img
La banda, la pelea y el cotilleo
img
José Miguel Aguilar | 12-06-2006 | 23:40

Domingo 4 de junio. Sala de prensa del Palacio de los Deportes Martín Carpena. El DKV Joventut ha encajado la segunda derrota consecutiva en la serie de semifinales del play-off por el título. El ayudante de Aíto García Reneses pregunta por dos periodistas que han escrito en sus respectivos medios que el Joventut es una banda -si lo pensaban tras perder el primero, qué se les pasaría por sus cabezas tras caer en el segundo-.
Enojado, la intención del técnico verdinegro no es la mejor como verifican todos los testigos. No ocurre nada porque ningún periodista de esos medios aludidos ha acudido a la sala de prensa. Es más, uno de ellos ni siquiera ha ido al pabellón, sino que hará la crónica por televisión… Increíble, pero cierto.
El Unicaja se las promete muy felices en Badalona, igual que toda la expedición malagueña que espera cantar y contar el 3-0, y ese medio que no va a hacer las crónicas al Martín Carpena para loar o criticar el juego de su equipo para sus lectores malagueños sí viaja a tierras catalanas.
Viernes 9 de junio. El Unicaja ha encajado la primera derrota del play-off al caer en el Olimpic de Badalona. Nada más terminar el choque, segundos después de celebrar con su afición una victoria que mete al Joventut de lleno en la lucha por llegar a la final, uno de los jugadores verdinegros se dirige a la tribuna de prensa al reconocer al susodicho que escribió días antes que el Joventut era una banda -su fotografía aparece en el periódico cuando escribe y le delató-.
Ante la incredulidad del resto de compañeros periodistas desplazados a Badalona y mucha de la gente que inundaba la grada, el jugador le espeta a la cara tras agarrarlo por el cuello:
-Mañana vuelve a escribir que somos una banda.
-Yo no he sido.
-Sí, has sido tú, que vi tu foto en el periódico.
La prueba del algodón, vaya….
El jugador verdinegro, posiblemente el mejor de su equipo en estas semifinales de la Liga ACB, se retira a los vesturios tras unos segundos de cruce de miradas que deja atónitos a los que le rodean.
El fin de semana en Badalona transcurre entre intentos de negarlo todo, aclararlo todo, supuestas conversaciones disculpando ambas actitudes, etc….
Lo que no se puede contar, aunque lo sé porque me lo han contado de forma muy fidedigna, es lo que se pensaba en el seno del Unicaja de ese incidente. No tiene desperdicio.

  1. P.D.: Jamás en mi carrera profesional al escribir he sido consciente de insultar a un grupo de deportistas que en el ejercicio de su profesión pueden ganar o perder, y ya está.  Nunca se me hubiera ocurrido tildar de banda a un equipo por muy mal que haya jugado. Máxime si ese equipo tiene la historia de la que presume el DKV Joventut y, encima, está entrenado por un técnico como la copa de un pino llamado Aíto García Reneses.
  2. P.D.: Dicho esto, la actitud de ese jugador es totalmente reprobable al utilizar las manos para defender sus ideas. Con lo bonitas que son las palabras nunca deben obviarse en cualquier justificación. Y lo bien que sienta pedir perdón cuando te has equivocado… Ninguna de las dos partes lo hizo, y una de ellas tiene tras de sí un rosario de desafortunados incidentes. En fin, cada uno va por la vida por el camino que elige…
  3. P.D.: La actitud de Paco Vázquez en el cuarto partido de la serie no me ha gustado en absoluto. Tiene amigos en el Unicaja, con los que pasó muchos sinsabores durante dos temporadas. Amigo Paco, siento decirte que te equivocaste a la hora de afrontar ese encuentro…. Lo que tiene miga es que sea verdad lo que me han contado: que la mujer de un miembro del Unicaja pernoctó todo el fin de semana en la casa de Paco Vázquez, con su mujer, Pili, haciendo de anfitriona…