img
Desafortunadas declaraciones
img
José Miguel Aguilar | 20-06-2006 | 04:01

Las declaraciones de Daniel Santiago al término del encuentro del domingo me parecen desafortunadas -acabo de verlas en la repetición del partido ofrecido por Teledeporte, madrugada del lunes al martes, tres de la mañana-. El puertorriqueño comentó en TVE que estaban preparados los jugadores del Unicaja para recibir codazos y puñetazos en Vitoria. Me parece que son producto de la irreflexión, porque el Tau no ha mostrado una dureza extrema en ninguno de sus dos partidos en Málaga.
El técnico del Tau, Velimir Perasovic, no tardó en contestar al pívot del Unicaja, en un intento de calentar el ambiente cara al tercer partido de la final. El croata -como recoge SUR en la edición del martes- acusa al pívot y a Sergio Scariolo -en refencia a sus palabras antes del quinto partido de la semifinal frente al DKV Joventut- de presionar a los árbitros con sus intencionadas declaraciones.
No me gusta este fuego cruzado. Me gusta el baloncesto como deporte, como juego en el que uno, irremediablemente, gana. Aquí no hay empate, como en el fútbol. Cuando vas a una cancha, ves ganar a tu equipo o lo ves perder. Hasta ahora ha reinado la deportividad. Espero que siga siendo así. De lo contrario me causaría una enorme tristeza.

  • P.D.: Lo siento por todos aquellos aficionados que pudiendo viajar y permitirse económicamente el traslado a Vitoria no puedan hacerlo por falta de entradas o por cualquier otra  razón. Hubiera sido bonito ver a un grupo de malagueños en el Fernando Buesa Arena disfrutar en caso de que el Unicaja gane la Liga el miércoles o el viernes.