img
En el séptimo cielo
img
José Miguel Aguilar | 23-09-2006 | 14:33

Acudo al cine para titular este comentario que quiere recoger muchos aspectos. En el séptimo cielo, igual que mi estado de ánimo, por las nubes. Por ejemplo, con la de esta tarde, el Unicaja ha disputado ya siete finales: 3 de Liga, 2 Korac, 1 de Copa y esta de Supercopa. Dicho así, hasta suena ya la frase de equipo grande, con solera. Y no me cabe otra que decir que ya lo es. El Unicaja es uno de los gallitos del baloncesto español en estos momentos. Se nota, se siente.
La final frente al Tau es otra prueba más para un Unicaja aún en construcción, sin Marcus Brown y sin Gulyas. Al estadounidense no le eché de menos, aunque es muy bueno, claro, pero coincide con vosotros en que falta un pívot como el comer. Es más, apunto: o Gulyas hace un trabajo extraordinario o el Unicaja lo va a pasar muy mal en la Euroliga si no encuentra un grande, grande pronto.
El que más me sorprendió en esta primera impresión es Vasileiadis, me encantó su actitud, y su acierto. Y creo que Pietrus apunta alto, aún más.
La afición malagueña, otra vez de nota: cada arranque de ánimo es un vuelco del corazón sumido en el apasionamiento extremo. ¡Qué forma de dar color y calor a un partido de baloncesto! Enhorabuena.
Ojo al papel de Berni, se me antoja fundamental, tanto por todos los aspectos deportivos como los extradeportivos. Ha dado un gran paso hacia adelante y ya domina todos los extresijos. Unas palabras de complicidad con Mitjana cuando estaba de espectador en el Tau-Barça, dotes de mando con el equipo, broncas de hombre importante de un Scariolo que aunque parezca que no le perdona ni una es una muestra más de su confianza hacia él, en fin, un líder en toda regla. Y encima las mete…
Y para terminar en el séptiemo cielo, la Copa del Rey será en Málaga, sí, como ya adelantó SUR -perdón por la falsa modestia-. No por sabida es importante esta noticia, pues convierte a Málaga en la capital del baloncesto español en una temporada de oro. Ya habrá tiempo de hablar de esta sede, un clásico ya. Otro acierto de la ACB, como otros muchos.