img
Después del videochat, la Supercopa
img
José Miguel Aguilar | 22-09-2006 | 02:47

Hoy he pasado un mal rato, pero creo que ha sido peor para Rosa Mariscal, la jefa de prensa del Unicaja, que sufre las consecuencias de esta ajetreada vida que algunos vienen a complicarla aún más.
Y cuando ves sufrir a una amiga, todavía duelen más las cosas. Resulta que el entrenamiento del Unicaja se ha alargado más de la cuenta -ha terminado a la una y los tres jugadores tenían que ducharse y desplazarse hasta SUR, en la otra punta de la ciudad-, y encima Carlos Jiménez no ha podido venir al videochat al surgirle un compromiso de última hora, inesperado según me cuenta, pero aunque lo disculpo me ha fastidiado, ya que érais muchos los aficionados que esperaban sus respuestas de vuestras preguntas. Encontrar una casa para su mujer y su bebé es más prioritario, lógicamente.
La espera se me ha hecho muy larga, porque muchos de vosotros habéis mandado mensajes solicitando la presencia de los tres campeones del mundo. El mal sabor de boca se me ha pasado cuando he visto aparecer a Berni y a Carlos Cabezas, dos tíos formidables, dos personas que se han abierto un hueco en el corazón de todos los malagueños.
Debido al retraso han respondido a menos preguntas de las que esperábamos, ya que se hacía muy tarde y tenían que almorzar y descansar, después de una mañana en la que Scariolo, por lo visto, le has hecho trabajar de lo lindo.
Por lo demás el videochat ha estado muy bien, ya que entre pregunta y pregunta, Carlos y Berni han contado muchas anécdotas del Mundial. Y han sido 45 minutos bastantes agradables.
La que más me ha llamado la atención ha sido la forma en la que se creó el buen ambiente previo a los partidos. Ocurrió en el torneo de Singapur, antes de Japón, y ante la tardanza en ser presentados, uno empezó a cantar y los demás le siguieron, bajo la batuta de Sergio Rodríguez, un cachondo donde los haya. Ahí surgió el rito de entonar ese ‘Hombre despechado’ que han hecho tan famoso, y cuya letra no tiene desperdicio.
Ese buen rollo generado, así de sencillo, así de original, le permitió hacer frente a todos los malos momentos y proclamarse campeones del mundo. Les he confesado que aún no me creo ese éxito tan tremendo, y la situación me recordó cuando los cité a los dos, más a Germán Gabriel, en el periódico después de que se proclamaran campeones del mundo junior en Lisboa. Era el año 1999 y siete años después han coronado una trayectoria ejemplar.
En fin, una aventura inolvidable, igual que el videochat, que nos ha dado paso a la Supercopa, que ya está aquí, y de la que espero disfrutar, pues tengo muchas ganas de ver en acción al Unicaja y a Jiri Welsch, del que me hablan maravillas mis compañeros.

  • P.D.: Sí, el de la camisa blanca era yo, que estoy en todos los fregaos.
  • P.D.: Por cierto, se me olvidaba. Esta tarde, de 14.50 a 15.30 horas, la tertulia de Punto Radio (93.5 FM) puede estar bien, ya que se desarrollará en el hotel NH, donde están concentrados  los equipos participantes en la Supercopa. Un servidor está invitado, igual que todos los jueves, aunque hoy sea viernes por el guión establecido por Ale Sandino y aderezado por Antonio Campos. También estará Migue, el utillero del Unicaja hasta el pasado mes de junio, un fenómeno que parece que lleva toda la vida pegado a un micrófono.