Diario Sur

img
Alberto Díaz, la luz que guía al Unicaja en defensa
img
José Miguel Aguilar | 08-03-2017 | 17:25

 

Mis notas (3 marzo de 2017, partido de vuelta de cuartos de final frente al Bayern de Munich)

Otra vez Alberto

Nunca un jugador empequeñeció tanto un partido en un periodo de tiempo tan breve para decidir la suerte del mismo. Cuatro minutos le bastaron a Alberto Díaz para erigirse en el acaparador absoluto del encuentro. Tuvo que salir el pelirrojo en el segundo cuarto para contagiar a sus compañeros y a más de ocho mil personas que poblaron las gradas de su energía, de su espíritu de lucha, de su sacrificio, de todas esas actitudes de las que adolecen en muchos momentos los jugadores del cuadro local.
En la actualidad el base malagueño encarna la figura que reivindica la ilusión, la fe en la victoria, la defensa a ultranza de un modelo que nunca debe perderse, el de competir cada segundo con idéntica intensidad. Es difícil de explicar para el que no haya visto el choque que Díaz fuera el protagonista del vuelco que protagonizó el Unicaja frente al Bayern sin anotar un solo punto en el parcial de 18-3 que resultó crucial antes del descanso, donde el conjunto que entrena Plaza amasó su esperanza de triunfo, el primero frente al cuadro alemán tras cuatro enfrentamientos.
Para consumar la victoria, el Unicaja precisó que varios jugadores estuvieran a gran altura –cuatro de los locales sumaban más de diez puntos en el minuto 30 por ningún jugador del Bayern–, necesitó igualar el alto nivel físico que impuso el equipo germano y, además, sobreponerse a otro partido sin brillantez de Nedovic, a quien le pesó la acumulación de faltas. Fue tanto el empeño que puso en prolongar la eliminatoria hasta el miércoles que compensó el dominio visitante en el rebote.
Afición apagada
No siempre un gran aforo es sinónimo de gran ambiente. El Palacio no fue el de las grandes ocasiones hasta que una acción defensiva de Alberto Díaz en el minuto 16 levantó al público de sus asientos y despertó a la afición, hasta entonces muy apagada.
Partido con historia
La efeméride de las 200 victorias europeas del Unicaja, el homenaje del Palacio a Pablo Ráez en un minuto tan emotivo como intenso, la actuación arbitral repleta de técnicas, la dureza del partido… No será fácil olvidar este partido con historia.