img
El sueño y la fábula del Unicaja en Krasnodar con una final europea en juego
img
José Miguel Aguilar | 15-03-2017 | 21:25

 

 

Mis notas (14 de marzo de 2017, Lokomotiv Kuban-Unicaja, primer partido de semifinales)

Apareció el conejo

El difunto Manel Comas ideó una teoría para partidos como el de ayer del Unicaja, en el que fue de menos a más y terminó sorprendiendo en su cancha de manera rotunda al Lokomotiv Kuban, que sólo sumó 38 puntos en los últimos 30 minutos. El entrenador catalán, apodado el ‘sheriff’, la denominó la teoría del conejo, que no es otra cosa que estar agazapado hasta dar el golpe definitivo. La frialdad con la que empezó el cuadro malagueño (ni una sola asistencia y ni un rebote ofensivo en el primer cuarto) y la facilidad con la que anotaba el conjunto ruso no hacían presagiar nada bueno. Además, la baja de Suárez restaba poder defensivo, Nedovic apenas lucía por falta de chispa y Alberto Díaz no era el de otras ocasiones. Sin embargo, en el encuentro en el que más equilibrio mostró el cuadro que entrena Plaza –no solo no abusó del triple sino que tiró con criterio– se sobrepuso a todas las circunstancias y se aferró a una labor colectiva encomiable apenas vista esta temporada. La lesión de Musli en el minuto 24 (con 39-38 en el marcador) fue la espoleta que terminó por detonar el juego visitante, con Brooks en plan imperial, Omic sólido en el rebote defensivo y los tiradores (Dani Díez, Fogg y Smith) acertando en los momentos precisos: como ejemplo, el único triple que metió Wacynski, en el minuto 33, sirvió para elevar la renta hasta los 13 puntos. El Unicaja desató la tormenta perfecta para desactivar a su rival, que encajó un 7-21, y ganar de forma plácida e inesperada en una semifinal europea, provocando una pésima imagen del cuadro de Krasnodar en el último cuarto.

Triunfos destacados
Solo tres veces ha ganado el Unicaja por 16 puntos en Europa, aunque la de ayer es la primera fuera de casa. Casualmente, el primer triunfo por ese tanteo fue frente al Barcelona en el ‘play-off’ de cuartos que desembocó en la ‘Final Four’ de Atenas; el segundo fue frente al Panathinaikos en un ‘Top 16’ de la Euroliga.

Táctica
Detalles: Lafayette volvió a quedarse inédito en otro partido importante y Dani Díez jugó minutos de ‘4’ por la baja de Suárez.