img
Fecha: mayo 3, 2017
Un parón para preparar el final de Liga y el 'play-off' por el título
José Miguel Aguilar 03-05-2017 | 6:24 | 0

 

 

Mis notas del Unicaja- ICL Manresa (26 de abril de 2017)

Toca descansar

Un partido anodino, entre el campeón de la Eurocup y el colista de la Liga Endesa, tornó en una maravillosa exhibición de tiro con tres protagonistas, dos por los locales y uno por los visitantes, que entretuvo a los menos de cuatro mil espectadores que se acercaron al Palacio de los Deportes Martín Carpena. El Unicaja, que ganó con un marcador ciertamente engañoso, necesitó casi 30 minutos para imponer su superioridad frente a un ICL Manresa que se comportó como un digno rival pese a su penosa situación clasificatoria. Pere Tomás, con hechuras para la élite, fue el primero en tomar la iniciativa cara al aro, y con triples pausados engachó a su equipo al encuentro tras el primer arreón de los locales, que primero necesitaron la defensa de Alberto Díaz –siempre está ahí en la briega y siempre termina ovacionado–, después la excelente actitud de Okouo (fíjense en sus números, de auténtica estrella) y luego el duelo anotador entre Smith y Fogg. Este último se gustó tanto que repartió hasta 13 asistencias. Ya se sabe que en partidos así es difícil mantener la tensión, sobre todo para un equipo que acumula más de un mes de extrema dureza con encuentros al límite, pero el tópico de que no hay rival fácil lo llevó a su máxima expresión el cuadro catalán. El choque de Suárez con Belemene que mandó al madrileño al banquillo y el último cuarto de Brooks, con mates de todos los colores y jugadas espectaculares que levantaron al público de sus asientos, fueron el epílogo a una noche que da paso a once días sin competición que servirán para que Plaza prepare un ‘play-off’ por el título que se antoja el más abierto de los últimos años. Toca descansar y brindar por el baloncesto que nos depararán los meses de mayo y junio.
Triste realidad
El traumático descenso para el ICL Manresa se consumó ayer en Málaga tras una temporada en la que en ningún momento dio la impresión de poder mantener la categoría. En un año donde se prevé un verano convulso en los despachos, la competición puede variar notablemente allá por el mes de octubre. Veremos.

Ver Post >