Skip to content

El préstamo de bicis empieza a cuajar en Málaga y alcanza ya los 7.500 usuarios

2014 enero 28
por Noemí R. Navas

Cada uno de los 230 vehículos que hay repartidos por la ciudad son utilizados por una media de cuatro personas al día

Pedalada a pedalada, el sistema de préstamo de bicicletas de Málaga empieza a rodar. Cinco meses después de su puesta en marcha, de momento a medio gas dado que faltan la mitad de las 20 estaciones previstas, la iniciativa cuenta ya con 7.500 usuarios registrados (un 25% más que hace justo un mes y un 50% más que a comienzos de diciembre). El número de nuevos inscritos, a un ritmo de medio centenar al día en las últimas semanas, da buena idea de la acogida que está teniendo el sistema, pero el mejor indicador es el índice de rotación de cada una de las 230 bicis que actualmente están en servicio, con una media de cuatro usos diarios. Como referencia se puede tomar Sevilla, donde el sistema está operativo desde 2007 y se contabilizan siete préstamos diarios. Eso sí, con 120 kilómetros de carriles bici frente a la treintena de Málaga.
La mayoría se producen de lunes a viernes, que es lo que se persigue con este medio de transporte combinado al autobús urbano y concebido para sustituir al coche a la hora de moverse por la ciudad para realizar alguna gestión o ir al trabajo y no tanto para pasear, de ahí que el uso de las bicicletas sólo sea gratuito durante la primera media hora para fomentar la rotación, de forma que el usuario coja la bici en una estación y la entregue en la parada más próxima a su destino final. A partir de ese tramo se cobrarán 0,017 euros por cada minuto de más (0,51 la media hora). Además, si se exceden los tiempos medios estimados, se establece una semana de penalización en el caso de que la bici se devuelva entre la segunda y la cuarta hora; y un mes si se tarda aún más. En el supuesto de desaparición del vehículo, la penalización es de 150 euros. Con estas limitaciones, la realidad es que el 92% de los usos no superan los primeros 30 minutos.
«Se penaliza el uso excesivo porque se trata de que las bicicletas vayan rotando, puesto que son de uso compartido», destaca el concejal de Movilidad, Raúl López, quien hace un balance «muy positivo» de estos primeros cinco meses en los que «el crecimiento de abonados es continuo». El alta se está realizando mayoritariamente a través de la página web de la EMT (www.emtmalaga.es) cumplimentando un formulario y asociando la cuenta a la tarjeta bus para poder desbloquear las bicicletas. Además, ahora también pueden inscribirse usuarios de otros municipios que dispongan de la tarjeta del Consorcio de Transporte Metropolitano de Málaga y acudan a la capital para realizar alguna gestión. El primer año sólo hay que pagar cinco euros en concepto de seguro de responsabilidad civil y accidentes; a partir del segundo, hay que añadirle otros 20 euros anuales.
Actualmente hay 230 bicis repartidas por la ciudad y 330 postes de amarre, cuya disponibilidad se puede conocer en tiempo real tanto a través de la web de la EMT como con la aplicación para móviles y tabletas “Málaga EMT”. Tras la reciente entrada en servicio de la estación en Miraflores de los Ángeles, ya son 11 los emplazamientos en los que se puede hacer uso de este sistema, quedando aún pendientes otros nueve. En los próximos días también está previsto que empiecen a operar las paradas de la calle Mármoles (esquina Alonso de Palencia) y la plaza John F. Kennedy (junto al polideportivo de Ciudad Jardín), sumando otros 40 vehículos. Lo que no se contempla por ahora es su extensión hacia la zona Este de la ciudad, ya que falta lo primordial: un carril bici.
Plaza de la Marina, a la cabeza
Hasta el momento, los puntos de préstamo más utilizados son los ubicados en la plaza de la Marina, Princesa y Diputación, cada una con unos índices de actividad que oscilan entre el 14 y el 16%; seguidas de las del Centro de Arte Contemporáneo (CAC), el Edificio Municipal de Usos Múltiples (sede de la Gerencia de Urbanismo) y la estación de autobuses, con un 8-9%. El resto de paradas se encuentran en la Ciudad Deportiva de Carranque, Gálvez Ginachero, Martínez Maldonado y plaza de la Merced.
En cuanto al perfil de los usuarios, el abanico es bastante amplio, ya que el 40% tienen entre 20 y 40 años; el 35% entre 40 y 60; y un 22% más de 60. La franja menos representativa es la comprendida entre los 16 (edad mínima) y los 20 años, con apenas un 3%. Por sexos, el 56% de los registrados son hombres.
El sistema de préstamo va ganando enteros, pero también el vandalismo, que «lamentablemente está muy presente con acciones como pinchar las ruedas o rajar el sillín», como reconoce el edil de Movilidad. Además, hasta el momento se han producido una decena de robos, aunque la Policía Local ha recuperado la mayoría dado que cada una tiene un código de identificación.

INFORMA: FRANCISCO JIMÉNEZ