores3--300x180

Diseñadores gráficos malagueños crean una web para localizar ciclos robados. En solo una semana ya ha recogido un centenar de denuncias en la provincia, Madrid, Barcelona y ciudades de América Latina

Cuando una de las integrantes de la Ilustrada Hermandad de Diseñadores de Málaga sufrió el robo de su bicicleta en plena calle, el colectivo vio una oportunidad de ayudar a todos los ciclistas, que alguna vez se pueden ver en ese trance. Este es el germen de Bicibuscadores.com, una web sin ánimo de lucro que proporciona una herramienta para tratar de localizar pistas y localizar los vehículos sustraídos. Lleva apenas una semana de andadura y ya ha recibido un centenar de avisos, tanto de la provincia como de Madrid, Barcelona y ciudades de América Latina.

Su funcionamiento es muy sencillo: consiste en un mapa de Google donde la víctimas pueden colocar anuncios con fotos de su bici en la posición geográfica exacta donde se encontraba, así como comentarios sobre sus características, de manera que si alguien ve algo o tiene pistas pueda informar a su propietario. Gracias al uso de la tecnología Google Maps el servicio puede ser usado en y desde cualquier lugar del mundo, de ahí que buena parte de las peticiones procedan ya desde la otra orilla del charco.

Su alcance es todavía mayor, gracias a la acción combinada con las principales redes sociales. A través del ‘hashtag’ de Twitter #buscomibici, así como de una página en Facebook cualquier persona podrá contar su caso, difundirlo y obtener la colaboración de todos los usuarios. Como explica Nacho Ávila, miembro de la Hermandad y uno de los creadores de la página, un segundo cometido es marcar los «puntos calientes» donde mas ciclos se roban en las ciudades, como una forma de ayudar a las autoridades policiales para intensificar la vigilancia. En el caso de la capital malagueña, aunque la muestra es todavía pequeña (cuatro casos) la mayoría se concentran en el casco histórico, algo que, por otra parte, es lógico, dado que las zonas peatonales son las más transitadas. «Queremos concienciar a la población y a las autoridades competentes en la lucha contra los numerosos robos de bicicletas que se producen en nuestras calles».

La acción comunitaria de este grupo de jóvenes diseñadores también sirve para poner de relieve que ayudar a los demás cuesta muy poco. Concretamente, 18 euros, que es el presupuesto que se ha destinado al alojamiento del dominio. Porque, como recuerda Ávila, hasta doce profesionales, cada uno en su especialidad, ha dedicado parte de su tiempo libre para darle forma. «Han sido cuatro meses de trabajo desde que se empezó a hablar del tema, con reuniones cada dos o tres semanas. Finalmente, creamos varios grupos y en un mes se le dio el último tirón».

Tal ha sido la repercusión de la iniciativa que ha logrado el apoyo unánime de usuarios, tiendas, talleres de bicicletas y medios de comunicación. «La hemos creado para ayudar a la gente, no tiene interés comercial; es una acción altruista, social y voluntaria donde todo el mundo aporta su esfuerzo».

La Ilustrada Hermandad de Diseñadores, nacida en Málaga, es un colectivo formado por una veintena de profesionales de estudios y agencias de Málaga, que se unen en un intento por acercar su labor al público, con acciones reivindicativas, sociales o de ocio. Su labor desinteresada puede servir ahora para poner coto a un problema que aumenta casi al mismo ritmo que el número de bicis por las calles de la capital.