img
El Unicaja sufre un resbalón en Barcelona y permite crecer a un rival directo, otra vez
img
José Miguel Aguilar | 26-04-2017 | 12:01

 

 

Mis notas del Barcelona-Unicaja (23 de abril de 2017)

 

Entre el cielo y la tierra

 

El Unicaja que deslumbró el pasado miércoles frente al Iberostar Tenerife y que divirtió de lo lindo con su juego se quedó en Málaga disfrutando de la euforia que hay a su alrededor tras el título de la Eurocup y mandó a Barcelona al equipo ‘B’, a ese que deambulaba en la cancha durante muchos meses de la temporada ofreciendo una versión escasamente competitiva. El conjunto que entrena Joan Plaza, que por un momento pensó que a fuerza de triples iba a achantar a los locales, se olvidó de defender en el Palau y recibió un serio correctivo. En ocasiones, una cura de humildad te hace crecer, viene hasta bien para cerciorarse de cuál es tu sitio. El conjunto catalán, mientras, se aprovechó de la desidia rival para cuajar uno de sus mejores partidos del año. La pregunta salta de inmediato: ¿Es casualidad que en la Copa del Rey ocurriera algo parecido? Bartzokas debe estarle agradecido al cuadro malagueño su contribución a la hora de motivar a los suyos, indolentes en numerosos partidos.
Sólo diez faltas cometieron los jugadores visitantes en la mayor demostración de falta de tensión exhibida por el Unicaja esta temporada, sin contar las 17 pérdidas (recordó al partido de Las Palmas) y las pobres estadísticas acumuladas en casi todos los apartados del juego. Todos empeoraron sus registros. Desde luego, un partido para olvidar y para aprender, aunque frena de sopetón la ilusión por acabar muy arriba en la clasificación. El batacazo es mayor cuando presumes de ir de ‘sobrao’ y pones tu límite en el cielo: el golpe sobre la tierra duele más.
Derrota doble
El Unicaja cedió en un duelo frente a un rival directo en la clasificación, que le arrebató también el ‘basket average’, lo que es perder dos veces. Así que ya lo tiene perdido con el Barcelona, el Real Madrid y el Valencia, y le queda jugar con el Baskonia. Se antoja difícil quedar entre los cuatro primeros y tener el factor cancha en el ‘play-off’ por el título.