img
Fecha: marzo 18, 2017
Málaga detuvo el tiempo para gozar con la clasificación del Unicaja para una nueva final europea
José Miguel Aguilar 18-03-2017 | 12:10 | 0

 

Mis notas (17 de marzo de 2017, Unicaja-Lokomotiv Kuban, partido de vuelta de las semifinales de la Eurocup)

 

La hora detenida

Y el reloj se paró en una noche mágica que quedará almacenada en el baúl de las emociones. Málaga detuvo el tiempo para gozar con la clasificación del Unicaja para una nueva final europea. Y en casa el gusto es una exquisitez para el paladar. Fue el partido soñado, con una salida en tromba, un Palacio de los Deportes a rebosar, un ambiente ensordecedor con una afición incólume al desaliento que se divirtió de lo lindo y un rival maniatado por la avalancha de triples con la que el conjunto local encauzó un triunfo que supone el pasaporte para un sueño. El título de la Eurocup espera a la vuelta de la esquina e, inopinadamente, puede ir a parar a las remozadas vitrinas de Los Guindos. Falta solo un último esfuerzo. ¡Quién lo diría hace un mes tras ver la trayectoria del equipo en este torneo en el que debuta esta temporada! Con un 9-0 para empezar y un 32-13 para marcar territorio, con Nedovic en plan estelar, Fogg de protagonista inesperado en ataque y Omic soportando sobre sus hombros todo el peso del juego interior, el Lokomotiv Kuban tardó tanto en reaccionar que convirtió el encuentro en una fiesta de la afición malagueña, incrédula por el desarrollo dulce del choque, pero que también supo sufrir en esos momentos en los que el cuadro ruso apuró sus opciones gracias a Baburin, el único entonado al principio, y a Jones, que cuajó una gran segunda parte. De nuevo, el Unicaja se aferró a la defensa para solventar la crucial baja de Musli, y aunque perdió el rebote fue una consigna técnica luchar por cada balón que escupía el aro. Fue tanto el empeño que puso el Unicaja en agradar a su afición que el partido pasó tan rápido en esa hora detenida en la que el gozo alcanzó el clímax.

 

Vuelta de honor

Plaza, como los toreros antes de salir por la puerta grande, recorrió el Palacio aplaudiendo a la afición su apoyo, que ayer fue en número de 10.361 espectadores. El ambiente fue el de las grandes ocasiones. Recordó a la noche mágica del triple de Pepe Sánchez frente al Barcelona que supuso acudir a la ‘Final Four’ de Atenas en una Euroliga de ensueño.

 

29.000 puntos

No podía ser otro. El mejor jugador del partido, Nedovic, anotó el punto 29.000 del Unicaja en Europa. Fue un tiro libre que subió al marcador el 11-3 y entró en la historia del club. Además, el serbio acumula ya 303 puntos en competición continental vestido de verde.

Ver Post >