img
Comienza un sueño
img
José Miguel Aguilar | 16-06-2006 | 02:38

Comienza el sueño. Ya quedan pocas horas para que la ilusión se convierta en esperanza, y ésta en una grata realidad. El Unicaja se presta a disputar su tercera final de la Liga ACB, y son muchos los que creen que a la tercera irá la vencida, como recoge la portada especial que ha hecho SUR para celebrar este hito, y cuyo periódico se encontrarán esta tarde todos los aficionados que acudan al Palacio de los Deportes Martín Carpena. Una fecha histórica, sin dudas.
Como premio a su fidelidad, el periódico de todos los malagueños, el que ha recogido todas las vicisitudes de sus treinta años de vida, obsequiará a los espectadores con una camiseta verde, verde esperanza, el color del cuadro malagueño en estas horas previas del primer partido de la última serie por el título, la antesala de la gloria.
Nunca el cielo estuvo tan al alcance de la mano, pocas veces se pudo acariciar el tacto de su dulzura, pocas veces se estuvo tan cerca del halo que desprende el éxito. Creo que todos estarán de acuerdo que es algo más que un trofeo lo que a partir de hoy pone en juego la ACB. Es el reconocimiento a una trayectoria, el premio a un esfuerzo, el logro más anhelado por todos.
Permítanme esta parrafada de sentimientos, producto de las fabulosas sensaciones que me han transmitido los jugadores del Unicaja cuando esta mañana he compartido un rato con ellos, en la jornada de puertas abiertas decretada por el club de Los Guindos. Respiraban confianza en sus posibilidades y eran muy conscientes de lo que tenían que hacer para ganar la Liga.
Aunque del dicho al hecho siempre hay  un trecho, mucho más largo en el deporte si cabe, sus reflexiones eran cabales, nada a la galería. Alegrémonos de esta dicha que estamos a punto de saborear. No permitamos con nuestro aliento y apoyo que el Tau avinagre un paladar poco acostumbrado a platos exquisitos.
Hoy más que nunca me siento seguidor y me quito el traje de periodista para gritar a los cuatro vientos: «¡A por ellos, oé; a por ellos, oé, oé; a por ellos, oé, oé, oé»…