img
El Unicaja se convierte en un parque de atracciones: se divierte jugando y divierte a la afición
img
José Miguel Aguilar | 21-04-2017 | 09:12

 

Mis notas del Unicaja-Iberostar Tenerife (19 de abril de 2017)

 

En dos palabras

Una impresionante carta de tiro, con un porcentaje en el triple rozando el 70% en muchas fases, le permitió al Unicaja dibujar un partido cómodo frente a un rival que asombró gran parte de la temporada pero que llegó a Málaga sumido en el peor bache del año (un triunfo en 5 partidos). La verdad es que no es que defraudara el Iberostar Tenerife, sino que bajó los brazos tras el descanso –aunque insistió en el lanzamiento lejano y terminó con 10 triples convertidos– cuando se vio impotente para frenar el caudal ofensivo de un equipo malagueño en estado de gracia que solo erró ¡dos tiros de campo en el segundo cuarto!. Porque una cosa es que el conjunto que entrena Plaza sea el mejor de la Liga desde más allá de 6,75 metros y otra cosa es que ofrezca una exhibición en toda regla hasta el punto de convertir un duro encuentro en una pachanga, con todos los respetos para el que fue líder durante muchas jornadas, sobre todo cuando Alberto Díaz mostró el camino a sus compañeros de lo que es defender. El base malagueño –el único que supo frenar a San Miguel, el timón del cuadro rival– llega hasta a emocionar con su impecable trabajo en la pista. Debe reconfortar ver al público puesto en pie agradeciéndote tu esfuerzo. Desde fuera, sólo queda escribir lo que dijo aquél en dos palabras: im-presionante. Los once tiros libres errados por los locales quedaron al final en mera anécdota.
Fran Vázquez
Era el personaje del día y la afición le recibió como uno de los suyos. Fran Vázquez volvió a Málaga como rival y en la cancha demostró su calidad, con 8 puntos en los primeros cinco minutos y medio que jugó, en los que fue el amo y señor del partido.
Histórico
Siempre es gratificante que la élite reciba a nuevos inquilinos. Hace tres días se confirmó que el Iberostar Tenerife disputará el ‘play-off’ por el título, lo que no sucedía desde hacía 29 años, una grata noticia para el baloncesto español. Esperemos que su aciago encuentro de anoche no le afecte cara a la Final Four de la Champions League de la FIBA que organiza la próxima semana.